MI AMIGO DANIEL.

¡Comparte!

En Montevideo, la semana pasada me ocurrió algo que nunca pensé que pasaría pero no estoy arrepentida.

Yo he nacido varón pero siempre me llamó la atención todo lo femenino desde muy chica, pero me fui criando como hombre y he tenido todas las vivencias del sexo fuerte; partidos de fútbol, amigotes, mujeres; pero siempre en mi soledad mi fantasía mayor era la de un día llegar a travestirme.

El asunto no pasaba más de imaginarme situaciones y alguna que otra vez tratar cuando estaba sola de ponerme alguna prenda femenina como soleras, blusas, tangas, sandalias, medias de nylon, mini, polleras e incluso algún vestidito.

Pero con eso sólo no me bastaba, como que necesitaba hacer cosas “más peligrosas” pero sin llegar a poner en evidencia mis fantasías porque tenía miedo de la realidad.

Me invita un amigo a tomar un café a su lugar de trabajo, él es un profesional independiente y ya era tarde, las oficinas estaban vacías y quedamos nosotros solos hablando de temas normales.

Hasta que en determinado momento recuerdo que tenía que tomarme un remedio porque salía de una gripe y abro el portafolio; lo dejo apoyado sobre uno de los escritorios en una esquina y yo concurro a buscar agua.

Mientras él llegaba con las tazas de café y sin querer se lleva por delante el mismo y se da vuelta todo lo que tenía en portafolio.

Cuando me ayuda a juntar las cosas ve que habían en una bolsa, unas sandalias, una tanga, mis cositas personales.

Y me pregunta Daniel : ¿qué es esto? Le respondo : “son cosas que llevo para regalarle a aquella …” D – no serán para vos? Yo- nooo ¿cómo pensás eso? D – dale, contame, de verdad ? Me pongo toda colorada y guardo todo rápidamente; pero él me pone una mano y me dice al oído: “…ya me di cuenta, porqué no vas al baño y venís a tomar el café … Andá…. ” Como que no me dio para razonar en ese momento de seguir negando todo, o tomarlo en tono a broma y salir rápidamente de esa situación, pero lo que hice fue todo lo contrario y acepté todo … Tomé la bolsa y me fui a cambiar.

Salí del baño, tenía puesta la camisa suelta, las medias de nylon, las sandalias y la tanga; pero no estaba pintada, ni tenía peluca, sólo lo que he relatado.

El sintió que se abrió la puerta y se levantó de su asiento, podía escuchar que se acercaba lentamente y yo estaba inmovilizada apenas afuera del baño.

Me tomó de la mano y me dijo: “…estás preciosa ….; caminá para mi ….” Entonces tomo ánimo y voy hasta el lugar que tenía y en dónde estaba servido mi café; tomo asiento y me cruzo de piernas.

El va por atrás mío, siento su mirada y toma asiento enfrente a mi.

D: Jamás había pensado que mi amigo fuese tan linda.

Yo: ¿de verdad? D: sí, seguro. Porqué no venís a mi lado a tomar el café.

Me levanto, estoy corriendo la silla pero él me toma de la cintura y me dice: “no es necesario, sentate en mi falda”.

Allí no estoy más de 5 minutos, ya que las manos no paraban quietas y el clima ya era muy “caliente” a pesar de ser pleno invierno en Uruguay.

Me gustaría saber si quieren saber la continuación del mismo …. Mi mail es: “macamilauy (arroba) hotmail.com”

Autor: macamilauy

macamilauy ( arroba ) hotmail.com

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *