MI AMIGO DJ..

¡Comparte!

En cierta ocasión me encontré en la calle con un amigo que no veía hacia unos años, su nombre es Mariano. Después de saludarnos, comenzamos con lo típico, lo que estábamos haciendo, le dije que yo era paramédico y él me dijo que estaba trabajando en una disco que se encuentra en la parte alta de la capital. Finalmente nos despedimos no sin antes darnos nuestros respectivos números telefónicos. Un sábado que estaba en mi casa me llamo y me dijo que me invitaba a la disco para que viera en que consistía su trabajo. Acepte y nos juntamos en la entrada de la disco. Enseguida hablo con uno de los encargados y me dejaron pasar. Les dijo que era un hermano y pude estar en la cabina con él.

En reiteradas ocasiones me salía para bailar un poco y luego volvía donde mi amigo, pero en una de esas vueltas cuando iba a entrar en la cabina. Escuche unos gemidos y trate de abrir la puerta suavemente para ver de que se trataba pero, estaba cerrada con seguro. Mi curiosidad fue mayor al ver la puerta con seguro e intente mirar por una de las ventana que tenían vidrio polarizado, con la suerte que uno tenia un pedazo menos. Por la oscuridad que había en la cabina no podía ver bien, lo único que advertí fue que había otra persona con mi amigo. Uno de ellos estaba parado con los pantalones abajo y el otro estaba arrodillado mamándole la verga. Esto hizo que la mía sé erectara enseguida y comencé a tocarme viendo ese espectáculo un poco entre penumbras. Luego de un rato dejaron de hacerlo y se comenzaron a arreglar los pantalones, enseguida fui y toque a la puerta. Casi al instante Mariano abrió la puerta y me presento a su compañero que también era dj, su nombre era Marcelo. Luego de un rato me di cuenta que Marcelo me miraba mucho mi paquete que la verdad se notaba bastante porque el pantalón que llevaba me quedaba muy ajustado. Mariano dijo que iba al baño, y su amigo comenzó a preguntar si tenia novia y otras cosas más hasta que sorpresivamente me agarro el paquete. Intente safarme pero él me dijo, deja que te la toque, pero le dije que no que mi amigo estaba por volver. Luego él fue más osado y me bajo el cierre. Para ese entonces ya mi verga estaba mas dura que un palo y enseguida se la metió en la boca. Asustado porque nos viera Mariano le empuje retirando su boca de mi verga, pero este me dijo, no te preocupes que se demora cada vez que va. Le deje seguir y cerré los ojos para disfrutar la mamada hasta que una mano se poso en mi hombro. Asustado abrí mis ojos encontrándome con la cara de mi amigo junto a la mía, mientras Marcelo continuaba chupando, sin inmutarse. Mariano no dijo nada solo comenzó a besarme y a acariciarme la espalda, bajando hasta mi culo, al cual le dio unos cuantos apretones. Luego se arrodillo junto a su amigo y ambos me la siguieron mamando por un buen rato mientras yo les acariciaba la cabeza. Finalmente no pude con la excitación que me provocaban esas dos bocas en mi verga y acabe sin avisarles llenándole la cara a Marcelo mientras Mariano trataba de alcanzar algo con su lengua. Luego ambos se besaron compartiendo los restos de leche que Marcelo tenia en su cara.

Luego ambos se levantaron y se fueron al baño, seguramente para refrescarse. Después de un rato llegaron sonriendo y preguntando si me había gustado, enseguida dije que si, que lo habían hecho muy bien. Entonces Mariano me dijo, si quieres podemos continuar en mi casa, ya que acá no podemos hacer nada más. No dije nada solo asentí con la cabeza en señal de aceptación.

Serían como las 6.30 de la mañana cuando se paro la música y ambos DJ, me indicaron que debíamos irnos. Ellos se fueron en el automóvil de Marcelo y yo le seguí en el mío. Cuando llega Marcelo enseguida se desvistió quedando completamente desnudo, la verdad tenia un cuerpo bastante aceptable, con unos pectorales no muy marcados, pero se notaba que se estaba esforzando por conseguirlos. Su verga era algo grande como de unos 20 centímetros y muy gruesa. Luego Mariano me dijo que nos desnudáramos enseguida lo hicimos. Su cuerpo estaba mas trabajado que su amigo, sus pectorales eran fabulosos, y su culito redondo una maravilla, su verga era algo normal como de unos 16 centímetros y algo delgada. Cuando ya estábamos desnudos Marcelo nos dijo que fuéramos hasta su habitación y enseguida nos tiramos a la cama. Yo le mamaba la tremenda t

ranca Marcelo, pensé que no me cabría en mi boca, hasta que logre tragar algo. Por su parte Mariano me la chupaba a mi y su amigo a él. Estuvimos unos minutos mamando, por supuesto que alternamos hasta que todos probamos las vergas de los otros. Luego Marcelo me dijo que me pusiera un condón y le dijo a Mariano que se sentara en mi verga, este muy obediente lo hizo no sin antes ponerse un poco de gel en el culo y otro poco en mi verga. Luego se la introdujo suavemente hasta que dio un tremendo suspiro y pude sentir sus nalgas apretando mis testículos. Comenzó a cabalgar mientras le chupaba la verga a su amigo. Podía sentir su respiración que se entrecortaba a ratos por lo gemidos que emitía. Luego de un rato Mariano se levanta de mi falo y Marcelo le dice que se tire en la cama de espalda y se pone un condón. Alzándole las piernas y poniéndoselas en los hombros, le envistió de una vez toda su tremenda herramienta, haciendo que mi amigo se quejara para luego comenzar a gozar. Me quite el condón y le metí mi verga a Marcelo en la boca mientras embestía a su amigo salvajemente, haciendo que gimiera más de placer. Estuvimos así por un rato hasta que no pude aguantar más y lance mi leche en la boca de Marcelo, quien se la traga toda. Luego él comenzó a dar gritos de placer, desfigurándose su cara lo que indicaba que estaba acabando dentro del culo de su amigo, a la vez que este también lo hacia sobre su pecho y parte de su abdomen. Finalmente todos nos tumbamos en la cama quedándonos dormidos, hasta que empezamos a sentir un poco de frío y nos acostamos bajo la ropa de cama y seguimos durmiendo. Al medio día desperté y ambos chicos estaban nuevamente culiando, pero esta vez era Mariano quien tenia de lado a su amigo metiéndole su verga. No tardaron mucho en venirse ambos, por supuesto que yo me hice una paja, la cual termina de hacerme Mariano llenándole su mano con mi semen. Luego nos duchamos y me regrese a mi casa quedando de vernos otro día. Si les gusto mi relato les invito a escribirme a: gustavofigueroaa (arroba) hotmail.com o gustavofigueroa (arroba) uole.com

Autor: gustavofigueroaa

gustavofigueroaa ( arroba ) hotmail.com

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.