Mi amigo y yo.

¡Comparte!

Primero diré que me considero un buen tipo, ahora tengo 19 años, mido 183 cm soy moreno y un buen físico que mi trabajo me cuesta mantener a diario en el gym, en cuánto a atributos rondo por lo normal y si de algo estoy orgulloso es de mi culo, en fin, cada uno barre para si mismo.

Mi primera vez fue cuándo tenía 17 años y salía de una reunión de los scouts, un viernes allá las 22:30, iba con mi amigo Manuel, caminando él con la bici al lado y yo fumando, le solía acompañar un trozo ya que el iba a su villa en la que dormía su familia los fines de semana que quedaba a 40 min. de la ciudad en bici y siempre le acompañaba un trozo hasta un descampado, empezamos a hablar de la masturbación y me inventé mil excusas para ir acompañándolo más y más. Me encantaba estar con el, para mi era como un dios, el era todo lo que yo quería ser,……. Caminado llegamos al final de la ciudad dónde ya empezaban los huertos entre los que estaba su villa. Cuándo llegamos allí me propuso entrar en el huerto a hacernos una paja, claro que su intención inicial fue de broma pero como yo me vi de acuerdo entramos, ya que íbamos los dos muy calientes yo acepté ya que así vería su polla, aquélla noche nos hicimos una paja y pude ver su polla, no era demasiado grande y gorda pero si larga, la verdad esperaba más aunque se me caía la baba de verla, y me excitaba cantidad masturbarme viendo como lo hacía el a la vez que me moría de ansiedad por tocársela, pero yo lo veía como un sueño inalcanzable.

Al día siguiente yo comía en su casa del centro porque teníamos que buscar unas cosas en su trastero para el festival de navidad que teníamos de los scouts y el que tenía recién comprado el ordenador me pidió disquetes con fotos porno, cuándo llegué a su casa salía su hermana así que ni siquiera llegué a tocar el timbre, pasé y fui a buscarlo a su cuarto, cuándo entré me lo encontré desnudo sentado en el escritorio mirando unas cosas en el ordenador, siempre recordare aquélla imagen, su piel morena, su pelo negro azabache, aquel cuerpo fibroso, dios estaba loco x el!!, me puso a mil!!, el se sorprendió y tardó tres segundo en volver a vestirse, yo no quería que lo hiciera, en fin…. Pusimos a las fotos porno en el ordenador, y tras un rato largo de ver mujeres ejemplares desnudas decidimos pelárnosla. Por comodidad marchamos a los sofás que tiene en el vestíbulo, yo me senté en el grande y el en el pequeño, estaba disfrutando como un loco con aquella visión, Manuel completamente desnudo en el sofá pelándosela. Cogí fuerzas y aire y le pregunté -¿Manolo te apetece chuparmela?- el se quedó perplejo y me dijo –Chupamela tu a mi, no te jode- no esperaba esa respuesta así que seguí el juego, – Si me la chupas yo te la chupo – Estuvimos diez minutos diciendo bueno vale pero tu 1º, no tú primero, así hasta que cedí, en realidad me moría de ganas, me agaché y toqué una polla ajena por primera vez, me encantó me moría por comérsela, empecé a darle un masaje en los huevos y con la lengua darle suaves lametones por la cabeza, me encantó su sabor, esa mezcla de sensualidad y olor a hombre, estaba en el séptimo cielo y el debía estarlo también porque cuándo yo levantaba la cabeza lo veía mirándome y el hecho de ver como me miraba me excitaba muchísimo, chupé y relamí sus huevos, suaves con poco pelo, después me metí su polla en la boca y me la tragué entera, no me costo nada en seguida la encajone en mi garganta y la disfrute de arriba a abajo, subiendo y bajando su pellejo con la lengua besando todo, noté como se tensionaba y chupé más fuerte, el gimió más fuerte aún que antes y tiró todo su chorro en mi cara, aquella leche calienta fue una de las mejores experiencias que he tenido nunca, tras comerme todo el semen k me había dado nos fundimos en un beso de juego de lenguas que subió mi calentura a mil. En aquel momento sonó el teléfono y por tener prisa no pudimos acabar su parte, aunque cuándo estábamos en la puerta de su casa entre besos y tocamientos quedamos en que el tenia que cumpl

ir su parte, y así fue.

Al día siguiente estando en el local de los scouts, estábamos preparando todos un juego que transcurría por habitaciones, a mí me tocó con Manuel, éramos los encargados de la habitación del miedo, así que yo me disfracé de cirujano loco y el de preso maníaco, el iba en pantalones no llevaba la camiseta y como solo entraba gente en la habitación cada 10 minutos entre una y otra nos sentábamos encima de la mesa, que x suerte para mi era pequeña y hacía que mi cuerpo estuviera en contacto con el suyo. Sin decir nada de lo ocurrido el día anterior yo empecé a acariciarle le brazo, le dije –Estás muy fuerte no?- el sonrió e hizo fuerza con el brazo para sacar músculo y me contestó – toca, toca-, mientras yo acariciaba su brazo fuerte el me miraba a los ojos y sin que yo me diera cuenta con la otra mano empezó a desabrocharse el pantalón, entonces me besó y sentí su lengua dando vueltas dentro de mi boca, punta con punta removiéndose, mordiéndome el labio, me volvía loco comiéndole la boca, entonces me agaché y me encontré cara a cara de nuevo con aquel palo largo, empecé a lamerlo delicadamente, con la punta de la lengua recorrí el flequillo para después darle un beso, entonces baje y lamí sus peludos huevos, en ese momento empezaron a llamar a la puerta los siguientes y tuvimos que parar…….

Durante el resto de la tarde los grupos de gente en entrar en la habitación del miedo, que para mi resultaba ser la habitación del sexo, eran continuos y nos volvimos a estar un segundo a solas, pero aprovechando la tenue luz del cuarto y la confusión mantuvimos un juego constante de sobeteos, hicimos una escena en la que el cirujano loco cogía x el cuello al preso maníaco, con lo cuál yo tenia a Manuel sometido y de espaldas a mi, ambos frente a la gente, que entre al distancia y la oscuridad no alcanzaban a ver más allá de dos hombres forcejeando para escapar, al notar que lo tenía sometido me puse muy caliente y representando el forcejeo le metí al mano por debajo del pantalón le sobé todo lo que quise le culo y conseguí meterle el dedo por el agujero del culo, entre la música puede notar en mi oído su suspiro ahogado de placer me pidió más y continué hasta que vimos que se podía empezar a notar la situación real y no la representativa.

Cuándo terminó todo el juego y marchamos cada uno para su casa Manuel me preguntó si quería acompañarle a su casa del centro a ver unas cosas en el ordenador, yo viendo la situación ideal acepté sin demora…. Al llegar allí no aguantamos más y nos tiramos directamente sobre la cama de matrimonio, nos besamos con pasión, recorriendo nuestros cuerpos con la lengua, chupé sus pezones como un loco mientras el me acariciaba la cabeza y metía los dedos entre mi boca y sus pezones, bajé a su polla y la relamí con todas mis ganas el me paró y nos pusimos en un 69 bien acoplado, mientras yo me tragaba entera su polla el me comía el culo, fue excepcional, notaba mi culo húmedo y su lengua recorriéndolo era una sensación extraña que me hacía estremecer, pero lo bueno vino cuándo introdujo su lengua por mi culo, dios!! quería reventar, quería que me follase el culo, necesitaba su polla dentro de mi, me sentía como un jodido perro y me encantaba, nos separamos y me tumbé bocarriba con las piernas levantadas ofreciéndole todo mi culo, el arrodillado frente a mí fue acoplándose y juntándose hasta que me la fue metiendo, era increíble!!, notar como se me iba abriendo el ano, y Manuel me iba metiendo su nabo, me di cuenta de que su rabo no era tan pequeño como yo pensaba, me dolía pero quería más, y entonces la metió de un golpe seco, estaba sufriendo pero me encantaba tener su polla dentro, empezó a follarme muy rápido y mi culo que aún no se había acostumbrado disfrutaba con cada entrada y salida del tronco gordo de Manuel, llegó un momento en que noté su orgasmo y sacó su herramienta y se corrió en mi tripa, aún estaba eyaculando cuándo yo de un movimiento de cadera me bajé para poder chupar todo aquello, cuándo el terminó me hizo una gran mamada que nunca olvidaré.

Follamos durante un par de años más cada 15 días o así, cuándo teníamos tiempo en su casa pero el se marcho de la c

iudad por familiares y ahora ya no sé nada de aquel amigo que me follaba como aún nadie me lo ha hecho en la vida.

Autor: Anonimo

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.