Mi cachonda cuñadita Liliana

¡Comparte!

Cuando se vino, ella misma se echó hacia atrás y se la ensartó toda, y me gritaba, Siii, dame más, párteme el culo, quiero sentir más, esto me ponía más cachondo, así que lo hice, cuando iba a terminar lo saqué y se lo puse en la cara, me pajeé en su cara se lo eché encima en su boca, luego se lo metió todo y lo secó con maestría con su lengua hasta dejarlo sin una sola gota.

Mi nombre es Alejandro y trabajo en una entidad estatal y estoy casado recientemente. Mi esposa tiene unos senos pequeños, pero los pezones grandes, me encantan, son como la punta de un borrador, sus nalgas grandes y firmes, y estoy loco por comerme ese culito virgen pero las veces que lo he intentado me dice que le duele y me lo niega.

Mi gran fantasía es poseerla por allí, pero no lo he logrado, en recompensa por no metérselo por el culo me pega unas soberanas mamadas que me sacan hasta la última gota de semen, así que nuestra vida sexual es buena, menos por esa pequeño detalle.

Todas las mujeres de esa familia son nalgonas por lo que a veces fantaseo comiéndome un culito de esos, su hermana mayor está casada pero su esposo está estudiando en otro país, Liliana así se llama su hermana es fono audióloga y no se queda atrás, con un culo hermoso y parado. No tienen hijos y se ve que tiene unas nalgas duras, mide como un metro sesenta, tiene el cabello largo y negro y unos hermosos y grandes ojos cafés, sus senos son pequeños. El único pero, al menos así lo creía, es que esta súper enamorada de su esposo pues lo recordaba en todas las conversaciones posibles, lo cual me tenía mamado, además que tiene una forma petulante de ser, por lo que nunca hemos congeniado.

De vez en cuando en compañía de mi esposa iba a arreglarle el computador, ella no es muy conocedora del tema y solo lo tiene para comunicarse y escribirse con el esposo además, lo utiliza para juegos infantiles con los niños que atiende, por lo que creo yo que se le desconfiguraba a cada rato, por lo que me pedía el favor de que fuera arreglárselo, esto me molestaba, pero todo sea por la familia.

La familia de mi esposa vive en un lugar de tierra caliente a donde solemos ir a descansar algunos fines de semana, allí a veces solía coincidir encontrarnos con Liliana que visitaba a sus padres, ella era muy pudorosa para ir a la piscina se colocaba una toalla grande para ocultar su cuerpo y prefería ir sola. En una de las tantas reuniones en la sala se me sentó al frente, llevaba una blusa y una falda vaporosa pero lo que me sorprendió era que por su sentado podía ver sus pantaletas blancas, tenía que hacer esfuerzos para no mirar allí y que se me parara mi polla. Después de ese suceso empecé a fantasear más con ella, pero hacerlo era imposible recordando a cada rato a su marido y nuestro trato no era el mejor.

Un día de tantos que me pidió el favor de arreglar su computador, fui y mientras hablaban con mi esposa procedí a configurarle el computador para que cuando entrara a Internet le apareciera una página porno en el inicio, nos fuimos y como a los tres días llamó y yo contesté. Me dijo que el computador está entrando de una vez a una página de “esas”, que como se la cambiaba, como utiliza el apartamento como sitio de trabajo para atender niños no podía utilizar el computador para ponerlos a jugar por que podían accidentalmente entrar a Internet y que pena.

Le dije por teléfono como podía cambiarlo pero no me entendió, así que le dije que cuando llegara mi esposa iría, ella estaba con sus padres y llegaría ese domingo, me pidió que por favor fuera antes pues ella debía atender a niños y usaba juegos on line didácticos, que no podía hacer el trabajo, que si quería ella pasaba y me recogía y me devolvía a la casa, le dije que no hacía falta que yo saldría del trabajo para allá.

Llegué ese miércoles (glorioso para mi) a su casa, estaba con una falda como la que usaba para tierra caliente, me atendió lo más de amable, y me dije claro, como vengo a hacerle un favor pues claro, pero bueno procedí a prender el computador y cargué intencionalmente Internet, ella está parada atrás mío, la podía ver a través de la pantalla, me señaló la página y me dijo: si ves, es de porno y que pena con los niños. Me preguntó como pudo pasar, le dije que a veces navegando hay páginas que se colocan de inicio automáticamente que la cambiaría, me comentó que no podía creer todas esas poses que aparecían allá, le dije, mira, estas son páginas que tienen vínculos por temas, si quieres ver por especialidad podría verla, me crecía el morbo y ver como devoraba las imágenes que salían de allí.

Le dije, puedes encontrar hasta de animales y personas, me dijo que no podía creerlo, le pregunté: ¿no me crees?, te lo compruebo, señalé un vinculo y empecieron a aparecer fotos de estas, se inclinó sobre mi para verlas mejor, yo podía sentir su respiración cada vez más entrecortada y agitada, me colocó sus manos en mis hombros sin darse cuenta para apoyarse y señalarme una escena de una mujer mamándoselo a un burro, me dijo que increíble, vimos otras y le pregunté, ¿que más quieres ver?, se sonrojó y me dijo no más gracias, bueno ¿que cosas más hay?, le enseñé mujeres metiéndose cosas, interraciales, tetonas, etc.

Le dije no más, me da pena contigo pero me estoy excitando, me miró y me dijo tienes razón, así que le dije que si quería le crearía en favoritos, pero que así si quería ver no aparecería de inicio sino cuando ella lo indicara, me sonrió y me dijo no, gracias ya he visto suficiente, le dije que de todos modos lo haría, me paré y pudo notar el bulto que tenía, me miró y no pude más me incliné a besarla, ella respondió y se inició una serie de besos apasionados, antes de que se arrepintiera por estar con su cuñado, abrí su blusa, besé sus tetas firmes y me fijé en sus pezones: eran grandes como los de mi esposa.

Gemía de placer, desabotoné su falda y quedó en unas tanguitas semitransparentes que se veía lo húmedas que estaban, las bajé, acaricié y le metí mi lengua en su vagina, no quería que se arrepintiera, yo sabía que ya con esa calentada me la iba a culear, gemía, gritaba, tuvo unos orgasmos seguidos, yo veía como mientras metía mi lengua en ese coñito ella apretaba sus pezones, me levanté y ella procedió a quitarme los pantalones, mientras me quitaba la camisa.

Salió a flote mi verga y sin pensarlo empezó a acariciarla, estaba mojada, llena de líquido que procedió a probar con la lengua, poco a poco, después abrió su boca y se la empezó a meter, estaba que me moría de placer, mirando como mi cuñada se metía mi verga en su boca, la cogía de sus cabellos negros y la apretaba contra mi verga quería que se la metiera toda, hasta los huevos, estuvimos así por un rato a punto de venirme, la pare y procedí a chuparle las tetas, me pidió que no aguantaba más que se la metiera, que me quería sentir todo.

Procedí a ensartarla, poco a poco podía oír sus gemidos y comencé a meterla y sacarla; allí logró otros orgasmos en los que me decía, así mi amor, oh que rico la tienes, metemela hasta los huevos, yo estaba a punto pero me dije no, yo tengo que probar ese culo, así que la saqué y procedí otra vez a probar su vagina y a pasar la lengua por su culito, esto la encendió más. Mientras lo hacía procedí a meter un dedo poco a poco, esperando dilatar ese hoyito, luego dos metiendo y sacándolo, me miró y me dijo, ¿no pensarás?, la corté y le dije, sí mi amor, Liliana, tú con ese culito tan hermoso es pecado dejarlo así, a caso, ¿no sientes placer cuando te meto los dedos?, mientras gemía me dijo sí.

A esto me paré, la volteé y mientras con una mano le movía su gallito con la otra con saliva me mojé la verga y se la fui metiendo poco a poco, intentó, por el dolor, sacarla pero la tenía sujeta así que decidí darle dedo por delante para que se viniera y cuanto tuviera el orgasmo se la metería toda, así fue.

Cuando se vino, ella misma se echó hacia atrás y se la ensartó toda, yo comencé a darle duro, le preguntaba que si le gustaba y me gritaba, Siii, dame más, párteme el culo, quiero sentir más, dame, dame, esto me ponía más cachondo, así que lo hice, cuando iba a terminar lo saqué y se lo puse en la cara, me pajeé en su cara se lo eché encima en su boca, luego se lo metió todo y lo secó con maestría con su lengua hasta dejarlo sin una sola gota.

Caímos cansados, me abrazó, me miraba, me besó apasionadamente y me dijo que me quedara esa noche, llamé a mi esposa para saludarla y cuando estaba en esas Liliana procedió a mamármelo de nuevo, eso me dio morbo y se me puso como un riel, estar hablando con mi esposa y estar viendo como su hermana me lo mamaba de una forma increíble me hacía pensar en mi próxima meta: hacer un trío con las dos.

Autor: Puroloco

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

2 Comentarios

Dejar un comentario
  1. ME GUSTÓ,ME DIÓ MORBO PORQUE YO TAMBIEN TENGO UNA CUÑADA CON ESE NOMBRE, PERO ELLA SI TIENE UNAS TETAS TREMENDAS, Y BIEN SABROSAS. QUE LUEGO ME TOCARÁ ESCRIBIR DE ESO.
    SALUDOS COMPA! BUEN RELATO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *