Mi colega Ovar

Hetero-polvazo. Un encuentro casual resulta más excitante y caliente de lo que se podía imaginar.

El viernes vagabundeaba por Colon, despues de salir del museo arqueologico, con cierta direccion hacia Alonso Martinez, y pasé por la calle Amador de los Rios. Era la hora de cenar y como no tenia ningun plan me quede a cenar en el restaurante La Vaca Paca, que me hizo gracia. Alli me sente y cogi la carta. Antes de que hubiera pedido el primer plato, descubri que varias mesas mas al fondo estaba un amigo mio. Le hice una seña y vino a sentarse a mi mesa. -Que pasa Patricio. Cuanto tiempo. Estas solo? -Si, claro. Y tu que haces aqui. Que casualidad. -Tengo una movida extraña hoy. Mira. Ves a aquella mujer que esta sentada junto a la pared? La de azul. -Si. -Pues la llevo siguiendo desde el Corte Ingles. Me tiene alucinado. La mujer estaria por los cuarenta y cinco años.

Vestia de forma clasica, y estabasola. Concentrada en su plato y de vez en cuando miraba a un señor deuna mesa cercana, cuando este se movia, con un aire agresivo y a la vezde pedir perdon. Ovar, mi amigo, esta bastante grillado. Estudia psicologiaen la complutense y se pasa el dia observando a llos que caminan por lacalle, siempre que se crucen por su paso. Es un tio muy enrollado y hemostenido alguna anecdota graciosa. Hacia unos dos años que no nos veiamos.-Has visto el moño que lleva, Patricio. Parece una vagina. -Ovar, tio.Estas salido. Ovar me miro por primera vez desde que se sento en la mesa,y me contesto. -No jodas. -Bueno y que? -Segun su manera de caminar, demoverse y las cosas que ha estado mirando en el Corte, esta tia es divorciada.-Venga. -La encontre en lenceria… -Ja, ja, ja. Y tu que hacias en lenceria?-Mirando las nuevas tendencias.

Bueno, pues ella igual, y mirabaalrededor como con ganas de comprar un conjunto y no atreverse. -Y lo hacomprado?. -No. Cenamos intentando seguir el paso de aquella mujer, y cuandoacabamos Ovar me propuso seguir detras de ella, alegando que le daba "buenasvibraciones". Fuimos con ella hasta Cafe de la Villa y nos sentamoscerca. -Voy a decirla algo, tio. Que si no me duermo. -Como quieras, Patricio.Me sente junto a ella, y me miro sorprendida. Aqui hice uso de la intuicionde Ovar, y de mis peores artes. -Buenas noches. Es usted Maria Teresa Lezcano,verdad?. -No. -Vaya, le habia confundido. Es que se parece mucho a ella,y a mi Maria Teresa Lezcano me apasiona.

Es una mujer por la que inclusodaria dos años de mi vida. Usted no escribe? -No. -Vaya, es una pena.Perdone por haberla molestado. -Espere joven, no quiere terminar de tomarsela cerveza en esta mesa?. -Mi amigo esta sentado en la barra, si no leimporta le aviso para que venga. Es un magnifico conversador. -De acuerdo,vaya Usted. Nos sentamos con aquella mujer. El dialogo fue bastante curioso,cuando nos unimos Ovar y yo, podemos ser muy trascendentales. Descubrimosque afectivamente era divorciada, su marido la habia abandonado por unachica mas joven. Tambien que estaba dando un paseo para no estar en sucasa viendo la television. Ovar realmente tiene mucho ojo.

Ella pago nuestras cervezas y salimos de alli. Ovar, que llevaba un plan, propuso ir a un sitio mas animado, donde tenia un amigo al que tenia que dar una cosa (era un farol). Llegamos a un sitio de marcha afrocaribeña, y estuvimos bailando y bebiendo cockteles. La mujer bailaba alternandonos, y a medida que la noche avanzaba, se la notaba mas calida. Los abrazos y los roces eran mas cercanos, hasta que a Ovar le dio por el baile lambadeño y puso su muslo entre las piernas de aquella mujer. Despues de un rato, nos propuso ir a su casa. Me gusta encontrarme con Ovar, porque tiene una forma de ligar muy particular. Pasa un rato analizando, y despues adopta el papel de lo que la mujer desea en ese momento, y lo hace con una precision que perece ser mas que un psicologo en potencia, un adivino. La casa de la mujer estaba cerca, en un sexto piso. El apartamento era bastante espacioso, y decorado con gusto, en tonos claros. Me ofreci a preparar unas bebidas y me marche a la cocina.

Desde alli se escuchaba su conversacion.La tia tenia un autentico bar, habia de todo. Me vino a la mente un cocktelapropiado. En un vaso ancho, se echa coñac, marrasquino, una yema de huevosin que se rompa y nata. Despues de tomarlo el ambiente se caldeo mas,si cabe, y Ovar se sento junto a aquella mujer y sin decir nada comenzoa desabrochar su blusa. Ella dejo el vaso lentamente sobre la mesa y sequedo quieta, dejandole hacer a el. Yo, mientras, me estaba fumando uncigarrillo. Descubri un aparato de musica y puse un disco de Roberto Carlos.Ovar la habia dejado en sujetador, un sujetador negro de encaje, y estabatrabajando en las medias, con una mano

siempre en la entrepierna de ella.

Yo bailaba con mi copa en una manoy el cigarrillo en la otra. Fui hasta detras del sillon y me incline parabesar su boca. Ella me cogio de la cabeza para que no me marchara y siguierabesandola. Entonces derrame lentamente la copa entre sus pechos, a lo queOvar ascendio lamiendo hasta el sujetador. Yo me aparte y continue bailando,apague el cigarrillo, y me prepare otra copa, ahora de algo mas normal.Cuando volvi al salon, la mujer ya no tenia mas que el sujetador y Ovartenia la cabeza entre sus piernas. Ella jadeaba descargando toda la libidocontenida, y en un momento que abrio los ojos me vio, e invitandome a participarestiro de su sujetador para que salieran sus pechos y este se rompio. Comoyo no prestaba mucha atencion, comenzo a magrearse sola, y Ovar se levantoy fue a ponerse una copa.

La mujer estaba escitadisima, serecorria el cuerpo con las manos y no dejaba de jadear. Ovar volvio y memiro complacido, a el le gusta mucho sentirse deseado, debe ser por unaexperiencia traumatica de su infancia. Y a mi ya empezaba a darme penaaquella mujer, que estaba comenzando a perder la clase y la compostura.Le di a Ovar un golpe en el hombro y le cogi de la mano a ella. Fuimoshacia el baño, me desnude y entramos en la bañera. La mujer empezo alamer mi pene y Ovar que es un cabron, puso el agua fria al maximo. Latome de la cintura y la levante hasta la altura suficiente como para penetrarla,apoyada en la pared de azulejos. La mujer tenia un cuerpo bastante bonito,y me pregunte porque la abandonaria su marido. Mientras la recorria conlas manos ella me besaba con ansia.

Despues puso su cabeza sobre mi hombro, justo cuando estaba apunto de correrse. Seguia jadeando, cada vez mas deprisa, y en un momento senti que estaba teniendo un orgasmo, que acompaño con un mordisco en mi hombro. La tia se estaba pasando, asi que le cedi el turno a Ovar. Me fui a por mi copa, y oi como Ovar la llevaba al dormitorio. Se estaba poniendo las botas aquella mujer. En esto, llaman a la puerta, y la mujer dice: -Dios mio, mi hija. A Ovar se le oye: -Que edad tiene?. -Veinte. Viene a pasar el fin de semana aqui, se me habia olvidado. -Bah, ya es mayorcita. Ya eran las dos de la mañana, y me dio pena dejarla en la calle, asi que abri la puerta. -Coño Patricio! Que haces en la casa de mi madre en pelotas?. La hija resulto ser una amiga de Cristina (mi ex-novia). Esa noche era la de los encuentros casuales. Yo sin perder la compostura, le ofreci pasar y tomar una copa. Nos sentamos en el salon a tomarla y se oia a Ovar y la madre en el dormitorio que seguian a su tema.

Esta chica era una de las mejoresamigas de Cristina, una que siempre estaba deseando quedar con nosotrosporque se lo pasaba muy bien. Tambien era la amiga mas guapa que teniaCristina porque el resto eran unos completos adefesios. Tania no se altero,y siguio la situacion con bastante gracia. Al fondo se oia a la madre,y me levante para poner otro disco. -Me da corte estar asi, contigo desnudo,asi que yo tambien me voy a desnudar.- Sin contestar puse un disco, tomandomeel tiempo necesario para que cuando me diera la vuelta estuviera ya preparada,y cuando lo hice me quede asombrado. Tania es de esas mujeres que son guapaspero no llaman la atencion, y que en ningun momento las imaginas desnudas.Tenia la piel morena, y se veia desde la distancia que nos separaba queera suave y calida. Las piernas estaban entrecruzadas, dejando ver unamata de pelo en su pubis, color negro intenso. El vientre era recto, yse movia con respiracion agitada. Mas arriba se dibujaba el contorno desus costillas, y un poco mas arriba surgian unos pechos redondos, ergidosy solidos. Los pezones eran de color marron oscuro, color chocolate conleche. Sobresalian ligeramente sus claviculas, creando un efecto sobreel cuello de estilo. Sus brazos eran finos, y estaban dejados caer en losbrazos del sillon. Yo ya tenia una fuerte ereccion.

Me acerque, y ella se deslizo haciael suelo, quedando de rodillas. En la aproximacion ella tomo mi pene entresus manos y lo introdujo en su boca. Yo pense que debia ser algo familiar,el hecho de empezar por ahi. Sentia como sus pechos rozaban mis muslos,y no pude resistir mas sin deslizarme hacia el suelo y lamer su piel, recorriendolaen linea recta desde su cuello, entre sus pechos, su ombligo hasta su pubis.Con suaves mordiscos pase por el contorno de sus finas caderas, y ellame tumbo de espaldas en el suelo. Puso su coño sobre mi cara, y retomode nuevo su trabajo con mi pene. Tania sabia dulce, y mientras devorabasu entrepierna sentia un ir y venir de sus pechos sobre mi abdomen y suboca en mi sexo. Tenia ella mucha experiencia o bien mucha intuicion, asique en apenas dos minutos llegue al climax, sintiendo que ella estaba apunto.Eyacule y ella al sentir su boca llena de semen, apreto un poco con suspiernas mi cabeza y se corrio, mientras

lamia mi pene.

Yo continue recorriendo su entrepiernacon los dedos y la lengua durante unos momentos, hasta que oi la vos deOvar. -Joder, Patricio. -Ah, Tania este es Ovar, Ovar esta es Tania. -Encantado,señorita.-dijo dandole la mano. -Es un placer caballero. -Bueno, Patricio,nos vamos a dar una vuelta?. -Vamos. La madre de Tania se habia quedadofrita, con cara de felicidad, agarrada a la almohada. Tania se vino connosotros y fuimos en su coche a terminar la noche en una discoteca. Esuna chica muy maja, y con un sentido del humor que encaja con el de Ovar.Acabamos todos durmiendo la mona en mi casa, hasta las cinco de la tardedel Sabado.

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *