MI COMPAÑERA DE OFICINA

Esta es una historia real que viví hace tres años, comenzare diciendo que yo soy Eulalio, un chico de complexión delgada y atlética, con 170 cms de estatura, mi pene no es de gran tamaño puesto que mide algunos 17 cms, soy de tez morena y pelo castaño, nada fuera de lo normal en un Mexicano y vivo en una de las principales ciudades del país, ella a quien llamare Gloria es de complexión delgada también con 160 cms de estatura, pechos grandes pero firmes coronados con un par de pezones oscuros y alargados, unas piernas que por el ejercicio al que eran sometidas se mantenían fuertes y robustas pero excelentemente torneadas su trasero era y sigue siendo la admiración de todo aquel que la miraba, su pelo negro ondulado le acentuaba muy bien a su tez morena, una belleza de mujer muy al estilo mexicano.

Todo comenzó un día en el que después de una ardua labor que ambos desempeñamos en la calle, regresamos a la oficina bastante estresados, estábamos en el estacionamiento del edificio donde ambos trabajábamos y mientras ordenaba algunos documentos que habíamos puesto en el asiento de la pick up que yo conducía me dieron ganas de robarle un beso y así lo hice, sabia que me la estaba jugando el todo por el todo y me decidí, en otras ocasiones algunos otros conocidos quisieron hacerlo y a cambio recibieron tremenda bofetada que los dejaba bastante dolidos por mucho tiempo, para mi sorpresa ella correspondió a mi beso, el cual a pesar de haber durado tan solo un par de minutos para mi representaron una eternidad en la gloria, desde ese día nos convertimos en mas que amigos.

En la siguiente ocasión vino lo bueno, habíamos acudido a la universidad para que ella tramitara su titilación, una vez que terminamos el tramite sugerí que fuésemos a mi casa a recoger algunos documentos que necesitaba llevar a la oficina y de paso tomarnos un refresco al fin que nos encontrábamos a tan solo 5 minutos de camino, al llegar cerré la puerta sabiendo que no había nadie mas ahí, serví un par de refrescos y comencé a besarla con ansias locas, después el calor de nuestros cuerpos nos fue guiando, seguí besándola y mi boca empezó a recorrerla toda, primero sus mejillas, sus ojos, sus lóbulos, mientras ella jadeando ya por lo que hacíamos comenzó a recorrerme de igual forma, que delicia saborear su piel, mientras besaba su cuello mis manos se deslizaban por toda su espalda y hasta mas allá de su cintura, su trasero me jalo como cual imán y mis manos se posesionaron de el amasándolo mientras ella suspiraba y su respiración se aceleraba, deshice los botones de su vestido y comencé a desnudarla desde los hombros con mis dientes, mmmmm, aaghhhhh mi vida, que me hacccceeeeeeesssss???? Gemía y gemía, al paso de los minutos su vestido se encontraba en el piso y ella solo con su sostén y una tanguita que le hacia juego al atuendo, comencé a besarla desde su rostro, sus oídos, su cuello, sus hombros, mientras mis manos no cesaban de acariciar ese hermoso trasero que tanto me había vuelto loco y que eran motivo de mis mas fervientes fantasías y ahora estaban ahí a mi alcance, agghhh, mmmmm que rico amooorrrr, que me pasa??, es el calor chiquita, relájate, desabroche su sostén y me encontré la sorpresa de mi vida, eran las mejores tetas que había visto en toda mi vida, grandes, levantadas, firmes, no cabían en mis manos y no dejaba de mirarlas y admirar su belleza, sus pezones de un color marrón oscuro se erguían desafiantes, la recosté en el sofá y rápido me lleve una teta a la boca mientras mi mano acariciaba la otra, las succionaba, las lamía y ella seguía suspirando, mmmm que rico, (tan solo de acordarme se me esta poniendo erecta la pija), mi lengua alternaba entra una y otra, mis labios comenzaron a descender su cuerpo hasta encontrarse con su ombliguito y fue ahí cuando alcanzo su primer orgasmo, ahhhh ahhhhh ahhhgggg que me pasa, mmmmmmhhhh, mis manos ahora comenzaban a acariciar su entrepierna, con mis dientes comencé a deslizar su tanguita hasta los tobillos dejando al descubierto ese conejito tan delicioso y del cual tantas veces bebí sus jugos, comencé al ascenso besando

sus tobillos, sus piernas, su entrepierna y mmmmmhhhh que delicioso, su vagina chorreante estaba ahí, ya mi pija estaba al borde del derramamiento encerrada en mi ropa interior, deslice la lengua desde la entrada de su ano hasta su pubis una y otra vez mientras ella era presa de la pasión, suspiraba y su respiración se aceleraba, siguuueeeee ppaaappppaaa, que mee estaassss hacieeennnddooooo, aggghhhhhh, mis labios se posaron en sus labios vaginales y sorbí sus dulces jugos, pronto mi lengua se encontraba en plena batalla con su clítoris y mis labios lo aprisionaban sacando de nuevo mas gemidos de placer de su garganta, ahhiiiiii, aaaagghhhhhhh, mi vidddddaaaa, mmmmmaaaaaasssssssss, aggggghhhhhhhhhhhhh, su segundo orgasmo no se hizo esperar y un nuevo torrente de jugos salía de su cuevita, mientras su cuerpo se estremecía y temblaba presa de la pasión que en ese momento estaba viviendo, eran tan fuertes los gritos que salían de su interior que quizás hasta los vecinos alcanzaron a escuchar, con mis manos separe mas sus labios vaginales y seguí jugueteando su clítoris con mi lengua, mientras poco a poco introducía un dedo en su vagina y lo movía a dentro y afuera con cierta velocidad, hasta entonces no había dejado de jadear y gemir, aggghhh aggghhhh, mmmmhhh, agghhhhhhhhhhhhhhhhhh, como pude separe aun mas sus piernas e introduje uno de los dedos de mi otra mano por su ano, y dio un respingo a la vez que seguía jadeando mmmmmm, aghhhhg, mi lengua y mis labios seguían posesionados de su clítoris y al poco tiempo alcanzo de nueva cuenta su tercer y mas fuerte orgasmo del día, estremeciéndose y poniendo tensó todo su cuerpecito, jadeando si cesar, aaauuummmmmm agghhhhhh aaaaggggggjjjjjhhhhh, sus pezones parecía que querían estallar de tan erectos que se encontraban, se quedo como desmayada por unos instantes con los ojos extraviados en el horizonte, me levante y termine de desnudarme ofreciéndole mi pene para que lo besara, ella con cierto temor lo tomo entre sus manos y comenzó a besarlo con mucha ternura como temiendo lastimarlo, saco su lengua y la deslizaba desde la raíz hasta la punta como si fuese un helado, sus manos me masajeaban los testículos, para mi era la mejor mamada que había recibido hasta entonces, cométela, le dije y ella respondió: es muy grande mi amor, no va a caber en mi boquita no importa, tu boca se ajustara a ella, dicho esto empezó a engullirla y sobarla mmmmmm que delicia sentir sus labios, aggghhhhhhh, sus manos seguían acariciando mis bolas, aaaaaggggghhh, al cabo de unos minutos sentía un fuerte estremecimiento desde mi espalda, me vengggoooooo le dije y ella no paraba de mamar y mamar, agitando mi pene de arriba abajo una y otra vez, aggghhhhh, aagggggghhh mmmmmmm, un fuerte torrente de semen salió disparado desde mis entrañas depositándose en lo mas profundo de su garganta y saliéndosele por las comisuras de la boca unas gotas de semen las cuales recogió con su lengua.

Recogimos nuestras ropas para vestirnos y nos fuimos a la oficina a seguir trabajando, ya era casi la hora de salida y solo llegamos para entregar nuestro reporte diario.

Estos encuentros se hicieron muy frecuentes durante dos años, pero esa, es otra historia que les contare muy pronto, luego de ver publicada esta.

Me gustaría conocer sus comentarios, escríbanme a eyes04_29 (arroba) hotmail.com procurare contestar cada una de ellos.

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *