Mi cuñado Orlando

¡Comparte!

Parecía que se iban a quitar la lengua, lentamente como por arte de magia le fue subiendo la falda hasta quedar sus manos sobre su carne y le apretaba y abría esas nalgas con fuerza, tenía una tanguita que prácticamente no era nada. Ella baja su mano izquierda y por encima del pantalón comienza a apretarle la verga.

Hola, ¿cómo están?, mi nombre es María tengo 21 años y vivo con mi hermana que tiene una hermosa casa en el barrio Nicolás de Federmam al norte de Bogotá, su esposo Orlando, compañero por que no se han casado, es político.

Mi hermana es muy linda, trigueñita ojos verde claro cabello lacio a los hombros, buenas tetas, cintura bonita y un trasero bien paradito con buenas nalgas, debido al trabajo de  todos los días tiene reuniones y llega a la casa siempre con gente.

Un día entre semana llegó con una señora muy elegante y le dijo a la muchacha del servicio que le llevara tinto y agua; mi hermana no se encontraba en casa.

El salón de reuniones tiene una ventana grande que da al patio y yo siempre salgo a jugar con el perro, lo que es la curiosidad me dio por mirar a través de la cortina y no se veía muy claro solo miraba una figura, corrí un poquito la cortina y se estaban besando.

Era un beso muy apasionado y él con sus manos le acariciaba la espalda, ella por debajo del saco también, él fue bajando lentamente las manos hasta llegar a sus nalgas, y empezó a sobárselas duro.

Parecía que se iban a quitar la lengua, lentamente como por arte de magia le fue subiendo la falda hasta quedar sus manos sobre su carne y le apretaba y abría esas nalgas con fuerza, tenía una tanguita que prácticamente no era nada.

Ella baja su mano izquierda y por encima del pantalón comienza a apretarle la verga.

Yo mirando desde la ventana siento un escalofrío por todo el cuerpo; que no es del todo feo, también soy bonita, lo único que no tengo es cola, pero tengo unas tetas demasiado grandes, con unas areolas grandes y de color café y el pezón como de centímetro y medio y cuando me da calentura se me ponen duros y gruesos.

Siguen besándose de una forma brusca salvaje y ella como puede le baja la bragueta y le saca la verga y empieza a pajearlo, una verga rara nunca había visto una así.

Era una verga cortita pero muy gorda y no de frente sino torcida hacia el lado derecho.

Ella se separa y rápido se quita la falda y la tanguita y se arrodilla, con su mano coge esa verga gorda, lo tira hacia su boca, es tan gorda que casi no le cabe la cabeza y sacando su lengua empieza a lamerlo.

Orlando parado se está sacando el pantalón, y que sorpresa, está totalmente afeitado; la agarra del cabello y la separa de su verga, con su mano derecha empieza a hacerse la paja, después la pone en cuatro, él se arrodilla, se echa un poco de saliva en la mano y se unta bien el glande.

Se nota que de un solo empujón se lo metió todo, ella con su lengua se lame los labios, se ve que está gozando, después de un buen rato vuelve y echa saliva en la mano y se la restriega en la cola, le saca la verga de su cuca, se para, se coge la verga y clarito se ve que se la quiere meter por el culo.

A ella le gusta porque pone su cabeza en el suelo y levanta bien sus nalgas facilitando la penetrada.

Se lo mete todo y empieza ese movimiento de metisaca, no se demoró mucho y le dice algo, ella rápido se  lo saca, se voltea y con la mano se lo lleva a su cara donde se le derrama y con su lengua empieza a lamerlo hasta dejárselo limpio.

Siento mi cuca caliente y mojada corro hasta mi cuarto y me masturbo.

Autora: María

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Un comentario

Dejar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.