Mi encantadora Colombiana

 Hetero, Jóvenes y Cachondas. Hola, Voy a contarles una Historia que me paso hace mucho tiempo y que disfrute como un adolescente como si fuera su primera Novia.

El que redacta vive en Madrid más de 15 años, y como es habitual y todos los días me toca coger el metro de Madrid y en horas punta, hay mucha aglomeración de gente que va al trabajo y al colegio e institutos.

Generalmente y para ocupar sitio me coloco en la puerta y así voy sentado casi una hora de trayecto, y eso todos los días, pero un día vi como una chica, una preciosa chica veía como luchaba por entrar y no estar metido en medio de la gente por temor a que le puntearan o que le rebusquen su mochila se acerco hasta el sitio donde estaba y se acomodo justo frente a mi, y para describirla era una nena de apenas cumplir 18 años, con pelo liso hasta los hombros, de tes blanca, y tiene los pechos pequeños pero muy bien puestos, la cintura era una delicia como para coger con dos dedos a cada lado y hacer el sube sube, el culito era un culito lindo, precioso.. yo de reojo la miraba y la desnudaba con la vista, era preciosa.

Ella puso su mochila casi debajo de mis rodilla y sus dos piernas muy pegaditas entre mis dos piernas, y como siempre llevo un libro hacia que leía por que no podía concentrarme en la lectura y en cada movimiento del Metro la rozaba más y más y es que ya me estaba empezando a empalmar, y el roce era cada vez mayor y la nena no decía nada. Entonces me atreví a juntar un poco más las piernas, y ella sin decir nada. Y para dar gracias al metro pego una frenada y se apoyo casi todo su cuerpo en mis piernas desestabilizándose..y.. Dios cogí las piernas de la nena en plan protector pero ya era evidente en mi que estaba muy empalmado, y ella con su voz suave y dulce me dice “perdone”, y hasta que rompí el hielo porque esta oportunidad no la tiene nadie menos una persona adulta como yo, tengo 35 años. Entonces le dije que si se quiere sentar y acepto y empezamos a conversar de cosas, sin trascendencia., bueno llegamos al final de nuestro trayecto ella se despidió le di dos besos y nos presentamos con nuestros nombres.

Bueno así casi todos los días, yo trataba de llegar primero para sentarme y luego como buen caballero cederla el sitio, pero un Lunes que me acuerdo bien del día no quería sentarme, elabore un plan para que ella estuviera de pie junto a mi y así poder estar pegaditos.

Le hice señas que estaba al fondo del vagón para que viniera y dejara la mochila tranquilamente en la esquina del vagón, y en la siguiente estación donde la gente entro y trataba de acomodarse me puede ubicar y ubicar a la nena en una posición que para mi era favorable, Ella se puso de espaldas a mi un poco como para que no podamos estar frente a frente, y entonces me pegue un poco a manera de preguntar algo pero muy cerca al oído le decía lo guapa que iba hoy, y que agradable es viajar todos los días con una chica como ella, en cada movimiento del metro sentí su colita, muy pegadita a mi Verga, diossssssssss, me pegue un poco más, y sin decir ni una palabra, note que ella no hacia ni un movimiento de alejarse entonces me pegue más aún, Y no me decía nada, los dos estábamos mudos, quizás esperando que pasaba …. y ella hizo un movimiento de tratar de acomodarse, y pude sentir la totalidad de su culito con mi verga, mama mía estaba transpirando en pleno invierno, y en la próxima parada en que el metro da un frenado, la sujete de la cintura hasta rodearla casi toda y con la otra mano estaba en la barandilla, la tenia casi atrapada o diré atrapada, empecé a seguir frotándole con un punteo delicado para que la gente no se ganara, muy despacio sentía como mi verga disfrutaba de ese momento, del contacto de su cuerpo, del calor de su cuerpo y mi verga seguía creciendo, y acaricie su estomago con un dedo primero, y luego muy despacio apretaba su estomago para que se pegara más a mi verga y ella empezó a pegarse más y más diossssss, a mi chica le estaba gustando…mientras ella disimulaba leyendo o repasando una revista, entonces me atreví a seguir con el movimiento ya casi sin importar la gente, pero con discreción le sobaba despacio y quite mi mano de la barandilla para que ocupara su culito y con la izquierda empecé acariciar su culito. Cofrades era indescriptible un culito que ocupaba casi toda mi mano, delicado tierno lindo y es que le acariciaba más y más y mi verga haciendo su trabajo de frotamiento vertical, en eso siento que agarra mi mano que estaba en su barriga me quede paralizado…..DIJE LA CAGUE….Pero NO…..había sido para q me apretara la mano y se apretara más ella contra mi.

Ummm dios estaba disfrutando en todo el trayecto con el frotamiento mi verga estaba ya casi a punto de reventar y nos dimos cuenta que llegamos a la estación de Moncloa donde tenemos que bajar, salimos del Metro no nos dijimos ni una palabra, pero cuando nos despedimos le di un beso en los labios, solo uno que mi pantalón no resistía más ya con ese contacto era para desmoronarme; porque eran y son unos labios delicados, delgaditos, tiernos y ricos, y ella mira para abajo notaba la alegría de mi miembro y me dijo ……. ¿Que harás ahora?…me subí de hombros, y le pedí para quedar y que quedamos para el fin de semana que nos fuimos al Cine, la vi alejarse y vi cada movimiento de su cuerpo de ese culito que hace poco mi mano invadía y que mi verga se apodero totalmente, subió por las escaleras mecánicas y notaba que mi verga la seguía con mucha atención o era yo, porque no paraba de cabecear, y pedía con mi mente para que volteara y volteo y le mande un beso volado ella sonrío, me levanto la mano y se fue.
Cofrades esa misma mañana me fui a los servicios de la estación a descargar, porque lo tenia en la punta, perdí mi autocar para el trabajo pero valió la pena.

Esta historia del Cine es interesante pero os contare si hay comentarios.

Si quieres contactar conmigo….

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Un comentario

Dejar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *