Mi Erika (II)

erika 2

Hola amigos de Marqueze.net Este es otro relato que les mando desde cuando tuve aquella relación con mi hermanita Erika.

Les sugiero no perderse ningún detalle.

La misma nota que me había dejado al lado de la cama, cuando lo hicimos por primera vez, lo guarde durante ese tiempo, el cual cada vez que lo leía me moría de ganas por tenerla aquí conmigo.

Tuvo que pasar un buen tiempo después de cuando lo hicimos por primera vez, en ese entonces Erika con sus 18 años toda una muchacha muy bien formada, debido a que ahora esta en un equipo de básquetbol, y le hace mucho ejercicio, y tiene un buen cuerpo, es por eso que ella sigue siendo objeto de mis fantasías sexuales.

Aunque tuve otras experiencias con otras “amigas” y un que otra prima pero se las relataré en otra ocasión. Después de cerrar el año escolar, y las vacaciones del trabajo de mi papá coincidían muy bien y no había inconveniente para salir de viaje, para ese entonces mi mamá había dejado el trabajo por que se había cansado de trabajar.

Mi papá propuso irnos de viaje a visitar mis tíos (hermanos de él), que hace mucho que no los visitábamos, fue una noticia mas que buena para mí, lo platicábamos mientras cenábamos, todo quedó en que saldríamos la semana siguiente de un viernes, alrededor de las 5:30 AM.

Me dirigía a mi cuarto a dormir, y esperé que Erika pase por mi cuarto solo para decirle que no olvidara su Ipod, por que nuestros jefes solo escuchan música de sus tiempos.

Y yo no los aguantaba, también llevaré el mio, termine de decirle y cerré la puerta, a pesar de lo que hicimos y fuimos cómplices nos seguimos llevando muy bien.

Ya que como habíamos platicado en algunas ocasiones que en la casa no se podía, porque estaba la abuela y no podíamos encerrarnos por mucho tiempo, y no teníamos a donde ir, y por la noche mejor ni pensarlo por que sucedió la ultima vez que yo quería hacerlo, por un poco y nos descubren, ¿que hacia yo en su cuarto de Erika a la 1: 30 de la madrugada?.

Toda la semana fue una larga espera para mí, ya que ansiaba que llegara el viernes para irnos.

El jueves en la noche, cuando llegaron mis jefes de compras, mi jefe nos dijo que había pensado en el tiempo del viaje que nos tomaría para llegar y que mejor saldríamos a las 2:00 de la mañana.

Ya que son como 10 horas de viaje.

El jueves me había despertado alas 9:00 de la mañana, me levante y enseguida empecé a arreglar mi maleta y otras cosas que llevaría. En eso pasa mi abuela por la puerta de mi cuarto, y le pregunto que si Erika ya había regresado de jugar, pero me dijo que aun no llegaba, que había salido desde las 6.30, cuando llegó Erika fue a darse un baño, al salir le recordé que tenia que arreglar sus cosas y de nuevo le dije que no olvidara su discman y unos buenos CDS.

Tan atareada estaba que no pudo tomarse una siesta un momento, fue hasta las 10:00 cuando fue a acostarse dispuesta a dormir, pero tenia que hacer algo por que quería que ella no durmiera, “sabia muy bien lo que yo hacia”, entonces fui a su cuarto a buscarle platica estuvimos como 40 minutos hablando hasta que me dijo que ya se estaba muriendo de sueño, la dejé para que duerma un rato, yo me aguantaba el sueño, pero alas 1:30 en punto de la madrugada mi mamá tocaba la puerta del cuarto gritándome que despierte a Erika, con una flojera porque no había dormido casi nada me levanté y me arregle y fui a despertarla al entrar a su cuarto me acerqué a su cama y vi que ella dormía profundamente, hasta rocé mis manos por sus piernas, pero enseguida se despertó porque la había tocado, le dije que ya nos estamos yendo, salí y fui a subir las maletas a la camioneta como es muy amplia yo me senté hasta atrás con Erika para platicar, ella muy bien abrigada por el frío de la mañana.

Cómo no me voy a acordar si la pasamos muy bien, acaso no fue así? Ella respondió bajando la cabeza diciendo que si, recostándose y tapándose con su sabana y yo quede del lado derecho, los dos con

los pies arriba del sillón, ella se quedo pensativa mirando hacia arriba, y le pregunte volverá a suceder? ella respondió tal vez, habría que ver en donde.

Y me di cuenta que ella ansiaba con volver a revivir esos momentos.

Solo que no se atrevía a hablar por que le daba vergüenza. y fue hasta ese entonces que me atreví a decirle que lo hiciéramos.

Cuando llegamos donde viven mis tíos, mi papá optó desde un principio por quedarnos en un hotel, porque no quería molestar a nadie, los tres días que pasamos allá fue muy entretenido, porque nuestros primos que nos presentaron y de los que no nos acordábamos, porque desde que teníamos 7 años fue cuando ellos nos visitaron, que por cierto ellos son dos una prima y un primo el primero es Juan de 20, y Paulette de 17 una hermosura que me dejo con la boca abierta. una chica de 1.60 de estatura delgadita con el cabello teñido en rojo, el cual también tuve con ella una experiencia inolvidable, bueno el caso es que la pasamos bien por que visitamos muchos lugares muy buenos, pero la primera noche que dormimos en el hotel cada uno un una habitación solo mis padres durmieron en una sola habitación, pero a Erika y a mí nos toco separados, entonces ya hasta en la noche después de regresar de cenar de un restaurante que queda cerca del hotel con mis primos y todos los demás.

Ya que mis padres fueron a dormir todavía espere una media hora y como a las doce baje a comprar un pack de cerveza, regrese y toque a su puerta, cuando me abrió ella estaba con su pijama, semi transparente diciéndome: Creí que no ibas a venir? Como no voy a venir después de tanto tiempo esperando este momento.

Además traje esto para ponernos en ambiente. sacando las latas de la bolsa.

Tomate una abrí dos una para ella y la otra para mí, Quise que vinieras hoy porque tenia que decirte algo importante y se trata de mi novio y yo, sé que no sabias que yo tengo novio pero vamos a formalizar nuestra relación el próximo mes, comprendes? Claro, entiendo, entonces supongo que esto ya no se volverá a repetir, cierto? Claro, pero por ser la ultima vez, y porque fuiste tú quien me inicio en esto, vas a tener lo que tu quieras.

Ah, y respecto a Poulette, tu primita, crees que no me di cuenta como la mirabas, pero no te preocupes ya veremos.

La cama de un hotel fue testigo de esas vivencias que no se borrará de mi mente, ella enseguida se tomó unas pastillas anticonceptivas y procedí a deslizar mis manos desde su tobillo hasta sus piernas, levantándole la pijama, tocando su bikini por la cadera, mientras acariciaba sus caderas fui besándole sus piernas, ella empezaba a excitarse, le quite la pijama, levantándole sus brazos y jalando hacia arriba, bese su cuello mientras le desabrochaba el brasier, mientras le susurraba al oído hagámoslo como yo diga, tu mandas, dijo y empezó a acariciar mi espalda y frotar sus manos sobre mi pene que ya estaba totalmente erecto, y le quite el bikini y me puse en posición de 69 ella con mi pene en su cara y en la mía su vagina, sin decir palabra alguna comencé a chupar ese rincón en el que había soñado desde hace mucho tiempo, HOOOOO así chupamelo así exclamaba ella, sólo eso dijo y se metió mi miembro en su boca succionando con mucha rapidez, estuvimos un rato así.

Respecto a lo de la prima Poulette les prometo que en la primera oportunidad se las relato.

CONTINUARA…….

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

2 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *