Mi esposa y Reinaldo

¡Comparte!

La tendió de espalda en la alfombra le abrió las piernas y apuntó su enorme miembro a la concha de mi mujer, comenzó a embestirla, pero noté como mi mujer se corría hacia atrás por el dolor que sentía, hasta que se hizo a un lado y en su mano sacó un poco de su saliva de la boca y la untó en la raja de mi mujer y un poco en la cabezota de su verga que parecía a punto de explotar.

Eran las 8 de la noche cuando llegamos mi esposa y yo  a la casa de unos amigos donde se llevaba a cabo una fiesta de cumpleaños, llegamos 2 horas más tarde y por tal motivo nos dieron la bienvenida con una corridilla de distintos tragos, whisky, cerveza, ron y un chuflay, cuando terminamos la última copa ya les dimos alcance al resto de los amigos que estaban en la fiesta, saludamos a todos y nos pusimos a charlar con los amigos, yo por un lado y mi esposa por otro.

Cuando busqué a mi esposa estaba con unas amigas y amigos tomando cerveza, ella estaba ya muy bebida, lo notaba por las chapas que tenía en sus mejillas, yo con mis amigos también seguía bebiendo y charlando muy entusiasmado con un muchacho 5 ó más años menor que yo, de nombre Reinaldo, cuando de pronto me pidió permiso para bailar con mi señora, yo accedí gustoso, luego volvió y me trajo un vaso de whisky como agradecimiento.

Al cabo de unas horas, a eso de la una de la mañana consideré oportuno el retirarnos, aparte que mi esposa estaba ya muy mareada, tanto o más que yo, nos despedimos y salimos para tomar una movilidad para irnos a nuestra casa, en eso apareció Reinaldo detrás de nosotros y nos ofreció llevarnos en su auto, pero a condición que primero  fuéramos a su departamento, mi esposa  fue la primera en aceptar, llegamos a su depa, puso música y nos invitó unos vasos de whisky, me pidió permiso para bailar con mi mujer y yo ya ni me entendía cuando la sacó a bailar. Yo los seguía con la vista cuando no se en que momento me perdí, en algún momento medio abrí mis ojos y estaba tapado con el abrigo de mi señora y más allá en el sofá, mi esposa y Reinaldo abrazados y besándose ardientemente.

Quise reaccionar, pero internamente sentí algo inexplicable me gustó lo que estaba viendo, al extremo de sentir como se me erguía mi verga sintiendo un gran cosquilleo, medio cerré los ojos para que no se dieran cuenta que los estaba viendo y así pude observar como él le metía la mano entre sus piernas haciéndole gemir de placer, luego le despojó de su vestido, sostén y calzón dejándola completamente desnuda, él en un santiamén se sacó su ropa mostrando su regia verga bien parada impresionándome su tamaño y grosor, luego la agarró de los cabellos y dirigió la cabeza de mi mujer hacia su miembro, obligándole a que se lo metiera en la boca, ella no pudo metérselo todo, noté que le causo arcadas, nunca lo hicimos conmigo porque le daba asco según ella, pero en ese momento se limitó a lamerle todo el tronco y besar la cabezota de su verga.

Luego la tendió de espalda en la alfombra le abrió las piernas y apuntó su enorme miembro a la concha de mi mujer, comenzó a embestirla, pero noté como mi mujer se corría hacia atrás por el dolor que sentía, hasta que se hizo a un lado y en su mano sacó un poco de su saliva de la boca y la untó en la raja de mi mujer y un poco en la cabezota de su verga que parecía a punto de explotar.

Nuevamente la colocó en su concha y comenzó a penetrarla, no pudo más mi mujer y medio gritó ahogadamente porque sentía que le dolía, hasta que de un buen empujón se la metió completamente haciéndola chillar de dolor y placer, rápidamente le tapó la boca con un beso, se quedó quieto un momento hasta que nuevamente comenzó a moverse de atrás hacia delante, primero lentamente y poco a poco más aceleradamente al punto que mi esposa le clavaba las uñas en la espalda a Reinaldo, retorciéndose de placer en cada mete y saca que le hacía.

Yo veía como salía el tronco de la raja de mi mujer para luego encajársela hasta adentro, en ese momento sentí como mi verga explotó vaciándose en mi calzoncillo, me sentí desfallecer de placer, cerré mis ojos por que parecía que me desvanecía cuando sentí un grito aguantado de él y fuerte gemido de mi mujer ambos se estaban corriendo, se quedaron muy quietecitos por unos instantes hasta que él se echó a un costado, desenvainando su verga de la raja de mujer todavía erguida y chorreándole la leche.

De la concha de mi mujer salía el semen de Reinaldo en gran cantidad escurriéndosele por en medio de sus nalgas, se levantaron y se vistieron rápidamente, él entró a su baño, mientras tanto mi mujer se vino donde mí y me movió, yo me hice el que despertaba, me dijo: vámonos que ya es tarde, eran las 4 de la mañana, cogieron casi dos horas.

Me puse mi saco y salió Reinaldo diciéndonos que ya podía llevarnos, nos agradeció por visitarlo y quedó de invitarnos en una nueva oportunidad, nos dejó en casa y se fue en su auto, entramos y apenas llegamos al dormitorio mi mujer se desplomó en la cama.

Como pude le saqué su vestido y la acosté, mientras tanto me fui al baño para asearme ya que me vine encima, me lavé ligeramente y me fui a su lado, estaba ya dormida, le saqué su sostén y pude ver dos chupetes uno en cada teta muy por debajo de sus pezones, parecía que le chupó una ventosa, luego le saqué su calzoncito el mismo que estaba todo empapado de semen, sus vellos aún mojados y pegajosos, le abrí las piernas, le seguía saliendo leche de su raja, no me aguanté más me puse en medio de sus piernas y se la introduje de uno solo.

Entró mi miembro con mucha facilidad lógicamente estaba bien lubricada, cuando la penetré sentí todavía como al metérsela salía restos del semen de Reinaldo, me abrazó inconscientemente, se movió un poco al sentirme dentro de ella y terminé como nunca lo había hecho.

Se la saqué y echándome a su lado nos dormimos hasta las 10 de la mañana. Despertamos, sonrió y me besó no le dije nada y me la cogí de nuevo, espero con ansias se produzca de nuevo lo que pasó en el departamento de Reinaldo y mi mujer.

Autor: Alberto

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.