Mi gran fantasía

¡Comparte!

Abrí mis piernas para sentir su paquete, estaba que ya no podía de la excitación… en eso me dio una mirada y veo su pene, por lo que me arrodillé, le bajé el bóxer empapado y allí estaba, una delicia de tronco de 18 centímetros, afeitado completamente… comencé metiéndolo en mi boca y dando lentas subidas y bajadas, él me pidió que parara porque no quería acabar aún.

Vivo en Caracas, tengo 29 años y siempre me he considerado heterosexual. Sin embargo, desde hace algún tiempo me comenzó a llamar la atención el imaginarme siendo penetrado por un hombre.
Hace un par de semanas, quedé para ver un partido con un amigo en su casa, ya que él vive solo. Él es un poco mayor que yo, no muy alto, atlético, cabello negro y ojos marrones. Yo en cambio mido alrededor de 1.75, peso 70 kilos y soy moreno. Llegué de lo más normal y comenzamos a ver el juego, pero en vista de que existían ciertos rumores con respecto a su sexualidad, comencé a imaginarme como sería tener sexo con él y si realmente sería cierto lo que la gente decía. Sin darme cuenta comencé a ver su paquete; cosa que el obviamente notó porque comenzó a tocárselo constantemente por sobre el short. Yo comencé a ponerme realmente nervioso y a intentar concentrarme en la televisión, pero él estaba dispuesto a no dejarme escapar así que puso una mano sobre mi rodilla.

– ¿Te gusta? dijo él. – ¿Que si me gusta que?

En ese momento tomó mi mano y la llevó a su paquete… yo ya estaba decidido a dar el paso, así que dejé los nervios de lado y comencé a acariciarlo sobre el short… decidí abrir el botón y bajar el cierre pero me dijo:

– Ya sabía yo que te iba a gustar… ¿te parece si pasamos a la ducha antes que nada?

Yo sin decir nada asentí, así que él me dijo.

– Mira, sumisa la niña, ¿no? ¿Quieres sentirte mi putita? – Sí, estoy aquí para hacer lo que tú quieras.

Así que tomó mi mano y pasamos a la ducha. Me desvistió poco a poco hasta que me dejó en bóxers; él se quedó igualmente en bóxers y me empujó a la ducha. Comenzó a besarme entre el vapor del agua y mientras lo hacía metía sus manos apretando mis nalgas… me llevó a un rincón, yo abrí mis piernas para sentir su paquete, estaba que ya no podía de la excitación… en eso me dio una mirada y veo su pene, por lo que me arrodillé, le bajé el bóxer empapado y allí estaba, una delicia de tronco de 18 centímetros, afeitado completamente… comencé metiéndolo en mi boca y dando lentas subidas y bajadas, mordiendo con mis muelas su cabeza de una manera muy delicada y lamiendo sus bolas. El estaba que no podía con la calentura, y me pidió que parara porque no quería acabar aún. Me acostó, me quitó el bóxer, mi grado de excitación no era normal pero no me dejaba tocarme. Para mi sorpresa sacó una afeitadora y me dijo.

– Si vas a ser mi putita tienes que estar afeitada completa.

Así que comenzó a afeitar mis piernas, mi agujero y mi pene… después me puso una crema y la verdad es que la piel quedó muy suave… cerró la ducha, salió y me dijo “espera acá”. Luego regresó con una bolsa y me dijo “quiero que te pongas lo que te estoy dejando acá, te espero en el cuarto”.
Cuál no sería mi sorpresa al abrir y conseguir un hilo blanco, un body muy sexy, medias panty blancas y sandalias blancas de tacón… no podía creer lo que veía. Me vestí y me vi al espejo, solo el roce del hilo entre mis nalgas me causaba una erección, y verlas paraditas gracias a los tacones me ponía aún más… entré al cuarto y él ya estaba desnudo, acostado, así que me dijo.

– Quiero verte, date la vuelta.

Yo hice lo que me dijo, viendo complacido como sus ojos no se quitaban de mis nalgas… luego me dijo.

– Sigue donde te quedaste.

Así que sin pensarlo dos veces, me abalancé sobre su pené y continué dándole la mamada de su vida… sentir tal trozo de carne dentro de mi boca era algo fuera de este planeta… lamía su tronco, sus bolas, y el sólo gemía lo que me complacía mucho…

Luego de llevar rato así me pide que me acueste boca arriba… lo obedezco mientras veo excitado que busca un condón, se lo coloca y saca un tubo de lubricante… se puso muchísimo en el pene y comenzó a untarme en mi hoyito, me metió un dedo, luego dos… yo sentí cierta incomodidad así que no sabía cómo sería el acto como tal.

A los pocos minutos abre completamente mis piernas, hace el hilo a un lado y siento su cabeza en la entrada de mi ano… comenzó a empujar poco a poco, yo estaba viendo estrellas del dolor pero decidí seguir ya que estaba en eso, hasta que sentí que sus bolas chocaron conmigo…

– ¿Te gusta mi puta? ¿Sentir un macho dentro? – Me encanta, hazme hembra, hazme tuya.

Colocó mis piernas sobre sus hombros y comenzó a bombear al principio con un ritmo bajo, pero luego aceleró llevándome al paraíso… ahí estaba yo, con hilo, body y tacones, mis piernas afeitadas sobre sus hombros y su pene entrando y saliendo de mi hoyo… no aguanté y comencé a gemir de placer. Él lo notó y comenzó a hacerme una paja muy suave… Al cabo de 10 minutos me puso de medio lado, se acostó detrás y levantó una de mis piernas para seguirme cogiendo así… luego de un rato me dijo:

– Ven, quiero que me cabalgues.

Se acostó, y yo fui bajando poco a poco sintiendo nuevamente su tronco dentro de mí… una vez llegué al fondo comencé a subir y bajar como un poseso mientras el tocaba mis tetillas y tomaba mis caderas para guiar el ritmo… estábamos empapados en sudor cuando me dijo:

– Quiero acabar, ponte a 4 patas sobre la cama.

Así lo hice, el nuevamente hizo a un lado el hilo y comenzó a darme con un ritmo acelerado… yo estaba encantado sintiéndome su yegua, comencé a gemir y en eso el emitió un largo suspiro por lo que supe se había venido… estuvo dentro de mí como dos minutos, luego me volteó, me tumbó sobre la cama y me dio la mamada de mi vida para que yo acabara también…

Desde ese día soy su esclavo en la intimidad sin importar si haya juego o no. Esta es una fantasía, si quieres hacerla realidad escríbeme a mi correo.

Autor: Pasivosumisoccs

[email protected]

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

2 Comentarios

Dejar un comentario
  1. me encanto tu relato, me exito muchisimo vamos a ponernos de acuerdo para que sientas mi miembro de 18cm claro si estas interesado

  2. Me super calentó tu relato. Me gustaría llevarte a mi departamento y darte como tanto te gusta. Me encantaría hacer tu fantasía realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.