MI JOVEN PROFESOR (II) Gay. Su profesor le citaba a solas por fin en su oficina

¡Comparte!

Yo quedé encantado de miprimera experiencia y definitivamente tenía quebuscar la manera de vivir más experiencias con mi profesor. Llegóel día martes, era el día que tenía clasecon él junto con los jueves, pero este martes era el primero despuésde nuestro encuentro sexual, él me observó y sutrato no era distinto conmigo de el de los demás estudiantes, loque me desilusionó un poco, la clase con él no era distintapara nada de las anteriores, así que me concentréen sólo aprobarle la materia ya que estábamos a poco másde la mitad del semestre. Sucedieron largos nueve días sin señalde otra aventura con este tipo hasta un jueves por la noche enla misma universidad. Robert (Mi profesor) anuncióen clase en la mañana que tenía que dar una claseextra porque íbamos retrasados con respecto a las otras secciones,la clase iba a ser el mismo jueves a las 6:00 PM. Laclase en la tarde transcurrió con normalidad,ya en el fin de la misma eran las 8:00 PM y me encontraba yoconversando con unos amigos fuera del aula de clases y se meacercó el profesor diciéndome: -¿Joven,necesito hablarle le espero en mi oficina?, yo le contesté:-¿Está bien, en un momento voy profesor?, tragándome todaemoción, ilusión y pensamiento morboso que pudiera mostrar. Misamigos me preguntaban: -¿ahora que hiciste Billy??,-¿no se? contesté tratando de creerme mi respuesta, ellos medespidieron diciéndome que les contara después. Respiréprofundamente y me dirigí hacia la oficina del profesor,entré en el edificio observando que no se encontrabani un alma en el mismo, subí por las escaleras hastael segundo piso y ubiqué la oficina del profesor, cuando halléla puerta con su nombre escrito en ella el corazónme empezó a latir fuertemente miré hacia los lados y nohabía nadie; eran las precauciones que tomaba por sise daba el caso de que el profesor me hiciera feliz de nuevo;toqué la puerta, -¿Quien es?? se escucha,-¿Billy? contesté, -¿Esta bien, pase adelante alumno?. Abríla puerta, entré y lo observé sentado detrás de su escritorio,-¿Cierre la puerta?, la cerré, -¿Te estabaesperando?, -¿De que quería hablarme? le dije, -¿Toma asiento?me dijo, me saqué la mochila y me senté en un pequeñosofá que había allí, entonces empezó a hablar sobre cosas de la materiaque daba y yo lo observaba disimulando mi desilusióny lo único que podía decir era -¿aja, si prof?repetidamente, y entonces él metió la mano en una gavetay sacó el bóxer que llevaba yo puesto aquella noche de pasióny me preguntó -?¿sabes de quien es esto??, yo sonriendo ledije: -¿es mío?, -¿no es mío, oh mi excitado alumno?me dijo guardándolo, se levantó, -¿creíasque se me había olvidado, sólo era precavido? me dijo dirigiéndosehacia mi. Me levante y nos besamos apasionadamente, nuestraslenguas luchaban una con la otra, mientras él sedeleitaba enredando los dedos de su mano en mi cabello rizado ycon la otra me sobaba la verga por encima de mis jeans yyo lo abrazaba fuertemente, estaba excitadísimo,mi pene presionaba contra el slip que llevaba. Élempezó a desvestirme lo cual no le fue tarea fácildebido a que como hacía frío en la ciudad en esa época delaño, yo me había venido vestido con el slip, un bóxer-short,los jeans, una camiseta, una franelilla, un sweater, los calcetinesy unas botas; -¿Un bombero sería másfácil de desvestir? me dijo riéndose. Cuando terminó de desvestirme;quedando yo con solamente los calcetines puestos; observabami pene erecto apuntando directamente hacia él, sedirigió a mí y me cargó, besándome me dirigióhacia el escritorio y me sentó, yo respingué un poco debidoal frío que sentí en las nalgas al sentarme, mientras nos besábamosyo le iba quitando el blazer y la camisa, él sequitó los zapatos, el pantalón y el slip, mostrándome sujugoso pene petrificado y sus gordos cojones. Él me recostósobré el escritorio y yo sentía nuevamente lo fríoque estaba

el mismo, pero le transmití rápidamenteel calor de mi cuerpo, él se sentó sobre mi pecho quedando frentea mi su palo erguido y recostándome sus bolas enel pecho, le masturbé un poco, se acercó y abríla boca para saborear su pene, él se inclino un poco hacia delante yyo le tomaba de las nalgas con mis manos e inicié unamamada soberbia, su pene entraba y salía de mi bocarepetidamente, yo podía sentir con mi lengua sus venas que letransportaban sangre alrededor del mismo, sentíasus latidos que sonaban rápidamente dentro de miboca, él gemía del placer que yo le producía, yo le dabamasajes a su pene con mi lengua pasándola sobre su cabezaque me dejaban un sabor un poco amargo muestra del néctarque iba a recibir, después de un rato de placer él exclamó:-¿aaaaaahhh!!!!! No la sueltes baby? y enseguida eyaculódentro de mi boca; la primera descarga que soltó pasódirectamente hacia mi garganta casi ahogándome, el segundolo pude controlar para saborearlo, le di mi instantáneaaprobación y entonces me di cuenta de que queríamás del líquido de éste hombre y sujeté fuertemente sus nalgaspara acercarle aún más hacia mí y chupé su vergarecibiendo los posteriores chorros de semen que soltaba, se lo maméhasta que el orgasmo se le apagó tragándomehasta la última gota del néctar de su amor. Él se recostócompletamente en mí, nuestros penes estaban uno al lado del otro entrenuestros cuerpos, me besaba tratando de con la lenguatomar de mi boca lo que quedó de su semen mientrasyo lo acariciaba, así estuvimos un rato hasta que le adelantéel cuerpo un poco para rozarle su agujero con mi pene,lo que le encantó la idea pues se levantó un pocopara que yo lo penetrara, sujeté mi pene con ambas manos apuntandohacia arriba mientras él se escupía lamano lubricando mi pene y su culo un poco, fue clavándose pocoa poco mi pene en él hasta quedar completamente sentado enmi, entonces fue cuando empezó a cabalgarme, yole acariciaba el pecho, las piernas, las nalgas; mientras élcabalgaba sobre mi su pene me golpeaba suavemente loque me excitaba más aún, tuve que tomárselo con unamano y masturbarlo con la misma suavidad, él deteníasus brincos para iniciar un movimiento ondulatorio sobre mi,todo esto me producía un gran placer, nuestros gemidos inundaronla sala, él saltaba bruscamente sobre mi, hastaproducir una gran explosión volcánicaque me recorría el cuerpo, lo sujeté con fuerza y alcé mi pelvispara penetrarlo a fondo y mi pene soltaba grandes chorros desemen caliente como magma, él recibía todo minéctar con ansias pues se movía con lujuria y me apretaba el pene conlas nalgas. Cuando se me separó, un chorro de semenle bajó del culo hasta mí. El se acercó a mí besándomecon pasión y se recostó apoyando su cabeza sobre mi pecho, estuvimosasí un largo rato, hasta que recuperó fuerzaspara iniciarme una follada increíble, se levantóbajándose del escritorio sus movimientos, el ver su pene erectoy sus bellas nalgas me volvieron a calentar, fue cuandome tomó de los tobillos para darme vuelta y mostrarle mihambriento hoyo, él se lubricó el pene con su salivay me lamió el culo un poco, me tomó nuevamente de lostobillos para separarme las piernas flexionándolas haciamí, presionaba su pene contra mi culito desvirgado anteriormentepor él mismo, hasta que logró entrar con su esfuerzo,yo recordé relajarme y lo que primero fue dolor se convirtióen placer al iniciar el movimiento, ciertamente élme masturbaba con su mano izquierda haciéndome sentiruna oleada de placer y lujuria que se apoderaba de mi cuerpo;y con la derecha me tomaba del tobillo para besármelo,yo le acariciaba con mis manos hasta donde me alcanzaba; piernasy abdomen. El continuaba follándome y masturbándomecuando le avise que me iba a venir, y rápidamente seme separó para chapármelo, mamaba con tanta fuerza que me provocóuna segunda ¿erupción? en mi pene volcánico, chorrosy chorros de leche, él trataba de tomársela toda pero lagravedad se lo dificultaba, cuando se me apagó el orgasmoretiró su rostro de mis genitales y continuó penetrándome,sus labios y barbilla tenían parte del semen quele derramé y se acercó a mis labios para que lo probara, lobesé con ansias e

xplorándole con mi lenguatoda su boca buscando la leche que yo mismo le deposité,le limpié también la barbilla con la lengua, cuando me sujetófuertemente y gimió con las mismas fuerzas, su rostro símbolodel placer era un poema, derramaba chorros de semenhasta lo más profundo de mi culito, él gemíaen cada descarga, yo mientras tanto sentía como las embestidasde leche le salían de su pene y entraba hasta lo más hondode mí. El cayó sobre mí, mientras yo le acariciaba y lebesaba tiernamente. Después de un tiempo al recuperar nuestraenergía, él recogía todo el desorden que habíamosproducido mientras yo me colocaba de nuevo todas mis ropas y calzado,él se vistió también., me pidió que le trajerael auto del estacionamiento mientras él terminaba derecoger y alistarse. Yo tomé mi mochila y las llaves del auto,salí de la oficina, bajé las escaleras y salí deledificio hacia el estacionamiento, encontréfácilmente el auto debido a que pocos habían en el estacionamiento,miré alrededor y no había nadie, entréen el auto y lo llevé al edificio donde Robert me esperaba, me cambiéde asiento y él se subió y me llevó a mi casa, me dejóa una distancia prudencial, nos despedimos con un beso, ledi las gracias por llevarme y se despidió de mí.

Espero que les haya gustado. billyfitzp (arroba) tutopia.com

[

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.