Mi macho semental

¡Comparte!

Su mirada penetrante y cautivadora me conquistaron, pero su zipper completamente abajo me inundo de un profundo deseo y lujuria de tener ese trozo de carne en mi boca.

Hola me llamo Nadia tengo 27 años y trabajo en un despacho de contadores, me considero una mujer atractiva pues mis medidas son casi perfectas 90-58-92, mi piel es morena clara y mi cabello es oscuro, largo y lacio.

Cuando salgo del trabajo tengo que tomar el camión de regreso a casa, un viernes lluvioso subió un galán muy guapo de piel bronceada, trigueño con ojos color miel y de unos 28 años de edad de aproximadamente 1.80 de estatura con muy buen cuerpo y de muy buen ver. Ese día había llovido con mucha intensidad sobre la ciudad de México y al anochecer comenzaba a granizar ligeramente, el ruido era intenso por el hielo que dejaba caer el cielo. Me ilusiono ver a ese apuesto hombre que con anterioridad lo había observado por su galanura, pues habíamos coincidido en algunas ocasiones y ansiaba con seducirlo, sin embargo, esta vez me miro y empezó a dirigirse hacia donde yo estaba sentada a pesar de que estaba vació el camión…., se quito su gabardina y ¡¡¡BINGO!!! Oohh sorpresa para mis ojos, traía la cremallera del pantalón completamente abajo y no se había dado cuenta del espectáculo que me estaba ofreciendo, además por la intensidad de la lluvia se transparentaba su slip blanco notándose con claridad la punta de su pene que asomaba ligeramente a través de la abertura de su pantalón. Recorrió el pasillo y al llegar a la parte trasera del camión tomo asiento recargando su cabeza sobre el cristal, pues por su mirada se veía agotado. Era muy difícil contenerse como mujer y no acariciar esa delicioso trozo de carne por encima de su ropa interior. Me espere a que cerrara completamente sus ojos pues durante el camino iba cabeceando señal del cansancio que tenía….. y así como lo planee lo lleve a cabo, pues me acerque discretamente hacia el asiento donde el estaba y con total delicadeza fui recorriendo con mis dedos su pierna hasta llegar a ese rico y delicioso pene que ansiaba por tener y estrujar entre mis manos.

Por fin llegue a mi objetivo y con la punta de mis dedos frote ligeramente su pija para ver la reacción que tenía y no despertarlo….., enseguida aproveche para meter completamente mi mano y seguir acariciándolo mientras dormía; de inmediato se endureció y empezó a crecer y crecer a pesar de estar encerrado a través de su slip hasta que me anime a bajarle su calzón saliendo su miembro completamente erecto por fuera de sus pantalones con un tic tac intenso de arriba-abajo, arriba-abajo….., en un instante tome su slip con la mano izquierda y con la otra sostuve su miembro que seguía latiendo de deseo, le empecé a dar besitos por toda su polla y comencé a subir alternando mis besos con mi lengua, pero lo mejor estaba por llegar. Era increíble ver como crecía su pinga más y más poniéndose brillosa la punta y de color rojiso, hinchándose y dejando salir un poco de liquido preseminal.

Note como entreabrió uno de sus ojos para mirarme disimuladamente como le acariciaba su verga y seguramente deseoso que se la mamara. Me hice la desentendida y le seguí el juego, pues no estaba dormido y sabía que se estaba dejando llevar por el placer, la pasión y el morbo que le hacia sentir.

Ya con la total libertad y sabiendo lo que el quería le desabroché completamente el pantalón y con la mano derecha se la frotaba hábilmente desde los huevos hasta la punta de su pene rodeándola con los dedos y masajeándola cuidadosamente por debajo, con la yema de los dedos le empecé a hacer cosquillas en el frenillo, agarrando sus huevos con mi mano y apretándolos con suavidad y total delicadeza comencé a succionarlo lentamente con mi boca….., con la lengua le recorría todo el tronco y después con pequeños mordisquitos llegue a su glande para tragarme después todo su miembro, así que lo absorbí y succioné poco a poco hasta llegar a la garganta me lo metí lo más que pude en la boca y empecé a subir y bajar mientras se lo apretaba con los labios….., de vez en cuando alzaba la mirada para ver su cara de satisfacción y sorpresa pues él estaba disfrutándolo mucho “así, así, aaahh, ssí, sigue, más, más”….., me pidió más, le sonreí y lamí con más ganas; con una de mis manos agarre sus bo

las y las empecé a estrujar con rápidos movimientos mientras con la otra mano le sobaba su paquete de arriba hacia abajo con mayor intensidad. Con los ojos de mi víctima totalmente en blanco por el placer que le estaba ofreciendo comencé a lamer la base de su miembro extendiendo la saliva desde la base hasta el glande pasando por el frenillo mientras que con mis expertas manos masajeaba sus testículos con total discreción para que nadie notara….., aquel macho guapo y galante empezaba a gemir mientras yo seguía torturándolo con la punta de mi lengua que le chupaba su liquido viscoso y transparente que asomaba ligeramente de la punta de su pene.

Me excitó mucho escucharlo gozar y pedirme más, sentir sus genitales con mi lengua y mis labios era delicioso y estremecedor, todo se había conjuntado para que mi tanga se humedeciera de la calentura que me había producido, pase mis dedos por encima de mi prenda íntima acariciando mi vagina y frotándola con suavidad pensando en lo excitado que había puesto a mi galante caballero.

La lluvia intensa que caía acompañada de un ligero granizo hacia que se disiparan sus gemidos que aumentaban al ritmo de mis caricias y chupetones, estaba deseosa de que mi apuesto hombre eyaculara en mi boca, entonces lo miré…, mire su miembro, y me arrodille, se lo comencé a chupar como un helado, ya no me cabía dentro de la boca, lo masturbaba y le chupaba todo su glande, tomaba sus líquidos y me los saboreaba con mucha delicia, jugaba con sus testículos como una niña golosa y deseosa, apretándolos, masajeándolos…., fantasiosamente lo estaba ordeñando hasta que ya no pudo aguantar mas y me empezó a dar señas de que iba a acabar, en ese momento me la metí en la boca y comencé a masturbarlo rápidamente con mis labios, me insistió en que se venia….., “aguanta amor, aguanta un poco más”….., le decía entre susurros pero….., Ante tanto placer no pudo contenerse mas y eyaculó dentro de mi boca mientras seguía chupando y buscando con mi lengua aquel preciado semen que brotaba de su miembro y saboreándolo como si fuera el mayor manjar……, MMmmm, MMmmm, MMmmm ¡¡¡QUE DELICIA!!!….., toda su leche me escurría por entre mis labios ¡¡¡GUAUUU!!! fue una experiencia inolvidable el tener la sensación de calor en mi boca, saborear su semen, sentir el latido de su tronco duro y venoso dentro de mi boca con la suavidad de su glande.

Al final de la sesión no podía disimular su cara de satisfacción y gozo, me sonrió cerrándome un ojo y se presento diciendo que nunca se la habían chupado tan rico y sabroso como yo y que con gusto me regresaría el favor el día y a la hora que quisiera. Su nombre es Daniel y cada vez que toma el camión recibe de mi parte una cordial “Bien-VENIDA”. Y así fue como le mame bien el miembro al hombre que me provocaba sueños húmedos por las noches y del cual obtuve varios chorros de esperma que también se me escurrieron de entre mis labios.

Ese día cuando baje del camión deje el asiento totalmente mojado por los flujos vaginales que había descargado por el placer que había experimentado al masturbar y chuparle su pija al macho que me traía loca de tentación por poseerlo y seducirlo.

Muy pronto me regresara los favores que le hago haciéndome ahogar de inmenso placer y explorándome con sus labios y sensual lengua mi conchita tierna y sedosa.

Continuará…

Autor: Nadia “Multi-Orgásmica”

multi_orgasmica ( arroba ) hotmail.com

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.