Mi marido quería ser cornudo y aún no sabe que ya tiene una puta en casa

¡Comparte!

Todavía me da algo de nervios contarlo pero me ha encantado hacer cornudo a mi marido. Recién ha pasado unos meses atrás y a partir de ahí soy muy puta. Juro que lo que cuento es real. Somos pareja de San Luis Potosí México, el de 29 y yo de 32. Con una hija de 9 años.

Después de llevarme a una despedida de solteros en la que tomé demasiado y según dice estuve muy desinhibida, comenzó a llevarme con sus amigos a fiestas donde tomaban y a bares a veces cada fin que se podía. Decía que le excitaba que me miraran y yo lo tomé como sólo una inocente manía. Siempre me pedía que fuera muy escotada, con minifalda muy corta o con mallas super ajustadas y traslúcidas, me daba demasiada pena por mi educación muy tradicional. Me incentivaba a coquetear, me subía la falda cuando estábamos tomando y nos veían y empezaba a tocarme y susurraba que abriera las piernas, y si traía liguero me pedía que me lo ajustara enfrente de la gente. Al principio no niego que me ofendía que me dijera eso pero con los meses me empezó a gustar cómo sus amigos o algún desconocido galán en un bar me clavaban la mirada. Y tomé como algo divertido calentarlos de muy distintas formas. A veces me los encontraba a algunas de las personas que llegaban a verme camino al baño y me decían cosas que me ruborizaban. Así pasó el tiempo y mas que nada lo hacía para complacer a mi esposo.
Eso fue hasta un día en que tomó más de costumbre y tres de sus amigos se ofrecieron a llevarnos. Uno de ellos, Raúl el dueño de la casa era de los que constantemente me miraba y en alguna ocasión llegó a agarrarme fuertemente el trasero diciendo que lo tenía lindo, no puedo negar que me gustaba, pero siempre me di a respetar, sobre todo porque su esposa es una buena amiga mía. Nos llevaron en su coche porque tampoco yo estaba en condiciones. Raúl no desaprovechó la oportunidad de llevarme en el asiento de atrás con su otro amigo y me fueron tocando sutilmente, yo aún me las daba de conservadora pero no niego que me gustó. Llegando subieron a mi marido a la recamara que al instante durmió. Mientras subía la escalera pude ver que Raúl miraba hacia arriba y supe que vio todo por lo corto de la minifalda tableada que traía. Adredosamente me incliné alegando que mi hija había dejado una mancha en el piso. Yo tuve que bajar a despedirlos y cerrar puertas. Al cerrar pude escuchar cómo Raúl dijo: “¡Esa putita está para darle una rica culeada, me encantaría hacerle un lado esa tanguita y clavársela toda! ¿Viste cómo quiere pito? ” cuando lo escuché sentí una rara mezcla de coraje y excitación y toda la noche me perturbó lo que escuché. Me llenó de morbo la idea de ir más allá pero aún quería serle fiel a mi marido.
Al día siguiente era sábado y regresé temprano yo sola por el coche a esa casa porque me quedaba en camino al súper. Decidí ir muy ajustadita con licras con la esperanza de encontrar a Raúl y para mi sorpresa estaban ahí también 2 de los amigos que se quedaron a dormir en la sala, uno de ellos de la noche anterior. Su esposa no estaba pues es de las que le gusta hacer ejercicio por las mañanas y rara vez nos encontrábamos porque no suelo ser constante como ella. Le avisé que venía por el coche y necesitaba abrir la cochera. Ahí empecé mi juego agachándome para ajustar mis agujetas y que viera mis nalgas, presencié cómo se le empezaba a parar y no se si lo hizo para disimular pero se metió de nuevo y le pidió a sus amigos que me ayudaran a abrir el portón. Me encantó ver cómo me barrían con la vista. Antes de irme me ofrecieron un poco de tequila que había sobrado y la verdad pensé ¿porqué no?. Fuimos a la sala y tomé unos 4 vasitos que tomé rápido y me marearon un poco.

Me puse a hacer lo que mi querido esposo le hubiera gustado ver, cómo les coqueteaba tocando mis piernas diciéndoles que se me partían por no usar crema últimamente. Raúl y otro amigo se sentaron junto a mi y las tocaron para verificar. Yo les dije que si no les pasaba los mismo y les toqué las piernas alegando que me gustaba tocar las piernas de hombre. En un momento me acariciaron los pechos y mientras Raúl me decía cosas se me acercaba mucho al oído y me encantaba un cosquilleo que me producía, y terminé por tocarle su verga que ya se le empezaba a notar. Me besó y me volteé hacia el. Su otro amigo aprovechó para tocarme las nalgas y no puedo describir la excitación que me produjo estar con 2 hombres a la vez. El tercero se acercó y me empezó a acariciar los pechos. No pude soportar y comencé a mamársela a Raúl poniéndome hincada. Me sentí eufórica por tener una verga distinta a la de mi marido en la boca, y sentir que dos hombres más me tocaban el culo!! formidable!!. Me quité la blusa y sostén, y ellos me bajaron la licra. Para sorpresa de los dos yo no traía tanga, desde que salí de casa estaba caliente y sabía que deseaba algo así. Raúl dijo: ¡Que vieja tan más puta tiene mi compa, no traes tanga!. Le dije: “Sí te quedarás con ganas de hacerme la tanga a un lado como dijiste ayer”. Que rico fue estársela chupando mientras uno de sus amigos me la metía muy rico. Luego cambiaron de lugar y me encantó más el ritmo tan rico con la que me cogía Raúl. Yo gemía pues gozaba como hacía tiempo no lo hacía Entre 2 me hacían gozar más intensamente que mi cornudo marido.

El otro amigo permanecía viendo y me acariciaba en ratos. Le dije que se animara pues sobraban condones y además podía ver el paquete que se cargaba. Al quitarse el pantalón vi una verga impresionante que sacó en mi la mujer más puta insaciable y hambrienta de verga. Se la chupé mientras sentía que casi le rogaba que me la metiera. Pidió permiso a Raúl que en ese momento me culeaba por detrás y me puso boca arriba en una mesa, me abrió cariñosamente las piernas me las puso en sus hombros y deveras sufrí la primera envestida de un macho vergón. No es que la tuviera exageradamente enorme pero era la más grande que había probado. La de mi marido es más pequeña y estaba acostumbrada a un cachito de pitito. Jamás había sentido tanto placer, morbo y deseo insaciable de pedir más como una puta y admito que por primera vez en la vida grité de puro placer. Mientras me la metía por segunda vez tuve que meterme la verga de Raúl a la boca para no gritar y jalé casi rasguñando la verga del otro. Fue indescriptiblemente rico y no puedo olvidar cómo me la clavaba suavecito y de repente me daba unas envestidas muy rápidas haciendo chocar sus huevotes en mis nalgas, Gocé y grité como nunca mientras le decía que mi puto marido cornudo nunca me hacía sentir así. Ellos me decían que una mujer así de puta necesitaba más machos que la satisficieran como se debe. Que desde el día anterior se dieron cuenta que era lo que necesitaba. Hoy recordar todo eso que dije y me dijeron me hierve la sangre de excitación!. Me vine muchas veces esa mañana. Me hicieron cuanto quisieron conmigo. El vergudo me puso de perrito y por vez primera sentí deseos sinceros de que me la metiera por el culo pues mi marido lo hace pero no me suele gustar mucho porque me duele. Claro que me dolió tanto que me la metiera por ahí que grité tan fuerte que no dudo que los vecinos escucharan, era tanta la calentura que la gocé como buena hembra que recién empezaba a gozar como tal.
Ese día tuve por primera vez un sandwich por adelante y por atrás al mismo tiempo y nunca lo olvidaré. Terminé muy cansada y adolorida. Me arreglé para salir de la casa mientras me despedían agarrándome el culo sobre las licras, sospecho que una vecina vio como me la tocaban y regresé a la casa con mi marido que ya se había levantado. Lo besé con mi boquita que hacía rato mamaba verga.
Esa fue mi primera experiencia de puta. Posteriormente he tenido otras veces con un amigo del trabajo y con Raúl, pero con su amigo que tanto gocé ya no lo he podido ver pues no vive aquí.
Se me ocurrió redactar esto porque ayer mi marido me decía que si no me gustaría coger con otro, que de repente le dan ganas de verme en una fiesta sw. Según el convenciéndome y si supiera que ya tiene una puta hecha y derecha en su casa que se los pone y todavía no se da cuenta!!
[email protected], [email protected]

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por selthica

Me gusta gozar la vida

2 Comentarios

Dejar un comentario
  1. Hola te felicito tu relato me parecio estupendo y muy cachondo de verdad q seria una delicia poder conocerte soy de san luis Potosí ojala y me puedas contestar saludos

  2. Muy buen relato nosotros también queremos hacer algo así pero no con amigos para evitar futuros problemas por eso queremos saber de un lugar de intercambios pero aquí en TIJUANA no sabemos si existan felicdades y saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.