Mi marido y cinco machos más

¡Comparte!

Cayendo la noche los chicos estaban muy excitados pero yo estaba muy dolorida aún por lo que cuando me comenzaron a manosear les dije, tengo ganas de beberme unos tragos largos de leche de hombre, y me metí en la boca la primera pija que estaba a mi alcance. Los chupé, los masturbé, y al final de varias horas me bebí seis tragos de leche espesa de macho caliente.

Siempre había deseado pasarme un fin de semana diferente, con mucho sexo. El problema es que aunque amo mucho a mi esposo y tenemos sexo en forma maravillosa, la resistencia de los hombres decae un poco cuando van pasando las horas. Yo quería sentirme desbordada de sexo y placer, llegar a pedir por favor que me dejaran tranquila pero que no me hicieran caso.

Mi esposo tiene 10 años más que yo y es muy abierto en cuanto a lo sexual, por lo que ya hemos hecho alguna correría en este sentido.

Yo soy una mujer bastante linda y con un cuerpo muy llamativo por mis formas (aunque no estoy conforme con él). Tengo buen busto y muy firme de 120 cms acompañado de una cinturita de 60 cms y unas caderas de 110 cms con una cola muy dura y paradita. Soy rubia, alta y delgada, mis ojos son verdes y bastante grandes, acompañados por una boca grande con labios carnosos. Esta combinación hace que los hombres me acosen constantemente y viva todo el día excitada.

Todos los días tenemos nuestras largas y placenteras secciones de sexo con mi esposo, pero a pesar de que llego a tener en muchas ocasiones dos y tres orgasmos, siempre tengo ganas de más sexo. Eso lo hemos hablado y fantaseado con mi esposo, llegando incluso a usar consoladores para penetrarme vaginalmente mientras él me come el culito.

Este año mi cumpleaños 25 tocó un día viernes, por lo que mi esposo me convenció de pasarlo en forma diferente, alquilar una cabaña en la playa, aprovechando el invierno y pasarla solos o invitar a alguien con quien realmente quisiéramos estar sin tener que soportar las aburridas reuniones familiares.

Me pareció original y le dije que aceptaba pero que él hiciera los preparativos para mi sorpresa de cumpleaños. A la mañana como de costumbre me despertó con una rosa y una buena sesión de sexo, para luego salir hacia el balneario. Llegamos a la cabaña al medio día y como estaba bastante frío encendimos la calefacción y la estufa a leña. Para la media tarde el calor dentro de la cabaña era muy agradable.

Mi esposo me pidió para la noche que me pusiera la ropa que me dejó en una caja como regalo de cumpleaños. Me di una ducha y me dispongo a ponerme la ropa que me había comprado que consistía en un vestido de seda transparente negra cuyo largo es a medio muslo, bien escotado y con la espalda descubierta; a ambos lados de la falda tajos que llegan hasta la cintura. También medias de red color negro, zapatos de taco muy alto y plataforma, portaligas negro y tanga también de color negro. Me vestí y al mirarme quedé completamente excitada por como me veía.

Pensé claro que esa era mi sorpresa y que íbamos a estar los dos solos, por lo que salí del dormitorio contorneando mi cuerpo y diciéndole que estaba muy caliente y lo iba a coger como nunca lo había hecho.

Mi sorpresa fue inmensa cuando me encuentro sentados en los sofás a Carlos, un amigo de mi esposo, que ya le había dicho que me gustaba mucho, Darío otro amigo de mi esposo, que nos habían comentado que tenía un pene descomunal, y tres hombres más que no conocía para nada (luego me enteré que los había contactado por Internet debido a sus dimensiones y resistencia prometidos). Quedamos todos shoqueados, yo porque no esperaba encontrar a nadie y ellos porque no se imaginaron lo que verían. De solo imaginarme lo que iba a vivir mi conchita se empapó pasando mis tangas y mis pezones se pusieron tan duros que me dolían y se marcaban perfectamente en la tela.

Nos acomodamos todos en el living y habían traído un postre y champaña, por lo que brindamos por mis 25 años y en un momento mi esposo me invitó a bailar. Salimos y lo hicimos frente a todos, aprovechando para mandarme manos por todos lados, dejándome cerca del orgasmo dada la calentura que ya tenía.

De a uno se fueron turnado para bailar conmigo y todos me acariciaban y besaban. Yo con los ojos cerrados sentí que alguien desprendió mi vestido y este cayo al suelo, luego fueron mis tangas las que cayeron. Siento unos dedos tocando mi culito que estaba lubricado por mis propios jugos y me acomodo para permitir que entraran…

De repente siento un cuerpo desnudo en mi espalda y un pene inmenso que se frota en mi culo y otro cuerpo desnudo se pega a mi pecho frotando otro pene inmenso mi muy lubricada rajita. Mis tetas eran plastilina en manos de esos dos hombres.

Abro los ojos y veo a todos desnudos, delante de mí estaba Carlos que me besa con locura haciéndome abrir las piernas para meterme todo su potente aparato de un solo golpe hasta el fondo de mi conchita provocando el nacimiento del primer orgasmo de la noche. No sabía a quien tenía atrás pero mi desesperación y mi placer eran tan grandes que le dije “rompeme el culo ahora, que estoy acabando, poneme la pija en el culo, por favor, más fuerte, cójanme como a una puta”

Sin tener que repetirlo siento que algo realmente enorme se abre paso a través de mis glúteos y penetra mi culo con mucha fuerza y sin nada de lástima. Me rompe el culo pero es delicioso, comienzo a acabar nuevamente pero mucho más fuerte. Como la posición era muy incómoda para ellos, están casi una hora entrando y saliendo de mis orificios sin acabar.

Me estaba por correr por quinta vez cuando Carlos me sugiere que me acueste encima de él mientras el otro se sube encima de mí y me siguen cogiendo. Nos acoplamos y llamo a mi esposo que es el único con una pija normal en el grupo y se la comienzo a chupar. Como estaba muy excitado se acaba enseguida llenando mi boca con su leche que por primera vez en mi vida la tragué.

El macho que me cogía el culo me estaba embistiendo con tanta furia que creí que iba a reventar los intestinos. Estoy acabando nuevamente cuando siento que mi culo es llenado de leche y los empujes son extremadamente violentos. Acaba y se sale de mí para permitir la entrada de otro de los machos que esa noche me cogieron.

Darío intenta meterla en mi culo dilatado pero es tan grande que no pasa de la cabeza y comienzo a llorar y a pedirle que me la saque que no la soporto, y es que mide 28 cms de largo y 8 de diámetro. Carlos acaba dentro de mi concha y se sale para un costado. Quedo tirada en la alfombra, destrozada, chorreando semen por mi culo y mi concha y les pido para descansar un rato pero me dicen que todavía faltan tres, que cuando se acaben descansamos un rato.

Me levantan entre tres y me sientan en la pija parada de uno de los cyber amigos de mi esposo. Me toma de los senos y me obliga a acostarme en su pecho. ¡Qué lindo que me coge! Darío con su lengua me hace llegar a otro orgasmo en medio de gritos y convulsiones que no puedo dominar. Cuando me comienzo a relajar, Darío me mete la pija de un solo movimiento arrancándome un grito de dolor. Me coge muy suave pero es demasiado grande y me duele mucho.

No logro acabar pero la sensación de dolor y de ser dominada me gustan demasiado por lo que lo animo a que me siga cogiendo diciéndole “cogeme a lo macho, con fuerza, mátame.” Me pega un pijazo que me hace perder el aire y estar cerca del desmayo, y sigue golpeando con fuerza y lastimándome… para soportar el dolor comienzo a masturbar mi clítoris y la sensación de un nuevo orgasmo, gigante, me invade…. quiero gritar pero no puedo… quiero moverme pero los embates de mis machos son los que me guían.

Cuando puedo hablar les digo “ahhhh como acabé… que divino, sigan cogiéndome, reviéntenme…más, más, más…”

Los dos acaban a la vez empujando sus mástiles dentro mío estirando y moviendo mis órganos. Me tiro en la alfombra… pero falta uno, no terminan nunca… El macho que faltaba me la va a poner en la concha y le digo “no por favor, en la concha no, está destrozada, ponémela en el culo que me duele menos.

Entonces pone mis piernas en sus hombros y sin esperar nada me entierra una pija de 20 cms en el culo y se comienza a mover. Me duele pero me agrada la sensación. Me mete y saca la pija por varios minutos hasta que siento su leche entrar a mis intestinos. No se cuando me dormí pero lo cierto es que me despierto muerta de sed y con mucho escozor en mi culo y mi concha.

Me siento toda pegajosa, por lo que decido darme un baño en el jacuzzi.

Una hora después salgo a la sala y me encuentro a todos los chicos de la noche anterior. Yo pensaba que ya se habrían ido y por eso me aparecí desnuda aunque caminando con dificultad. Todos estaban en calzoncillos y al verme sus pijas me saludaron parándose.

Aparece mi esposo y me da un beso en los labios y me dice, “¿dormiste bien?”, “te estábamos esperando para almorzar, son las 4 de la tarde…” Me puse una camiseta larga y nos pusimos a almorzar.

Cayendo la noche los chicos estaban muy excitados pero yo estaba muy dolorida aún por lo que cuando me comenzaron a manosear les dije “tengo ganas de beberme unos tragos largos de leche de hombre” y diciendo esto me agaché y me metí en la boca la primera pija que estaba a mi alcance.

Los chupé, los masturbé, les metí uno y dos dedos en sus culos y al final de varias horas me bebí seis tragos de leche espesa de macho caliente.

Ya más tranquilos nos pusimos a jugar a las cartas, y luego la cena.

Antes de irnos a dormir, querían cogerme de nuevo y les pedí que me dejaran cenar lechita nuevamente, por lo que se las mamé de nuevo y me tragué toda la leche, hasta les chupé el culo a todos mientras los pajeaba. Acabaron entre gritos y risas pero me dejaron descansar.

Autora: Conchi

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

3 Comentarios

Dejar un comentario
  1. me encataria poner un relato erotico, pero no se como ingresarlo a esta página. Me podrian ayudar a decirme como lo puedo hacer.
    [correos NO permitidos en comentarios – eliminado por la administración R.M.]

  2. Esxquisito relato. Se ve que eres una mujer muy erotica y con demaciaedas ganas de coger con buenas vergas.
    Me encantaría poder encularte en compañia de tu esposo para dejarte totalmente desbaratado tu hermoso culo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.