MI MUJER LA CRIADA

¡Comparte!

Hace como seis años de ello…

Mi marido, es Médico, y esta constantemente de congreso en congreso, en aquella época nos reuníamos un grupo de parejas bastante liberadas, en unas juergas de fin de semana en las que llegábamos a casa de nuestro anfitrión juntos, pero podías salir con cualquier otra persona después de casi 48 horas de lujuria…

La verdad es que siempre he sido una mujer agraciada con unas medidas rozando la perfección, y a lo que yo he contribuido cuidándome, haciendo ejercicio, y sobre todo procurando vestir a la ultima moda…

Mi marido también ha ayudado lo suyo haciéndome gozar hasta cinco veces por semana, completando mi intensa vida sexual, las ya citadas orgías de fin de semana e incluso alguna aventura diaria, como las que os voy a contar…

Un día vino mi marido contándome que se celebraría un congreso en nuestra ciudad, al que debía asistir. Para mí era uno más en principio, sólo que en nuestra ciudad, por lo tanto él no tendría que viajar.

Una tarde cuando llegó me habló de un colega de fuera que venia al congreso, y que traía fama de haberse cepillado a casi todas las mujeres de sus compañeros de promoción, situación que ni se desmentía ni se afirmaba por parte de los implicados…

Me dijo que si me gustaría conocerle y añadirme a su lista, a lo que le contesté que como él lo viera…

No volvimos hablar del tema y ya iniciado el congreso, me llama un día por teléfono…

"Oye, esta noche voy a llevar a cenar a Ernesto… así que prepara una buena cena…"

El tal Ernesto, era el individuo en cuestión, por lo cual imaginé que esa noche tendría fiesta…

Cerca de las ocho llegó mi marido solo y me dijo que Ernesto llegaría en unos minutos, pues se había quedado comprando tabaco…

Me dijo que pasara lo que pasara que le siguiera la corriente en todo…

Poco después llamaron a la puerta y fue mi marido el que abrió…

Me dijo que no me presentara hasta que estuvieran en el salón sentados… ah y que preparara sólo la mesa para ellos dos… Me indicó que no me pusiera ninguna ropa en especial y que en nuestro dormitorio había dejado un paquete para mí… Esperé en nuestro cuarto hasta que entraron en el salón, entonces salí y entre a saludarme…

"Pero Lola…" me dijo mi marido como enfadado…"aún no se puso Ud. el uniforme que le trajeron esta tarde…es Ud. una calamidad… ande vaya a vestirse…"

Me quedé alucinada, primero porque no me llamo Lola y luego por la bronca de mi marido como si fuera la sirvienta…

Entré en el dormitorio y al desenvolver el paquete vi que era un uniforme de doncella, un tanto curioso, puesto que la falda más que mini era "nada", y luego me estaba muy ajustado con lo cual mis curvas, sobre todo mis pechos se resaltaban de forma escandalosa… un mandilillo con puntillas blancas y una cofia completaban el mismo… y una nota de mi marido…"no te pongas más que sujetador…"

Me vestí de aquella guisa y salí contoneándome al salón…

El colega de mi marido, casi se atraganta con la copa que tenia al verme…

"¿Le gusta así al señor?"… pregunté yo muy digna…

Mi marido se levantó, se acercó a mí, me hizo dar un par de vueltas e incluso inclinarme suavemente, y él personalmente ante la sorpresa de su amigo, me desabrochó un botón del escote…

"Así está mejor, Lola, ya puede Ud. servir la cena…"

Ni que decir que el tal Ernesto no paraba de mirarme por todos lados mientras preparaba la mesa del salón… Me agaché gentilmente de frente, para que pudiera ver bien mi escote, y de espaldas para que pudiera ver mis desnudas nalgas…varias veces mientras ponía la mesa…

Ellos hablaban de cosas de trabajo, pero Ernesto no podía evitar el mirarme constantemente…

"Venga Lola, vaya Ud. a traer la cena que nos van a dar las uvas… y Ernesto querrá irse pronto…" "No, por mi no lo haga…" dijo Ernesto con un bri

llo de deseo en los ojos, "tómese todo el tiempo que quiera… no tengo prisa y la noche es larga…" dijo como dejando caer una invitación…

Salí del salón y mientras marchaba por el pasillo les oí comentar…

"Oye…!" dijo Ernesto…"Vaya sirvienta que tienes tío… me imagino que te la trajinaras de vez en cuando…"

"Bueno…" respondió mi marido…" me costó convencerla… pero si bastantes veces… pues paso unos ratitos agradables…" y cambió de tema… Pero Ernesto insistió…" Tú crees que si me insinúo… a lo mejor, con tu permiso claro, podría llevármela a mi hotel esta noche…?" "Hombre…" contestó mi marido como sorprendido…"no sé chico… yo no tengo que darte permiso… quizá sea ella la que tenga que decir la última palabra, fuera de sus horas de servicio es libre de hacer lo que quiera…"

"Bueno, veremos que pasa…"dijo Ernesto como dando por hecho el asunto…

Me fui a la cocina y volví con el primer plato… Aun estaban sentados en el sillón y se levantaron para sentarse a la mesa… Al pasar junto a mí, sentí la mano de Ernesto tocar suavemente mi culo…di un respingo…

"¿Que le ocurre Lola…?", preguntó mi marido como sorprendido… "No nada…" respondí…" que me dio como un escalofrío…" "Es que va Ud. muy fresca…" dijo Ernesto, mirándome con descaro al escote…""Hace calor aquí…"dijo mi marido…" verdad Lola…" yo asentí con la cabeza…"además…"añadió…" a mí me gusta que Lola este lo más cómoda posible en su trabajo…"

Se sentaron y mientras les servia el primer plato, me incliné varias veces de forma que Ernesto pudiera ver bien mi escote…

Durante la cena Ernesto trató de tocarme el culo y las piernas por debajo de la mesa mientras le servia, en varias ocasiones. Al principio, yo le rehuía, y me retiraba, pero conforme avanzaba la noche me mostraba menos esquiva, con lo cual él pensaba que me tenia en el bote…

"Y tu mujer…?" le preguntó una vez Ernesto a mi marido… "Está fuera unos días por temas de trabajo… así que estaré solo durante todo el congreso…" "Solo con Lola…" puntualizó pícaramente Ernesto… "Si claro…" respondió mi marido como algo natural…

Una de las veces al volver de la cocina, me paré en el pasillo pues hablaban de mí…

"Chico…esta buenísima…"decía Ernesto," tienes que pasártelo de puta madre con ella… con esas tetas tan… tan…" "Bueno…" dijo mi marido…" no te voy a decir que no… pero chico… como casi no estoy en casa…" "Sabes que le he tocado el culo y los muslos mientras me servia… y no parece que le disguste…?… le dijo Ernesto… "Ya te dije que fuera de su horario puede hacer lo que quiera…" respondió fríamente mi marido… "Entonces cuando terminemos de cenar, ¿te importa que la invite a tomar una copa?…" "No en absoluto…" respondió mi marido…

Entré en el comedor y cambiaron de tema…

La cena transcurrió casi con normalidad… y digo casi porque Ernesto no perdía la ocasión de tratar de meterme mano… Al terminar de cenar, mi marido me dijo que les sirviera el café en la terraza… Ellos estuvieron tomando un whisky mientras yo recogía la cocina… Cuando terminé fui a la terraza…

"Señor yo ya me voy a la cama si Ud. no quieren nada más…", Ernesto me miró como queriendo acostarse conmigo… "De acuerdo Lola…" dijo mi marido… "Un momento…" interrumpió Ernesto… "Lola, ¿podría, con el permiso de su jefe claro, invitarla esta noche a una copa?…"

Yo miré divertida a mi marido, que se dirigió a mí formalmente… "Ud. verá, Lola, sabe que fuera de su horario pude hacer lo que quiera…" "Gracias señor…" le contesté, y mirando a Ernesto añadí… "Pero hoy no pues estoy muy cansada… quizá mañana…"

Ernesto se quedó como decepcionado, y o meneando el trasero salió hacia el salón…

"!! Convéncela tío…! Oí que le decía a mi marido…" Chico…" contestó este… "Yo no puedo obligarla… pero si te ha dicho que mañana…"

Me retiré a uno de los dormitorios de casa que teóricamente era mi dormitorio…

Creo que me quedé dormida… pero me despertaron uno

s suaves golpes en la puerta del cuarto… me medio incorporé en la cama… "!Adelante!" dije encendiendo la luz de la mesilla… se abrió la puerta y apareció Ernesto…

"¿Que hace Ud., aquí?…" le pregunté mientras me tapaba con las sábanas… tratando de tapar mi semidesnudo cuerpo apenas cubierto por una camisola blanca de seda… y sin nada más debajo…

"Perdone que la moleste… "dijo como cortado…" es que acaban de llamar a su jefe para una urgencia, y quería preguntarle que si me puede preparar un café…"

"Verá, es que mi horario ya se acabó y mañana tengo que madrugar…" le dije sin mucho convencimiento…

"Sólo un café y me marcho…" me dijo implorante…

Me levanté esta vez sin excesivo pudor de forma que la camisola apenas me llegaba a los muslos, por lo que fugazmente seguro que pudo ver mi obscura rajita, y entreabierta le permitía ver un poco de los senos…

"Está bien… " dije como a regañadientes…" espéreme en el salón que ahora voy…" y pasando delante de sus narices me dirigí a la cocina…

Así que mi marido se había ido y me dejaba a solas con aquel don juan… no era exactamente lo previsto, pues mi marido dijo que improvisaría sobre la marcha…

Preparé el café y se lo llevé al salón…

"Aquí está su café…" e hice ademán de irme… " … y si no le importa, yo me vuelvo a la cama… " le dije con tono insinuante…

"No, Lola, no se marche por favor… su jefe me dijo que le esperara aquí que volvía enseguida… " y mirándome de arriba abajo siguió… " le importaría sentarse conmigo hacerme compañía… "

"Pero es que yo mañana tengo que madrugar… "protesté, mientras hacia ademán de irme…

"Quédese por favor se lo ruego… " dijo levantándose y tratando de cogerme por los hombros… "me gustaría tanto conocerla un poco más…"

Me llevó lentamente hasta el sillón, mientras sus manos se desplazaban suavemente por mi espalda empujándome dulcemente hacia el mismo, y me hizo sentar junto a él, por lo cual, al sentarme, la camisola subió por mis muslos casi al limite de mi desnudo pubis, mis piernas quedaron totalmente desnudas al alcance de sus manos…

Me miró sin ningún recato de arriba debajo de nuevo…

"Es Ud. preciosa… vaya suerte que tiene su jefe de que viva aquí… " se revolvió inquieto en el sillón muy cerca de mí… " perdone la pregunta… pero… ¿tiene novio…? "

Yo me quedé alucinada, vaya pregunta más infantil… " No… " respondí. "¿porque lo pregunta…?"

"Verá es que quería invitarla a salir…" y trató de cogerme las manos…

"Pero Ud. no es de aquí… y yo no estoy acostumbrada a salir con amigos de mi jefe… " respondí rehuyendo sus manos, pero sin apartarlas demasiado de él…

"Bien, pero eso se puede arreglar… " dijo sujetándome las manos con firmeza… " durante la cena Ud. no ha rechazado mis insinuaciones… " y se inclinó más hacia mí con lo que por mi escote podía ver algo más de mis senos, cuyos pezones a través de la tela de seda, podían verse ya totalmente duros y erizados… "le gusto…?" siguió mientras trataba de alcanzar mis labios…

"Un momento… " dije tratando de levantarme… " si no le he rechazado durante la cena, ha sido por no disgustar a mi jefe… pero esto es otra cosa… " me miró expectante… ante el cambio de mi tono hacia más meloso…" ahora estoy fuera de mi horario, y puedo hacer lo que quiera con quien quiera… "

Me miró sorprendido mientras me levantaba e iba hacia el mueble bar donde al agacharme a sacar una botella, tuvo que ver mis desnudas nalgas y entre ellas mi casi pelado coño… le oí moverse tras de mí…

"!! Lola…!!" dijo acercándose… "Está Ud. buenísima y no me perdonaría irme de esta casa sin echarle un polvo…!!!"

Me quedé petrificada… el tío entraba a por todas, así que a ver como toreaba yo aquel miura salido…

"Pero que dice hombre… esta Ud. loco !!!…?…. y si viene mi jefe que le decimos…"

"Vamos a mi hotel !" dijo vehementemente tratando de sujetarme por los brazos…

"Yo no he dicho que me quiera acostar con Ud….. " dije separ&aa

cute;ndome de él… "pero además así por las buenas… aquí te pillo y aquí te follo…" le dije retirándome un poco con la blusa ya casi abierta del todo…

" ¿y que gano yo con esto…?" se quedoó parado y me miró fijamente…

"Le daré lo que me pida…!!!" dijo con cara de salido… "Dinero… ¿cuanto quiere?… ¿10 mil, quince mil, veinte mil…?, lo que me pida… pero yo tengo que follarla esta noche… ¿cuánto quiere…?" y sacando la cartera, la abrió enseñándome algunos billetes de 5.000 pesetas… "¿cuánto…? " insistió mientras se acercaba a mí…

Al volverme observé que en uno de los estantes de la librería estaba la cámara de vídeo funcionando… el cabrito de mi marido había dejado la cámara para tener constancia de lo que ocurría!

"Bueno… " dije con voz sugerente mientras empezaba a desabrocharme los pocos botones que quedaban de la blusa… " quizá con veinte mil sería bastante… " y dejé caer la blusa apareciendo totalmente desnuda ante él…

Se acercó a mí y paseó cuatro billetes de cinco por mi cuello, mis pechos… cuando llegaba a mi pubis, los cogí…"Y si quieres más… pídemelo !! " dijo mientras me abrazaba con fuerza…

Comenzó a besarme en el cuello, en las orejas, hasta llegar a mi boca… allí nuestras lenguas se mezclaron en un tórrido beso, mientras nuestros cuerpos abrazados caminaban hacia el sillón… entonces me empujó sobre el mismo, mientras se empezaba a quitar la ropa…

Yo le miraba divertida, pues en su prisa por desnudarse no acertaba el hombre…

"Te voy a follar como no te han follado nuca… " me decía mientras se deshacía ya de los pantalones… " ni siquiera tu jefe… " y me miró como el que a revelado un secreto oculto… " porque sé que te lo haces con tu jefe… ahora quiero saber como lo haces…" y se tumbó sobre mí tratando de abarcarme con sus manos pasándolas por todo mi cuerpo…

Yo al principio me dejé hacer, pero la verdad es que era la primera vez que un tío me pagaba veinte mil pelas por follarme, así que creí más decente, decente, que palabra más curiosa, participar y ganarme aquellas pelas…

Nos revolcamos por el sillón y por la alfombra como dos colegiales…

Decidí que aquel tío se merecía sacar provecho a su pasta, así que le tumbé sobre el sillón y acercando mi boca a su polla, me la metí de un sólo golpe en la boca…

Se quedó alucinado, y comenzó a gemir como un loco, dando saltos a cada pasada de mi lengua por su glande… "Así puta… "empezó a decirme… "mámamela bien… zorra…" decía con voz entrecortada mientras se retorcía de placer sobre el sillón…

Estábamos en plena faena, cuando llegó mi marido…

"¿Pero que es esto?" comenzó a decir como muy ofendido… o molesto… o no sé que…

"Lola… eres una puta…!!!" me gritaba, mientras trataba de separarme de aquella polla"Y a ti no te da vergüenza…" dijo mirando con supuesta rabia a su colega… "Con mi sirvienta y en mi casa… al menos podías habértela llevado a follar a un hotel…"

El pobre hombre que estaba super empalmadísimo no sabía que responder… "Yo quise llevármela a un hotel pero ella no quiso…" trataba de justificarse…

"Si…" dije yo…." Yo soy una mujer decente y…""¿Tú decente…?" gritó mi marido largándome una bofetada…

Me quedé petrificada, pues no esperaba la torta, bastante fuerte que me dio… y traté de reaccionar, pero para entonces, ya me había agarrado con fuerza y levantándome, me empujó bocabajo sobre la mesa del salón…

"¿No querías follar…? " me gritó…" pues follarás…!!!" y mientras decía esto me clavaba su polla por el culo…

El pobre Ernesto no sabia que hacer, se quedó de pie con la polla super tiesa, mirándonos sorprendido…

"No te quedes ahí gilipollas…" le gritó mi marido… " y métesela en la boca…"

Dicho y hecho, Ernesto se acercó presuroso y me colocó su enorme aparato en la boca, mientras mi marido me enculaba… Me follaron por todos mis agujeros durante casi toda la noche y yo se la mamé varias veces… Ya de madrugada, mi marido le dijo a Ernesto que era muy tarde, y que si quer&iacut

e;a podía quedarse a dormir…

Él respondió que bueno, a lo que mi marido le indicó que durmiera conmigo en el cuarto de la "criada", cosa que le hizo mucha ilusión… Así que nos acostamos en la estrecha cama y aún me folló una vez más antes de dormirnos…

Era de día ya cuando despertamos… no se oía ni un ruido en el piso… traté de levantarme con sigilo creyendo que él aún dormía, pero Ernesto me cogió nuevamente y tras besarme y acariciarme, me pidió que se la chupara otra vez… Así lo hice y cuando estuvo bien empalmado, se tumbó en la cama y me hizo sentar sobre él…

"Galopa putona mía…!!!" me decía mientras me hacia saltar arriba y abajo sobre aquella estaca…

Cuando terminamos, me fui a duchar y el se vistió y salió al salón… Cuando aparecí en el salón con el albornoz aún puesto… mi marido tomaba café charlando con Ernesto de lo ocurrido…

"Que… " decía mi marido sonriente "cuantos polvos más le has echado a esa zorra de criada que tengo… " "Bueno… " titubeo Ernesto, " la verdad es que solo un par de ellos más… " dijo como disculpándose… "pero sobre todo como la mama la muy cabrona… " decía poniendo los ojos en blanco…

Di media vuelta y regresé al cuarto de la criada a vestirme y al entrar comprobé con sorpresa que Ernesto había dejado sobre la mesilla otras 10.000 pesetas…

Me vestí y salí al salón…

En ese momento mi marido se levantó y ofreciéndome una silla me dijo…

"¿Que tal has dormido cariño…?" y mirando a Ernesto añadió… "ya se por nuestro amigo que aún te folló un par de veces…" Ernesto se quedó petrificado… "Cómo la has llamado…?" le dijo un tanto cortado a mi marido… "Pues cariño…" respondió este dándome un apasionado beso…"es como suelo saludar a mi mujer por las mañanas… perdona…"dijo volviéndose a él…" es verdad se me olvidaba presentaros…" y volviéndose a mi…

"Querida te presento a Ernesto un colega del congreso… Ernesto te presento a Laura mi mujer…" dijo sentándose y degustando su café… Ernesto se quedó pálido… no sabia que hacer… "Pero…" acertó a balbucir… " ¿esta no es Lola tu criada…?" y se retorcía las manos nervioso… "No…" respondió mi marido con toda tranquilidad…" Es Laura… mi mujer…" y siguió tomando su café…

Ernesto se levantó cortadísimo… recogió sus cosas y se marchó…

Después de unos segundos los dos rompimos a reír…

"¿Sabes?…" le dije a mi marido…" Me ha pagado 30.000 pelas por la fiesta…" Mi marido soltó una carcajada… "Espero que haya aprendido la lección…" dijo sonriendo… Luego vimos la película de la noche anterior y mi marido me alabó por mi actuación…

Después de ese día alguna vez, mi marido ha traído a casa a algún amigo, y haciéndome pasar por la criada, y entonces si que me he acostado con él a solas sin la presencia de mi marido… y con algunos lo he hecho cobrando… aunque no tanto, claro… es una sensación excitante que te paguen y te traten como a una puta…

Autor: Aligator

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.