Mi novia y mi hermana

¡Comparte!

Buenas mi nombre es (digamos Manuel) y hace un par de años mi hermana me confeso, que era lesbiana. Yo no le di importancia, hasta el día justo en que empece a salir con una chica, y ella la miraba con otros ojos. Yo me considero un chico normal, del montón ni feo ni guapo, eso si mido 1.90 cm estoy un poquitín gordito y me mide aproximadamente unos 20 cm, 23 años. Mi hermana María es de 1.70 cm 63 kilos aproximadamente 95/70/90 aproximadamente, cara de angelita, tienes 18 años.

Como iba diciendo, notaba a mi hermana en sus miradas que había algo mas que un saludo o una sonrisa, me resultaba curioso, para nada algo molesto. Mi chica es morena 1.65 cm 60 kilos aproximadamente 100/70/95 aproximadamente y muy caliente.

La cosa empezó una tarde que mis padres se habían ido, entonces claramente mi chica vino a mi casa y nos fuimos al cuarto directamente por razones obvias ajaja. Claro mi hermana llego en mitad de la pasión y no nos dimos cuenta, al salir del cuarto a media tarde, bajamos las escaleras y al llegar a la cocina la vemos viendo la tele y con una sonrisa picarona, me dio un poco de vergüenza, y mi chica se sonrojo también un poco. Despedí a mi chica en la puerta con un beso tierno y me dirigí a la cocina para merendar, cuando estaba sacando la leche del frigorífico mi hermana me pregunto lo siguiente:

-Manuel se te nota en forma- con risa picarona y yo no supe que contestar se hizo otro silencio y me pregunto entonces.
-Tiene mesenger ella?- y respondí
-Si lo para que lo quieres?-
-Me cae bien quiero quedar un día con ella para ir a tomar algo, no te importa no?
-Para nada aquí tienes-

Se lo apunte en un papel y bueno no paso nada mas trascendental aquella noche.
Los días pasaron, ellas de vez en cuando quedaban, ninguna novedad y no se volvió a repetir la situación incomoda, andaba con mas cuidado y todas esas cosas.

Un día volvíamos de la calle de marcha mi chica y yo, mis padres estaban de viaje, y María estaría de marcha también. Veníamos con unas cervezas de mas, y nos fuimos directos a mi cuarto, la puerta se quedo abierta sin darnos cuenta y ella comenzó a bajarme los pantalones poco a poco nos desnudamos y me sentó en la cama. Ella comenzó a lamerme el pene de arriba a abajo de una manera increíble, estaba en cuatro patas al suelo con su culo mirando a la puerta y cuando mas dura la tenia, levante la mirada y allí estaba mi hermana mirándonos con cara de lasciva, en ese momento no sabia que hacer, y sin que mi chica se diera cuenta con la mirada y la cabeza le hice el gesto de que se fuera, entonces se fue dirección a su cuarto, en parte no sabia que hacer yo, así que seguí disfrutando y entonces apareció ella a los 5 minutos, desnuda, con esos pechos tan tersos y esos pezones tan jugosos, y traía un arnés a la cintura con un pene de goma, tan grande como el mio, y se acerco poco a poco a nosotros. En ese momento no sabia que hacer, entonces mi chica giro la cabeza y saludo a María como si nada diciendo – Hola preciosa – Entonces me quede atónito sin saber que hacer, mi hermana como si no estuviera yo, se arrodillo tras mi chica y con su falo de goma, comenzó a meterselo en la vagina poco a poco. Mi chica gemía mientras no paraba de tragársela entera hasta el fondo, y de ver esa imagen ya no pude mas y me vine bien dentro de su garganta, tragándose ella un poco, y lo otro que salio de sus boquita lo lamió bien para dejarme limpito.

Mi chica y María se levantaron para ir a mi cama. María coloco a mi chica en la cama a 4 patas giro su cabeza y me dijo:
-Manuel dame por atrás mientras se lo hago a tu chica-
En ese momento se volvió a poner dura como un roble y mientras ella comenzaba a cabalgar a mi chica, me coloque tras mi hermanita con la punta bien dura en su entrada y ella fue la que con el vaivén de hacérselo a mi chica iba metiéndose mi pene en su cola, cuando estaba a mitad, me suplico que se la clavara entera por favor. Sin poder mas, agarre su cintura me clave entero y comencé un vaivén frenético, que hacia que mi hermana se cogiera de forma acompasada a mi chica. Cuando ya no pude mas le dije a mi hermana que me venia, entonces me dijo lo quería en la boca, así que se arrodillaron ambas en el suelo, María me pajeaba con su boca abierta mi chica me lamia las bolas termine por segunda vez en la angelical cara de mi hermana. Acto seguido mi chica limpio la cara de mi hermana y se besaron largo tiempo, bajando así en este momento a la cocina a por una bebida.

Cuando subí, la imagen que vi fue la siguiente, mi hermana con el arnés puesto tumbada en la cama y mi chica cabalgando encima del pene de goma, con sus manos abriendo las nalgas, y pidiéndome que la cogiera por atrás.  Sin pensármelo, cuando hube lubricado bien mi pene comencé a meter la punta poco a poco hasta llegar al final, acompasandome con los movimientos de mi hermana, entrando yo, saliendo María y viceversa poco a poco aceleramos los movimientos, mi chica temblaba de placer, lloraba a veces, pedía mas, hasta que se vino dos veces, mojando a mi hermana del todo, finalmente sin poder evitarlo me vine dentro de ella llenándola de mi calor.

Mi chica fue al baño a limpiarse, y yo me quede con mi hermana tumbado en la cama desnudo diciéndole al oído que la quería y la amaba, y ella me dijo al oído, – ¿te ha gustado lo que teníamos planeado para ti?, llevamos un mes planeando para que nos cogieras a las dos – y comenzó a reírse, cuando volvió mi chica se tumbo en mi otro lado de la cama y nos quedamos dormidos. cuando nos despertamos se fue mi chica, y nada mas cerrar la puerta al darme media vuelta estaba mi hermana con cara de diablita, desnuda y llamándome con el dedo indicie, pero esa historia os la contare en el siguiente relato, si os gustado este.

Un saludo y espero les guste chaoo

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.