Mi novio

¡Comparte!

Me quitó el bóxer y me dio un maravilloso beso negro, su lengua recorrió mi culito entero y yo gocé al máximo, colocó un poco de lubricante y comenzó, la metió despacito hasta que pude sentir todo ese falo en mi, cuando la tuve toda dentro comenzó un mete-saca exquisito, yo solo mordí mis labios y me la introdujo de nuevo y otra vez esas descomunales embestidas me arrancaron el aliento.

Hola, hace mucho que quería compartir mi historia y solo espero que les guste, tengo 18 años y soy de la ciudad de México, desde la secundaria he sabido que me gustan los hombres y ahí fue donde conocí a mi mejor amante: Oscar desde que lo conozco el tipo me encanta, tez morena, ojos color miel, espalda ancha, brazos fuertes, pectorales grandes, un trasero divino y lo que mas disfruto: un abdomen marcado precioso, yo en comparación soy delgadito, tengo unas nalgas paraditas y piernas torneadas.

Hacía ya tres años que lo conocía y cuando cumplí 16 le confesé mi sexualidad, por supuesto él se alejó pero con el tiempo seguimos siendo los mismos grandes amigos. Hace unas semanas le organizamos una fiesta por su cumpleaños 19, el lugar: la casa de nuestra amiga Samantha, quien días atrás me contó, sospechaba que Oscar salía con un chico abiertamente gay, ya que solo
Sam y ahora Oscar saben sobre mí.

Después de conocer las sospechas de mi amiga me propuse descubrir la verdad, después de unos tragos le pregunté sobre el chico y obviamente lo negó. Me dio mucha pena así que me alejé a bailar, 2 horas después Oscar estaba completamente ebrio y yo no me encontraba del todo sobrio, Oscar me dijo: Leo,! Me llamo Leonel, estoy muy mal, ayúdame a ir a la cama de Samantha, yo por supuesto lo llevé, lo ayudé a acostarse y me pidió que le ayudara a desvestirse y por supuesto me aproveché de la situación tocando y acariciando su hermoso cuerpo, él se dio cuenta y entonces con una mano tomó mi cabeza y me besó, yo me sentí en las nubes, así comenzó una serie de caricias y besos que me volvieron loco, él se detuvo y me pidió que me fuera, estaba sobre él sin playera con las piernas abiertas sobre su delicioso paquete, pero con toda esa fantasía erótica, Oscar me dijo: vete!, en verdad esto no debió haber pasado, y aunque seguía ebrio era consciente de lo que pasaba.

Me puse mi playera y salí de la habitación, fui a despedirme de mis amigos, salí de casa de Sam como a las 2 am, subí muy decepcionado a mi coche y me fui.

Las siguientes dos semanas no tuve ningún tipo de contacto con Oscar, no hablamos ni nos escribimos por mail, en esos días me di cuenta de lo mucho que me importaba, no solo era por su atractivo, era por su amistad, por ese sentimiento de necesidad y amor hacia él, me sentía patético. Así llegó el viernes y sorpresivamente llamó:

-Hola amigo, -me sorprendí y suspiré. -Hola, ¿y ese milagro? -Umm lamento no haber llamado antes, hoy tengo una fiesta, pensé que podríamos ir. -Es una gran idea, respondí un poco nervioso. -Esperaba que pasaras por mi a las 7 para hablar y aclarar todo, no podía creerlo. -Si, es excelente, nos vemos- colgamos y yo estaba impresionado, lo conocía, y creí que nunca mencionaría el tema.

Me preparé y la verdad me esmeré en mi aspecto, salí de casa y llegué a la de Oscar que estaba a escasos 30 min. de distancia.

-Hola, dijimos ambos y nos abrazamos como siempre, entré y pasé a la sala.- ¿Quieres cenar? lo miré sorprendido pero accedí, me sirvió además Martini seco (mi favorito).

El estaba divino, traía una camisa blanca de mangas cortas y estampado de puntos grises, tenía 2 botones desabrochados que dejaban ver su pecho y su tatuaje de el ala de un ángel que se extendía en todo su pectoral izquierdo.

-El pollo está excelente. -Yo lo hice- me dijo con ese tonito airado que detesto en él. -jajaja si claro…ummm y de que querías hablar? -por favor Leo, ya estamos grandecitos ¿no?, lo que pasó en casa de Sam tiene que ser aclarado…yo estaba perplejo. -bien aclaremos, ¿por que me besaste? -por que se me antojó, y tú, ¿porqué me acariciabas? -jaja ¿sabiendo que me gustan los hombres me pides que te desnude? -te pedí que me ayudaras, siendo amigos creí que no te aprovecharías. -¿a que viene todo esto?, o sea, ¿que es lo que realmente quieres decirme?

Oscar tomó aire y me tomó de la mano, me quedé impactado…

-Hace unos meses que comencé a dudar de mi sexualidad, pero creí que solo era una etapa, y entonces en una fiesta, besé a un amigo, creí que era por el alcohol, pero al besarlo me excité- yo no podía creerlo estaba en shock. -¿Sorprendido?-me preguntó. -Bastante. -Leo, lo que quiero decirte es que la noche que nos besamos, no estaba ebrio, solo un poco mareado, lo hice porque sabía lo que pasaría, pero después no pude seguir, sentí que te traicionaba al fingir y no quiero eso contigo. -No entiendo, ¿a donde quieres llegar? -Me gustas Leo, demasiado, y siento haberte besado así: fingiendo. -¡Wow!, pues no se que decir, tú igual me encantas, entonces se paró de la mesa y me tendió la mano, caminamos agarrados hasta su cuarto, cerró la puerta y en su cuarto había chocolates, vino, velas, en fin, todo para una noche de sexo.

-Leo? -¿Sí? -¿Quieres ser mi novio?- casi me desmayo, puse mis manos rodeando su cuello… -¡SI!

Nos besamos, esta vez lo disfruté aun más, sus dulces labios rozaban mi lengua, mi cuello y sus brazos me apretaban contra su cuerpo… Comencé a acariciar su pecho…Uffff, esa piel tersa con la que tanto había soñado, desabotoné su camisa y rodeé con mis brazos su cintura, él me desabotonó la camisa e inmediatamente me la quitó, nos miramos y volvió a besarme, quité la camisa de su cuerpo, y él comenzó a acariciar mis nalgas, las hizo completamente suyas con sus dedos, primero lento, y luego las estrujaba, bajó sus manos hasta mis piernas y con esa fuerza cargó mi cuerpo y en esa posición me llevó hasta su cama se puso encima de mi y besó mi torso, me quitó el cinturón y luego el pantalón, y conforme lo quitaba acariciaba y besaba mis piernas…

-Bonitas piernas, me dijo después de pasar la lengua por sus labios. -Gracias. -Pero se van a ver mucho mejor sobre mis hombros…

Me hinqué en la cama y él hizo lo mismo, desabroché su pantalón y se lo quité, volvió a hincarse y nos besamos, esa posición me fascinó, tocaba sus nalgas su espalda y él disfrutaba de mi culito.

Sirvió 2 copas de vino y brindamos, me daba fresas y chocolates con su boca y me acariciaba, estábamos en un vertiginoso éxtasis de pasión, no pude más y le pedí que se recostara, bajé sus bóxers y ahí estaba, preciosa, brillante y gruesa, 20cm para ser exactos, la besé primero en la cabecita, mi hombre tenía su copa de vino en la mano y me dijo:

-Mamala, y me la zampé de una vez, ¡como lo disfruté! la lamía, la engullí completa, la saboreé como a ninguna otra, su verga era lo que tanto deseaba, la verdad le di una mamada inolvidable y después de un buen rato de extasiarme entre su verga y sus gemidos, soltó su semen, espeso, caliente, y abundante…delicioso.

-Mmmm, eres muy bueno- me dijo mientras recuperaba el aire…

Me acerqué y lo besé, nos dimos tiempo de acariciarnos y besarnos hasta que me puse en 4, yo aún conservaba los bóxers así que Oscar recargaba su verga sobre la tela y el pecho sobre mi espalda y besaba mi cuello…

-Déjame hundírtela, me dijo entre gemidos…-Todo lo que quieras…

Me quitó el bóxer y me dio un maravilloso beso negro, su lengua recorrió mi culito entero y yo gocé al máximo, colocó un poco de lubricante y comenzó, la metió despacito hasta que pude sentir todo
ese falo en mi, cuando la tuve toda dentro comenzó un mete-saca exquisito y me decía:

-Este culo es mío…-Siii, ahhhhhh! todo tuyo…

Me volteó y puso mis piernas en sus hombros…

-Se ven mejor ¿no?

Yo solo mordí mis labios y me la introdujo de nuevo y otra vez esas descomunales embestidas me arrancaron el aliento, yo gemía y él me excitaba gritándome cosas sucias…

-Ahí la tienes puto, cométela, se que te gusta…-¡Ahhh! ¡Ahhh!

Y se vino, sentí la leche correr por mi culo…puso su boca en mi verga y la mamó, no tardé mucho en llenar su boquita de leche, se tragó mi semen y me besó…

-Estuviste increíble- le dije. -Tú igual…te quiero…

Nos besamos y me quedé dormido entre sus brazos recargado sobre su pecho, llevamos 1 semana y es maravilloso… te quiero

Saludos…

Autor: Daniel

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

2 Comentarios

Dejar un comentario
  1. Que bien narras tu historia, me excitaste poniéndome el pene duro como palo, ¡cuanto !! goce hay en un culito suave, caliente, excitado al máximo, palpitando de deseo, buscando su premio, meneando las caderas para mayor penetración, ofreciéndose descaramente a su macho , ojalá fuera yo

  2. Leonel, hace mucho lei tu correo pero hasta hoy se me prendio el foco y dejarte un comentario. Buen relato, y que onda, sigues en tu relacion con Oscar? publica mas relatos! porque no creo que solo hayan tenido sexo una vez.
    Espero tu respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.