Mi nueva hermana

nueva hermana

Mi nombre es lsm (lasumiso) y desde hace muchos años me encantan 2 cosas: el ser sometido por una mujer y el travestirme.

Mi historia comienza un invierno, que por unas obras en casa de mis padres me tengo que trasladar a casa de mis tíos y mi prima durante 1 mes, durante ese mes convertiría todas mis fantasías en realidad, en el momento que supe que iría a su casa, lo primero que se me paso por mente era su ropa interior, yo ya tenia la idea de que le robaría su ropa para ponérmela yo, lo que no mi imaginaba era lo que a continuación les relatare.

Un viernes aprovechando el fin de semana, me presente en casa de mis tíos para instalarme, al llegar cual es mi decepción al decirme que mi prima esta pasando unos días fuera con su novio, mis planes se me vinieron abajo durante un instante, hasta que mi tía dijo que como mi prima no estaría, por que no dormía en su cuarto que era mas cómodo que el de invitados, yo encantado dije que si.

Me dirigí a la habitación de mi prima descubriendo dos cosas que me encantarán y dispararon mi imaginación de una manera exagerada, la primera de las cosas era que la puerta tenia pestillo por dentro, lo cual me permitiría intimidad para registrar la habitación y la segunda de las cosas era que tenia aseo propio por lo cual podría pasarme prácticamente todo el día encerrado el la habitación sin salir, además como era época de exámenes podría poner la excusa de estudiar.

Al entrar en el cuarto le dije a mi tía donde podría guardar mi ropa y me dijo que si no me importaba la podía meter con la de mi prima, que a ella ya se lo habían comentado y no le importaba.

En ese mismo instante mi excitación se hizo tremenda. En cuanto me quede solo en la habitación lo primero que hice era ordenar mi ropa para poder ver mi nuevo ajuar de ropa interior, el cual me sorprendió muy gratamente, a mi prima le encantaban las bragas pequeñas y con muchas puntillas como a mí, también descubrí algún que otro body, tanga e incluso ligeros con medias era el paraíso.

En cuanto guarde todo lo primero que tenia que hacer era probarme algo de aquella maravillosa ropa, para mi primera experiencia elegí unas bragas blancas semi transparentes y con muchas puntillas, las cuales me puse debajo de mis pantalones banqueros, la talla de mi prima por lo que pude comprobar era la misma que la mía, puesto que me quedaban como un guante, la colocación de las bragas llevaba implícito el esconder mi pene que para mi era mi clítoris cuando me travestía, antes de pegármelo con cinta adhesiva necesitaba masturbarme para bajar el calentó, no tarde mucho en correrme debido a la gran excitación que tenia, uno de mis ritos al correrme era extender el semen en una compresa que luego colocaba en la braga, y así lo hice.

Luego empezó el ritual de esconder mi clítoris pegándolo con cinta adhesiva a mi entrepierna, una vez terminada esta operación me puse las bragas, me sentía preciosa, me puse los pantalones y me dirigí en busca de mi tía, notaba la sensación del semen húmedo y calentito en la compresa en contacto con mi clítoris y eso me excitaba pero la cinta hacia su trabajo impidiendo la erección.

Me sentía mujer y eso me gustaba, una vez haberle dicho a mi tía que había guardado todo y que me iba a dar un paseo, me puse mi abrigo y salí a al callé la sensación de cruzarme con gente y yo saber que por dentro era mujer, era algo que me entusiasmaba, una vez en la calle empece a fantasear con la cantidad de posibilidades que me daba el tener esa cantidad de ropa femenina a mi alcance y decidí que esa noche dormiría como una señorita totalmente vestido de mujer, el solo pensamiento de poder transfórmame por completo para dormir, hizo que mi clítoris se endureciese tirando con fuerza de la cinta que lo retenía lo cual me provocaba algo de dolor, pero también placer, una mezcla que cada vez me entusiasmaba mas.

La tormenta de ideas que se me pasaban por la cabeza era tal que decidí ir pronto a cenar a casa de mi tía, al entrar en casa subí directamente a la habitación, cerdee la puerta y me puse a buscar mi ropa de noche. Me costo decidirme entre tal cantidad pero al final me decidí por un body color salmón muy lindo y con muchas puntillas al probármelo me di cuenta de que faltaba algo, los pechos, busque algo para simularlos, al final decidí que los rellenaría con algodón mire en el baño de mi prima y no encontré y decidí que lo tomaría del baño principal después de cenar. No solo dormiría con el body si no que también me pondría un camisón rosa de tirantes que me gusto mucho, mientras yo me encontraba en body y con el camisón en la mano sonó la puerta me asuste, era mi tía llamando me a cenar, menos mal que estaba la puerta cerrada.

Me vestí sin quitarme el body y fui a cenar, estaba excitada al tener el body debajo de la ropa y eso me gustaba, la cena se alargo mas de lo que a mí me hubiese gustado, debido a que mi tío empezó a preguntarme por mis estudios, mis padres, etc. A eso de las 11:30 de la noche me retire para mi dormitorio, cerré el pestillo me puse el camisón y me metí en la cama, me encantaba tocarme la entre pierna y no notar mi clítoris me sentía mujer. A los pocos minutos note como mis tíos se acostaban y yo me dispuse a dormir, cuando me di cuenta de que no había cogido el algodón las prisas por meterme en la cama me lo hicieron olvidar, por lo cual decidí que saldría a por el algodón, el baño estaba justo enfrente de mi puerta ósea que tardaría poco, por lo cual decidí que saldría vestida de mujer algo que me excitó aun mas, abrí el pestillo mire al pasillo vi todo oscuro y me colé en el servicio, cerré la puerta por dentro y me puse a buscar, al de unos minutos escuche un ruido, era mi tío que había ido a la cocina Note la luz en mi habitación abrí los ojos y era mi prima mire el reloj las 3 de la madrugada, me asuste, que hacia ella a esta hora en casa, estaba pasando unos días fuera pensé, me tape hasta el cuello y con la voz temblorosa dije:

* Prima que haces aquí no estabas pasando unos días con tu novio.

* Si, pero me he enfadado con él y he decidido venirme a casa.

* Bueno pues mañana mismo te dejo tu habitación.

* No, me dijo, la quiero ahora, me voy a poner a chatear un rato y el PC lo tengo aquí.

Mientras decía esto tiraba de las mantas y me dejaba al descubierto, su cara sé convirtió en un poema estaba medio asustada y medio riéndose al verme con su ropa interior, yo estaba aterrorizada.

* Parece que te gusta mi ropa, dijo mientras se acercaba a la puerta.

* Solo pude decir un Si, mientras me ponía rojo de vergüenza.

* Pues mira por donde yo siempre quise tener una hermana, mientras decía esto cerraba el pestillo.

* Ah sí?, no me salían las palabras.

Una vez cerrada la puerta se sentó a mi lado en la cama y me dijo que me pusiese de pie que me quería ver, a lo que yo accedí, me dijo que estaba muy guapa pero solo tenia un pequeño problema eran los pelos de las piernas, pero que al día siguiente lo arreglaríamos, yo muy asustada le dije que de acuerdo. y mirándome con una cara desafiante me dijo que la hiciese sitio en al cama que estaba muy cansada y que mañana hablaríamos de todo esto.

Me disponía quitarme su ropa para acostarme cuando me ordeno que ni se me ocurriese quería que durmiese así, yo no dije nada y me metí en la cama, ella se desnudo, quedándose en ropa interior y dejando a la vista un gran cuerpo, sé metió en la cama junto a mí, me agarro por detrás apretándome hacia ella y llevo su mano hacia mi entrepierna, su sorpresa fue mayúscula al darse cuenta de que tenia el clítoris atado con cinta adhesiva, a lo cual dijo que le encantaba que fuese tan mujer, me dio un beso en la mejilla y me susurro al oído “A partir de Mañana serás mí hermana en privado por ahora, en un futuro ya veremos lo que hacemos. Apago la luz y se puso a dormir.

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

1 voto
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Un comentario

Dejar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *