Mi prima Jessica

¡Comparte!

Esta historia comienza con mi madre hablando con mi tía para que me quedara con mi prima Jessica de 18 años, porque esa noche se iban de fiesta las dos, por supuesto me ganaría un dinerito por ello.

Llegué a las 21 a casa de mi tía, ella y Jessica estaban discutiendo de porque ella no se podía quedar sola en casa y la madre le decía que no se fiaba de ella. Entré y me senté en el salón mientras que madre e hija seguían discutiendo. A la media hora mi tía se marchó dando indicaciones de que la casa como si fuera mía que cogiera lo que quisiera de la nevera que había comprado pizza, patatas y refresco, etc. Me despedí de ella y Jessica también con mejores modos.

Jessica y yo aunque éramos primos no teníamos mucho trato teniendo en cuenta que le sacaba 10 años pues era normal que esa separación generacional estuviera presente. ya hacía mucho que había dejado de ser esa chica con dos trenzas que jugaba con su barbie a peinandola y cambiandole la ropa, ahora era una chica de 18 años delgada de unos 50 kilos, de metro cincuenta con una cintura pequeñita y unos brazos delgados, huesudos, y unos pechos pequeños pero sobresalientes de su camiseta muy proveniente que ahora mismo en ese momento estaba en la cocina de su casa chateando con su móvil. Tenía ante mis ojos a toda una mujer, de hecho cuando ella levantó la vista me pilló mirándole los pechos, lo que hizo que yo disimulara ella mirara que si se había manchado y siguiera chateando

– ¿Qué te apetece cenar? “ – le pregunté.
– Sé hacerme la cena. – respondió ella.
– Ya lo sé, pero tengo hambre, son las 22, y voy a hacerme una pizza, ¿quieres que te haga una pizza para ti también?
– Sí – respondió ella algo más tranquila.
– Que coñazo estar aquí encerrada un Viernes.
– Llama a tus amigas para que se vengan
– ¿Pueden?
– Claro.- diciendo esto se marchó de la cocina sobre la punta de sus pies chateando con sus amigas mientras yo preparaba la cena.

Al rato llegó con la cara más largo que antes.

– ¿ Qué ha pasado? – le pregunté.
– No quieren venir. – respondió.
– No pasa nada, mira las taquillas de el canal +, si tenemos que estar en casa un Viernes que menos que pasarlo bien, ¿no?.- me miró, sonrió y se fue corriendo moviendo su culito hacia el salón a mirar la taquilla
– NO ECHAN NADA INTERESANTE.

bueno veremos que echan en la tele.

– Ok, pues me ducho, cenamos y vemos la tele.
– Ok.

Al rato llegó Jessica con una bata blanca y el pelo mojado, nos pusimos en el salón a cenar mientras veíamos la televisión. Pasó un rato hasta que me dí cuenta que la parte superior de la bata de Jessica se estaba abriendo o eran imaginaciones mías, pese a ello yo eché mi cuerpo para atrás para disimuladamente mirar, se suponía que Jessica no se estaba dando cuenta de mis miradas indiscretas hasta al rato me dijo:

– Esperaba que fueras más travieso.- dijo mientras daba un sorbo a su coca cola.
– ¿cómo dices? – le respondí.
– Llevas toda la noche mirándome los pechos.
– Eso no es cierto.
– Vamos, sería más fácil si nos acostamos ya, y dejemos esta tensión sexual de yo hago como que no me doy cuenta que se me está abriendo la bata y tu que no miras.
– No puedo acostarme contigo.
– ¿ por qué ?, no somos hermanos y no está prohibido que dos primos confraternizen.
– Si, pero soy mayor que tú además de familia tuya.
– Bueno, eso nunca es un problema, si sabes guardar un secreto.- Dijo mientras que se levantaba y se iba por el pasillo de su casa. Me levanté fui a hacía su habitación.

Llegué a la habitación y me encontré a Jessica desnuda sobre ella. me acerqué a ella y ella se levantó. Me paré frente a ella. ella me miro a los ojos y me dijo “déjame ayudarte”. me quitó la chaqueta y la tiró a la puerta de la habitación, me estaba quitando los botones de la camisa cuando ella me dijo “ Lo haré, lo haré yo” poco a poco fue desabrochando mi camisa mientras que que miraba con su carita angelical a los ojos transmitiendo un deseo irrefrenable de ser besada, luego mi cinturón, desabrochó el botón de mi pantalón y bajó mi cremallera.agachándose bajó mis pantalones y mi calzoncillos quedando me totalmente desnudo frente a ella. ambos desnudos cogió mi polla en su manos y me susurró “ tendré cuidado” yo le cogí del pelo haciendo que levantara la cabeza y le dije “ No lo tengas” ella cogió con fuerza mi polla y empezó a manosearla moviéndola de arriba a abajo y me dijo “ ¿Así? “ yo le susurré al oído “ síí” y le empecé a besar el cuello.

Ella al rato me quitó el cuello para pedirme que me tumbara en la cama y así lo hice, ella se puso a mi lado y empezó a chuparme la polla. Primero la humedece con la punta de su lengua, luego la rodeaba con ella, empezando desde arriba y llegando hasta la base del glande. Luego echó el pellejo hacia atrás para meterse la cabeza dentro de su boca. sabía cómo comer una polla y no era la primera polla que comía ya que eso que me hacía sólo se aprendía con práctica. Su boca pronto empezó a albergar más polla mía dentro y ella succionaba dentro de su boca haciendo que a mi polla se estirara. Mi primita Jessica me estaba haciendo una mamada de órdago. Mi excitación no podía más así que me incorporé y la tiré en la cama luego la besé en la boca mientras ella volvió a tomar mi polla dirigiéndose hacia su coñito, yo tomé mi polla y se la metí dentro del coñito. Ella dió un suspiro y me dijo “ He deseado este momento desde que era pequeña, que me follara mi primo Simon” eso me puso más berraco y empecé a comerle lo pechos primero chupaba y mordía uno y luego hacía lo mismo con el otro, Jessica gritaba de excitación lo que hacía que yo aumentara el ritmo, y ella por consiguiente gritara más fuerte y yo le diera más fuerte, ambos metidos en ese círculo vicioso, terminé corriendo me y ella junto a mí. La tomé de la mano y nos fuimos a la ducha juntos. En la ducha echamos otro polvo después no secamos y nos fuimos al salón a terminar la cena y ver la pelicula. Llevábamos dos horas viendo la tele cuando llegó mi tía y me despedí de las dos “hasta otro día”, guiñandole el ojo a Jessica.

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.