Mi prima Juani

¡Comparte!

La muy zorra, disfrutaba como loca, gemía, jadeaba, se retorcía y sobre todo gritaba, sabiendo que era la primera vez que mi primita iba a recibir una cosa así intenté hacerlo con cuidado, empecé a metérsela poco a poco, metía un poco y la sacaba para luego meterle otro poquito, hasta que llegué a notar su telita y ya ahí no hubo cuidado, de un solo golpe mandé su virginidad a la mierda.

Esto ocurrió hace ya varios años, yo tenía por aquel entonces 21 años y mi prima Juani, la niña más preciosa que yo había visto jamás, 18. Mi prima no era muy alta, 1,66 piel morena y suave, pelo negro y largo, unos ojos verdes que quitaban el sentido y el resto de su cuerpo no desmerecía para nada, tenía unos hermosos pechos grandes y tiesos, siempre mirando para el cielo, y un culito increíblemente redondo y al igual que sus pechos bien firme. Yo no soy ningún “tío bueno”, pero tampoco estoy mal, 1,76, moreno y un poquito de gimnasio.

Bien contado esto, todo pasó en un verano que mi padre tenía que trabajar todo el verano y no nos podíamos ir a la playa todos juntos como hacíamos todos los años, así que se nos ocurrió alquilar una casita en el campo con piscina y todo y pasar allí el verano. La alquilamos en una urbanización que está a unos 10 Km. de mi pueblo, era una casa grande con un gran jardín y una piscina enorme, además estaba rodeada por un huerto de naranjos con lo cual desde el jardín hasta la calle o hasta el vecino más próximo había muchos metros.

Como es normal desde que nos fuimos, todos nuestros familiares iban allí cada vez que podían a disfrutar del campo y sobre todo de la piscina, pero el momento que cambió ese verano y parte de mi vida fue cuando un mañana me llamó Juani y me dijo si podía venirse a la piscina con unas amigas. Yo le dije que sí, que yo tenía que salir pero que mi madre estaría allí.

La verdad es que esa llamada en principio no me llamó mucho la atención, pues ya que son mi prima y unas amigas, ¡que rollo! (tengo que decir que nunca me había fijado en mi prima), yo ya me disponía a marcharme cuando de repente la vi llegar, allí estaba, era increíble como había cambiado mi prima en unos pocos meses, que había sido de aquella niña del verano pasado, era increíble, esas tetas que se notaban debajo de su top y ese culito que quería reventar el short azul que traía puesto, se me acercó y me saludó muy cariñosa como siempre, pero yo estaba en otro mundo.

-¿Que te pasa primo? me preguntó, nada dije yo casi sin poder hablar, me había quedado fuera de juego, mi polla se había puesto enorme y eso me resultó raro pues era mi prima, pero joder ¡como estaba mi prima! Después me presentó a sus amigas pero ninguna le llegaba ni a la suela de los zapatos y yo me marché pues había quedado con unos amigos para comer.

La verdad es que volví pronto pues lo que había visto no me dejó de pasar por la cabeza todo el día y no tenía ganas de estar con mis amigos, solo tenía ganas de llegar a casa y hacerme una gran paja pensando en mi primita. Cuando llegué aun estaba allí mi prima y sus amigas. Por supuesto me fui directo a la piscina, estaba fuera de mí, solo quería cogerme a mi prima y no sabía cómo, gracias una pelota que había por allí empiezas a jugar y claro yo a rozarme, todo mi juego se centraba en tocar, manosear, babear a mi prima, le tocaba las tetas, el culo, le rozaba mi polla, la verdad es que creo que todo el mundo allí se dio cuenta pero como Juani no dijo nada, yo seguí a lo mío hasta que se marcharon, lo que aproveché para meterme en baño y tener la mayor y más placentera paja, de mi vida…

Mientras me la hacía solo podía pensar en mis manos tocando a mi prima y como mi polla la había rozado en varias ocasiones, fue increíble, la corrida más grande de mi vida.

A partir de aquel día la llamaba de vez en cuando, para invitarla a la piscina pero siempre tenía cosas que hacer y yo empecé a sospechar que quizás se hubiera dado cuenta y estuviera molesta conmigo y no quisiera venir. Pero un fin de semana que mis padres iban a ir al bautizo del hijo de uno de sus amigos y que aprovecharían para pasar allí los 2 días, me llamó mi tía, ella también iba al bautizo y me preguntó si no me importaría que mi prima se quedara el fin de semana conmigo allí en la parcela para que no estuviera sola en casa, a lo cual le dije que si, que me encantaría que se vinera para casa.

Pero al colgar, me entró el miedo, y si mi prima se dio cuenta y estaba molesta conmigo, y si le dice algo a sus padres para no quedarse allí, no sabía que hacer, pero cuando llegaron, yo estaba acojonado, ella se me acercó y me saludó como si nada, lo que me tranquilizó bastante. Mis padres terminaron de cargar el coche y se fueron con mis tíos para no volver hasta el domingo por la tarde.

Yo decidí intentar pasar el fin de semana como si nada hubiera ocurrido e intentar olvidar a mi prima, pero que iluso, después de enseñar a mi prima su habitación me fui a la piscina a tomar un poco el sol, al rato apareció mi prima, yo intentaba no fijarme pero joder, ese bikini que no se si se puede llamar así, pues eran 2 minúsculos chachitos de tela, que solo tapaban sus pezones y un pañuelo alrededor de su cintura eran un imán para mis ojos y sobre todo para mi polla, que estaba empezando a ponerse durísima.

Juani llegó al borde de la piscina y se puso justo enfrente de mí, de cara a la piscina y dándome a mí a ver toda su hermosa espalda, de pronto se inclinó para tocar el agua a la vez que se quitaba el pañuelo, y joder casi me corro, debajo de aquella tela solo llevaba un tanguita de hilo, Sí, mi prima estaba dándome una panorámica de su hermoso culo y yo ya no podía más iba a reventar, y de pronto caí en la cuenta, que hacía mi prima allí, ella ya se había quedado varias veces sola cuando mis padres y los suyos se iban de fin de semana y además dando aquella espectacular imagen, no me lo podía creer, y si mi prima también estuviese deseando que pasara algo más, así que me decidí averiguarlo.

-Oye Juani, le dije, te importaría que llamara a unos amigos para que se vinieran a pasar el día, su cara lo dijo todo, y cuando me dijo que lo mejor es que pasáramos el día solos, que no tenía ganas de jaleo, no me lo pude creer, era verdad- aquella hembra que llevaba ya muchos días provocándome tremendas pajas, estaba allí delante de mí, casi desnuda y con ganas de guerra, pero tenía que ir poco a poco.

Así que me tiré al agua y empecé a jugar con ella, al principio como si nada y poco a poco empecé a ir subiendo un poco el nivel, le tocaba una teta, la cogía por el culo para hacerle una ahogadilla, así hasta que me acerqué por detrás y casi se la clavó de un solo tirón, mi polla se deslizó entre sus enormes cachetes justo hasta la entrada de su coño, ella se volvió y sonrió.

-Ten cuidado con eso me dijo, que ningún gesto de reproche ni una mala cara, así que ya estaba seguro, iba a mojar y no me lo podía creer.

Seguimos jugando hasta que de pronto y “sin querer” le tiré del bikini y dejé sus pechos al aire, era maravilloso contemplar aquello, yo fingí y le pedí disculpas pero me dijo que no pasaba nada, que ella tomaba el sol así y que tampoco, yo era su primo y que no importaba que le viera las tetas, pero eso ya me había sacado de mis casillas y le dije, -Pues yo lo tomo en pelotas y si a ti no te importa que te vea las tetas a mi no me importa que me veas la polla, así que antes de que pudiera ni siquiera decir nada me saqué el bañador y dejé al aire mi polla que estaba tiesa como en pocas ocasiones.

Ella clavó su vista en mi polla, la verdad es que parecía que era la primera vez que veía una, se quedó sin aire, quizás quería aquello pero le había llegado de sorpresa y yo decidí no perder la oportunidad.

– ¿Que te pasa, es la primera vez que ves una? – Sí.- ¿Y que te parece? – No sé, es enorme, me dijo. Tampoco es que yo sea un elefante, pero tampoco está nada mal, todo hay que decirlo.- ¿Te gustaría tocarla? – Sí por favor Vale, pero mejor vayámonos para la casa que será mejor…

Yo noté que aunque ella había provocado la situación y la deseaba tanto como yo, temía que el entorno de la piscina le hiciera echarse atrás, así que decidí llevármela para dentro. Cuando entramos ella iba delante mío aunque no dejaba de mirar de reojo mi polla y yo no me lo creía, lo que hacía unos días era mi fantasía en mis sesiones de paja se estaba haciendo realidad y aun mejor, pues estaba viendo que mi primita estaba algo verde y que iba a poder hacer lo que quisiera con ella. Llegamos al salón y le dije que se sentara en el sofá, yo me acerqué lo suficiente para ponerle mi polla muy cerca de boca.

– Venga cógela que no muerde, le dije. Ella alargó la mano y me la agarró.- No así no, putita, cógela bien, aprieta que no se rompe. Parece que aquella palabra la puso a mil porque los ojos se le abrieron y me la agarró que casi me la parte, de pronto se le quitó el miedo. -Pero no te quedes así, le dije, ahora hazme una paja que me tienes loco…

Ella empezó lentamente a mover su mano de arriba abajo, cada vez un poco más rápido, aprendía muy rápido, seguía moviendo su mano mientras yo ya estaba comiéndole la boca y tocando sus tetas, que bien lo hacía, me tenía en el cielo. De repente la cogí del pelo y le dije, –Abre la boca, que te la voy a follar, al parecer la idea no le gustó mucho, pero ella estaba como loca y no era capaz de negarse a nada, me costó un poco pero al final conseguí que la abriera y mi polla empezó a entrar y salir mientras ella con su lengua jugaba con mi glande, era algo para grabar, mi prima, si la puta de mi prima me estaba haciendo una mamada impresionante, así que no tardé en vaciarme todo dentro de ella. Yo temí que le diera asco o algo pero la muy zorra se tragó casi toda mi leche y la que no pudo tragar se cayó sobre sus tetas lo que aproveché para restregarle mi polla en sus tetas.

-Ahora te toca a ti, le dije y la tumbé en el sofá, le quité el tanguita y abrí sus piernas, quedando ante mí el coñito más bonito que había visto, perfectamente depilado, eso sí dejando marcado el triangulito, la verdad como a mí me gusta. Bajé mi lengua poco a poco besando toda su pierna y cuando llegué a su cueva empecé a chuparla como nunca había chupado una, ella estaba ya totalmente empapada y seguía manando líquidos que me volvían loco, primero comía sus labios, después seguí con su clítoris, que estaba enorme y muy duro, no creo que nunca se hubiera excitado tanto, poco a poco comencé a meterle un dedo y ella empezó a jadear como una loca, después otro y otro, llegué a meterle tres dedos mientras le chupaba el clítoris, lo cual la llevó a tener varios orgasmos, uno detrás de otro.

La muy zorra, disfrutaba como loca, gemía, jadeaba, se retorcía y sobre todo gritaba, maaaassssssss, cabbbbbrrrrroooonnnnn, hazme correrme, sigue, joder me muerooooooooooooooooooo. Mi polla que ya llevaba un buen rato en pie de guerra no podía más, así que me incorporé y se la puse en la entrada, empezando a refregárselo de abajo a arriba y al revés, estaba como loca y yo ya no podía más aunque sabiendo que era la primera vez que mi primita iba a recibir una cosa así intenté hacerlo con cuidado, empecé a metérsela poco a poco, metía un poco y la sacaba para luego meterle otro poquito, hasta que llegué a notar su telita y ya ahí no hubo cuidado, de un solo golpe mandé su virginidad a la mierda y la verdad es que le tuvo que doler porque su coño se retorcía, pero yo con mi polla ya dentro de ella notaba todo esos movimientos y me la ponía aun más grande, esperé un poco y empecé a bombear, primero poco a poco y después como un loco, llevaba mucho tiempo esperando aquello.

– Puta te voy a destrozar, ábrete, ábrete. – Fóllame cabrón, parte…me… sii…gu…eee…ee…ee…

¡Que coño tiene mi prima!, que cosa más rica, yo seguía bombeando cada vez más rápido y ella empezó a tener orgasmos al igual que antes uno tras otro, era increíble, allí estaba partiendo a mi prima, follándomela por primera vez en su vida, y además era multiorgásmica. Cuando ya no podía más se la saqué y me puse en la posición del 69 y mientras le terminaba de comer el coño, el cual era el que más encharcado había visto en mi vida, comencé a llenarle otra vez su boca con todo mis jugos. Fue una de las mayores explosiones de mi vida.

Nos quedamos durante un buen rato en aquella posición, yo se la comía y ella me la comía, cuando por fin me levanté le pregunté que le había parecido, me dijo que había sido increíble, pero que se había quedado con las ganas de sentirme correrme en ella, eso me dolió bastante pero no me podía arriesgar a que se quedara embarazada, pero todo tiene solución le dije.

Como un resorte me puse otra vez a comerle el coño, pero esta vez en vez de introducirle mi dedo corazón en su coño fue mi pulgar el que se dirigió a su culo, ella dio un salto y me pidió que no, pero ya mi dedo había empezado a entrar, supongo que aunque aquello no fuera de su agrado o quizás le diese miedo, el grado de excitación que tenía y las ganas de que me corriese dentro fueron mayores y su esfínter empezó a dar de sí.

Al poco rato mi dedo entraba ya fácilmente, entonces la puse a cuatro patas y dirigí mi polla a su culo, la verdad es que me costó, entraba un poco y se salía, apretaba y nada, pero poco a poco aquello empezó a gustarle y abrirse un poco, ella me pidió que fuese con cuidado y despacito y así empecé, cuando por fin entró emprendí un movimiento lento de mete y saca, la verdad es que la presión que mi polla estaba sufriendo y la visión de mi prima a cuatro patas delante mío y sobre todo el movimiento de sus tetas que casi le daban en la cara me hicieron darme cuenta que mucho no iba a aguantar aquello, así que comencé a partirla como si fuera un animal, ella gritaba y gritaba.

– Nooo…oo, para, me haces dañooo. Para…aa, hijjo…oopu…tttaa…aa. Me vas a partirrr…rrr. Para por favoor…rrrr.

Pero yo ya no podía parar, el placer estaba siendo enorme y aquellos gritos no hacían sino dar más fuerte, la tenía bien agarrada por las caderas y tiraba hacia mí con todas mis fuerzas, de pronto aquellos gritos empezaron a cambiarse por otros.

– Nooo paress, mmáss fuerte. Sigue, me estoy corriendooo. Me corroo. Me voooyyyyy. Corrreettteeeee, cabrón. Me estás volviendo loca.

La verdad es que aquello ya fue demasiado y como un volcán volví a tener una eyaculación increíble, le llené a mi prima sus tripas con mi leche caliente mientras ella seguía gritando y teniendo orgasmos.

Todo esto continúo durante el fin de semana, pero eso es más adelante, si es que os gusta lo que os he contado.

Autor: Wasoxx

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Un comentario

Dejar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.