Mi prima Solange y mi tía

¡Comparte!

Comencé a penetrarla con cuidado y mi prima gritaba mucho, empecé a embestirla con ganas mientras besaba sus pechos, recuerdo que eran exquisitos y virginales, el agua se puso un poco roja, había roto su himen, ya no soy virgen, dame, que rico papi, soy tuya entera, de repente me quedó mirando y muy quieta en el agua…estaba mi tía mirándonos.

Hola, mi nombre es Antonio, tengo 25 años. Desde muy pequeño siempre estuve junto a mi prima, ya que vivíamos juntos en la misma casa, me había criado con ella y mis tíos. Desde muy niño solía jugar con mi prima a la mamá y al papá y pasábamos días enteros durmiendo juntos hasta que mis tíos, que en esa oportunidad aun no estaban casados, se casaron. Se fueron a vivir a una ciudad distinta, yo siempre he vivido en Santiago de Chile y me gusta mucho. A todo esto fueron pasando los años  y no veía a mi prima y tíos hace mucho tiempo.

Con tan solo 22 años de edad ya habia recorrido parte del mundo con mujeres y la verdad me encantaba. Yo soy de pelo castaño claro y mido alrededor de 1.70, soy guapo y nunca me ha costado encontrar muchacha. Un día mis padres decidieron ir a ver a mis tíos, ya que habían pasado demasiado tiempo en que no nos encontrábamos, y a él le había ido muy bien en sus negocios. Fueron largas horas de viaje, en aquel momento me arrepentía de haber ido porque me cansaba mucho estar horas sentado en el auto.

Cuando llegamos a Concepción nos encontramos con una residencia muy grande, con unos árboles hermosos y un viento muy cálido, mi madre avisó a mi tío por teléfono que estábamos fuera de la casa y que abriera la puerta. De repente por aquella puerta se asomó un hombre muy delgado y bien parecido el cual nos saludó con un abrazo, en ese instante mi madre lloraba porque no veía hace años a mi tío. Nos hizo pasar y pude ver a mi tía, ella estaba con unos jeans ajustados los cuales hacían que se viera muy guapa y zorrona, me saludó de un beso y mi pene se puso muy duro por unos instantes, no sacaba mi mirada de su culo y senos grandes que se  asomaban.

De repente vi salir de una habitación a una chica alta, muy rubia, con una minifalda espectacular, de zapatos altos y un escote muy abierto, mi tío me preguntó: -¿Recuerdas a Solange, cierto? siempre jugaban juntos. Ella con una sonrisa muy coqueta me saludó y me abrazó, no podia evitar ver su cola.

Después durante la tarde fuimos a dar una vuelta juntos para poder recordar los lindos momentos, ella me mencionó que tenía 21 años y no había tenido pololo lo cual la hacía sentirse mal porque sus padres no la dejaban. A todo esto la muy perra tenía una cintura muy formadita, unos tremendos senos y una cola muy paradita, su falda le cubría lo justo y lo necesario. Estaba loco por mi prima ¡Sole! Mi pene cada vez que la miraba se ponía grande y duro. Luego que volvimos a la casa mi prima se fue al dormitorio a cambiarse de ropa, observé por la puerta entre abierta como tocaba su vagina depilada y se sacaba su minifalda muy sensual, quería masturbarme ahí mismo, pero ella se dio cuenta por un leve ruido y cerró rápidamente.

Al día siguiente nos levantamos y mi prima fue a mi dormitorio, muy coqueta se acercó hacia mí y me dijo. -Has crecido bastante, te ves muy maduro, ¿recuerdas que jugábamos a la mamá y al papá? a lo cual respondí. –Perfectamente, y me dio un beso en la cara con lengua, eso me excitó mucho y le dije, -Eres hermosa, se fue y me dejó solo, pude observar cuando se fue como en ese trasero grande, hermoso, tenía puesto su colales negro, su pijama era rosado por lo cual se notaba perfectamente.

Durante la tarde mis tíos y padres decidieron bajar a comprar al market, yo y Sole nos habíamos quedado en casa. Mientras tomaba un baño, Sole preguntó si podía pasar a orinar me dijo, -Antonio quiero hacer pipi, dije que pasara. Observé que andaba con un jeans muy ajustado el cual denotaba mucho su cintura y su cola, se veía espectacular, se agachó y se sentó a orinar, mientras eso comencé a masturbarme,  no dejaba de pensar en ella con ese escote rosado y sus jeans, su vagina denotada. En eso sentí que abrieron la cortina y dijo mi prima muy sorprendida.-¿Que haces asqueroso? ¡Tu pene está erecto y estás pronunciando mi nombre! Intenté explicar la situación y se fue muy sorprendida. Yo tomé mi toalla y me fui al dormitorio.

No nos hablamos durante toda la tarde. Durante la noche me fui a acostar con el miedo de que Solange le contara mis tíos y a mis padres. Mientras dormía, de repente sentí algo muy húmedo bajo mis sábanas y sentía algo muy extraño, me puse muy  nervioso, y de repente levanto mis sábanas y me doy cuenta que es mi prima, estaba lamiendo mi pene y masturbándome…

Dijo: ¿Crees que les contaría de esta cosa grande y hermosa a mis padres? Solamente pasaba su lengua por mi pene. Le dije: – Somos primos Sole, me respondió, no importa, eso no me quita la calentura, quiero que me quites la virginidad. Me sentía en el cielo, tenía a mi prima Sole bajo mis piernas lamiendo mi pene duro y grande, ella seguía y yo me sentía muy bien me dijo: -Desde que te vi me calentaste, quiero que me hagas una mujer, enséñame todo lo que sepas y tengas por favor. Tomé de su cabeza y se la enterré en mi pene, hasta su garganta… ¡comételo! -Me lo como mi amor, me encanta, está húmedo y caliente…y de repente me corrí por completo en su boca, llené de semen su garganta, tuve el mejor orgasmo, ella seguía muy caliente.

Tiré a mi primita en la cama, levanté la bata de dormir y me encontré con un sexy colales negro todo húmedo, empecé a pasar mi lengua y ella gozaba mucho, decía con pequeños gritos orgásmicos -Siiiii sigue mi amor, sigue, sentía con mi lengua su clítoris y sacaba todos sus jugos vaginales, comencé a meter mi lengua en su concha y agarraba sus senos, cuando me encuentro con la sorpresa de que era su himen, ¡era virgen mi prima! No lo podia creer, saqué mi pene y cuando se lo iba a poner en su vagina excitante se encendió la luz de la pieza de los papás, se bajó la bata y me dijo: -Quédate con las ganas, me masturbé toda la noche en mi cama.

Al otro día nos levantamos y me daba vergüenza mirarla a la cara, nos sentamos juntos a la mesa, andaba con una minifalda naranja muy cortita y sus senos cubiertos por un bikini.

Después en la tarde mi tío y mis padre bajaron a la playa, mi tía se quedó en casa durmiendo, yo tenía ganas de cogerme a Solange pero no la pude encontrar por toda la casa. Luego de haber fumado fui nuevamente al patio y ahí estaba mi prima, fuera de la piscina tomando el sol. Estaba sentada y de lejos me vio venir, se abría de piernas y yo veía todo su calzoncito, me acerqué y nos besamos apasionadamente, sacó su mini falda y me dijo: -Báñate conmigo. Me desvestí por completo y comenzó a manosear mi pene con mis testículos mientras avanzábamos hacia la piscina. Nos metimos en el agua y besándonos le saqué su colales en el agua, besé sus senos y me dijo: – Hacémelo, hacémelo, ¡hacémelo!

Saqué mi pene y le dije: -Mi amor esto va a doler un poquito. Comencé a penetrarla con cuidado y mi prima gritaba mucho, le dije:-No grites tanto Sole, está tu mamá, ¡aaay! Ayyyyy, me duele Antonio, y empecé a embestirla con ganas mientras besaba sus pechos, recuerdo que eran exquisitos y virginales, el agua se puso un poco roja, había roto su himen.

-¡Ya no soy virgen! Aaaay, dame, que rico papi, soy tuya entera….de repente me quedó mirando y muy quieta en el agua…estaba mi tía ¡Mirándonos!

Aun recuerdo esa cara de sorpresa. Se metió al agua y me besó en los labios y me dijo:

-Haceme tuya igual que mi hija. Mi prima me miraba muy sorprendida y a la vez moviendo las piernas en el agua…miré las tetas de mi tía y me zambullí en ellas, eran deliciosamente muy grandes…quería partir su culo…mi prima se puso al lado y comenzó a besarme el cuello y a pasarme la lengua, mientras daba dedos a mi tía para lubricarle el ano, cuando noté que lo tenía dilatado empecé muy lento pero se abrió a la vez muy rápido, comencé a darle fuerte…toma, toma, ¡toma!

Mira como me follo a tu mamá en el agua Sole, ¡besame! Ooooo, dame sobrino, besa a mi hija….es tuya, es tuya…dale a ella…me sentía en el cielo, -Uuiiiiiiiiiiii, tía estás exquisita….manoseaba sus senos tremendos…mi prima se seguía masturbando con los dedos…no podia creer, eran las mejores vacaciones…de repente sentí el orgasmo de mi tía…-Uiiiiiiiiii gritaba la vieja…faltaba echarme a mi primita linda…

La tomé en mis brazos y me la monté encima…sentí que mi pene volvió a penetrar su concha, uiiii, estaba llena de agüita…nos fuimos al escalón de la piscina y le dije: -Siéntate en mi pene” me dijo, -¡No! Yo la forcé y se sentó sobre mi pene, rompí todo su trasero virginal, mi prima casi lloraba, mientras mi tía se vestía muy tranquila… -Aaaaaaay primo ¡noooo! Me duele mucho…

Saqué mi pene, la tomé de la cintura y decidí embestirla por la concha nuevamente.

-Penétrame, penétrame, ¡penétrame! Decía ella la muy perra, ya no di más y le dije: -¡Sole! ¡Me corro! Voy acabar amor, voy acabar. -¡Estás loco! ni se te ocurra adentro, no me estoy cuidando.

Saqué mi pene de su concha y continué masturbándome, y me pidió:-Llename la boca de semen como a las yeguas (no se que quiso decir con eso) y llené su boquita, en eso se acercó mi tía rápidamente y se llevó mi pene en la boca, me dijo:-Esto me hace muy bien a mí.  La dejé embarrada con mi semen. Todo quedó en un secreto, nadie supo del trío, mi tía quedó embarazada, no sé si de mí, pero todavía sigue muy linda y aun sigo teniendo sexo con mi prima cada vez que nos vemos…

Autor: Antonio

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Un comentario

Dejar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *