MI PRIMER ENCULAMIENTO

¡Comparte!

Yo soy una chica de 19 años, mi novio tiene 24, antes que él hubo siete más, perdí mi virginidad a los diecisiete más o menos pero el ha sido el único que realmente me ha dado placer en todos los sentidos y ha recorrido todo mi cuerpo haciéndome sentir las cosas más excitantes, con él he descubierto como me gusta el sexo y he aprendido a decir lo que quiero y lo que me gusta, me encanta hacerlo con él y he descubierto lo salvajes que somos en la cama y lo que me encanta de sus embestidas.

Mi novio trabaja en un sexshop desde hace ya tiempo, empezamos comprando condones de sabores y algunas tonterías para el juego, un día a mi se me antojó un vibrador y lo compramos, nunca había probado uno y tenia ganas de saber lo que se sentía, así que el siguiente día que nos disponíamos a hacerlo lo sacó, al principio solo lo metía y sacaba de mí, no nos hacía gracia eso de ponerle pilas porque yo había oído que los vibradores te dan sensaciones que una polla no puede darte y a él le daba cosa que me fuese gustando demasiado y no quisiera tener relaciones con él, vamos que "lo sustituyese por el aparato", un día quise probarlo funcionando y se lo dije y nada el bicho no hacía nada, a mi por lo menos no me gustaba, prefería sin duda las embestidas de mi novio y su cuerpo bajo el mío.

En ese momento cuando usamos el aparatito cumplí una de mis fantasías aunque la que había tenido incluso antes de tener relaciones era la de varios hombres poseyéndome, siempre que había visto en pelis como varios tíos se lo hacían a una sola tía y me excitaba bastante, una vez estuve apunto de hacerlo con dos chicos a la vez pero me raje después de eso no quería porque con mi novio todo cambió, él me completaba y me daba todo lo que necesitaba, no necesitaba dos tíos para saciarme, además de que me daba miedo que diesen por el culo.

Un día en que mi novio y yo lo hacíamos, el empezó a acariciarme el clítoris pero puso su mano cerca de mi culo y eso me puso muchísimo, habíamos hablado del tema varias veces, a él le daba asco y a mi me parecía que dolía demasiado así que me extrañó mi nueva sensación, aunque al principio no me atreví a comentárselo cada vez que lo hacíamos y el me rozaba me ponía a mil, un día le comente lo que me gustaba esa caricia y desde entonces comencé a pedirle que me acariciase el agujerito del culo cada vez que lo hacíamos.

Comprábamos de vez en cuando lubricantes de sabores porque a él a veces le gustaba juguetear además de que le excita mucho cuando estoy muy húmeda, una mañana cuando me había untado con uno comenzó a acariciarme como siempre, estaba yo de espalda y con la otra mano me acariciaba el culo y el agujerito, yo estaba tan mojada y tenía tanto lubricante que el dedo se metió dentro del culo, me excite muchísimo y él también así que durante unos días el me metía el dedo mientras me comía y cosas así, otro día haciendo un 69 él metió el vibrador en mi coño mientras me comía y me metió un par de dedos en el culo, yo cada vez tenía más ganas de que me enculara y el que al principio decía que le daba asco, le estaba cogiendo el gustillo también y cada vez tenía más ganas de encularme. Una mañana, después de haberlo hecho, nos tumbamos en mi cama, el se pego a mi y me abrazo, yo estaba todavía muy cachonda y el roce de su pene que estaba volviéndose a empalmar me volvía loca, no me pude resistir mas y le dije que me enculara en ese mismo momento, le baje los pantalones y cogimos lubricante, el me unto y comenzó a metérmela suavemente, solo la punta, mientras yo me movía poco a poco, el me daba cachetadas en el culo que sabe que me excita muchísimo y hacen que me moje muchísimo, el iba pasando la mano de arriba hacia abajo por entre mis muslos me rozaba con su polla dura y grande, por fin nos atrevimos y la metió un poco más pero casi no estaba dentro, pero el momento era tan excitante y novedoso que n

os vinimos los dos enseguida él sobre todo al decirle yo que se podía correr en mi culo.

Nos quedamos con ganas de probarlo de verdad, metiéndola bien dentro así que otra mañana en la que estábamos solos, él comenzó a comerme como siempre yo le pedí que me echase lubricante y me dijo que no, le comenté que era para volver a intentar que me la metiese por el culo, se excitó mucho ya que él tenía tantas ganas como yo, siguió lamiéndome mientas metía dos de sus dedos por mi coño y otros dos por mi culo, me sentía rellena como en mis fantasías, aunque al principio me ardía y molestaba se soluciono con lubricante, me coloque a cuatro patas y el se puso detrás de mí rozándome con sus dedos mi culo, al final la metió un poco, luego un poco más hasta que finalmente estuvo dentro, las suaves embestidas de mi novio me volvían cada vez más loca, me enculó mientras me agarraba el pelo y me decía lo puta que era (cosa que a mi me pone muy mojada) y seguimos así mientras yo tocaba mi clítoris hasta que se corrió, en esa vez no me fui pero el me siguió lamiendo mientras movía sus dedos en mi coño y en mi culo, me hacía "la pistola" (es así como llamamos a juntar las manos y meter cuatro dedos en el coño y dos en el culo) hasta que no pude mas y me vine.

Desde ese día estábamos al acecho de otra oportunidad para hacerlo de nuevo, a los dos nos encantó, no fue como ninguno creíamos, la siguiente vez que lo hicimos si me fui con él y ahora es una práctica sexual más que tenemos y practicamos con gusto, aunque ahora queremos cosas nuevas de las que estamos hablando pero eso es otra historia…

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.