Mi primer orgasmo con mi mejor amigo

¡Comparte!

Me acarició el culo y me puso en cuatro en la cama, besó mi coño y me empujó la grandísima verga en la vagina, me metió solo la punta de ese gran pedazo de carne y yo sólo sentí algo de dolor, pero él empezó a frotar mi clítoris con la mano y el dolor se fue rápidamente, y ese dolor se convirtió en placer, placer y más placer, hasta llegar al punto en que le pedí me la metiera completa y lo hizo.

Esta es una historia muy buena la cual viví con mi mejor amigo, el adiós a mi virginidad. Por razones personales prefiero no poner mi nombre completo, pero les diré me llamo Claudia.

Esto pasó en un día de diciembre aquí en mi casa, yo estaba sola, ya que el resto de mi familia se había ido a sus trabajos correspondientes y yo estaba de vacaciones, eran como las 4 de la tarde y no tenía nada que hacer así que tomé el teléfono y le marqué a un amigo (Andrés), era uno de mis mejores amigos de la secundaria y tenía ganas de saludarlo, llamé y me contestó con su frase clásica: hola queridísima niña, y comenzamos a hablar de como nos iba actualmente…

Así tardamos una hora hablando y él me preguntó: ¿No te va a salir cara la llamada? a lo que yo respondí que si, así que me sugirió pasar a visitarme y así platicaríamos mejor, él quedó de llegar a las 5:30 a mi casa, pero como mis padres llegarían hasta la noche encendí la televisión mientras esperaba a Andy, y de repente me vino un pensamiento raro a la mente, en la televisión había un canal de esos para adultos y aunque nunca me habían dado ganas de verlo esta vez me pregunté que pasaría en este canal.

Como se imaginaran estaba bloqueado por mi padre por un código, pero Andy me había enseñado un truco para revelar las contraseñas y lo usé, y din, din el canal se vio, y lo primero que vi fue a dos mujeres tocando sus pechos y aunque jamás me habían gustado las mujeres esta vez esa escena empezó a excitarme y a ponerme húmeda y caliente.

Estaba frotando mis pechos, cuando sonó el timbre y como ya se lo imaginarán era Andy, salí a abrir y le dije: Que pasara, él dijo que si y los dos entramos, empezamos con nuestra plática habitual, pero yo no podía evitar recordar las escenas que había visto y sin darme cuenta comencé a excitarme nuevamente y supongo que Andy se dio cuenta pues con un tono sarcástico me dijo: ¿qué te pasa? y pues yo estaba calentísima…

Así que no lo pensé dos veces, abracé a Andy y cuando menos lo esperaba le di un beso en la boca, a lo cual él respondió con el mismo beso pasional, lleno de calentura y así fui sintiendo como nuestras lenguas se entrelazaban y se revolvían más caliente, mis senos se ponían duros y mi vagina comenzaba a ponerse húmeda…

Subimos las escaleras y llegamos a mi recámara, él me bajó la faldita, la pantaleta y comenzó a tocar mi vagina con sus manos, cosa que jamás habían hecho conmigo, después lentamente deslizó su boca hacia mi vagina y comenzó a pasar su lengua por ella, eso me excitó demasiado y comencé a ponerme más y más húmeda, hasta que inesperadamente después de un rato un tipo de electricidad recorrió todo mi cuerpo, estaba viviendo mi primer orgasmo con mi mejor amigo.

Me incorporé, le solté la camisa y se la quité, comencé a besar su abdomen firme, bajé hasta llegar al pantalón, liberé su verga de la barrera del bóxer y comencé a chuparla, no sabía como hacerlo, pero él me guió y me dijo que lo hacía muy bien, vi que estaba enorme y muy dura.

De pronto me acarició el culo con las manos y me puso en cuatro en la cama, besó mi coño un rato e inesperadamente me empujó la grandísima verga en la vagina…

Me metió solo la punta de ese gran pedazo de carne y yo sólo sentí algo de dolor, pero él empezó a frotar mi clítoris con la mano y el dolor se fue rápidamente, y ese dolor se convirtió en placer…

Placer y más placer, hasta llegar al punto en que le pedí me la metiera completa y lo hizo.

Yo me movía como una loca y él metía y sacaba su verga a un ritmo cada vez más rápido hasta que el placer inundó todo mi cuerpo y me vine, pero él seguía y así experimenté tres orgasmos más hasta que él se corrió dentro de mí.

Nos dejamos caer sobre la cama y nos dimos un beso profundo, después con una voz suave me dijo al oído eres genial, nunca te lo había dicho, pero siempre te he amado en silencio, se vistió, salió de mi cuarto y se fue de mi casa…

Yo por mi parte me vestí y lavé las sábanas de la cama las cuales ahora tenían sangre por la ruptura del himen.

Cuando llegaron mis padres todo estaba tan normal como siempre y hasta ahora nadie sabía lo que pasó entre Andy yo, pero espero que cuando lo lean les guste, ya que él me dio la mejor experiencia de mi vida al quitarme la virginidad.

Autor: Claudia

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.