Mi primera polla (II)

¡Comparte!

Después de mi primer encuentro con Luis es lógico que tuviera ganas de más.

Después de mi primer encuentro con Luis (nombre ficticio), como les conté en mi anterior relato (mi primera polla), es lógico que tuviera ganas de más. Después de encontrar lo que , quizás en sueños, siempre deseaba y sigo deseando, por que negarlo, un amigo activo discreto con sitio y sobre todo con ganas. Lo principal es que era alguien con quien uno se sentia tranquilo y se podia confiar.

A partir de ese momento, simpre nos llamabamos por telefono, incluso nos llegabamos a correr calentandonos mutuamente, pero eso no era lo que queriamos. Asi que una de las experiencias más excitantes que he vivido es la que a continuación voy a relatarles. Ya que ambos viviamos cerca y que forzozamente al ir al trabajo me lo tropezaba era inminente un segundo encuentro. Y llegó. Un dia, y ya que mi trabajo era de mañana y tarde y su casa quedaba cerca del trabajo, me invito a comer al dia siguiente.

– Jose, te invito a comer mañana. Yo pongo la comida china ( sabía que era mi preferia y la suya tambien) y tu pones el postre.

– Dime la hora – fue lo único que contesté, sonriendo, sabiendo a lo que se refería.

Aquella noche estaba muy caliente pensando en lo que podía ocurrir el día siguiente. Esta vez si sabía a lo que iba y no iba a estar desprevenido. Además quería darle una sorpresa , así que a la mañana siguiente , después de ducharme y afeitarme, sólo me puse una camisa y los pantalones vaqueros. Nada de ropa interior, así le sería más facil.

Durante toda la mañana, en el trabajo, estaba nervioso al tiempo que caliente, pero el tiempo pasó y se hizo la hora de salida.

Caminé las dos calles que me separaban de su casa y toque , timidamente, el portero electronico.

– Si, respondió una voz metalizada perfectamente identificada.

– Soy Jose – respondí en voz baja, como si intentara en el fondo esconderme de algo o de alguien.

Me abrió la puerta y llegué al ascensor. Vívia en el atíco con lo que tuve tiempo de relajarme al tiempo que revisaba mi indumentaria en el espejo del mismo. El timbre del ascensor me devolvió a la realidad.Toque el timbre de su puerta.

– Ya voy – respondió detrás de la puerta al tiempo que la abría.

Lo que me encontré fue a mi amigo que parecia recien salido de la ducha envuento en una bata. Me quedé inmovil. No me lo esperaba así.

– Pasa, pasa, no te quedes ahi.

Di un paso y cerré trás de mi la puerta. El se acercó y lo primero que recibi en mis labios fue un beso suave y tierno. Luego retrocedió un paso, se abrió la bata y ahi estaba su polla , dura y larga, como yo la recordaba. No tuvo que decirme nada. Me arrodillé y la meti en mi boca. Parecía una puta golosa, pero no era para menos. Pasaba la lengua por toda su cabeza, a lo largo y ancho de su polla, sus huevos…uf…hasta que el me detuvo.

– Espera, ven ponte cómodo.

– Prefiero que seas tú el que me desnudes – le dije.

Se acercó, me quitó la camiseta y comenzó a lamerme los pezones…yo ya estaba a cien…entonces fue cuando le dije….

– Sabes que vine sin ropa interior por tí. Así que ya sabes…no te costará mucho tenerme como quieres…

Este hecho le sobreexcito de sobremanera, pues se puso detrás mio, pude nota su verga contra mi culo y desabrocho mi pantalon dejandolo caer hasta las rodillas….así me llevo hasta el sofa donde me dejo caer de rodillas dejando mi culo expuesto a su voluntad.

Yo me sentía caliente y pensaba que iba a follarme directamente pero no fue así. Noté su lengua húmeda y caliente paseando por mi ano. Así que me giré asustado.

– que haces?

– Deja que te lo coma un poquito, relajate y verás…

Así que me deje hacer…y desde luego que no me arrepiento. Su lengua intentaba penetrar mi ano aun cerrado por la excitación pero poco a poco y gracias a su experiencia pronto hizo que su lengua entrara en mi inexperto culo. Cuando me dí cuenta, por que me toqué con mi mano derecha, mi culo estaba totalmente dilatado. No me lo pensé dos veces y le dije.

– Metemela ya…que para eso vine cabrón…

Otra vez, ya era la segunda, estaba suplicandole que me follara. El tampoco se lo pe

nsó dos veces y así como estaba con el pantalon todavia por la rodillas me colocó la punta de su polla a la entrada de mi ano.

Sentirla de nuevo así hizo que me estremeciera pero no me dió tiempo a más. Cuando me dí cuenta ya iba por la mitad.

– No pares cabrón .Metela hasta el fondo…- le dije.

Desde luego no hacía falta que le dijera nada…empujó hasta el fondo consiguiendo que sus huevos hicieran tope contra mis nalgas. Me sentía lleno. No quise tocarme pues sabía que mi corrida era inminente.

– Que puta eres Jose….

– Si me has convertido en tu puta particular…mi culo es sólo tuyo cabrón…

Mientras me la sacaba y le metia no se le ocurrio otra cosa que besarme y lamerme la nuca al tiempo que me susurraba cosas al oido….

Aceleró sus movimientos …..

– Preparate que te voy a llenar el culo de leche ….hace dos semanas que no me descargo…..

– Eso correte…llename de tu leche ….- le dije.

Aceleró aún más….

– Toma puta….toma la leche que te hace falta…toma… toma…

En eso empiezó a sentir que algo caliente comienza a derramarse en mi interior. Por lo menos sentí cinco o seis disparos…No pude más y sin tocarme me corrí sobre su sofá. El no paraba…me la sacó y aún la tenía dura. Noté un vació y algo escurriendo por mis muslos…

– Si la tienes aun tiesa…clavamela de nuevo..cabrón…

Como mi agujero ya estaba bastante dilatado y lubricado esta vez la clavó directamente hasta el fondo. Estaba en la gloria y el seguia bombeando…

LLegó un momento en que mi sobreexcitación pudo sobre mí y le pedí que parara. La sacó y yo caí rendido sobre el sofá, pringandome de mi propia leche. Mi culo parecía una fuente.

– Te ha gustado ? – me preguntó mientras se sentaba en el otro sofá.

– Claro que sí, no sabes las ganas que tenía de repetir.

– Pues ya sabes….

Me incorporé , por fin me saqué los pantalones y me invitó al baño a asearme un poco. Cuando salí mire el reloj y ya eran las 15.50 y a las 16.00 tenía que estar en el trabajo.

– Oye Luis, que me tengo que ir ya ….

– ¿ No te quedas a comer ?

– Que va, no puedo retrasarme….

La verdad en que en ese momento me hubiera comido hasta un tiburón pero era cierto que no podía retrasarme. Luis se preocupó…se sentía culpable de no haber comido.

– Oye, ¿y te vas a ir sin probar la comida que te prometí ?

Le sonreí y le contesté…

– Yo no habré probado tu comida, pero aún .. tu no has probado el postre que yo tenía para tí…

Ambos nos reimos, sabiendo que esta no iba a ser la última vez….pero yo si tenía seguro una cosa….la próxima vez, antes de visitarlo, comería antes….

Un saludo, al amigo Luis (que por supuesto no es su nombre), ni Jose el mio y a los amigos que me han escrito en relación a mi primer relato. Tambien me gustaría que gente de Tenerife que les gustaría algún tipo de relación esporadíca me escribieran contandome que les gustaría hacer.

Como siempre, a vuestra disposición…

Autor: luis_tfe_30

luis_tfe_30 ( arroba ) hotmail.com

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.