MI PRIMERA VEZ COMO MUJERCITA

Hola soy un chico que jamás hubiera pensado que le pasaría lo que le pasó:

Desde hace un par de meses que vi una película se me pasó una idea por la cabeza: ¿como me sentaría a mí una falda?

Esa idea me obsesionaba así que un día cogí una falda con la excusa de que era un regalo y cuando llegué a casa esperé que no hubiera nadie y me la puse me quedaba divina.

Entonces comencé a comprar más ropa, que si tangas que si falditas que si pantis hasta un vestido negro largo, y me lo ponía en cuanto tenía una ocasión, comencé a hacerme fotos y colgarlas en la red y esconderlas en casa para que no las vieran.

Un día cuando esta vestida pensé que era hora de dar un paso más y comencé a penetrarme con cositas, poco a poco me cogía con cosas más grandes y disfrutaba como una loca.

Comencé a salir a la calle con la ropa interior de mujer y eso me excitaba mucho, hasta que un día comprando en una tienda ocurrió lo que era normal, un señor de unos 40 años se dio cuenta se me acercó y me dijo al oído:

– Te queda muy bien esa ropita…

Eso me puso nerviosa y excitada.

– Gracias pero no se lo diga a nadie por favor.

– No se lo diré a nadie si un día vienes a si a mi casa, como por ejemplo esta tarde a las 5, ok? – Está bien.

Me fui a casa muy nervioso, no sabia lo que hacer, me armé de valor y me duché, cogí un tanga muy fino un sujetador a juego una faldita muy corta unas medias de reja y una blusa negra, lo metí en una bolsa espere hasta las cinco y fui para su casa.

Llamé al timbre me abrió y me dijo: ¿No has venido vestida? Le dije que me cambiaria en su casa y él accedió, me fui para el baño me cambié, me puse perfume, me maquillé, respiré hondo y salí.

– veo que eres toda una mujercita con un buen culito, tienes defectos pero ya los arreglaremos.

– Lo que usted diga.

– A si me gusta muy obediente ven y siéntate aquí niñita.

Me senté a su lado, él me comenzó a acariciar ya besar, no besaba muy bien, pero a mi me encantaba que un hombre me besara, yo comencé a desabrocharle la camisa y el cogío mi mano y me la metió en su pantalón, pude notar su polla grande y dura.

Él se desabrocho el pantalón y me dijo: a ver como la chupa una zorra como tú. Yo me arrodillé delante de él cogí su polla con una mano, me acerqué a ella y me la metí en la boca, mmmmmmmmm que sabor tan rico… se la chupaba como una loca recorría toda su polla desde la punta hasta los huevos que me los metía en la boca,

Él me cogía la cabeza y me la hacia tragar toda, hasta me cogían arcadas, entonces me dijo:

A ver puta tírate al suelo de cuatro patas. Me puse como dijo, me levantó la falda, me apartó el tanga y me comenzó a comer el culito. Se escupió en la polla y me introdujo la punta.

Yo le rogaba que parara me dolía muchísimo, me ardía y él cuando escuchó eso empujó más fuerte hasta que me la metió toda, como me dolía sentía que me había roto por dentro, él decía:

– eso es lo que os gusta a las putas que os las metan todas de golpe a que si?

Y comenzó a bombearme muy rápido, yo comencé a disfrutar y a gemir, el dolor fue remitiendo y comenzó un placer, que ricooooooooooooo! Yo gemía y le pedía más, más fuerte, más adentro hasta que me la sacó y me la puso en la cara y se corrió en mi boca se la chupé y se la limpié toda.

Me hizo cambiarme y casi me echa de su casa, desde entonces he visto otros machos y me han dejado más satisfecha que mi primer amante.

Si os ha gustado o queréis comentar alguna cosa envíame un e-mail

Autor: Streetvane streetvane (arroba) hotmail.com

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *