Mi primera

¡Comparte!

Sentí una corriente que me recorría todo el cuerpo, ese pene empezó a entrar fácil y suave sin dolor alguno, primero la cabeza y cuando estuvo adentro él acercó sus labios a mi oreja y me murmuró, ya entró la cabeza, esto sí que es delicioso, que placer me das, aquí entra el resto, y sentí como entraba toda y me tocaba las nalgas con sus huevos y pubis.

Hola que tal, soy Raúl les voy a contar mi historia y es verdad nada más que la verdad, soy blanco, pelo negro, tengo un cuerpo fenomenal, muy bien  formado, al menos eso me han  dicho, y realmente lo creo  pues bailo, voy al gimnasio, soy de Ecuador.

Mi ex compañero de colegio Verly es morenazo, ardiente, con cuerpo bellísimo y un pene enorme, es un dios negro, hermoso, pues su cuerpo está muy bien cuidado y sabe tratar a las personas, además tiene un pene espectacular, grande y grueso con una cabeza enorme y deliciosa (cosa que comprobé luego)

Mi historia empieza en los exámenes de grado hace unos meses atrás, pues no hace mucho cumplí 18 años.

Verly reprobó el examen de grado de la materia de programación, mientras que yo obtuve 19, el profesor le dijo que le tomaría de nuevo el examen la otra semana a él solo, como nadie quería ayudarlo, pues al siguiente día teníamos otro examen, y todos querían estudiar, yo me ofrecí, él se sorprendió pues no éramos muy amigos debido a problemas, sin embargo él aceptó con gusto mi ayuda, busqué un lugar apartado con la excusa de que nadie lo entretuviera mientras le enseñaba a programar bien, pues él era uno de los chicos más populares de mi paralelo.

Como le había prometido me aseguré que realizara un ejercicio de programación sin error, allí fue cuando supe que podía actuar, le empecé a hablar de otras cosas, cosas triviales, en eso él puso su mano en mis piernas y me dijo gracias por ayudarme, tú haces que sea fácil entender estos ejercicios, ¿cómo te puedo pagar este gran favor?

A lo cual respondí: no te preocupes, con tu amistad basta, me sonreí y luego salí de donde estábamos para saber  si no había nadie cerca y empezar mi movida, como no vi a  nadie cerca del paralelo donde estábamos regresé a donde él estaba, y me puse a su lado, colocando mis manos adelante y sacando mis  nalgas a relucir, él me miró yo le pregunté ¿Qué?,  me dijo  nada, es que tienes nalgas tan redondas y lindas, y salto la risa con lo cual yo también reí, pero supe que debía jugármela en ese instante.

Haciéndome el confianzudo me siento y pongo una de mis manos en su paquete y con una sonrisa le dije: ¡Que grande lo tienes y es grueso! y después solté la risa, él se rió y dijo, si está grande, ¿que pasa con eso? el tuyo también debe serlo, a lo que respondí con un sí, pero me gustaría verlo, él dijo claro, pero tú también sácalo, así lo hicimos y entonces vi su vergota hermosa, no resistí y me lancé a mamar esa palanca, le besé ese tronco grueso y gordo, luego lentamente empecé a meterme ese palo en la boca, chupé como si de eso dependiera mi  vida, mientras él gemía, aaaaaahhh, que rico, nunca nadie me lo habia mamado, debo confesarte eso, aaaahh, y está delicioso, aaaahhh, sigueeeeeeeeee.

En eso me separé de su pene pues él me llevó hacia arriba, me abrazó y me dio un beso con una gran pasión, y sus manos acariciaban mi pecho, pues desabrochó mi camisa y pellizcaba mis tetillas y apretaba con fuerza lo cual me volvía loco, su otra mano sobaba mi pene y luego se dirigió a mis nalgas, mientras yo seguí masturbando su pene y con la otra le cogía la cabeza.

Entonces le sugerí ir a mi casa pues allí tendríamos más intimidad y estaba como a 12 cuadras del cole, aceptó, guardó su arma en sus pantalones  y nos dirigimos a  mi casa, cuando llegamos apenas cerré la puerta de entrada me agarró por la espalda y me besó el cuello, la oreja y acercaba fuertemente mi trasero contra su pene el cual estaba a punto de reventar, yo me viré y le di un beso en sus labios el cual correspondió, nos fuimos quitando la ropa lentamente, y mientras lo hacíamos me dice: Es mi primera vez que un hombre me excita por fa dime si lo que hago está bien o mal, no quiero desilusionarte, yo le decía que no lo haría, que se relajara y que iba hacer suyo siempre que él quisiera.

Una vez desnudos me dijo, empecemos, yo solo asentía con la cabeza mientras lo veía desnudo, parecía un dios que habia bajado del cielo. Lo tumbé en mi cama y le mamé la verga por 10 minutos mientras él mordía las almohadas de placer y me gritaba que siguiera, que no me detuviera, que se correría, yo me detenía y le decía que no hasta que me penetrara.

Luego de eso le puse crema en el pene mientras le mamaba el culo el cual estaba delicioso y muy rico, olía a perfume. Me dijo que me pusiera en cuatro y así lo hice, me empezó a lamer el culo con delicadeza y me decía cosas como: Está delicioso, ni las mujeres que he comido tienen un culo tan delicioso, apretado y rico como este, en eso entró un dedo, sentí algo de dolor pero luego sentí placer, ese dedo empezó a entrar y salir, luego sentí otro cuando preguntó, ¿Lo estoy haciendo bien?  yo del placer solo podia asentar con la cabeza, cuando entró el tercero dijo, definitivamente, es un rico culito y será mío y nada me separará de el nunca,  le dije que para no quería más dedos y me pidió disculpa, me puso la punta de pene a la entrada de mi culo,  en ese momento sentí una corriente que me recorría todo el cuerpo, ese pene empezó a  entrar fácil y suave sin dolor alguno, primero la cabeza y cuando estuvo adentro él acercó sus labios a mi oreja y me murmuró, ya entró la cabeza, esto sí que es delicioso, que placer me das, aquí entra el resto, y sentí como entraba toda y me tocaba las nalgas con sus huevos y pubis.

Empezó un vaivén con fuerza, sentía como sus testículos golpeaban mis nalgas, era una bestia desatada, me empezó a besar la oreja, luego de un rato él me dijo, pon tus piernas en mis hombros, le complací, empezó a meterlo de nuevo pero esta vez  me masturbaba mientras me comía, después de un rato lo besé en la boca y terminé, mi  semen embarró nuestros cuerpos y volvió  a besarme, después él terminó dentro de mí y caímos en la cama rendidos, después de un rato nos vestimos, fuimos a la sala y le terminé de enseñar programación, me dijo que en la próxima vez haríamos el 69 y le dije que encantado,  pero esa será otra historia…

Espero comentarios.

Autor: Raúl

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

2 Comentarios

Dejar un comentario
  1. Hola… mm super xevere tu relato…
    jeje io tmbn soy d ecuador jeje…
    Sigue contandonos tus historias..
    son super interesantes
    ;)

  2. Excelente… me encanto… me calento muchisimo… con la descripcion de sus cuerpos y la aventura sexual… aun mas me exito mucho… espero el proximo relato……[Correos, teléfonos, no son permitidos en comentarios * Eliminado por la administración Relatos Marqueze *]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.