Mi regalo

¡Comparte!

Él se hincó y se escupió los dedos, se pasó la saliva en su pene, me levantó las piernas y comencé a sentir la cabeza en mi vagina, me golpeó los labios con el pene y lo introdujo lentamente casi hasta la mitad, me dolía muy poco, la sacó y volvió a introducirla y no paró hasta que lo metió todo, me agarró de la cintura y me cargó sin sacármela, comencé a brincar y a besarlo, me volvía loca.

Hola mi nombre es Nelly, quise contar mis aventuras en esta página para poder desahogarme.

Bueno comenzaré como todos los relatos por describirme, mido 1.55 aprox. (chaparrita para que me carguen) mis senos son grandes, (ya eran grandes desde que tenía 16 años), y muy buenas piernas, y todo esto gracias al ejercicio que hago y a los genes de mi madre.

Como mi mamá estaba divorciada no teníamos mucho dinero para la fiesta de mis 18 años que yo quería. Mi mamá tenía una buena amistad con un vecino de nombre Luís, que me llamaba la atención y por supuesto que yo a él y a muchos de los vecinos, él era viudo y tenía 2 hijos uno 3 años mayor Carlos y otro 5 años mayor Ángel.

El señor Luís puso casi todo para mi fiesta, (claro que después se cobraría con mi mamá). Unos días antes de la fiesta decidimos jugar botella en la casa de Luis, ya que su hijo era mi chambelán, llamé a dos amigas (pati y beti) que vivían cerca de mi casa y que eran igual que yo en muchos aspectos, todo estaba normal pero nos aburrimos y decidimos subir de tono el juego y comenzamos con besos y después con prendas, a mis amigas y a mí no nos importaba nada, solo queríamos diversión, le comenté a Carlos que fuera a ver si su papá estaba dormido para que pudiéramos jugar (Carlos era el que me quitó mi virginidad unos meses antes), Carlos se fue y regresó diciendo que sí estaba dormido, entonces nos fuimos a la sala para estar más a gusto yo me senté viendo hacia las escaleras para echar un vistazo por si Luís bajaba.

Después de los besos y unos cuantos agarrones y arrimones decidimos terminar el juego apostando la ropa cuando ya casi estaban desnudas mis amigas, me tocó mi turno de quitarme la playera pero como no me gusta usar sostén solo usaba 2 playeritas, ya que resaltaba mis senos y mis pezones, (eso enloquecía a los hombres).

Decidí quitarme una pero cuando me la estaba quitando observé que el señor Luis nos miraba desde las cortinas de las escaleras, sentí un nerviosismo y una excitación que me viera, que decidí quitarme las 2 playeras enfrente de él, regresé a jugar y por suerte me tocó quitarme el pantalón, como era un pantalón muy pegado para que se notara mi figura, me puse enfrente de las cortinas y lentamente me quité el pantalón y me acomodé el bóxer diminuto que traía puesto, regresé al sillón donde todos no dejaban de verme jugamos un poco más y terminamos todos casi desnudos excepto por el bóxer que yo tenía.

Llegó el día de mis 18 años, todo pasó bien durante toda mi fiesta, bailaba y me divertía, con mis amigos, primos y tíos.

La aventura comenzó en la noche cuando me quedé a dormir en casa de Luís por que en mi casa se quedaron mis tíos. Me acosté en el sillón y Luís en otro sillón más grande que estaba enfrente de mi, eran como las 2 de la mañana aprox. antes de acostarme y como estaban las luces ya apagadas me quité la ropa enfrente de Luís, que fingía dormir, como era costumbre, yo sin sostén y sin bóxer quedándome solo con mi pijama, de reojo observé que el pene de Luís creció creando un aumento en sus sábanas eso me excitó y provocó que me calentara demasiado deseando estar con él y sentirlo cerca de mi, fingí dormir un rato pero mi calentura aumentó.

Rápidamente planeé algo, primero me levanté a tomar agua para que se despertara, lo cual conseguí y como si me leyera la mente, me preguntó que si estaba bien, que si quería algo, yo le contesté que no podía dormir, él me sugirió que cambiáramos de sillón, yo rápidamente le dije que no, que mejor quitara los cojines del sillón para que me acostara ahí, él los quitó y se corrió para que yo me acostara, me acosté, platicamos un rato y decidimos dormir.

Le pedí que me abrazara, me puse de lado para poder sentir su pene con mis nalgas y tomé su mano para colocarla cerca de mis senos, él rápidamente supo lo que yo quería, puso su mano en mis senos y los apretó poquito, me recorrí más para atrás y sentí como su pene crecía, empujando mis nalgas me excité y empujé lo más que pude mis nalgas contra su pene, él apretó más fuerte mis senos, abrió los botones de mi pijama y sacó mis senos apretando mis pezones…

No aguanté más, me giré, le dije que lo quería, que hiciera conmigo lo que quisiera y lo comencé a besar, nuestras lenguas se juntaron, nos mordíamos, él agarró mi mano y la guió hasta su pene para que se lo acariciara, era enorme, me encantaba sentirlo, se lo jalé, deseaba besárselo y chupárselo…

Luís me jaló para chuparme los senos y morder mis pezones, eso me enloqueció, comencé a jalárselo más rápido, sentí su líquido en mis dedos comencé a esparcirlo en su pene para excitarlo más y más, sus manos tocaron mi vagina y  sus dedos comenzaron a introducirse, empezó con uno, luego dos y terminó con tres dedos dentro, se bajó por mi cuerpo y comenzó a besar mi vagina y a jalar mis labios yo gemía, él me tapaba la boca.

Me levantó para poder admirar mejor mi cuerpo, me quitó el pantalón de la pijama, me acostó en el suelo, de pronto se levantó para tomar un condón yo le dije que no, que lo quería sentir…

Él se hincó y se escupió los dedos, se pasó la saliva en su pene, me levantó las piernas y comencé a sentir la cabeza en mi vagina, me golpeó los labios con el pene y lo introdujo lentamente casi hasta la mitad, me dolía muy poco, la sacó y volvió a introducirla pero ya no paró hasta   que lo metió todo…

La dejó ahí un rato mientras nos besábamos y acariciábamos, la sacó y la introdujo toda de un solo golpe, cuando observó que ya no me quejaba tanto comenzó a meterla y a sacarla casi toda y después rápidamente hasta lograr que me corriera, se detuvo y la dejó adentro, me agarró de la cintura y me cargó sin sacármela, comencé a brincar y a besarlo, me volvía loca, ya que me subía y me bajaba las piernas de sus hombros, se detuvo y se acostó en la alfombra para que lo montara, duramos mucho tiempo así, hasta   que me dijo que ya casi terminaba, yo le contesté que se viniera en mi cara para que supiera que ya era suya y que ya le pertenecía…

Me la sacó, se puso de pie abrí mi boca y comencé a sentir unos chorros espesos, trataba de tragármelos, él la movía para poder esparcirla en toda mi cara y luego en mis senos cuando casi terminó la colocó en mis senos se lo apreté y se lo exprimí hasta que ya no salió nada, me limpié y me acosté con él un rato, colocando su pene entre mis piernas y él agarraba mis senos, ya casi eran las 5 AM  y para que nadie sospechara me cambié otra vez de sillón le dije que cuando él quisiera yo estaba disponible para él.

Nos dormimos un rato y nos despertamos como si nada hubiera pasado, pero cada que estábamos solos nos besábamos y nos acariciábamos.

A pesar de todos los regalos que recibí, el regalo de Luís fue el mejor de todos.

Autora: Patynelly

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.