MI SOBRINA CATALINA

Bueno otras vez aquí, esta vez les voy a contar mi última aventura con una de mis sobrinas, si alguno de ustedes pueden recordar he tenido una larga historia con mis sobrinas, en la actualidad tengo 45 años y sigo soltero, bueno mantengo una relación estable con una gran mujer, Liliana, pero hemos decidido vivir separadamente, por ahora no vemos la necesidad de vivir bajo un mismo techo, de pronto más adelante, entonces les contaba, tengo 45 años, me conservo bien aunque ya mi cabello escasea pero ese es otro cuento, yo vivo en mi apartamento y tengo bastantes comodidades, no me puedo quejar, mi trabajo me ha dado para vivir muy bien.

Entremos en materia, había hecho una pequeña reunión en mi apartamento e invité a una par de amigos son sus señoras, la idea era compartir un poco y hablar de bobadas, eran las horas de la tarde y mi hermana llegó de improvisto, llegó sin avisar y con ella venía mi sobrina Catalina, o sea su hija, Cata, como le decimos, es pequeña de estatura, tal vez mide 1 metro con 55 centímetros, tiene 18 años y tiene un cuerpo muy bien proporcionado, ella está muy linda y con su cuerpo pequeñito se le acentúan sus curvas, tiene un culito precioso y unos senos que se le ven preciosos, tiene una carita de yo no fui, que deja con la boca abierta a más de uno.

El caso es que llegó mi hermana con su hija y se sentó a conversar y a departir con nosotros, como ni novia no estaba entonces se dedicó a atender la reunión y pasar pasabocas y servir los tragos, como ya sabrán mi trago favorito es el tequila, así que yo era el único tomando tequila y los demás bebían cerveza o Whisky. Mi sobrina mientras tanto se había sentado frente a mí, no me había fijado bien en ella pero al pasar los minutos me di cuenta que venía vestida de manera espectacular, traía una camisa blanca, mejor una camisita blanca, porque para ella todo es diminuto, como su camisa era blanca se podía ver un poco a través de la tela y se notaban sus senos y sus pezones se destacaban por su color café, también tenía puesto un jean como o usan ahora las niñas, descaderado y dejan ver todo su ombligo y sus caderas preciosas, ahora algunas niñas también dejan ver un poco sus pantys o por lo menos el inicio de ellos.

Cata no era la excepción, su carita de niña buena solo hacía pensar que era una tesorito divino, apenas reparé en ella tuve la sensación de querer comérmela toda, ella me miró y se levantó de su asiento y me dijo, "¿tío, quieres que te ayude en algo?", yo solo le dije que no había necesidad que todo estaba servido y que no hiciera nada, cuando dio la vuelta para dirigirse a la cocina me quedé mirándola y pude ver su culito, tiene una cola paradita y unas caderas anchas para su cuerpo, se veía fenomenal, mis pensamiento no fueron nada buenos para con ella, pero pronto me olvidé de ella y seguí conversando con mis amigos.

Al pasar los tragos el ambiente se fue calentando y dejamos de estar sentados y ya nos paramos por toda la sala y conversábamos animadamente, chistes van y chistes vienen, los tragos se acababan y cada uno se iba sirviendo por su propia cuenta, en un momento dado entré a la cocina para partir algunos limones para mis tequilas, sin darme cuenta entré a la cocina y sin darme cuenta mi sobrina estaba un poco inclinada tratando de servir no sé qué cosa, yo pasé por detrás de ella y mi verga sin querer chocó contra su culito, al sentir su culito mi verga cobró vida, pero inmediatamente pedí disculpas y pasé rápidamente hacía la parte de la cocina donde se encontraban las cosas que yo quería, mi sobrina solamente me sonrió y me dijo, "la cocina es un poco pequeña tío", yo le dije que así eran los apartamentos de hoy en día, ella seguía inclinada hacía adelante y su culito se veía muy provocativo.

Tomé las cosas que necesitaba y otra vez tenía que pasar por donde ella estaba, así que con mis manos ocupadas, f

ui pasando despacio y esta vez coloqué mi verga bien pegada a su colita, se la restregué un par se segundos como para que ella se enterara de que yo estaba pasando, mi sobrina lo que hizo me dejó perplejo, se inclinó un poco más y sacó su cola y me pegó totalmente a mi verga, ella tenía que sentir mi verga en su cola, pero no dijo nada, solo bromeo y me dijo medio en broma y medio en serio, "si vuelves a pasar por aquí te voy a destripar con mi cola", yo solo le dije, "con esa cola que tienes, seguro que lo puedes hacer", mi verga estaba empalmada completamente y mi cabeza me daba vueltas, no podía ser, mi sobrina no me dijo nada y yo había podido poner mi verga en su colita, que rico, pensé.

La reunión siguió y cada vez estábamos más contentos, mi sobrina entraba y salía de la cocina, ahora era ella la que servía los pasabocas y atendía a los invitados, mientras tanto su mamá estaba sentada en la sala conversando con las señoras y toda parecía normal. Se me acabó la guarnición de limones y me dirigí a la cocina, cuando voy entrando mi sobrina se vuelve a inclinar como para no dejarme pasar y poner como obstáculo su lindo trasero, el solo hecho de ver ese culito se me volvió a parar mi verga y como ya tenía mis buenos tragos en la cabeza no lo pensé, pasé muy despacio y al pasar mi sobrina me obstruyó el paso con su cola, quedé atrapado por su culito, la tomé por la cintura y le restregué mi verga un poco descaradamente, ella no dijo nada, solo se reía y yo seguía pasándole mi verga por su culito, imposible que ella no lo sintiera, me dijo: "¿ves tío no te dejo pasar?", yo solo le dije, "no hagas trampa, así casi no puedo pasar mi linda"

Sin querer me tocó pasar con un poco de esfuerzo y dejarla quieta, mi sobrina estaba jugando y al parecer le gustaba hacerlo, pensé, yo estaba nervioso y al mismo tiempo estaba muy empalmado, rápidamente hice lo que tenía que hacer y me tocaba volver a pasar, ella me dijo, "por aquí no vas a pasar tío", en tono de risa, "ya veremos le dije", me dirigí a pasar y ella me fue dejando pasar pero cuando estaba pasando volvió a poner su colita en mi verga, esta vez se la restregué sin ningún pudor, ya sin pena, le arremetía su culito con mi verga y ella también hacía su parte, coloqué lo que llevaba en las manos a un lado y la volví a tomar por las caderas para poder manejarla y estrechar mi verga contra su culito, la cosa ya era descarada, sentí que su respiración estaba agitada y la mía ni hablar, le dije al oído, "¿te gusta?", ella solo asintió con la cabeza, uno de mis brazos fue bajando hacia delante y coloqué mi mano en su entrepierna, empecé a recorrer su cuevita por encima de jean.

Ella me tomó la mano y me dirigía hacia donde quería que la tocara, mi verga seguía empujando hacia delante y ella con su colita hacia atrás para sentir bien mi verga, subí un poco mi mano y la empecé a meter por arriba del jean para poder tocar su conchita, ella se pegó a mi cuerpo para dejar pasar mi mano, mi mano fue bajando y se encontró con su mata de vellos púbicos, los acaricié un poco y traté de seguir adelante pero la estrechez hacía imposible la labor, se inclinó un poco hacia adelante y mi mano pudo pasar a tocar cuevita, mis dedos recorrieron toda su conchita y con sus flujos mis dedos se deslizaban deliciosamente, tenía una conchita pequeña, mi mano la ocupaba toda, le trataba de meter un dedito pero por la posición era muy difícil, le dije, "lastima que no hubieras venido con faldita", me preguntó, "¿para qué tío?", "para poder tocarte mejor mi linda", me respondió, "tío esto no está bien, tú eres mi tío y no debemos hacer nada", pero no se quitaba de ahí y mis dedos seguían jugando, le dije:" ponte una falda que quiero hacerte de todo", "no tío, no podemos"

Cata jadeaba y arqueaba la cabeza hacia mí, estaba entregada y le encantaba, le volví a decir, "cámbiate de ropa, ve y busca una faldita que hay en la ropa y te la pones", "no tío que va decir mi mamá", "le dices que se te regó algo", enseguida la solté y le volteé un copa de tequila llena en su entrepierna, quedó completamente mojada, le volví a decir:

"ve, mi amor a mi cuarto y busca una faldita que hay para jugar tennis que han dejado aquí", enseguida mi sobrina salió de la cocina y fue hasta donde su mamá y le comentó lo que había pasado, después se dirigió a mi cuarto.

Ya todos estábamos un poco pasados de tragos, hasta mi hermana, que pocas veces toma, la noche era larga, pensé, me quedé esperando que mi verga se calmara un poco para poder salir de la cocina, decidí entonces ir al baño y hacer como si tuviera ganas de entrar, así lo hice y nadie notó nada extraño, entré al baño que también tiene una puerta hacia mi cuarto y cerré la puerta, de verdad no lo había pensado, pero la otra puerta, la que da hacia mi cuarto estaba medio abierta, me asomé un poco y estaba mi hermana con mi sobrina, ella le buscaba entre mis ropas alguna prenda qué ponerle, por fin encontró la faldita que yo la había dicho y mi hermana dijo: "Nacho es el colmo, tiene ropa de sus aventuras aquí, ponte esta falda y luego sales", mi hermana salió y dejó a Cata sola, yo me quedé observando desde donde estaba sin que me vieran.

Cata se fue quitando su jean y quedó en pantys, eran rojos, o como le llaman ahora "Hilo Dental", se paseó un rato así y yo la veía como un lobo a su presa, sin ponerse la falda todavía se dirigió al baño donde yo estaba, cuando me vio se asustó, uy, me dijo, "¿tío, qué haces aquí?, mi mamá puede venir en cualquier momento", se veía hermosa, su triángulo era divino, yo le tapé la boca y la entré al baño, cerré la puerta y me arrodillé entre sus piernas, mi boca quedó a la altura de su vagina y empecé a pasar mi cara por su cuevita, ella me decía, "no, tío, no, déjame, nos pueden agarrar, mi mamá me mata", yo no le hacia caso, aparté su tanga y pasé mi lengua por sus pelitos y su concha, ella solo decía que no, que por favor no, pero no hacía nada, me tomó la cabeza y empezó a dirigir, yo solo chupaba su cuevita, ella gemía y decía que no, no sé en qué momento me entró la razón y decidí que era mejor no correr riesgos, le dije que entrara al cuarto y se pusiera la falda y saliera, ella salió corriendo y así lo hizo, mientras tanto yo cerré con seguro la puerta del baño que da a mi cuarto y me quedé unos segundos esperando a que todo se calmara y nadie sospechara nada.

Cuando decidí salir, en encontré con mi hermana en la puerta, "¿por qué te demoras tanto Nacho?, estoy que entro al baño hace rato, los tragos me están ya mareando", yo solo le dije, "tranquila Julia, estaba haciendo cosas que nadie puede hacer por mí", en tono de broma, me dirigí a la sala y la gente seguía en el mismo plan, es más me pareció que había más gente, pero eso no me importaba, busqué con mi mirada a mi sobrina y estaba conversando con una amigo, ella me miró y bajó la mirada como apenada, decidí que era mejor dejarla un rato tranquila, de todas maneras la faldita se le veía muy bien.

La reunión siguió y ya los tragos habían hecho su efecto, algunos estaban dormidos y otros estaba enfrascados en conversaciones políticas que nunca tienen fin, mi hermana se había ido a dormir en uno de los cuartos y me había recomendado a Cata, yo no estaba tan pasado de copas, pero los demás parecía que si, en un momento no vi a Cata y decidí ir a buscarla, no la encontré, le pregunté a mis amigos pero ya todos no servían para nada, solo uno estaba medio despierto pero estaba muy tomado, sin pensarlo me dirigí a la cocina y ahí estaba Cata, estaba preparándose algo de comer, me miró y me dijo: "tío, fue una locura, esto no debió pasar, yo no soy así", me acerqué a ella y le dije, "tranquila mi amor, tú no eres una cualquiera, simplemente esas cosas pasan y punto, además tus hormonas están revoltosas y punto"

"No tío, lo que pasó es que cuando entraste la primera vez y me rozaste la cola, yo sentí muy rico y me dejé llevar después, eso no está bien, tú no me debes tocar", yo la interrumpí, "tranquila mi niña, no pasa nada, además esto es lo más rico que hay en el mundo, ¿o no?", "si, tío pero esto no lo debo

hacer contigo, tú eres mi tío y yo soy tu sobrina, esto es incesto", yo le dije: "si mi amor, pero con una niña tan hermosa como tú cualquiera se vuelve loco, con ese cuerpo que tienes me imagino que ya lo has hecho muchas veces", me dijo: "no, tío no muchas, pero siempre me pongo así cuando me tocan la cola", "¿cómo así mi amor?", "si tío, la otra vez en un bus un señor se me arrimó y me tocó la cola como lo hiciste tu", "¿y tú qué hiciste?", "nada lo dejé hacer, porque me daba una vergüenza que todos se dieran cuenta", "¿y cómo fue?, cuéntame"

"Ay tío, me da vergüenza", "mi amor con lo que hemos hecho hoy, conmigo no tienes por qué volver a tener vergüenza, cuéntame, ¿te gustó?", "ay tío, no me hagas hablar", "cuéntame mi amor, esas historias me encantan, ya tienes que contarme, no me dejes así", "bueno, está bien, hace unos días salí del instituto un poco tarde y subí a un bus para ir a mi casa, no sé en qué momento se llenó el bus y quedé en la parte de atrás, de pronto es que siento que alguien se me acerca por atrás y me empieza a rozar la cola, yo no le di importancia pero de pronto sentí un bulto pegado a mi cola y cada vez se restregaba más en mi colita, yo miraba para todos lados y no sabía que hacer, tenía mucha gente cerca y no quería que nadie supiera que estaba pasando.

El señor seguía apoyándose y me colocó los brazos como tú hiciste, como llevaba falda él me empezó a tocar por todos lados, pero como yo llevaba bicicletero no creí que fuera hacer nada, pero hizo como tú, me metió las manos y me tocó toda, me fue tratando de bajar el bicicletero y yo no lo dejaba, pero lo bajó un poco y se sacó su cosota y me la puso en la cola, yo no sabía que hacer, pero al ratito se terminó y me dejó toda untada de esa cosa, me dio un asco tío", "ah, ¿pero te gustó?", "si, un poco tío, pero no se lo vayas a contar a nadie, mi mamá me mata"

Mientras mi sobrina me contaba sus desventuras mi verga estaba como un riel, me acerqué a ella y le pasé la mano por la cola, "es que tienes una colita preciosa mi amor", mi mano acariciaba cada cachete de su suculento culito, ella se dejaba hacer, pero me decía. "no tío, no empieces otra vez", me arrodillé otra vez y metí mi cabeza por delante de su falda y empecé a chuparle su conchita por encima del panty, lo aparté un poco y mi lengua fue directo a su concha, estaba muy mojada, ella abrió las piernas y me dejaba hacer, le bajé el panty y se lo fui quitando, cuando se lo quité me levanté y se lo mostré, le dije: "mira, este es mi trofeo", "no tío, no te puedes quedar con él, ¿qué le voy a decir a mi mamá?", "no sé mi amor, pero este es mío y pasé mi lengua por su panty, justo donde quedaba su conchita, estaba lleno de sus fluidos, ella me dijo: "tío no seas cochino", le dije: "me encanta tu sabor, y ahora quiero comerte toda", "no, tío, no sigamos, esto es una locura, por favor tío, no sigas"

Pero ya era demasiado tarde, mi sobrina no tenía interiores y el camino estaba abierto, la senté en mis piernas, ella me daba la espalda, le restregaba mi verga en su colita y ella trataba de no dejarse hacer nada pero sin mucha convicción, le levanté un poco después de haberle sobado por todos lados, sus piernas, su vagina y por supuesto sus senos, pero no había tiempo para más, yo me la quería culear, le levanté un poco y me saqué mi verga, ella se dio cuenta de lo que iba a pasar y me dijo: "No tío, no me lo metas, por fa, no lo hagas", era por hacerse la difícil, porque no hacía nada por levantarse e irse, "mi amor, quiero culear contigo y la vas pasar delicioso", ella solo decía que no, pero estaba esperando que se la metiera.

Poco a poco le fui acercando mi verga a su conchita, ella me dijo: "no, tío, con cuidado, tienes que tener cuidado, me puede doler, pero mejor no lo hagamos, si quieres te lo chupo, te hago lo que quieras, pero no me lo metas", "ya mi niña, ya va entrar, ya no hay paso atrás te voy a culear bien rico y vas a disfrutar muchísimo, después me lo chupas bien rico", mi

verga se fue acercando a su entradita, hice que abriera muy bien las piernas y mi verga tocó su conchita, el primer contacto fue delicioso, ese calorcito, esa humedad, mi verga encontró su huequito y como estaba muy lubricada y en esa posición mi verga entró un poco, ella gimió y echó su cabeza para atrás, se entregó totalmente, la tomé por la cintura y la fui sentando en mi verga, poco a poco mi verga entró, hasta que quedó totalmente adentro, ella sintió que estaba completamente adentro y me dijo: "tío es muy grande tu cosa, es muy grande, me estás abriendo mucho y mi conchita no creo que aguante, me vas a matar", yo no dije nada, solo le daba besitos en el cuello y con una mano te tocaba sus senitos, y con la otra dirigía mi verga al tiempo que le frotaba su pepita, ella jadeaba cada vez más.

"Tío me matas, tío eres un degenerado te estás cogiendo a tu sobrina", esas palabras me enloquecieron aún más, " tío me estás matando", yo empecé a subirla y bajarla en mi verga, mi verga entraba toda y se la volvía a clavar toda, en cada embestida ella gemía más fuerte, jadeaba y movía su cabeza para un lado y para el otro, las embestidas eran fuertes, hasta que le dije que ella misma se levantara y se volviera a sentar encima de mi verga, se fue acomodando y así lo hizo, mi verga entraba y salía, era todo un poema, solo le veía su culito y pensaba, "por aquí también", pero estaba en el cielo.

Cata había pasado varios orgasmos, eso era seguro, había mucho flujo por mis piernas y por las de ella, se debía haber venido muchas veces, pero no estaba yo para contar cuántas veces, estaba llegando a mi limite y el pregunté si se cuidaba, "no tío, no creas que lo he hecho muchas veces, pero quiero que te vengas dentro de mí, quiero sentir que te vienes dentro de mí", yo estaba loco pero no para tanto, imagínese mi sobrina embarazada, decidí disminuir las embestidas para no venirme y le dije que debía chupármelo un rato, ella estaba entregada y me dijo, "tío nunca lo he hecho pero me enseñas", yo ya estaba que me corría, así que le la fui sacando y le dije que debía arrodillarse en el piso y chuparme la verga, quería venirme en su boquita, el morbo era total.

Ella se levantó y se acomodó como le dije, su cabeza inclinada sobre mi verga, al tiempo que podía ver sus piernas abiertas acurrucada y podía ver su concha abierta por mis embestidas, su concha estaba abierta en las dimensiones de mi verga, en ese momento quería chuparle su conchita pero primero quería que me chupara mi verga, decidí levantarme y dejar que si sobrina se metiera mi verga en si boca, así lo hizo, me dijo: "tío, nunca he hecho esto, es sabor es…", no la dejé terminar, le metí mi verga en su boca y le dije: "Chúpala como una colombina, cuidado con los dientes, chupa mi amor", ella se dejó llevar, yo le manejaba la cabeza, mi verga entraba y salía como si fuera su vagina, fui acelerando y me verga estaba a punto de estallar, le dije: "chupa, chupa mi amor, chupa y se la dejé adentro", mi verga estalló en una corrida bestial.

Mi leche salía por su boca y ella trataba de que mi verga no se le saliera, la tomaba con las dos manos, una corrida fenomenal, que delicia y con mi sobrinita, que mejor, su carita me miraba, sus mejillas estaban coloradas de la excitación, decidí que esa carita merecía un premio así que la acosté en el piso, le abrí las piernas y me dispuse a chuparle su concha otra vez, me metí entre sus piernas y su conchita todavía estaba abierta, se la chupé, estaba deliciosa y ella jadeó, de arqueó y casi se desmaya.

La levanté del piso, nos dimos un profundo beso y le dije, "quiero seguir así toda la noche, mi amor", ella solo me dijo: "yo también tío, yo también".

Esta es la historia de mi relación con mi sobrina, después vinieron muchas más cosas pero por ahora esto es todo, si quieren comentarme alguna cosa, alguna experiencia parecida, por favor escríbanme, todo lo que yo he relatado fue y es verdad, si quieran escribirme háganlo a mi correo.

Autor: Nacho nacho136204 (arroba) yahoo.com

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *