Mis clases calientes

¡Comparte!

Era un caluroso día de verano, y para paliar el insoportable calor estaba desnuda junto al ventilador.

Esperaba que viniera mi profesor particular de matemáticas, ya que las había suspendido y tenía que recuperar.

Se trataba de un compañero de clase que estaba más aplicado que yo, Javier. Durante todo el curso me había tenido caliente con su cuerpo atletico y sus pintas de universitario intelectual.

Llamó a la puerta y nerviosa busque rapidamente algo para tapar mi cuerpo, y cogí precisamente un vestido pseudotransparente olvidando ponerme la ropa interior.

Abrí e inmediatamente el miró mis pechos, lascibamente ya que los pezones se sugerian debajo de aquel vestido que poco dejaba a la imaginación.

Aún asi dimos la clase, y durante aquel rato no dejaba de mirarme. Poco tardo en advertir que no llevaba tampoco braguitas ya que cogió su mano y fue acariciando mi pierna hasta llegar a mi clitoris y me dijo con una sonrisilla traviesa- si me deseabas tanto para recibirme así haberlo dicho antes, llevo esperando esto todo el año- y me tumbo sobre la mesa, encima de los apuntes y los libros.

Empezo a besarme por todo el cuerpo mientras me masturbaba, y siguió hasta que me corrí.

Luego me levanto y me quitó el vestido dejandome completamente desnuda, y empezó a tocarme los pechos, a acariciarlos, a morderme los pezones… yo no podía mas. Tenía que probar su pene, ese que había estado deseando desde hacia un año.

Me bajó de la mesa y se sento en el sofa. Le bajé los pantalones y comencé a comersela. Era enorme y apenas me cabia media dentro de la boca.

Luego aprete su miembro contra mis pechos y jugué hasta que cogió él, muy caliente, y me puso a cuatro patas para follarme.

Lo hacia con fuerza y mientras me acariciaba y azotaba el culito. Ya para finalizar me puso sobre él y cabalgué sobre su polla hasta que se corrió.

La verdad  es que nunca pensé que tener una asignatura pendiente pudiera poner tan interesante un verano. Repetimos la experiencia después de cada clase.

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.