MIS CUERNOS III

Continuando con la historia con Carlos…

Como ya relaté en anteriormente, el amante de mi mujer, Carlos, estaba saliendo con ella ya de manera habitual. Os recuerdo que llegamos al acuerdo de no tener que esperar a mis viajes para poder follar con él.

Una noche en medio de una muy buena follada recordando la anteriormente disfrutada por ella con Carlos se me ocurrió una idea.

– Tesoro, me gustaría usar la cámara de vídeo para ver tus jodidas además de tu contármelas. ¿Te importaría dejarme poner la cámara aunque sea una vez? – Cariño, no se me había ocurrido, me parece una idea sensacional.. (me contestó) Mañana mismo lo preparas… Pero ahora termina que mañana tengo muchas cosas que hacer.

– Eso está hecho…(respondí sobreexcitado), ¿Se lo dirás a Carlos o será en secreto? – No, por ahora no le diré nada, eso queda entre nosotros…

A la tarde del día siguiente, después de comer, preparé la cámara en un sitio más bien pequeño disimulada en una estantería de libros, dentro de uno de ellos (es una cámara Sony realmente pequeña), apenas hace ruido y la verdad, cuesta darse cuenta, como funciona casi sin luz todo estaba preparado.

A eso de las 9 de la noche me llamó para decirme,

– Me pasaré por casa a eso de las 10 , ve a darte una vuelta o al cine.

– Te espero de vuelta a eso de las 12. No olvides nuestro "secreto"

A las 9:45 puse a funcionar la cámara y me marché a ver la peli "el señor de los anillos"… Regresé más tarde de lo que esperaba (mucho más) realmente cansado, la cámara estaba apagada y ella dormía profundamente, así que pensé dejarla tranquila hasta el día siguiente.

A la mañana siguiente, temprano (sábado) me levanté con ganas de marcha, así que dejé a Rosa en la cama, me puse el albornoz y me dispuse a ver lo que la cámara había grabado.

Conecté la cámara a la televisión y me puse cómodo, pasaron más de veinte minutos sin nada que mirar (a cámara rápida) hasta que vi aparecer a Rosa por la habitación medio desnuda y con Carlos sobándola a placer en dirección a la cama.

La polla se alzó de manera instantánea y el placer comenzó a fluir por mi cuerpo seguí mirando mientras me pajeaba a gusto. La sacó las bragas dejándola con el resto de ropa interior y se puso a comerle el coño mientras ella gemía quedamente moviendo su culo hacia arriba de vez en cuando. Al rato se separó desnudándose completamente, dejándome ver su pollón, no demasiado largo, pero si muy gordo, apuntando hacia el techo, desafiando la gravedad. Ella le dijo:

– Ven, cogeme, dame tu polla, métemela ya – Pero, que puta eres, te voy a coger a conciencia, Guarra mía!!! (respondió)

Si más se deslizó sobre ella y comenzó una follada muy rápida (para lo que suelo hacer yo) con unos movimientos fuertes… mientras ella le gritaba que no parase… A los dos o tres minutos se salió y le dio la vuelta, sacando los pechos del sujetador y pellizcándolos y de nuevo enterró su polla en ella comenzando una cabalgada aún más rápida mientras la llamaba Zorra y le daba cachetes en el culo de vez en cuando. Unos minutos mas tarde se corrió dentro de ella y dándole un último cachete en el culo se salió de su sapito, rezumando corrida hasta la sábana.

– Ha sido una buena follada… no crees? (dijo él) – Estupenda, (contestó)

Se fundieron en un último beso y él, tomando sus ropas se fue hacia el baño para, según comentó, darse una ducha y marchar.

Rosa se acercó a la cámara mientras Carlos se duchaba y dijo.

– Hola cornudín, espero que te haya gustado el espectáculo, a mí si que me gustó.

Mientras yo en mi salón viendo todo esto me corría por segunda vez en mi mano, mientras me estaba

limpiando, apareció mi mujercita y viendo lo que estaba haciendo su cara pasó del sueño al enfado.

– Pero bueno, ¿Qué es eso de estar viendo esto sin mí? – Lo siento…

– No, cornudín, no lo sientes, quedamos en verlo juntos para calentarnos, no en que te matarías a pajas viéndolo solo. Creo que te mereces un "castigo" por haberlo hecho sin mí.

– No pude evitarlo, tenia muchas ganas y….

– Esta semana próxima solo follaré con Carlos, ¿Te parece bien?

No sabia que hacer o que decir, estaba allí, manchado de semen y no se me ocurría que decir a mi favor, así que le dije:

– Bien, está bien.

Pasaron los días sin follar, mientras ella continuaba cogiendo con Carlos tanto como le apetecía, incluso por detrás, creo que mi abstinencia la ponía aún más caliente y le dejaba hacer nuevas cosas con Carlos. La vi mamar como nunca me lo había hecho a mí (a veces mirando a la cámara mientras se la chupaba) y enseñar su recién jodido coño al objetivo.

Ese fin de semana pusimos fin a mi "castigo" con una follada de más de tres horas.

Fue realmente sensacional, por fin la di por detrás y por delante en una sola sesión (una semana sin correrse da mucho de sí) nos corrimos como quinceañeros, fue realmente una de esas folladas que no se olvidan (Ya me entendéis).

A la mañana siguiente me comentó que lo de Carlos ya le parecía que estaba terminado, se lo jodería una vez más a modo de despedida, pero que la historia no daba más de sí.

Que le apetecía cambiar de "amante" a lo que respondí,

– Lo que tú quieras amor.

– Quizás tenga alguna oportunidad con un ex compañero de trabajo llamado Josean, siempre estaba detrás de mí, y la verdad es que alguna vez que quedamos el grupo para cenar sigo viendo en sus ojos esa mirada "especial"

– Cariño por favor, hazme cornudo cuando tú quieras, la verdad es que me estás viciando con esto de tal manera que no sé si podremos dejarlo algún día.

– ja,ja,ja, Te comprendo mi cornudo (dijo Riendo)

A eso de las tres semanas (Ya sin Carlos) surgió la cena de ex compañeros de trabajo A Rosa se le iluminó la cara y me comentó:

– Cornudo mío, esta es la oportunidad que esperaba para follarme a Josean.

– Lo sé y me excita…

– Te los voy a poner muy grandes cariño.

– Y yo los disfrutaré mi amor.

La tarde antes de la cena la pasó preparándose para la ocasión, se dio un baño con esencias, se depilo en todo el cuerpo, dejándose el sapito con un poco de vello en la parte superior (como a mí me gusta) y se puso un conjunto de ropa interior súper-sexy color verde oscuro sobre el cual puso un vestido negro de una pieza y se maquilló la cara realmente bien…estaba realmente espectacular.

– Ya estoy lista, con toda esta preparación Josean no se resistirá.

– Ya lo creo

Me la sacó y comenzó a pelármela mirándome a los ojos…

– Estás preparado para asumir unos cuernos más grandes? – Si, Si mi amor, no pares, dije súper cachondo – La tienes muy dura, te la dejaré un poco descargada…

– Sigue, sigue, me encanta…

– Ya!!! (puse en el piso mi caliente leche), ella ni se manchó la mano..

Con la excusa de que le estropeaba el maquillaje, no me dejo ni darle un beso, me tiró uno con la mano, mientras me decía adiós desde la puesta.

Autor: manu_vitoria

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *