Mis experiencias gay (primera parte)

experiencias gay

¡Comparte!

Escuche que me llamo y cuando me di la vuelta estaba parado atras mío con su semejante pija en la mano mientras se la sacudia haciendo que choque en su estómago y su pantalón haciendo un ruido como si fuesen cachetadas.
Me sorprendió al verlo así y me enoje y lo mande a la mierda. El se reía mientras con trabajo se guardaba la poronga en el pantalón.
No era la primera ves que me hacía una broma asi, siempre me jodía que me quería culear o me ofrecía chuparsela. Y yo siempre lo tomaba como broma o lo insultaba y lo trataba de que era un puto.


Pero esa broma ya pasaba el limite pero igual No le di importancia y al otro día hacia como si no hubiese pasado nada.
Pero esa noche me quedé pensando en esa verga lo grande y gruesa que era y note que empezaba a sentir un raro sentimiento de excitación y sentia ganas de verla de nuevo aunque no me explicaba por que.
Después de ese día las bromas cesaron y ya casi ni hablábamos. Yo estaba confundido sentia curiosidad y ganas de volver a verle la pija pero ya parecía que sus bromas habían terminado.
Los dias pasaron y yo cada noche me sentía más atraído por las pijas. Miraba videos, fotos y me imaginaba chupando una mientras me hacía terribles pajas que me dejaban tirado.
A dos semanas del suceso yo un poco frustrado porque ahora si quería que me hiciese bromas o que me la mostrará y el parecía tan indiferente conmigo que comencé a forzar encuentros, al baño lo seguí varias veces pero el siempre entraba en el cubículo privado y nunca en los migitorios. Y también me quedaba hasta que todos se iban con la excusa que tenía que terminar algo urgente pero ni lo veía, desde la habitación me gritaba que cuando me fuera le avise y después el cerraría.
Ya cansado de tantos intentos y sin pensarlo un día entre al baño y el estaba ahí, en los migitorios. Yo me puse a su lado y de reojo trataba de ver algo pero el ángulo no me ayudaba y disimuladamente me puse en punta de pies para poder ver.
El se percató de esto y me dijo
-que haces me que la queres chupar puto.
El si fue automático pero segundos después me entraron unos nervios terribles y como siempre lo volví a mandar a la mierda como queriendo dar a entender que el si había sido una broma y salí de ahí.
Ya el deseo era inaguantable y ese día como otras veces me quedé hasta que se fueron todos haciéndome el de acomodar unas cosas.
Cuando de repente me doy la vuelta y estaba el en una silla abriendo las piernas y sobandose la pija por encima del pantalón.
Me dijo- si tengo olfato para los putos yo.
Sin mirarlo y sin decir nada ya dejándome llevar por el deseo camine hacia el me arrodille y comencé a desabrocharle el pantalon mientras el seguía hablando.
-Yo sabia que solito ibas a venir a chuparmela putito. Sus palabras más que una ofensa eran las cosas más excitantes que había escuchado y me ponían como loco.
Con dificultad logre sacarle la verga para afuera y cuando ya iba con la boca abierta a chuparla me puso una mano en la frente dejandome a centímetros de la pija. Yo pensaba que era una broma o algo entonces descubrí sus intenciones reales.
-Nada es gratis puto 500 pesos te va a costar chuparla.
Yo estaba con bronca y encima en desventaja para negociar pero 500 pesos me parecía mucha plata y le dije que le daría 100. 250 o te vas con el olor a pija en la mano nomas me contestó yo acepte pero el hijo de puta me hizo darle la plata primero.
Después de tantas vueltas por fin me dejó vía libre.
Yo la tome con mi mano y le baje todo el cuero dejando la cabeza libre y comencé a pasarle la lengua. Era morada y estaba caliente, el sabor era nuevo para mi pero me pareció exquisito. Le pase la lengua todo a lo largo hasta los huevos. Me los metí en la boca uno por uno y ya cuando note que la tenía bien dura comencé a mamarsela como loco. Mi cabeza iba hacia adelante y hacia atrás sin pausas y al ver que el gemia y se ponía como loco más aumentaba la velocidad. Resulte ser un excelente mamador de pijas. Tanto que a los pocos minutos ya sentí dentro de la boca chorros de leche caliente. Me dijo que tragara pero me dio asco y la escupi.
Le encanto mi mamada y me dijo que cuando quiera se la vuelva a chupar. Pero ahora yo estaba en ventaja de negociación y le dije que nunca más le iba a pagar si el quería que se la chupe que me dejara hacerlo gratias o nada. El me contestó que no que si quería mamar que pague.
Yo sin decir nada me levanté junte mis cosas y me fui.
Yo estaba como nuevo me sentía aliviado y me sentía orgulloso también de haber hecho gozar a un hombre tan rápido sin tener experiencia aunque me arrepentí de lo rapido que fue y no haber estado más tiempo disfrutando el momento.

Continuara…

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.