Mis primas Leticia y Natalia

leticia primas

Amor filial hetero, jóvenes y [email protected] Tan solo unos días después de haberme cogido a mi tía y su hermana me enteré que Leticia, mi prima que vive en el campo, vendría a quedarse unos días a casa de mi tía. En ese momento mi casa estaba siendo arreglada por lo que yo me estaba quedando en casa de mi tía y aprovechaba para tener sexocon ella y mi prima Natalia cada vez que fuera posible, así que al enterarme de la noticia me enojé bastante pensando que arruinaría mi sexo familiar.

Cuando mi prima Leticia llegó, yo me encontraba solo en el apartamento, ya que mi tía estaba trabajando y mi prima había ido al gimnasio. Cuando la recibí casi no la reconocí dado que habían pasado 7 años desde la última vez que la había visto. A sus 18 años medía 1.75, tenia el pelo rubio natural y ojos celestes, sus pechos eran inmensos, basta decir que superaban con creces lo de mi otra prima.

Su culo no era demasiado grande y contrastaba perfectamente con sus senos, además tenia una cara de inocencia que la hacia más deseable aún. Iba vestida con una camiseta ajustada y una pollera no muy larga que dejaba ver sus hermosas y depiladas piernas. Luego de saludarla nos pusimos a conversar y en poco rato había entablado una animada conversación, me contó entre varias cosas que no tenía novio porque sus padres no la dejaban y que nunca había estado con un hombre, esto me excitó a sobremanera, tan solo imaginarme el tener a una virgen tan hermosa para mi solo, hizo que se me pusiera la verga súper dura.

Al rato le dije que me iba a duchar y que si quería mirara la TV, yo entré al baño pero en lugar de ducharme empecé a hacerme una paja pensando en Leticia para disminuir mi calentura. Cuando recién comenzaba oí pasos por el pasillo que se detuvieron en la puerta del baño, yo imaginando quien seriacontinué con mi paja, notando un ojo en el agujero de la cerradura.

De improviso me dirigí a la puerta y la abrí, encontrando a mi prima sentada en el suelo con una mano dentro de su bombacha, ella puso cara de asombro pero yo me acerqué y le dije:

– ¿Para qué te conformás con mirar, si puedes tocar?

Acto seguido la tomé de la mano y la hice entrar al baño, luego la besé con pasión en la boca a lo que ella correspondió agarrando mi pija y continuando con la paja que no había terminado. Yo la hice ponerse de rodillas enfrente de mi verga y sin tener que decirle nada ella comenzó a chupármela y no lo hacia nada mal para ser una inexperta.

Ella recorría toda mi verga con su lengua y en un momento me miró a los ojos, me sonrió y se tragó toda mi verga de una vez, esto me causó tanta excitación que al poco rato largué grandes cantidades de semen en su boca, que luego se tragó. Después de la magnifica chupada, la fui desvistiendo dejando al aire sus enormes y suaves tetas, me quedé tan impactado por el tamaño de sus senos, que comencé a lamerlos y jugar con ellos a lo que mi prima respondió con gemidos de placer.

Mientras tanto metí una de mis manos en su concha y lentamente le fui introduciendo los dedos haciendo que su clítoris se dilatara y dejando Leticia gimiendo como una gata en celo. Luego de jugar con sus senos fui lamiendo todo su cuerpo hasta llegar a su vagina y allí comencé a lamerla con gran intensidad. Recorría con mi lengua todos los rincones de su clítoris, lo hacia desenfrenadamente y sin pausa para causarle un mayor placer.

Al poco rato de haber comido esa concha divina la puse de espaldas a mí, luego tomé un frasco de shampoo y lubriqué mi verga y su ano con un poco de ese líquido. Cuando vi que estaba listo comencé a desvirgarla suavemente por el ano, ella se quejó un poco al principio, pero al poco rato cuando ya le había metido gran parte de mi pija en su culo, comenzó a soltar gritos de placer. –

Más fuerte, quiero sentirla dentro mi, así, dale- me dijo, lo que me calentó aún más e hizo que terminara de metérsela de un golpe y comenzar

a un frenético ritmo de penetración. Su ano, tan estrecho y húmedo y el agua caliente cayendo constantemente sobre nosotros, me excitaban tanto que al poco rato descargué todo mi semen en su agujero. Luego de haber eyaculado dentro de ella, nos besamos y se dedicó a lamer mi verga, mientras estaba en eso veo entrar a mi prima Natalia desnuda al baño y decirnos:

– ¿ Porque no me esperaron para divertirnos todos juntos?-

Y luego de decir esto se metió a la ducha con nosotros 2. Leticia la miró con cara de sorpresa al comienzo pero luego Natalia se acercó a ella y la besó al mismo tiempo que me agarraba la verga y comenzaba a hacerme una paja. Leticia no tardó en reaccionar y al poco rato hacia un espléndido 69 con mi prima en el suelo de la ducha.

Yo sin perder tiempo me acerqué por detrás de Leticia y comencé a penetrarla por la concha con suavidad, ella respondió a esto lamiendo con más fuerza la vagina de mi prima que gritaba de placer. Su vagina resultó menos estrecha de lo que esperaba, estaba muy caliente y sus fluidos lubricaron mi verga lo que hizo que entrara con facilidad.

Al encontrar el himen, solo tuve que presionar un poco y luego de haberlo roto comencé un suave mete- saca y que acompañado por la lamida de bolas que me hacia mi prima, hicieron que pensara que estaba en el paraíso.

Un rato después al sentir que iba a eyacular le metí toda mi verga dentro de la concha a Leticia y la mantuve allí hasta que hube descargado toda mi leche, mientras lo hacia mis 2 primas gozaban de un orgasmo simultáneo y cuando todo mi semen estuvo dentro de la vagina de Leticia hice que Natalialo lamiera mientras yo besaba a Leticia y jugaba con sus pechos.

Después de eso tuvimos muchas horas más de sexo y cogí con Leticia hasta que volvió al campo.

Autor: Narradoruy

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

5 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *