MIS VACACIONES CON MI PRIMO ALBERTO

¡Comparte!

Ya había mandado antes un relato de cómo me tiré a mi suegra… ahora me cuesta un poco más de trabajo follarla por mi trabajo pero cuando lo hago mmm riquísimo. Pero bueno. Me considero bisex… pero aún las mujeres me atraen más. Este relato me sucedió hace una semana con un primo que tenia ya tiempo que no lo veía. Fui de vacaciones los cabos, me fui solo porque mi esposa se fue con sus padres. La verdad quería estar solo por una broncas que yo tenia con mi esposa. Mes hospede en casa de mis tíos, que son los únicos que frecuentaba más seguido.

Llegué a su casa y me mostraron mi habitación. Me puse como y bajé a platicar con ellos, al poco rato llegó mi primo Alberto, que ya tenia tiempo de no verlo, desde que lo vi entrar algo me llamó la atención de él, con él tuve mi primera experiencia sexual con un hombre cuando cumplí 18 años, ahora tengo 25 al igual que él.

Es más alto que yo mide aproximadamente1.75, es de piel clara con ojos verdes cuerpo un poco musculoso. Al verme se sorprendió y le dio gusto volver a vernos, no sabia que yo llegaría, me abrazó fuertemente y pude sentir su bulto que se sentía muy grueso y sin erección. Sus padres salieron a un mandado y nos quedamos solos. Me sugirió ir a la playa un rato y platicar de tantas cosas que nos habían pasado. Se cambió de ropa y nos fuimos en su carro. Íbamos platicando de todo hasta nos acordamos de cómo nos cambiábamos a las novias. Llegamos estuvimos un rato en el mar, tirando les la onda a algunas nenas.

De pronto él se quedó callado viendo fijamente algo, yo sabia que veía, pero noté su gran erección y vaya que era enorme y empecé a acordarme de nuestro encuentro sexual hace 7 años. Y me puse caliente yo también. Pasó el momento y tuvimos que regresar. Ya en el carro de regreso le pregunté que miraba en la playa que hasta se le paró, me dijo que una nena, pero yo miré muchas y ninguna en especial. Yo pensaba si también se dio cuenta de mi pene en ese momento pero parecía que no.

Llegamos ya noche a su casa por que pasamos a ver a varios de sus amigos. Ya en la noche cenamos y me preguntó que si quería ver una película le dije que si. Nos despedimos de sus padres y nos dirigimos a su habitación, que era el ático, tenia su cuarto en el último piso de su casa y la verdad me gustaba que no se escuchaba nada de lo que se hacia a dentro.

Tenia un cuarto muy lindo. Una tele de plasma un home theater, o sea todo, puso la película y nos acostamos en su cama. Empezamos a platicar de nuestras vidas, hasta que me confesó que en la playa había tenido la erección por que se acordó de lo nuestro. Yo le confesé que al verlo también lo recordé y me éxito muchísimo, pero la verdad me daba peana decirle. Me dijo que pondría una película porno para bajarse la calentura con un paja y yo accedí por que estaba igual de caliente. Comenzó la película y me preguntó que si me incomodaba que se desvistiera todo, yo le contesté que no y los dos nos desvestimos.

Él se masturbó solo y yo también y pasó esa noche. Así pasaron tres días los cuales él se había portado muy bien conmigo, era muy amable me compraba todo, era atento me trataba como su mujer. La penúltima noche que yo iba a estar ahí, por alguna razón me enamoré de mi primo, tal vez porque era muy atento y tierno sin llegar a notarse gay, esa noche decidí entregarme a él, por azahares del destino recibí una llamada de mi esposa diciéndome que ella estaba en nuestra casa, pero no le di importancia, solo pensaba en como daría el salto de entregarme a primo.

Pasamos el día juntos cuando llegó la noche me invitó a ver otra película pero lo notaba raro como nervioso pero yo quería estar con él. Llegamos a su habitación puso la película y se acostó junto a mi, mi corazón latía muy r&

aacute;pido. Veíamos la película cuando me armé de valor y le dije… Primo sabes que estos días me la pase súper contigo fuiste muy atento y la verdad ojala no te enojes pero estoy enamorado de ti…

Al decir esto me miró a los ojos y me confesó que desde que llegué él quería hacerme suyo pero no como la primera vez que no llegamos más que a mamarnos los penes, quería algo más, mi corazón se aceleró aún más no dije nada me aventuré a besarlo en los labios y él reaccionó igual, me contestó el beso, es el beso más tierno, apasionado y más rico me han dado, su lengua jugaba con la mía, nuestros labios ardían, me separó y me vio a los ojos, yo le dije primo, quiero ser tuyo, me has tratado como una reina quiero entregarme a ti como muestra de agradecimiento.

Me besó nuevamente y tomó mis manos que las llevó a su enorme pene en erección, era muy grande, me separé de él besé su cuello, lo despojé de toda su ropa y lamí todo su cuerpo cuando llegué a su pene primero lo besé en el glande, ese pene era hermoso, y todo mío, lo comencé a lamer desde los huevos hasta la punta, mi primo gemía de placer, me agarró de la cabeza y fue cuando me metí su enorme pene a mi boca, media 23 cm que eran deliciosos, me quería comer todo de un trago pero no podía, era demasiado grande, pero me acomodé y lo tragué todo, sentía su cabeza enorme en la garganta.

Mi primo empujaba mi cabeza para que no lo sacara de mi boca estuve con eso trozo dentro de mi boca como quince segundos hasta que me solo él me levantó y me besó nuevamente, me desnudó a mi e hizo lo mismo, me comenzó a mamar mi pene, uy era una delicia esa mamada que me daba. Lo levanté y nos besamos, me llevó a su cama y me acostó, él se puso encima mió y sentía su enorme pene jugando con el mío de apenas 18 cm.

Abrí mis piernas para entrarme mejor, era muy tierno con sus besos y sus caricias eso me ponía más caliente, le dije primo soy tuyo hazme lo que quieras. me besó y comenzó a bajarse lamiendo mis tetillas y llegó de nuevo a mi pene se lo metió a la boca, lo mamó muy rico, se bajó más hasta llegar a mis huevos que se comía con desesperación, me alzó mis piernas y me comenzó a lamer mi ano virgen, uyy, era una sensación increíble, sentía como lo ensalivaba y comenzó a meter un dedo y luego dos sentía muy raro pero rico, ahora era su mujer, se puso saliva en su pene y puso la punta en mi ano, antes de meterlo me dijo que lo haría despacio para no lastimarme, le contesté que hiciera lo quiera soy tuyo empezó a bombear más rápido por algún motivo me vine pero me vine tan rico… me salpicó mi pecho y el de mi primo, mientras bombeaba, mi primo se comía mi semen que era bastante, y me besaba llenando nuestras bocas de ese líquido.

Mi primo me dijo que se venia, le abracé la espalda con mis piernas y con mis brazos y no lo deje salir le dije gózame primo soy tu nena vente dentro mío quiero llevarme algo tuyo dentro de mi, se comenzó a venir, sentía como mis intestinos se llagaban con su hermoso liquido que salía bastante, mi primo gritaba y lo besaba para que no lo hiciera tan fuerte, que sensación tan rica terminó agotado y se recostó encima mío sin sacarlo, me besó muy tierno y le dije, primo soy todo tuyo de ahora en adelante, él me dijo yo también soy tuyo, nos besamos y nos quedamos dormidos en esa posición.

A la mañana siguiente nos levantamos tarde, nos metimos bañar y nos prometimos que nunca nos olvidaríamos estuvimos casi todo el día besándonos y tocándonos. Esa noche nos hicimos el amor de nuevo y ahora ella era mi chica, al igual que él, lo penetre con cariño, me vine dentro de él y él me inundó mi boca con su manjar. al otro día me fue a dejar al estacionamiento muy temprano y nos despedimos… eso es todo por ahora espero les haya gustado mi historia… luego les mandaré otro relato…

Autor: Ronie

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.