Mis vecinos nuevos 2

vecinos 2

Despues de la cogida con mi vecino me fui a bañar ya que estaba toda transpirada y chupoteada, durante el baño me masturbe hasta no parar, estaba muy caliente por culpa de el. Esa tarde me cambie para ir a la universidad (estudio de noche), no queria ir como siempre con el tipico jean queria que los hombres cuando me vieran se vuelvan locos entonces me puse una pollera negra muy cortita y una linda remerita a la cual le hice un nudo.

Durante todo el viaje recibi muchos piropos y senti que me apoyaban en el colectivo, al llegar a la universidad ya estaba mojadita necesitaba una pija especialmente la de mi vecino. Durante la clase no aguante la tentacion y me sente en las piernas de mi amigo para que me explique bien algo que no entendia, lentamente me fui acomodando hasta estar sentada encima de su pija y moviendo mi cola de forma que no se note mucho logre una ereccion dentro de su pantalon, se sentia que el chabon tenia un buen paquete entre sus piernas, luego fui mas lejos, agarre su mano y la lleve por debajo de mi pollera directo a mi concha, el empezo a masajearme con sus dedos y yo respondi abriendo un poco mas mis piernas para que el pudiera meterme un dedo por lo menos, cosa que hizo y yo tuve que contenerme para no gemir en ningun momento, el acerco su boca a mi oido y me dijo.
El: estas toda mojadita.
Yo: vamos a tu auto.
El: queres pija???
Yo: claro papi.
Nos levantamos y fuimos a su auto que estaba en el estacionamiento de la universidad.
En su auto lo primero que hicimos fue pasarnos al asiento trasero, alli yo le hice la mamada de su vida mientras el miraba para todos lados viendo si venia alguien y luego follamos, primero fue el sentado sujetandome de la cintura jalandome hacia arriba y abajo mientras yo me sostenia del respaldo del asiento delantero y luego lo mejor, el abrio la puerta para salir, me puso en posicion de perrito y me cogio mientras el se cubria con la puerta, ya en ese momento yo tenia levantada la remera y mis pechos se bamboleaban para todos lados, luego tuve que salir del auto para arrodillarme y probar toda su lechita. Entendi entonces que quizas gracias a mi vecino me di cuenta que soy adicta al sexo.

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

2 votos
Votaciones Votación negativa

Un comentario

Dejar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *