MORBOSA EXPERIENCIA

Hola amigos, que les digo, soy casado, tuve la suerte de casarme con una hermosa mujer, ya hace 4 años, con la que puedo decir, me ha ido muy bien como esposa y como madre de mi hija.

Por diversas, circunstancias al conocer a mi esposa, esto hace 5 años, recién supe que había participado años antes, en un concurso de belleza donde no ganó, pero con las chicas con quienes participó, mantuvieron en el tiempo una buena amistad.

Mientras avanzaba nuestra relación, comencé a conocer a cada una de sus amigas, todas eran preciosas y cada una de ellas tenia su propia vida.

Una de ellas en particular me captó por su belleza, su nombre no viene al caso, pero la llamaré Liliana, me gustaba y ni modo yo no podía hacer ya nada, me casé, y me mudé a otro estado, donde trabajaba, y mi esposa se comunicaba con sus amigas por mail.

Desde que la conocí quizás inconscientemente, mostré muy rápidamente que me había impactado, ella lo notó, pero lo superó, ella también tenía ya pareja.

Pasó el tiempo, ella terminó con el novio que yo conocí, y escribía a mi esposa sobre sus vivencias y experiencias y cosas que le pasaban, obviamente yo me enteraba de todo.

Pasaron 2 años y me entero que nos invitaba a su boda a la ciudad de México DF, pero lamentablemente mi esposa estaba embarazada y no podíamos asistir pues el embarazo era de riesgo.

Se casó, y era con un antiguo novio, según mi esposa todo era por interés pues esta persona tenia mucho dinero. Y él por motivos de trabajo, viajaba frecuentemente al DF.

Hace 1 año aproximadamente, regresamos al estado de mi esposa por dos semanas de vacaciones, y obviamente nos volvimos a frecuentar con los amigas de ella. Participando en diversas reuniones con ellas.

En una noche que estuvimos, tomando en la casa de mi cuñada, también estaba liliana y su esposo tomando diversos tragos, estuvimos hasta tarde tomando entre comentarios y bromas diversas, ella estaba con una minifalda azul que en toda la reunión fue motivo de muchos comentarios, de parte de todos, incluido su esposo, entre dialogo y dialogo me percaté que fugazmente buscó mi mirada, fue solo una milésima, pero sentí por primera vez en esa mirada que también tenia interés por mi, quizás fue el licor pero en ese momento lo sentí.

Mi esposa era todo risa, solo quedábamos en la sala, dos parejas y mi cuñada, como a las 2 AM mi esposa se levanta y me dice voy a dormir no doy más, ok la llevé a nuestra habitación, regresé a la sala, y seguimos tomando y riéndonos los cuatro, de vez en vez sentía su mirada, nos percatamos que se acabó el licor.

Dije "voy a buscar donde comprar más" y me dice el esposo de liliana "voy yo! Sigan Uds." Y salió a realizar la compra, a los 5 minutos se oyen las bocinas de un carro, era las amigas de mi cuñada que estaban regresando de una fiesta y al ver la luz en la casa, fueron a sacarla para irse, mi cuñada rápidamente salió y nos dice "me voy pero no hagan travesuras". Nos quedamos solos riéndonos del comentario, nos miramos, sonrió y solo dijo "voy a lavar los ceniceros", se levantó y me quedé embobado mirándoles las piernas y las nalgas mientras levantaba unos ceniceros y unos vasos yo solo miraba.

Se dirigió a la cocina, yo no sabia que hacer. Me dice "ven a ayudarme", me levanté presuroso y me dirigí a la cocina. Estaba de frente a mi de espaldas al lavabo, mirándome desafiante yo mirándola. Ella una mujer hermosa una reina de belleza, me dice "¿que! Se te acabaron las ideas?" me acerqué despacio, disfrutando el hecho de saber lo que pasaría, me detuve frente a ella, puso sus brazos alrededor de mi cuello, puso su labios frente a mi y me dice, "¿a que no aguantas besarme?". Comprendí el juego, teniendo nuestros labios solo 4 cm de distancia, le digo "¿crees que no?", me dice "apuesto que no aguantas un minuto sin querer besarme", sonreí la miré y puse un poc

o de esfuerzo y le digo "¿no?! La que me vas a besar vas a ser tú!"

Ella pone sus labios en mi oreja y me dice despacito "se que no? Tú me vas a besar" y pasa su lengua por mi oreja, yo solo quería besarla y sentirla mía, puse mis manos alrededor de su cintura sentí su estremecimiento bruscamente la presioné hacia mi, ella solo me daba pequeños besos en la oreja en las mejillas diciéndome, "dime que te gusta!","que te gustaría besarme!", "no te resistas!, yo lo se" más me decía esto más me aguantaba, agarré sus nalgas la sentí durita tanto tiempo sonando con tocarlas, ella me dice "Hoo no!, todavía no" y subió mis manos a su cintura.

Mi mente se bloqueó dije, "¿qué diablos?" E intenté besarla ella retiró su rostro La miré, me sonrió, ella me dice, "perdiste!" Y me besa de una manera que aun la recuerdo, por fin se abandonó y sentí su cuerpo entregado, fue un beso con furia, quizás con violencia, la abrazaba, pasaba mis manos por sus nalgas y la presionaba a mi…., de repente un ruido de un motor nos trajo a la realidad, era el esposo que regresaba de comprar bebidas, nos soltamos ella me agarró la verga sobre el pantalón con fuerza me besa y me dice "llámame!", se acomodó la ropa y regresamos a la sala.

Su esposo entró al departamento, y le extrañó encontrarnos solos, le extrañó en no encontrar a mi cuñada, le expliqué lo sucedido, y seguimos tomando unas cervezas más hasta cerca de las 4.30 se despidieron de mi y se fueron.

Lamentablemente, no tuve oportunidad ni de llamarla y mucho menos de encontrarme Con ella pues por ser el tiempo corto para estas vacaciones, tenia poco margen para darme una escapada y tuve que regresar a mi estado de residencia con el recuerdo de lo que pudo ser.

Mi esposa continuó en comunicación contigua con esta amiga a través del mail y a la vez me comentaba de las cosas que a ella le sucedían en su vida de casada. Hace cuatro meses aproximadamente, regresando del trabajo, encontré un vehículo desconocido para mi, en la puerta de mi casa, tenia placas del estado de mi esposa, ingresé a casa y grata fue mi sorpresa de encontrar a mi esposa con su amiga que había venido a pasar una semana con nosotros, había tenido una fuerte discusión con su esposo, y necesitaba unos días para pensar y descansar, y había llamado a mi esposa quien le brindó la ayuda necesaria y la había invitado a la casa.

Obviamente, llegó un viernes, y ese fin de semana la pasamos los 3 yendo de aquí Para allá, en la compras almorzando juntos paseando todo el tiempo busqué su mirada pero ella nada, solo se comportaba como una amiga, aun cuando nuestras miradas se encontraban yo le era indiferente, así que al tercer día me quede con la idea que lo sucedido esa noche, fue solo un momento de debilidad y de los tragos de la noche.

Era lunes día de trabajo, mi esposa y su amiga se quedaron solas y yo tenia que ir a trabajar, esa mañana mientras me alistaba para ir al baño sentí que se estaba bañando me acerqué sigilosamente a la puerta que estaba entreabierta, ella pensó que quien estaba afuera era mi mujer, lo comentó después.

Me acerqué, la vi en la tina parada desnuda, contemple su riquísimo cuerpo, ella Ni se percató de mi presencia, yo la miraba metí medio cuerpo a la ducha para contemplarla mejor, ella concentrada en su aseo yo disfrutaba esos segundos en contemplar cada pliegue de su piel, mi erección era evidente, ella sintió mi presencia, volteó a la puerta y me mira, su primera reacción fue instintiva agarró una toalla y se cubrió medio cuerpo, yo pensé que me iba a decir algo, me miró y nuevamente vi esa mirada que vi la noche que nos embriagamos, y sonríe.

Estaba bellísima, sin una gota de maquillaje, el cabello revuelto mojado me dice buenos días bb, dirigiéndose a mi pene, estábamos a metro y medio de distancia, me dice "no te acerques o grito", me dice "tócate" la escena era muy singular yo parado con la mitad del cuerpo dentro del baño y la otra mitad en el pasadizo, ella soltó la toalla y empezó a tocarse los pechos y acariciarse su vagina despacio yo saqué mi verga y empecé a acariciarla en toda su extensión, nos mirábamos y no tocábamos, la miraba y ella a mi, los dos masturbándonos ella

aceleró su movimiento de su dedo y su rostro me decía que quería algo de mi, hice el intento de dar un paso y me dice "no!, quiero verte terminar" , seguí con el juego y continué acariciándome me olvidé del mundo, solo la miraba y me masturbaba, mi mente estaba en blanco.

Un ruido proveniente del segundo piso, me volvió a la realidad era mi esposa quien decía amor! Estas ahí alcánzame tal cosa! Sentí la voz muy cerca en la nuca, solo atiné a decir voy a amor, estoy haciendo tal cosa, y la deje a ella concentrada en lo que hacia, fui al dormitorio mi mujer estaba en la cama, solo en bragas me dijo, aun es temprano amor, entra a la cama, no me hice de rogar e ingresé a la cama, ella se puso en mi pecho y busco mi entrepierna me dice ho!, estás excitado esta mañana y se sonrió, se metió debajo de la cama y empezó con una de las mamadas que a mi me enloquecían, sentí sus labios y su cuerpo yo solo pensaba en la amiga que estaba unos metros nuestros masturbándose, era tanta mi excitación que sin mucho esfuerzo y luego de la calentura de la mañana me vine a borbotones, leche que mi esposa tragó con una pasión diciéndome luego "¿que te pasa que hoy amaneciste inquieto, será que te gusta liliana?" solo sonreí, bajé a tomar una ducha y me cambié para salir al trabajo.

Regresé en la tarde, ellas tomaban el té conversando, saludé a mi esposa con un beso. Y nuevamente la indiferencia de ella, la misma que una vez ya había visto como que nunca pasaron las cosas.

Esa noche salimos al cine, y todo siguió con la misma formalidad.. Pero en mi había la decisión de que no volvería a jugar conmigo sería a mi manera no como ella quisiera, así pasaron lentamente cada uno de los días de la semana.

Era de noche de un viernes, decidimos salir a un bar cercano a tomar unas copas Y tomar, la pasamos bien, yo procuraba que mi esposa tomara mas de la cuenta, cosa que logre a las 3 horas de estar fuera, ella se sintió un poco mareada me dije a mi mismo, mejor me asegure y digo vamos a bailar, y dicen, vamos. Allí más licor y en un momento dado mi esposa se encontraba con unas ganas de irnos y dormir, como ella ya no quería bailar salí con la amiga, coincido en una balada romántica que bailamos Al estar pegados, ella me dice, "Crees que no me doy cuenta que la embriagaste" "si, te incomoda?" "no! La verdad que no, al contrario".

Como estaba a oscuras, le agarré de las nalgas y la acerqué a mi, ella solo se estremeció y busco mis labios, nos besábamos mientras bailábamos a 2 metros mi esposa cerca de la inconciencia.

Al rato dijimos vamos a casa! Y salimos los 3 al estacionamiento de la disco, caminando yo en el medio abrazando a las dos, mi esposa a la justa se mantenía en pie con la otra mano, le agarraba las nalgas a liliana. Llegamos al estacionamiento, y subimos a mi mujer a la parte de atrás del vehículo.

Y nos sentamos los dos adelante yo conduciendo, nos sentamos y por instinto nos acercamos a besarnos, era riquísimo sentir sus labios, ya no era juego éramos los dos, se echó en el respaldo del asiento mientras yo acariciaba sus senos, detrás mi mujer durmiendo.

Salimos de la cochera, el camino a casa era de cerca de 35 minutos, ella se inclinó bajo mi zipper, sacó mi verga y empezó una larga mamada de media hora, ella procuraba a que no me viniera, calculaba mi excitación, pasaba por las calles, algunos se percataban solo soltaban bocinazos. Yo en el cielo.

De momento, carlos! Escuché mi nombre, era mi mujer que en sueños me llamaba, por un segundo ella se detuvo en seco, pero al yo empujarla con la mano seguí disfrutando, con mi mano derecha le había levantado la mini y mi dedo taladraba su ano que estaba lubricado con sus propios jugos.

Llegamos a la colonia, aun había gente en las calles por ser fin de semana, ingresé a la cochera de la casa, bajamos, le vi el rostro, tenia una mirada de excitada, todo el rostro manchado de saliva pues se pasaba el pene por el rostro, cargamos y llevamos arrastrando a mi mujer al dormitorio, donde cayó con todo su peso, la puse a un lado de la cama, le saqué la ropa que tenia encima, le acomodé para descansar, ella solo decía, humm, estaba profundamente dormida.

Me incorporé, ella se acercó a mi, me miró, nos abrazamos, besándonos sentí el sabor de sus labios, le agarré de las nalgas, era algo que quería hacer a

cada momento, ella me quitó la camisa mientras yo le bajaba la falda, me bajó la truza y acariciaba mi pene, nos desnudamos con desesperación. Ella se echó sobre mi y yo quedé echado al lado de mi esposa, que solo dormía, me separa su cuerpo solo 10 cm, y ella encima de mi, poniéndome su dedo sobre mi boca indicándome silencio

Se puso de costado siempre mirando a mi mujer, y empezó una mamada, despacio pero deliciosa, humm, humm, era el único sonido que hacia, por momentos se detenía y lo pasaba por su rostro mientras hacia esto miraba a mi mujer y su mirada era diferente, yo en el cielo, se incorpora, y se coloca en un precioso 69, donde ella solo gemía y gemía, yo acariciaba con mi lengua su botón, y pasaba mi lengua por su ano, ya nada me importaba, mi esposa la tenía al lado pero en ese momento estaba en el fin del mundo.

Sentí un estremecimiento y sus piernas presionando mi rostro, se incorporó, se acercó y me dice, metela y me pasó la lengua por todo el rostro.

Me incorporo, la pongo de cuatro, ella se acomoda de tal modo su rostro queda a 10 cm de mi esposa. Me acomodo detrás de ella. Pongo el pene en la entrada de su agujero pero solo lo rozo con lo punta, ella toma aliento, por favor metelo, tratando de decirlo despacio, pero su excitación la traicionaba, en un momento de un solo empujón la penetré y ella solo dijo aaaaaaaaaaaaaa! Y empecé a meterla y sacarla la tenia a ella en cuatro penetrándola, le agarré del cabello y continué mi ritmo, ella inclinó su cabeza y la acomoda entre el brazo y cuello de mi mujer.

Seguí y seguí bombeando sentí que me venia pero me aguanté y le digo, ahora de costado, se coloca frente a mi mujer pero de lado, me pongo detrás de ella, y la penetro y levantamos los dos las piernas en forma de V, le daba morbo el saber que estaba frente a mi esposa.

La penetré durante un buen rato, le agarraba los senos y ella solo se estremecía y estremecía, me dice, quiero que te vengas, en mi cara, se echa de espalda, con su cabeza al lado de la de mi mujer y le acerco mi pene rojísimo, me puse sobre ella con mis piernas alrededor de su cuello y la penetraba por la boca, ella estaba como poseída, sentí que me venia y un gran calor salió de mi una descarga de leche directo a la garganta de ella que se lo tragó todo y lo que quedó en su boca se incorporó para con un beso dármelo en la boca, se levantó, agarró sus cosas y de puntitas salió de la habitación.

Me quedé solo, me puse un calzoncillo busqué que no quedaran huellas, me acosté y me quedé dormido, ya eran las 4 AM.

Me desperté a las 11 am. Casi simultáneamente con mi esposa, ella solo se quejaba del dolor de cabeza, y que nunca más tomaría y esas cosas, me dice tuve un sueño raro pero no se acordaba, yo le dije ayer que llegamos mientras estabas ebria, me puse a jugar contigo, "¿y que me hiciste?" "¿que crees?" "eres una basura" que ni me acuerdo!.

Si "pero eso no decías ayer" le contesté. "prepárame un desayuno amor" me dice, "claro, ¿que deseas? Pero en un rato más que aun tengo sueño" y de nuevo se tapó con las sábanas.

Fui al baño me aseé, y salí a la cocina, allí estaba ella, me sonríe, "¿como amaneció el esposo modelo?", le digo "no tan bien como la esposa modelo", nos empezamos a reír.

Me acerco a servirme una taza de café, ella estaba ya lavando el suyo, me pregunta "¿como amaneció ella?" Le digo "bien, se acaba de volver a dormir", "¿estás seguro?", "si respondí!" Se acerca a mi, que estaba sentado, se abre de piernas, se sienta en las mías y "¿que se te ocurre que hagamos mientras ella duerme?" me dice mientras me besa las orejas. "¿que deseas?" Pregunto, me dice, "¿te da esto alguna idea?", me alcanza el bote de la mantequilla.

Como un resorte mi verga se puso durísima que ella al instante se percató vaya, "parece que te emociona", "si le digo es malo",

Le bajo el pijama que tenia encima, la pongo boca abajo pegada en la mesa de la cocina, beso cada una de sus nalgas, "despacio amor, nunca lo he hecho" acaricié sus nalgas y con mi lengua busqué su ano, lo besé, acaricié y sentí sus estremecimiento, me paré con pene, acaricié sus nalgas, pasaba el pene por su rajita solo escuchaba

suspiros, ella pasa una manos para atrás para acariciar mis huevos, "esto es lo que quería, que me la rompas amor", escuchar estas palabras me volvían loco, agarré el bote de mantequilla y le unté el culo, ella sonreía y decía, despacio amor, despacio, le puse suficiente mantequilla y ya entraba un dedo, dos, sin ni un problema, le gustaba que la penetrara con los dedos, le digo "¿ya amor?" "si bb, metela", "ábrete las nalgas!"

Puso sus manos atrás y ella misma se abrió las nalgas para tenerlas a mi disposición, le coloqué la cabeza, en la punta, y presioné levemente me dice, "despacio duele un poco", si le digo, "aguanta!" Suspiró y o seguí, otro empujón, y ella aguantó el dolor, me dice, "duele, amor, mejor sácala" "no!, aguanta un poco" le acariciaba las nalgas. Y me dice, sigue bb, otro empujón, sentí como que algo se rompía, ella dijo sácala! "sácala! Bbb por favor me duele hayyyyy, no amor", y otra vez metí un empujón más fuerte que los anteriores.

Ella solo dijo, "hayyy hayyya, sácalo duele", me quedé quieto la besaba y empecé a meterla y sacarla al inicio se quejaba y luego sigue amor me gusta, que rico! Sigue! Hahaha. Yo en la gloria, de un momento otra vez otro empujón y todo estaba adentro, sentí sus nalgas en mis huevos y empecé a bombear y bombear ella solo gritaba, y gritaba con muchos ay "mi amor! Mi cielo! Sigue! Dame! Dame!" Gemía y gemía hasta que dio un grito un hayyyy profundo que coincidió con mi eyaculación, un abundante masa de semen que quedó atrapado en sus intestinos, sentí delicioso, ella se separó vio un poco de sangre se acercó, me besó, un lindo beso tierno, fue hermoso, se acomodó la ropa, se fue a lavar, yo me asee en la misma cocina, y salí a comprar las cosas para el desayuno que me habían pedido.

Regresé a la hora mi mujer se levantaba recién, le llevé el desayuno y se alimentó, me dijo que su amiga le había dicho que se iba a misa, según mi esposa era bien religiosa, solo atiné a decir, "me imagino los pecados que tendrá" y nos reímos. Regresó en la tarde y ya no volvimos a coincidir pues siempre estaba mi esposa para cada movimiento.

A los 2 días tenia que regresar, el esposo le pidió perdón y suplicó que regresara a su casa, y a la fecha viven juntos.

A los dos meses me escribió un mail muy formal donde veladamente me decía que lo pasado fue muy lindo y que quedará así, pues solo fue pura atracción y los dos debíamos que seguir con nuestras propias vidas, y que por el bien de todos todo quedará entre los dos.

Fue una hermosa, experiencia, dudo, por que la conozco, que se vuelva a repetir, Espero que les haya gustado.

Autor: Peru38

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *