Mi mujer es una puta muy especial. 7ma parte.

¡Comparte!

Como siempre quiero agradecerles cada mensaje que nos han enviado, nos emociona saber que les agradan nuestras experiencias, y nos motivan a seguir contándoles.

En el último relato les conté de lo que vivimos con nuestros amigos Rafa y Camila. Siempre nos llevamos muy bien con ellos, y lo último que imaginé es que estaban teniendo problemas y mucho menos por infidelidades. Bueno la verdad es que caras vemos pero corazones no sabemos. Así que después que Camila terminó marchándose con su antiguo novio, Rafa en lugar de deprimirse terminó pidiéndonos que no nos regresáramos a Miami y así fue como terminamos follando esa noche .

En la mañana siguiente, luego de prácticamente no haber dormido nada, le pedí a Rafa que se fuera a su cuarto para así poder ducharnos y arreglarnos. Cuando nos quedamos solos con Lucy le pregunté que como se había sentido, y entre risas me expresó que había tenido numerosos orgasmos esa noche y que la química que habíamos alcanzado era impresionante.

En la tarde nos fuimos a tomar el sol y a disfrutar de la piscina, y al rato de estar ahí, llegaron una parejita de jóvenes que se veían muy enamorados, no dejaban de besarse y acariciarse, en pocas palabras no resistían el estar lejos el uno del otro, cosa que dejaban ver a cada momento. La chica tanía 24 años y el novio 27. Ella tenía puesto un bikini muy sensual que dejaba ver una silueta muy hermosa, y sus senos aunque pequeños se adivinaban a través del sostén muy hermosos. Al rato de estar en la piscina, salieron y se acomodaron a pocos metros de donde estábamos Lucia y yo, y aunque seguían tocandose y besándose todo el tiempo, Sin embargo en más de una ocasión a través de mis lentes oscuros, pude notar que el novio seguía mirando a Lucia. Esa tarde Lucy como de costumbre se veía hermosa, Su bikini negro y sumamente pequeño contrastaba con la blancura de su piel y sus tetas se veían casi a plenitud, solamente ocultando las areolas de sus pezones. Al poco rato, terminamos entablando una conversación y para nuestra sorpresa terminaron ser unos chicos súper buena onda, que casualmente también vivían en Miami, y habían llegado esa tarde para pasar un par de días de vacaciones. El chico que se llamaba Andrew y su novia Stephanie nos preguntaron si teníamos planes para esa noche, a lo que respondimos que teníamos un amigo que se estaba quedando también en el hotel y que habíamos quedado de ir a cenar y luego a un bar, pero que si querían venir con nosotros nos encantaría, cosa a la que accedieron con mucha alegría, así que quedamos para encontrarnos a las 8pm.

Lucia es la mujer mas sensual y hermosa que conozco, su largo cabellera rubia cubre la mitad de su espalda, dejando una vista impresionante de un trasero firme y redondo que dan lugar a unas piernas hermosas y bien torneadas, su rostro y sus ojos son una visión angelical y su boca completa la escultural figura de esta fenomenal  mujer. Donde quiera que llega atrae miradas, pero nunca imaginarían que esta mujer tan hermosa esconde una explosión de lujuria y sensualidad que solo algunos afortunados han podido descubrir.

Esa noche tenía puesto un vestido muy ajustado que resaltaba su figura impresionantemente. Su cabello ligeramente ondulado se veía hermoso, y cuando por fin salió del baño y la pude ver, una vez me dejó sin aliento, todavía no puedo creer que sea tan afortunado.

Nos dirigimos al lobby del hotel y allí nos estaba esperando Rafa que no podía dar crédito a sus ojos al mirar la sensualidad de mi mujer. Esa noche se sentía una excitación muy especial, como consecuencia de la noche anterior. Le contamos a Rafa de la pareja que habíamos conocido y que estábamos a punto de encontrar, y la desilusión se apoderó de su rostro, nos dijo que se iba a sentir mal porque todos tendríamos pareja menos el, así que Lucia sin cortarse ni por un instante le dió un beso en la boca cosa que a los demás huéspedes que se encontraban allí no les pasó  desapercibido. Entre chistes y risas pasaron unos 10 minutos mientras esperábamos a Andrew y a Stephanie , hasta que por fin llegaron, La chica se veía hermosa, tenía un vestido negro muy  corto y ceñido a su cuerpo que  dejaba ver una figura atlética , su cabello liso y rubio se acomodaba sobre sus hombros , y sus ojos muy azules se veían especialmente lindos esa noche. Luego de las introducciones de rigor, llamamos al Uber que llegó en pocos minutos  y emprendimos el viaje hacia un restaurante en el downtown de Orlando. La noche transcurría de maravilla. Lucy y Stephanie tenian mucha química, aunque mi mujer es varios años mayor que la chica, sin embargo la diferencia no se notaba entre estas dos sensuales mujeres que poco a poco fueron descubriendo que tenían muchas cosas en común.

Andrew también se sentía muy cómodo con nosotros, conversábamos y la pasábamos muy bien, así que decidimos irnos a un bar que no estaba muy lejos y llamamos otro Uber, pero al llegar resulta que la aplicación en vez de enviarnos un auto mas grande con más capacidad para los 5, nos envió un carro pequeño, pero como no queríamos seguir esperando decidimos acomodarnos. Rafa se tuvo que sentar en el asiento del frente y los demás nos acomodábamos como pudimos en el asiento de atrás. Lucia y Stephanie estaban muy cerca la una de otra, sus senos se rozaban en cada momento donde el conductor frenaba o viraba, y por supuesto yo estaba muy feliz. Llegamos al bar y pedimos varios tragos, cosa que cambió la dinámica por completo, en poco tiempo el ambiente se transformó en sensualidad. Lucy tomó de la mano a Stephanie y se fueron a bailar a la pista. Sus movimientos suaves y delicados pero al mismo tiempo tan sensuales, nos dejaron extasiados y sin palabras. Ninguno de los tres hablamos ni media palabra, mientras veíamos a estas bellezas bailar y contonearse provocativamente. Al cabo de un rato regresaron a la mesa y Lucía no solo me dio un beso a mi, sino que también le plantó un beso en la boca a Rafa, cosa que tomó completamente por sorpresa a nuestros nuevos amigos. Al rato las chicas se fueron juntas al baño, y nosotros como los típicos hombres no encontrábamos palabras para compartir, pero Lucy luego me contó que apenas llegaron al baño, Stephanie comenzó a interrogarle acerca de Rafa y de nuestra relación. Lucia le contó que éramos liberales y que la noche anterior la había pasado muy bien con nosotros y que esa noche prometía ser mejor. Para hacer un poco más corta esta historia, terminaron besándose en el baño, y cuando por fin salieron, sus caras de picardía delataron sus intenciones. Yo no me atrevía a decir nada, ya que no quería incomodar a Andrew ni a su novia, pero podía notar cierto nerviosismo y excitacion en la chica. A los pocos minutos Stephanie nos dijo a todos que le encantaba mi mujer y que se acaba de enterar que éramos liberales así que por que no  seguir divirtiéndonos juntos?  Yo pensaba que Andrew reaccionaría mal, pero resulta que los jóvenes de esta generación son mucho más abiertos de mente que los que ya tenemos casi 40. Así que en lugar de molestarse, se dibujó una sonrisa en su rostro. En pocos minutos estábamos de regreso en el hotel, y nos fuimos a nuestro cuarto que era el más grande y con más espacio. Las chicas se retiraron al baño, y nosotros nos quedamos asaltando al mini bar. Cuando por fin salieron se veían hermosas. Todavía tenían sus vestidos, pero ya no tenían ropa interior. Comenzaron a besarse y nos pidieron que nos quitáramos toda la ropa, pero que no podíamos tocarlas. Así que nos sentamos a ver el show más especial que he visto en toda mi vida. Como había imaginado, las tetas de Stephanie eran hermosas, y su culo por demás está decir, se veía espectacular. Lucy terminó de quitarle su vestido y al ritmo de una música muy sensual, se quitó también el suyo, dejándonos una vista impresionante de sus hermosos pechos. Por varios minutos se fundieron en besos y caricias extremadamente sexy, mientras tomaban turnos para chupar sus tetas. Hasta que Lucia la empujó levemente en la cama, y mientras Stephanie abría lentamente sus piernas, Lucy comenzó a chupar su coño con una intensidad impresionante que la hizo gemir de placer en muy pocos segundos. Para ese entonces los hombres ya no podíamos contenernos, así que nos acercamos a la cama, y Rafa se situó detrás de Lucy y abrió sus piernas para comenzar a chupar su coño. Mientras Andrew que aunque estaba fascinado con mi mujer no atrevía a tocarla, se paró al lado de su novia y acariciaba sus tetas, hasta que le dije: no tengas pena, puedes tocar, así que rápidamente se situó en el otro lado de la cama y comenzó a masajear el hermoso trasero de Lucy, cosa que yo aproveché para poner mi verga en la boca de su novia. Lo que siguió fue una noche increíble. Las dos chicas parecían diosas del placer. Gemían y disfrutaban a más no poder. En una oportunidad las dos estaban en cuatro mientras los tres tomábamos turnos para penetrarlas. Sin lugar a dudas la cereza del pastel fue el momento donde Lucia segada por el placer y la lujuria de aquella  noche nos pidió que quería cumplir su fantasía de tener tres pollas dentro de su cuerpo al mismo tiempo. Así que se montó encima de la polla de Rafa, mientras  chupaba la de Andrew y yo terminé enculandola hasta que no aguante más y termine soltando la venia más intensa que recuerde. Sin lugar a dudas esta fue una noche para recordar. El resto de la historia se los contaré en otra ocasión.

danielsher77 arroba yahoo punto com

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.