Muy caliente por la mujer de mi amigo

¡Comparte!

Infidelidad. Bueno así fue la primera vez que la vi, y así se me quedó grabada, 

Soy un hombre soltero, de 46 años con una estable posición económica y con una vida muy tranquila, no vivo más en mi cuidad de origen, salvo los fines de semana en que me voy a destrampar a los antros con diferentes chicas y en diferentes lugares, todos dirán este señor ya la hizo… pues no, tengo una historia que contarles…

Hace muchos años conocí a Charly (mi mejor amigo, y lo sigue siendo). Él tenía un restaurante y yo trabajaba a unos pasos de su negocio, no se como fue que nos empezamos a hacer amigos sin ningún interés, hasta que pasó un tiempo y conocí en su negocio a su novia, era la mujer más hermosa que había visto en mucho tiempo, tenía unos ojos verde esmeralda que tan solo al mirarlos te dejaban helado.

Era de estatura bajita con unos senos hermosísimos, con un color blanco que no se como describir, unas caderas como debe de ser una hembra y unas piernas de las que te dan ganas de tocar y sentir el roce de sus medias contra su piel, y lo más importante una coqueta, pero con estilo.

Bueno así fue la primera vez que la vi, y así se me quedó grabada, pasaron algunos años, y mi amigo Charly se casó con ella y al paso del tiempo empezamos a tener muy buena relación los tres.

Salíamos todos los fines de semana a divertirnos a centros nocturnos de la ciudad, bebíamos hasta morir el Charly y yo y ella solo un poco, a él no le gustaba mucho bailar así es de que yo era cuando me aprovechaba, cuando él me decía baila con ella, y así era, cada vez que podía me le acercaba a su cuerpo, y por consiguiente a sus senos que solo al sentirlos mi pene se me ponía como piedra y yo perdía los estribos y dentro del baile sentía la necesidad de penetrarla, hasta que acababa la canción volvía a la realidad, y yo rogaba por que siguiera la otra.

Así era toda la noche, hasta que nos retirábamos y ya en el automóvil, era otro tormento pues siempre nos íbamos los tres en la parte delantera y ella siempre pedía en medio de los dos, así que con las minifaldas que traía se le podía observar hasta la costura de la pantaleta, y yo cada vez que podía cuando hacía el cambio de velocidad le rozaba con mis dedos sus piernas. Esto se dio varias veces hasta que una noche a Charly se le pasaron las copas y no tuvo remedio más que de irse atrás dormido.

Mientras íbamos a otro bar que abría cuando los otros cerraban, y volvió a pasar lo de las otras ocasiones, pero esta vez ya me atreví a acariciarle las piernas desde la rodilla hasta el triángulo maravilloso, estaba tan encendida que cuando le toqué la vagina soltó un suspiro que me hizo perder el control y la besé.

En un momento dado nos estábamos comiendo a besos, no había palabras solo caricias, por fin situación, música, alcohol, risas, hasta que Charly se fue a dormir, y por fin dije ella será mía.

Fueron un mar de caricias de besos de abrazos hasta que quedamos semi desnudos, me mamó la verga como loca… ¡ay que placer! No sabía que hacer hasta que por fin la penetré, fue el paraíso en la tierra, no se que pasó pues esa noche habíamos tomado de más y sólo recuerdo que reaccioné, que estaba en la casa de mi amigo y me fui.

Después hubo otros encuentros, pero no llegamos a la culminación de esa noche, hoy en día han pasado muchos años y aún la deseo, pues siento que me faltó estar con ella una noche completa y sobrio, espero poder algún día convencerla.

Después de un tiempo le confesé a Charly lo sucedido pues no podía ni dormir por el remordimiento, y su reacción fue: ¡No te preocupes! ella ya me lo contó todo, y por mi no hay problema, yo amo tanto a mi esposa que si ella desea acostarse con alguien, que mejor que con mi mejor amigo.

Ahora el problema es que ella ya no quiere, pero me conformo con lo de aquella noche, que aún solo de acordarme me masturbo de vez en cuando.

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.