NACE UNA FLOR

¡Comparte!

Hola amigas y amigos, quiero contarles el día en que nació Jossie, la chica que llevaba dentro desde muchos años atrás. Como muchas de ustedes chicas TV, era un chico normal, pero con cierta curiosidad de saber lo que sentían las chicas al usar las diminutas tangas, y los exquisitos ligueros y las medias de red.

En una ocasión, conocí por Internet a Susana, una amiga en Playa del Carmen en Quintana Roo, muy cerca de Cancún, y nos hicimos muy buenas amigas (os). Hasta ese momento nunca le había comentado nada referente a mis inquietudes, y cuando por trabajo me tocó ir hacia Cancún, aproveché tomarme unos días de vacaciones, por lo que contacté a Susana y le comenté. Previamente habíamos intercambiado varias fotografías y varias videoconferencias por lo que ya nos conocíamos y ella había venido por trabajo al DF y habíamos salido comer y a pasear.

Aproveché y empaqué unas tangas de hilo dental con encajitos, total, estaba segura que nadie iba a saberlo. El día del viaje, me vestí con una tanguita negra de encajitos, un liguero negro, y unas medias de red también, pero me cubría con el pantalón que llevaba y la camisa, en esta ocasión no usaba traje ni corbata, y sentía las medias en mis piernas cada vez que el pantalón por el movimiento natural al caminar, las tocaba. Por fin tomé mi vuelo, y llegué Cancún. Fui a mi junta de trabajo y visité a un par de clientes, afortunadamente terminé antes de lo previsto, por lo que me dirigí a tomar el transporte de Cancún a Playa de Carmen. Ya en el bus, le hablé a Susana, quien encantada de que llegara antes, me dijo que me esperaría en la estación.

Sin preocuparme en lo más mínimo, me sentía tan confortable sabiendo que llevaba medias y liguero, que nunca puse atención ni reparé en el hecho de que tenía que cuidarme de que Susana no fuera a sospechar.

Llegué a la estación y ahí estaba ella, nos abrazamos como 2 grandes amigas, y de inmediato nos dirigimos a su casa, y mientras platicamos sobre que íbamos a hacer esos días puesto que estaría 4 días con ella. Al llegar ahí me dijo que me cambiara y me pusiera ropa más de playa, mientras también ella se cambiaba. Desde que supe que me iba a quedar en su casa, me comentó que solo tenía una cama, pero que éramos adultos y que ella no tenía ningún inconveniente en compartirla, además de tanto reventón, verdaderamente íbamos a llegar a dormir y muy probablemente algo más.

Ella se empezó a quitar el uniforme de trabajo para ponerse algo más cómodo enfrente de mi, y mientras, yo esperaba porque no sabía que iba a hacer, ahora estaba en problemas, porque Susana esperaba a que me cambiara, ya que ella lo había hecho de manera natural, como si yo no existiera en la habitación, y mientras se desnudaba y se volvía a vestir me platicaba de lo que íbamos a hacer la primera noche en Playa de Carmen. Al ver ella que no hacía nada por cambiar mi ropa, fue directa y me preguntó que si pasaba algo por lo cual yo no me cambiaba, que no tenía nada que ella no conociera o que ya hubiera probado, y que era el colmo de que a estas alturas resultara pudoroso. Le dije que por esta ocasión me permitiera usar el baño, a lo cual me respondió con un rotundo NO.

Empecé a sudar y me dijo que ya era suficiente y que si yo no me quitaba la ropa ella lo haría. Para bajar un poco la tensión le pregunté si estaba segura, y me dijo que SI, le pregunté que si estaba segura de haberlo visto todo, y nuevamente me respondió que si, le pregunté que qué pensaba de los chicos que usaban alguna prenda femenina o las chicas que usaban alguna masculina, y me contestó que admiraba a quienes lo hacían, porque muy pocos chicos aceptan que tienen un lado femenino y sensual, así como algunas chicas tienen un lado más masculino. Después de esa respuesta sentí que me quitaban una roca de peso de encima, y le dije entonces

que se preparara y que si algo no le parecía o se sentía ofendida me lo hiciera saber. Más tarde en terminar de decirle en lo que ella me respondía y caminaba hacia mí diciendo que ella misma averiguaría que estaba sucediendo.

De manera torpe traté de evitar que se acercara a mí, pero ella me tomó del pantalón y con singular maestría soltó el cinturón y el botón principal, con la otra mano bajó el zipper, y de pronto ahí estaba, sin poder decir palabra alguna y con los pantalones hasta las rodillas, dejando exhibir mi liguero negro de encaje, mis medias de red y por supuesto, la tanga negra de encajitos.

Susana se limitó a sonreír de manera pícara y dijo, ahora veo la preocupación, me abrazó y me dijo que no me preocupara, que le encantaba saber que en lugar de Mario, su nueva amiga JOSSIE había ido a visitarla, me preguntó si me gustaba la lencería y la ropa de mujer y muy apenado le dije que si. En ese momento Susana me dijo que me olvidara de mi (Mario), que había llegado al lugar perfecto para guardar en el closet a Mario y sacar a Jossie a vivir y disfrutar de ese lugar.

Sonreí y me dijo que me iba a ayudar en mi transformación, ya que nos quedaba poco tiempo antes de que cerraran las tiendas donde podíamos comprarme lo necesario para que Jossie estuviera lista para la noche. Sin decir nada abrió mi maleta y revisó todo lo que llevaba, pensando que encontraría algo más que mis tangas y medias, al ver que no era así me dijo que rápidamente me vistiera como quisiera para irnos de compras.

Mientras intentaba quitarme el liguero y las medias, me midió y me preguntó la medida de los zapatos, fue apuntando todo, y salimos corriendo a varias tiendas. Solo me preguntó si tenía suficiente dinero en la tarjeta porque tendríamos que gastar un poco más de lo planeado, ya que Jossie debía de ser una chica bella y muy sexy. Ella me escogió toda la ropa, mini vestidos, un vestido de noche, mini faldas, blusas, y hasta un bikini para la playa, zapatos de tacón del 10, y mientras escogía la ropa decidió que iba a usar bra 34D, para que fuera proporcional con mi altura (1.73 mts). Regresamos a su casa, y me dijo que confiara en ella y que todo corría por su cuenta. Tomó una crema y me la puso en la espalda y piernas, me dijo que era para eliminar el vello que tenía, aunque no mucho, me dijo que era mejor la crema porque no irritaba. Después de 5 minutos ya estaba totalmente lampiña, como si nunca hubiera tenido vello en el cuerpo.

Me preguntó Susana por última vez si estaba segura y con la cabeza la indiqué que si. En ese momento tomó el teléfono y le habló a un amigo para decirle que había llegado una amiga de viaje y que pasara por nosotras y que trajera a otro chico para irnos a divertir en la noche. Al colgar solamente me dijo, Jossie, ya no hay vuelta atrás, justamente lo que yo había pensado segundos antes.

Primero base, luego los párpados, rimel, ojos, una peluca de cabello largo de las que ella tenía para cuando tenía algún trabajo extra y la llamaban de los hoteles para bailes y shows que ahí se realizan. Todo lo hizo con el espejo de espaldas a mi. Ya maquillada, me prestó aretes, collar y pulseras de acuerdo a como me iba a vestir y de pronto me dijo que me esperara, fue por su cámara y me tomó varias fotos. Entonces me pidió que cerrara los ojos, me dio la media vuelta y sabía que estaba frente al espejo de cuerpo completo. Temblaba en ese momento por verme, por saberme mujer. Escuché la voz que me decía. Jossie, bienvenida a la vida, ahí estás, hermosa, sexy y muy femenina.

Abrí los ojos y solo pude ver una sensual mujer, exquisitamente maquillada, deliciosamente vestida con un vestido rojo super ajustado que se sujetaba en el cuello, sin mangas, totalmente pegado al cuerpo, y que apenas me cubría los muslos, y dejaba salir los tirantes del liguero y ahora con unas medias negras pero de encaje, zapatos de tacón del 10, lo que hizo que mis nalgas quedaran bien paradas y de un tamaño increíble, y las cuales no podía dejar de ver ya que dejaba marcarse la tanguita que tenía debajo, por lo que me dijo que eso a los chicos les encantaba, que se marque levemente la tanguita, me gustaba tanto que no podía dejar de verme el trasero, así como tampoco mi voluptuosidad que el bra 34D, relleno con esos rellenos de gel para levantar el busto, así que se veían, se sentían y se mov&iac

ute;an muy naturales. No podía creer lo que mis ojos veían, sentía que siempre había sido así, que siempre había sido Jossie y que me encantaba ser ELLA. En eso estaba cuando de pronto sonó el timbre, Susana me pidió que abriera porque se estaba terminando de arreglar, y fue a la puerta y entraron 2 chicos como salidos de revista de modelos. Me saludaron con 2 besos en las mejillas, y cada uno me hizo darme vuelta para ellos. No podía creerlo, 2 chicos me trataron como lo que realmente he sido una chica, estaba en las nubes…

Salió Susana y los saludó. Susana dijo entonces a Carlos y Luigi, que les presentaba a Jossie, y le dijo a Luigi que yo sería su pareja esa noche. Luigi me tomó de la cintura, me acercó a él, y ya directamente y sin pensarlo me dio la media vuelta para quedar de espaldas a él, y con los brazos me rodeó y me acercó a el. Por primera vez sentía a un hombre rozar mis nalgas, eso me excitaba mucho… Me tomó de la cintura entonces y me dijo que me iba a hacer gozar toda la noche a lo que le susurré al oído que no lo iba a decepcionar.

Fuimos a un antro y estuvimos bailando, por fin pude dar rienda suelta a mi feminidad y bailar y ser una completa mujer. Después de un rato Luigi aprovechaba el baile y me tocaba las nalgas, me hacia a la desentendida y aprovechaba pegarme a su miembro siguiendo el ritmo del baile. Le bailaba, me untaba y acercaba a él, me encantaba saberme la toda una mujer deseada y mirada tan indiscretamente.

Me dijo Luigi que nos fuéramos a otro sitio y le dije a Susana, a lo que ella me respondió solamente…te dejé la llave de la casa en el macetero de la entrada por si llegas antes o después que yo, Luigi se despidió de Carlos con una seña nada más, y me tomó de las nalgas y me dio vuelta hacia la entrada, me encantaba sentir sus manos, y saber que para este hombre yo era su mujer. Al salir del antro mientras caminábamos por la playa, me abrazó, y cerré los ojos, al abrirlos, solo sentí su aliento en mis labios y de pronto su lengua se abría paso entre ellos. La pasión me inundaba, Jossie era la chica que siempre había tenido y que no dejaba ser y ahora se comería el mundo de un solo bocado.

Seguimos caminando y me besaba, me pasaba la mano por la cintura y por las nalgas, yo correspondía besándolo y pasándole mi lengua. Me decía cuanto le gustaba y que era muy sexy, que había conocido a muchas chicas, pero que mi conversación y mi forma de bailar lo había cautivado.

Al pasar de la playa a la calle con rumbo a casa de Susana, me levantó como un novio carga a su novia para pasar debajo del marco de la puerta, me dijo que me sintiera segura en sus brazos, ya que él se encargaría de todo. Me acerqué a su oído y le susurré que realmente confiaba en él y que me encantaba como me trataba, que desde que salimos había decidido ser plenamente SU mujer.

Llegamos a la casa de Susana y entonces me bajó al piso porque me cargó un par de cuadras del trayecto, mientras yo habría la puerta él me abrazaba desde atrás y me dejaba sentir completamente dura el arma que en breves momentos usaría conmigo. Al entrar a la casa, me invadió el pensamiento de que sabría quien era, y de que podía molestarse o ponerse agresivo inclusive. Entonces nuevamente me puso frente a él, me abrazó y comenzó a besarme frenéticamente. Estaba tan excitada que no podía decir ni hacer nada. Solo podía disfrutar el momento.

Llegó el momento en que estábamos junto a la cama, él se dejó caer y se recostó diciendo, Jossie tengo un gran pero gran amigo y que no has saludado, y aguarda impacientemente por ti. Solo pude ver el tremendo bulto que estaba a punto de explotar en su pantalón. Me puse encima de Luigi, comencé a besarlo y lentamente quité botón por botón con la boca, hasta que su camisa quedó totalmente abierta, le besé el pecho, la lamía los pezones, y mientras él metía mano debajo de mi mini vestido que ya lo tenía más arriba de media nalga. Él de reojo miraba en el espejo y se deleitaba viendo mi trasero mecerse encima de él. Bajé un poco más y llegó el momento tan añorado, tener su tieso, hermoso y gigantesco miembro a unos cuantos centímetros de mis labios. Sentía su olor, su calor y mientras yo le admiraba él me fue guiando la cabeza hasta que mis labios toparon con la hermosa, suave y enorme c

abeza de su majestuosa verga.

Solo escuché…nena has lo que mejor sabes hacer, y sentí como presionó con todas sus fuerzas mi cabeza de forma que sin pensarlo tuve que abrir toda la boca y dejar entrar semejante miembro…creí que me asfixiaría, pero no iba a dejar pasar esa oportunidad, sentí como topó mi campanilla y siguió abriéndose paso en mi garganta, y solo por reflejo tomé una gran bocanada de aire para poder aguantar el primer embate que recibiría.

Entonces frenéticamente empecé a mamársela, chupaba toda, acariciaba sus testículos, los mordía, me los metía a la boca…jugueteaba con todo ese complejo de placer y que ahora era solo mío. Mientras él me decía que le encantaba como se lo mamaba, que siguiera así, que era toda una experta lo cual me hacia chuparla con más ganas y metérmela lo más profundo de la garganta que aguantara. Entonces me dijo, Jossie llegó tu hora, voy a desvirgarte el culo, al principio me hice para atrás para separarme de él, y me dijo, … ya se que eres una chica TV, me lo dijo Susana y eso a mí no me preocupa, por eso me invitó, por lo mismo, y también estoy feliz de ser el primero en poseerte, hoy te voy a desvirgar ese culito que seguramente esta bien apretado y que nadie ha probado todavía. Hoy te haré una completa mujer, y para eso tengo que desvirgarte. Se me escapó una lagrima, lo abracé y besé amorosamente, le dije que tenía miedo de que al llegar este momento el me fuera a rechazar o peor aun a molestarse y agredirme…. Todo mi panorama cambió…literalmente se volvió color de rosa.

Se levantó de la cama. Me acostó boca abajo y me abrió las piernas, poco a poco sentía como sus dedos jugueteaban con mi tanguita y rozaban mi culo que en breve sería desvirgado, mientras me daba mordiscos en las nalgas y de ves en cuando hacía a un lado la tanguita y me dejaba sentir su lengua húmeda y caliente. Sentía como su saliva iba mojándome toda, y como empezaba a meter sus dedos para dilatarme. Solo los dedos me hacían volar de gusto hasta que tomó de la cintura, me puso de perrita y empezó a pasarme el enorme instrumento que me iría introduciendo en breve. De pronto sentía como la cabeza empezaba a abrirse paso en medio de mis nalgas, y estaba tan lubricada que aún que por reflejo trataba de impedir el paso no servía de nada puesto que él empujaba firmemente y sin vuelta atrás. Sentí perfectamente como fueron entrando cada milímetro de esos 19 centímetros de verga, como me partían en 2, como me robaban el aliento y como sentía que tenía que gritar para sacar toda esa emoción que llevaba dentro, al mismo tiempo como un exquisito dolor invadía mi culo, pero con ganas inmensas de seguir hasta el final, varias lágrimas se me escaparon y Luigi lo vio y me decía que me relajara, que me calmara y en muy breves momentos empezaría a gozar como una verdadera puta y que él se encargaría de hacerme una verdadera mujer.

Por fin llegó el momento en que sentí como sus testículos chocaron contra mí, como su vello topaba mis nalgas…entonces me dijo que ya la tenía completamente dentro, me preguntó que si estaba bien y le dije que sí, entonces volteé hacia el espejo y efectivamente, veía como su abdomen había topado en mis nalgas. Con sus manos empezó a masajearme las tetas sin terminar de quitarme el vestido y el bra…me dijo que le encantaba el tamaño y la forma de mis tetas y que tenía una textura muy real, no dejaba de sentirme alagada, deseada y ahora si, desvirgada por un verdadero hombre, alguien que por fin me estaba estrenando mi estrecho y apretado culo.

Para mi fue eterno pensar y sentir todo esto. Entonces comenzó la verdadera cabalgata, Luigi comenzó a bombearme de una manera exquisita, entraba y salía con un ritmo increíble, incansable y que arrebataba gritos y gemidos de una hembra en pleno gozo. Se acostó y me indicó que me montara en él. Obedientemente cual mujer que consiente a su hombre me hinqué encima de él dirigiendo ese enorme trozo de carne hacia mi interior nuevamente. Dejé caerme encima de él penetrándome hasta el fondo de un solo golpe, y provocándome un desgarrador gemido. Luigi gozaba y no dejaba de decirme cuanto le gustaba y que ninguna mujer le había hecho gozar tanto y tampoco había sentido un culo tan apretado y delicioso. Lo cabalgué durante un buen rato…hasta

que después de casi una hora me dijo que estaba a punto de venirse y que me preparara porque la primera sería en mi cara y en mi boca.

Se paró en la cama y me hinqué enfrente de él esperando por fin el néctar que me daría a probar. Un par de movimientos y de pronto empezó la lluvia en mi cara de varios chorros calientes, deliciosos, con un sabor exquisitamente salado, mis ojos, mi nariz y mis labios no eran suficientes para todo el semen que se esparcía encima de mi, por lo que abrí la boca para que los últimos 3 chorros me llenaran entonces Luigi me pidió que no me lo tragara todavía que él deseaba ver como me lo iba a tragar todo pero que fuera poco a poco. Ya que terminó entonces abrí la boca para que él viera todo el semen que tenía dentro y entonces me hizo una seña con lo que me lo fui tragando como mi hombre quería que lo hiciera. Al final abrí la boca y él vio que ya no tuviera nada, entonces me dijo…nena te queda trabajo por hacer…hay que limpiar todo….no se desperdicia ninguna gota…sin pensarlo introduje su hermoso trozo de carne en mi boca y lo lamí absolutamente todo hasta la última gota. Entonces me dijo que era una excelente hembra, se acostó y yo me acosté a su lado recargándome en el pecho de mi hombre. Mientras el me acariciaba y me decía que descansaríamos un rato porque antes de que amaneciera él me habría hecho suya un par de veces más.

Hasta ahí les contaré ahora…en lo que nuevamente les cuento la segunda parte de esta sensacional noche y que recuerdo con un cariño muy especial.

Autor: Jossie

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.