NATALYA (III) Lésbico, trío, exhibicionismo. Las experienciasvividas junto a sus ardientes amigas.

Después de que salimos dela playa, cuando nos dirigíamos a nuestros respectivos hoteles,como recordaras le rompimos su bikini a Amalia, por lo cual ella se tuvoque regresar sin ropa debajo de la minifalda; pues cuando íbamossaliendo para tomar el camión nosotras Natalya y yo íbamosmetiéndole la mano por dentro de la falda a Amalia quitándolelos granitos de arena de sus nalguitas que atestiguaban nuestro recienteencuentro en la arena; Amalia nos pedía que paráramos, perono lo decía muy convencida que digamos, a lo cual no le hacíamoscaso, en una de mis visitas a su culito le metí un dedito por todala rajita de entre sus nalgas, llegando incluso hasta tocarle su anito,el cual ya estaba por demás calientito. Llegamos a la parada del camióny esperamos a que pasara, una vez que paró frente a nosotras Natalyale dijo a Amalia que supiera ella primero, para lo cual me guiñoun ojo; cuando Amalia levanto su pierna para subir el escalón delcamión Natalya tomo de sorpresa el borde de la minifalda y lo levantodejando expuesto completamente el trasero de Amalia, para mi completo deleite.Una vez que estuvimos arriba del camión elegimos sentarnos en elúltimo asiento del camión, ya te imaginaras lo que se avecinaba. Nosotras nos sentamos una a cadalado de Amalia y le colocamos una mano cada una en el respectivo muslode nuestro lado, Amalia ya no protestaba, mas bien evidenciaba el estadoen el que se encontraba pues unas gotitas de sudor se veían en sussienes y frente. Nuestras caricias se internaban por la parte de adentrode sus muslos y cada ves se acercaban a su cosita; como despuéspude constatarlo, el plan de Natalya era excitarla a grado tal que Amaliahiciera lo que ella le pidiera. Mientras yo le frotaba sus labiosa Amalia Natalya se encargaba de su pequeño clítoris, Amaliatenia que morderse sus labios para no proferir ningún gemido quedelatara nuestras acciones; ya cuando estábamos en la zona conurbadaNatalya me dijo que parase, a lo cual protesto Amalia, entonces Natalyacomenzó a torturarla, le decía que si quería que siguiéramos,que si quería que la hiciéramos terminar, y cosas así,Amalia a todo decía que si; entonces Natalya le dijo que tendríaque hacer algo por ella, y era que tenia que mostrar sus tremendas nalgasa través de la ventanilla, Amalia le seguía el juego y ledecía que le pidiera otra cosa, a lo cual Natalya se negaba, yo veía que esoprecisamente era lo que a Amalia le gustaba, mostrarse frente al publico. Entonces cuando se iba arrancandoel camión después de un semáforo Amalia se levantoy se coloco muy cerca de la puerta trasera y se levanto la falda, nosotrassiguiendo con el juego les hicimos señas a un grupo de chicos quese encontraban en una cancha de Básquet por la cual íbamospasando; volteamos una vez que los dejamos atrás y ellos se quedaronalgunos vitoreando lo que acababan de ver y otros mas con la boca abierta,y Amalia hizo algo mas se fue hacia el otro extremo del pasillo y pegándosea la ventanilla de frente se levanto su falda, enseñando su pequeñotriangulito de vellos. Natalya quedo complacida, perode no ser porque ya estábamos llegando a nuestro destino no se que hubiera pasado ahí (bueno si se). Bajamos del camión y meinvitaron a su hotel, a pasar un ratito mas con ellas, a lo cual sin pensarlodemasiado accedí. Entramos a su hotel el cual tenia al lado izquierdoel mostrador de recepción y registro y al fondo unas escaleras parallegar a las habitaciones; dichas escaleras tenían un descanso despuésdel escalón 7 u 8, y, en el mostrador había un chico bienvestido y de no mal aspecto; yo alcance a ver como Natalya le secreteabaalgo a Amalia, para después voltearse hacia mi y decirme, que mecolocara detrás de Natalya, le estiro una mano hacia la oreja deAmalia y le quito un arete, cuando comenzábamos a subir los escalones,cuando estábamos en el descanso de esta escalera, Natalya tiro elarete y le pidió, o mas bien le ordeno algo quedito a Amalia quelo recogiera, para llamar la atención del chico del mostrador Natalyaprofirió una estruendosa carcajada, el tipo volteo justo cuandoAmalia se inclinaba con las piernas bien abiertas para recoger el arete,dándole al chico un espectáculo que t

al vez nunca se volvieraa repetir, a juzgar por los ojos que abrió este chico, debe de haberlevisto como se habrían los labios vaginales ya brillosos de los jugosde Amalia, sin contar que por la altura a la que estaba debió dehaberle visto también su anillito el cual evidenciaba que duranteel día había sido alegremente visitado por nuestros deditos. Seguimos nuestro camino hacia suhabitación, y me propusieron visitar su escondite; pasamos por suhabitación y recogimos un pequeño bolso, ya despuésme entere del contenido de este. Nos dirigimos hacia la azotea del hotely ahí comenzó otra fiesta, me dijeron que durante su estanciaya habían estado en varias ocasiones ahí, lengüeteándose,frotándose, etc. Nos dimos un beso sensual entre las tres y me propusieronafeitarme mi cosita, yo encantada acepte; me dijeron que habíanolvidado el agua, por lo que tuvimos que regresar a su habitación. Ya estando ahí le dije aAmalia que me excitaba mucho su culito, a lo que me contesto que era mío,ella se tendió sobre la cama bocabajo y me pidió que le mostraracuanto me gustaba, me incline sobre sus piernas y le fui recorriendo conmi lengua por la parte trasera de sus pantorrillas y muslos, deteniéndomepor detrás de sus rodillas, dejándole un camino bastantehúmedo, con mi boca tome la orilla de su falda y la subíun poco, hasta el nacimiento de sus nalgas, ahí ella obtuvo unanueva lluvia de caricias, subí otro poco su minifalda, solo lo bastantepara descubrir su rayita y mas abajo y adentro su rajita, comencéa meter mi lengua entre ese pequeño espacio, tocando su anito ysus labios subiendo y bajando mi lengua, con mis manos le levante la faldapor completo dejando al descubierto todas sus nalgas ricas, Natalya sehabía hecho a un lado el puente de su bikini y se recorríasus labios con la yema de sus dedos, con su otra mano se pellizcaba suspezones, una vez que Amalia tuvo al descubierto sus calidas nalgas Natalyase acerco y me dijo que a ella también le encantaban. Natalya le frotaba una nalga yluego la otra con movimientos circulares con la palma completa, hasta quelevantándola la dejo caer, escuchándose un sonoro Spank!,repitiendo esta acción en el otro cachete de Amalia, despuésde otro par de nalgadas a cada uno de los montículos de Amalia,Natalya le tomaba uno y otro con su mano apretándolo, y a la vezabriéndole su rayita, el culito de Amalia se veía encantador,todo completamente rojo, agolpándose este color en la zona que apretabaNatalya, esta se levanto para regresar con la botellita de bronceador;colocando el cuello de la botella por encima del culo de Amalia apretóesta y salio un chorro de grasoso liquido y me dijo escarcéeselo.Yo no espere que me lo pidiera dos veces, lo empecé a esparcir conmis manos, era increíble como se le veía todo el trasero,brilloso y a la vez coloradito, le abría todo su canal de entresus nalgas y lo llenaba también con el brillante liquido, mis manosllenas de este y comencé a juguetear con su anillito, primero lemetía un dedito y lo cambiaba por otro, hasta que comencéa meterle varios a la vez; Sin darme cuenta Natalya se había acercadoa la bolsa que habían llevado a la azotea y saco de ella un pequeñoconsolador, este era de plástico color negro era un tubito que seiba ensanchando cada vez mas y tenia una base plástica como si fueraun tapón. Natalya me pidió que leabriera los cachetes mientras ella se lo insertaba, como este consoladortenia cierto peso y el culito de Amalia estaba más que engrasadito,Natalya solo tuvo que ponerlo en la entrada del culito de Amalia y el propiopeso de este hizo que se fuera introduciendo, hasta que llego al tope dela base; fue cuando Amalia se levanto y me dijo que era hora de recortarmeel vello. Era todo un poema el ver a Amaliamoverse de un lado a otro con el aparato ese dentro de su culito; me colocaronsobre una toalla encima de la cama a sin pantys y con las piernas bienabiertas, del pequeño bolso antes mencionado sacaron todo lo necesario,me esparcieron una generosa cantidad de espuma, la cual el exceso lo quitabaNatalya con sus dedos y Amalia pasaba el pequeño rastrillo, yo estabaun poco nerviosa, pero a la vez excitada, al ver como esas cuatro manostrabajaban en mi cosita; una vez que terminaron solo me dejaron una delgaditalínea de vellos, todo lo demás se había ido. Entonces Amalia se monto sobremi cara y yo comencé a pasarle la lengua por toda su rajita, eralindo ver como tenia su culito taponeado por el juguete ese; Natalya comenzóa pasarme su lengua y dedos por toda mi cosita. Yo co

mencé a sacarleel consolador a Amalia y a abrirle sus cachetes una vez que estuvo fuerase veía tan rico todo su culito abierto como una boca formando laletra O; así estuvimos largo rato hasta que Amalia y yo nos venimoscasi al mismo tiempo, entonces fue el turno de gozar de Natalya. Nosotras nos abalanzamos sobreesta y la colocamos solo sobre sus rodillas yo al frente y Amalia por detrás;yo jugando con su lengua y la mía mientras Amalia le besaba pordetrás de su cuello, casi al mismo tiempo fuimos bajando y yo letrabajaba su cosita mientras Amalia se encargaba de su anito, asíhasta hacerla venir. Luego de esto nos pusimos solonuestras blusas y salimos al balcón que daba a la calle, mientrasdos se reclinaban hacia afuera la tercera lamía todo el traseroy la rajita de las otras dos; era bastante caliente el estar teniendo sexofrente a las personas sin que estas se dieran cuenta, así estuvimosun rato, hasta que llego el momento de irme para mi hotel; ya ahírecibí un recado de mis papas, en el me decían que iban aestar en el salón de baile del hotel.

Espero les haya gustado lo que viví.Les mando muchos besos húmedos y calientitos. A todas aquellas chicas que mehan escrito, mi anterior correo se estropeo y no lo he podido recuperar,esa es la razón por la que no les pude contestar. Así quemi nueva dirección es dulces016 (arroba) hotmail.com Prometo contestarles a todas.

[

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *