Navidad en lo de mi tía I

¡Comparte!

Hola amigos de Marqueze, les escribe Federico de Uruguay para contarles mis ultimas andadas.

La navidad del 2002 fue muy especial para mí, ese año como todos fuimos a lo de mi tía que tienen una gran casa donde se reúne toda mi familia. Allí viven mi tía clara, con 2 de mis primos. Mi tía es divorciada, tiene 40 años y realmente es bellísima. Tiene el pelo negro al igual que los ojos, su cuerpo es muy bien formado, pero no es delgado sino fibroso y un poco relleno, lo que me excita aun más. Sus senos son enormes y firmes, (tanto que he descubierto a varios de mis tíos mirándolos) y su trasero es perfecto y macizo, no muy pequeño pero contrasta de manera excelente con el resto de su cuerpo.

Desde su divorcio (hará unos 5 años) mi tía no volvió a salir con ningún hombre.

Ella me había causado una tremenda excitación cada vez que estábamos juntos, pero yo jamás concebí ninguna esperanza de poder tener algo con ella.

Esa noche llegamos a su casa y como todas las (aburridas) navidades mis padres se fueron a hablar con mis parientes y a tomar algo. Este años éramos solo 10 personas en total y los únicos jóvenes éramos mi prima Karen que tiene 18 años (igualita a su madre pero más atlética), mi primo Rafa y yo. Apenas había comenzado la fiesta cuando un auto paso a recoger a Rafa que se fue a una fiesta con sus amigos, lejos del tedio de su casa. Quedamos así solo mi prima y yo, hablando de intrascendencias hasta que ella me invito a su cuarto a jugar con la computadora.

Una vez ahí jugamos unos juegos sosos para matar el tiempo, aburrido le pregunte si no tenia algo mas emocionante para ver, algo que ella pareció tomar como un desafío.

“¿Emocionante?” y en pocos minutos comenzó a mostrarme un tremenda cantidad de fotos porno geniales. Tenia de todo, orgías, interraciales, lésbicas (lo que me dijo que mi prima gustaba tanto de hombres y mujeres), pero las que mas parecían obsesionarle eran las de penetración anal. Me fue mostrando una tras otra de esas fotos que parecían hipnotizarla. Yo para esa altura tenia una erección tremenda, y muchas ganas de descargarme.

“Parece que te gustan las anales” dije yo “Me encantan, pero nunca lo he probado, todos los chicos con los que estado son demasiado brutos para eso.”” Primita, para que molestarte con tipos que no te conocen, si aquí en la familia tienes todo lo que necesitas” le dije mientras le ponía una mano en la pierna y ponía una de sus manos en mi pantalón.

Ella se sonrió por un segundo como si hubiera obtenido lo que quería y segundos después nos revolcábamos desnudos en su cama. Yo la besaba por todo el cuerpo, mordía y lamía esos exquisitos pechos. Lentamente fui bajando hasta su concha y sin demora le metí la lengua y comencé a degustar ese exquisito manjar. Mi prima comenzó a gemir del placer, lo que para mi fue una señal de continuar. Esos labios vaginales tan hermosos despedían un olor a hembra en celo que me enloquecía. Durante un rato estuve lamiendo como un poseso hasta que ella se vino en medio de grandes convulsiones y arrojo una tremenda cantidad de liquido en mi cara.

Mientras ella se recuperaba del orgasmo, yo la bese en la boca metiendole parte del liquido que había soltado.

” ¿Te gusta el sabor de tu concha, primita? ” Me encanta” dijo ella relamiéndose.

En ese momento decidí que era hora de descargar mi leche dentro de ella y comencé a penetrarla.

“No por ahí no” dijo ella. “Por el culo” Yo asentí, deleitado por la idea de desvirgar a mi primita por el culo. Pero me di cuenta de que tendría que ablandárselo un poco para disminuir el dolor.

Hice que ella se pusiera sobre mi y mientras nos besábamos comencé a meter dedos en su ano. Lentamente la cantidad de dedos fue aumentando hasta llegar a 4, fue ahí donde me percate que era el momento de hacerlo. Hice que se acostara boca abajo con el culo para arriba y comencé a penetrarla. Al principio costo un poco meter la puntita, pero cuando hubo entrado el resto fue fácil. Cuando ya le había metido la mitad de mi pija, ella dijo “Métela de una vez” a lo que yo respondí metiendosela de un golpe.

Ella lanzo un suspiro pero evito grit

ar, para que no nos descubrieran. Empecé así un rítmico mete-saca. Sentir mi pene dentro de su cuevita húmeda y apretada era realmente delicioso y ella tampoco parecía pasarla mal. Mi prima lanzaba fuertes gemidos, lo que solo me calentaba mas. Mientras la penetraba apretaba sus tetas y trataba de aguantarme lo mas posible.

Como a los 20 min me di cuenta que me iba a correr y me dispuse a darle a mi prima un recuerdo memorable. Sin sacar mi pene de su ano, la di vuelta y comencé a besarla mientras la penetraba. De repente la leche comenzó a brotar de mi pene y a llenar su culo.

En una brutal corrida llene su culo de semen sin dejar de besarla. Cuando hube terminado saque mi verga ya flácida de su ano y vi que solo tenia un hilillo de sangre.

“Lo preparaste todo verdad” “¿Qué pensabas? Dijo ella y comenzó a lamerme la verga con la boca.

Después de terminar nos vestimos y nos quedamos besando y tocándonos un rato, hasta que ella dijo que era hora de volver a la fiesta.

Pero lo mejor aun estaba por llegar.

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.