Noche de verano

¡Comparte!

Estoy en extremo excitado, tanto que no dejo de pensar en lo delicioso que sería tenerla con las piernas bien abiertas, completamente desnuda y pegando esos gemiditos que me excitan en sobremanera…

Estoy en extremo excitado, tanto que no dejo de pensar en lo delicioso que sería tenerla con las piernas bien abiertas, completamente desnuda y pegando esos gemiditos que me excitan en sobremanera…

Estoy tan pero tan excitado que ya baje el asiento y me la saque, estoy meneándomela lentamente disfrutando de toda esa carne tiesa y ansiosa, ella maneja el carro, yo ni sé por donde, esta tan concentrada en ubicar un sitio donde nos podamos quitar las ganas que no se ha percatado de lo que yo estoy haciendo, es delicioso, de pronto levanto la vista y me percato que estamos en despoblado, es una perfecta noche de verano y en ese preciso instante se percata de lo que tengo en mi mano derecha, de inmediato se estaciona…

Instintivamente como a ella le encanta hacerlo se inclina sobre mi verga y le deposita un suculento beso sobre toda su cabeza, el calor de su aliento me recorre de arriba a abajo, esto es el paraíso, y empieza un movimiento lento de pasarme la lengua por el puro agujero como tratando de sacarme las primeras gotas de fluido seminal.

De pronto se incorpora y me dice que me la va a dejar bien mojadita para que cuando se la meta entre sin inhibiciones y se dedica a meterse todo el pedazo de carne de mi falo en su preciosa boca, hasta siento donde toco fondo y ella no se detiene de su labor.

Yo me la quito de encima pues si sigue ahí me regaré sin compasión y realmente lo que deseo es cogérmela y ella deja al descubierto su tremendo trasero y sin contemplaciones se deja caer sobre mi, siento como mi picha le abre todos sus genitales, como siempre ella esta empapada (eso me encanta de ella)

Se sube y se baja en contadas ocasiones y su panocha se acopla al intruso que tiene dentro y le empieza a otorgar placer que ella traduce en respiraciones agitadas y susurros de placer.

La pose no es de lo mejor así que la invito a ir afuera cuando accede nos vamos para el lado del conductor abrimos las dos puertas y ella pone sus talentosas manos sobre el asiento ofreciéndome el culo, yo sin pensarlo dos veces me avalanzo sobre este la penetro por esa vagina hirviente la tomo por la caderas y le genero un mete saca casi alucinante, sus piernas desfallecen y se flexionan yo intento bombearla un poco más, y claro esta lo que me esperaba tiene su primer orgasmo, pequeño no muy fuerte pero más bien fue como que si se le hubiese escapado, algo que no esperaba, esta toda sudada y eso me excita aún más.

Ya estamos sobre la trompa del carro, la tengo bien perforada y ella me pide que le de más por favor, en eso la paso para el frente la acuesto boca arriba sobre la tapa le levanto las piernas y como me queda un poquitico alto me debo posicionar de puntillas, ese coño esta literalmente goteando y eso me sorprende nunca la había visto tan así, me empiezo a excitar y le doy más y más violento, por ser tan caliente eso la pone como loca, sus enormes senos aprisionados debajo del sostén piden a gritos ser liberados, se mueven sin compasión para todo lado.

Ya estoy cerca de venirme esto es de lo mejor, imagínese a esa morena bella casi perfecta con unas caderas que trastornan, tirada sobre un carro con los pantalones y ropa interior por los tobillos, con su vello púbico apenas saliendo ya que se había afeitado todo la tajada, la cual tiene unos labios mayores riquísmos, y succionadores los cuales les acercas algo y casi literalmente se lo comen. Allí esta tan excitada que tiene los ojos cerrados y cuando lo abre lo que ve es el infinito y perfecto cielo, eso la excita.

Saben por que? Ella es una persona que le gusta la aventura y que más riesgoso que culear al aire libre donde cualquiera en cualquier momento puede pasar, eso la pone a 10000%, tanto así que se moja más que en cualquier otro momento.

Ya estoy muy cerca de venirme, así que le halo las nalgas afuera del carro, me pongo un tobillo a cada lado de la cabeza y se la aturuzo toda, en fracciones de segundos empieza a gritar, si leyeron bien gritar, aunque puede llamar mucho la atención no se inmuta para nada esta es el paraíso, ya no puedo más y ocurre lo único que me faltaba para regarme; ella una vez más lo hace, tan salvajemente que se eriza toda, sus pezones se salen más de lo acostumbrado y yo siento como se inunda todo allí…

Me salgo y casi sin tocármela siquiera me riego en un monumental orgasmo, y ella como siempre

lo sabe hacer me besa, abraza, mientras me dice que me ama, yo tratando de recuperarme de lo que acabo de sentir lo único que atino a decir es: yo más…

Nos arreglamos y entre risas y besos nos montamos en el carro para irnos, no sin antes asegurarnos que lo vamos a repetir.

Autor: linces77777

linces77777 ( arroba ) yahoo.com

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.