Nueva vida

¡Comparte!

El relato que voy a contar viene de la serie “Objetivo: Mi suegra” que supongo ya conocéis. Si no os cuento un poco. Se trata de la relación sexual que tuve con mi suegra y con la participación de mi suegro. Ellos vinieron a vivir conmigo, pues me quedé viudo joven y me ayudaron a cuidar de mi hijo.

Después de las aventuras vividas, mi suegro murió y fue una triste pérdida. Rocío, mi suegra se marchó a su ciudad de procedencia y poco después yo me casé de nuevo con una compañera de trabajo, llamada Cati. Mi nueva esposa era presidenta de una asociación de mujeres y sobre esto hay mucho que contar, pero será más adelante. En mi vida también aparece la madre de Cati, o sea, la segunda suegra de mi vida, que se llama Petra. Irremediablemente la madurez de Petra me atrajo al instante, después de lo vivido con Rocío sería ya inevitable que me fijara en mujeres mayores. A pesar de que mi vida sexual con Cati era más que intensa, no podía sacarme de la cabeza a su madre, que era una mujer viuda, pero poderosamente atrayente. Pensé sin embargo, que demasiada suerte tuve ya con Rocío, mi primera suegra, al habérmela follado. Con Petra imaginé que no pasaría. Así, que una vez me hube casado con Cati pasaron los años. Envié a mi hijo, Marcos, cuando ya tenía doce años a vivir junto a su abuela Rocío, para que a la vez que le hiciera compañía pudiese estudiar en un centro escolar de mucho prestigio que había en aquella ciudad. Al acabar su curso decidí invitar a mi hijo y a Rocío a que viniesen a pasar unos días de vacaciones en un apartamento que teníamos en la sierra junto con Cati, su madre y yo. Las cosas habían cambiado entre Rocío, mi anterior suegra y yo, pues hacía años de aquellas relaciones nuestras, y ya no existía esa pasión, aunque a decir verdad a veces lo echaba de menos. Así que allí estábamos en el apartamento, mi hijo, Cati, “mis dos suegras” por llamarlas de alguna manera y yo. Nuestros vecinos en la sierra, Ernesto y Yoly, con los que ya habíamos montado más de un intercambio Cati y yo (¡cuántas cosas me quedan por contar!) aún no habían tomado vacaciones, y no estaban allí. Mejor, así mi hijo y las suegras no advertirían nada raro. Empezaré a contar lo que sucedió durante nuestra estancia en la sierra:

Una tarde de viernes decidimos que había que ir a comprar la comida del fin de semana a un pueblo que había a 30 kilómetros de la sierra. A Cati le dolía la cabeza y decidió no venir, mi hijo había salido a hacer senderismo y no lo esperaríamos, así que iba a ir yo solo cuando Rocío se decidió a acompañarme; además como parecía muy violento que los dos fuéramos solos Cati animó a su madre, Petra, para que también nos acompañase; y allá que voy yo en el todoterreno con dos mujeres (Rocío y Petra) que siempre me atrajeron, a hacer las compras del fin de semana. Durante el trayecto imaginé que me detenía en la carretera y las obligaba a tener sexo conmigo, pero solo fue una fantasía. Pensé que quizá Rocío ya no sería la misma de siempre y que me hacía ilusiones falsas, y que además Petra era una vieja estrecha, pero el tiempo se encargaría de darme una sorpresa. Hicimos las compras y hube de apremiarlas, pues se entretenían demasiado en las estanterías del mercado, porque se hacía de noche para regresar a la sierra. Pero al regreso, no sólo se nos hizo de noche, además estalló una violenta tormenta y encima reventó uno de los neumáticos del todoterreno;. Gracias a Dios la avería nos sucedió justo al lado de un motel, desde donde llamamos a un taller para que viniesen a auxiliarnos, pero nos dijeron que hasta el día siguiente sería imposible. Les comuniqué a Rocío y Petra que tendríamos que pasar la noche en aquel motel, en el que además había sólo una habitación libre de dos camas. La tormenta hizo que muchos viajeros se detuviesen a pernoctar. A las dos mujeres no les agradó mucho la idea pero tuvieron que conformarse. (El lector pensará que son demasiadas casualidades excelentes para mi, pero en realidad así ocurrió). Telefoneamos a Cati y se lo explicamos todo, así que se tranquilizó. En la recepción del motel dije que Rocío era mi madre y Petra una

tía, para ahorrarnos escándalos. Cenamos en el bar-comedor y nos fuimos a dormir temprano. Cada una de ellas ocupó una cama para dormir y yo un amplio sofá que había. Al cabo del rato de habernos acostado, silenciosamente Rocío vino junto a mi y me dijo que no podía conciliar el sueño, así que charlaríamos un rato en voz baja para no despertar a Petra. Por lo pronto Rocío solo quería hablar, pero tenerla a mi lado con una sábana simplemente cubriendo su cuerpo en ropa interior me calentó un montón; a mi memoria acudían antiguas experiencias vividas con ella. Comenzamos a hablar de Marcos, mi hijo, su nieto. Le pregunté que tal se había portado viviendo con ella durante el curso. Rocío me habló muy positivamente del chico. Yo le expliqué que quería mucho a mi hijo, pero que quizá después de haberme casado con Cati ya no conocía tanto de él como deseaba, así que pregunté a Rocío como era verdaderamente mi hijo y para mi sorpresa ella me contestó que se parecía demasiado a mí, sobre todo en un aspecto. Le rogué a Rocío que me explicara a que aspecto se refería; ella parecía estar arrepentida de haberlo dicho, pero ya era demasiado tarde, casi le exigí que me lo dijera. Ella me pidió calma y me rogó que no me enfadase por lo que iba a escuchar.

EL CURIOSO RELATO DE ROCÍO:

Al poco tiempo de llegar Marcos a vivir conmigo noté que estaba algo desanimado y triste. Supuse que era por haberse separado de ti que eres su padre, pero mantuve una charla con él y me explicó el porqué. Marcos había hecho amigos nuevos, chicos que presumían de tener novias y de enrollarse con ellas, morreárselas, meterles mano en los pechitos, en el culo, etc, en fin chicos que se las daban de hombres y que además recriminaban a Marcos que no fuese como ellos. Por eso estaba Marcos tan entristecido y a mi me daba pena verle así; por si fuera poco le sorprendí varias veces masturbándose violentamente y eso me preocupó. No sabía que hacer por él. Empecé comprando unas cintas pornográficas para dejarlas perdidas por la casa y que él las encontrase y pudiera verlas, así se consolaría un poco. (El relato de Rocío estaba captando toda mi atención y ella creía que me enfadaría al oír todo aquello, pero la animé a seguir). Como abuela casi no me di cuenta de una cosa, y era que al encontrar Marcos aquel material pornográfico evidentemente pensaría que yo las tenía para verlas y que era una abuela cachonda. El chico, pensando lo peor de mi, pasó a la acción y una noche vino a mi dormitorio con el cuento de que si podía dormir conmigo ya que tenía miedo y pesadillas. Engañada acepté. Se metió conmigo en la cama y después de un rato me quedé dormida. Unas extrañas caricias me despertaron; Marcos me estaba sobando las tetas por encima del camisón y yo llena de confusión fui incapaz de reaccionar. Noté que al mismo tiempo se estaba masturbando, primero despacito y luego fue adquiriendo fuerza, hasta que el chico se corrió. Dejó de tocarme las tetas y se quedó dormido como un ángel. Yo estuve un rato despierta, sin poder dormir; la experiencia me dejó absorta, pero he de admitir que sentí excitación y acabé acariciándome el coño y teniendo un orgasmo. Todo se desarrolló con normalidad durante el día, si bien Marcos seguía algo preocupado por las historias de sus amigos y sus novias. Después de la cena y al irnos a dormir, un deseo irrefrenable me impulsó a decir a Marcos que si tenía miedo también esa noche podía dormir conmigo. Aceptó encantado. Esa noche casi no me había dormido cuando él empezó a acariciarme las tetas y a machacarse su polla; lo pensé mucho y tuve muchas dudas, pues éramos abuela y nieto, pero finalmente me decidí a coger su herramienta yo misma y pegarle una buena paja. Marcos tiene un pene de adulto, al agarrárselo se sorprendió un poco pero acabó dejándose hacer. Después de unos minutos eyaculó en mi mano y le pregunté al oído: ¿esto se lo hacen a tus amigos sus novias? No contestó. Pasó otro día y llegó la noche; ni siquiera me pidió permiso esta vez para acostarse conmigo, simplemente se metió en la cama junto a mi y comentó : Abuela, mis amigos dicen que sus novias si les hacen

pajas. Marcos podía estar engañándome para obtener más de mi, o puede que fuese verdad lo que me decía de sus amigos, y yo con mi amor de abuela no podía consentir que Marcos tuviese menos en el terreno sexual que aquellos niños presumidos. Me incliné en la cama y me metí su polla de un golpe en la boca. Mamé con tanta ansia que al instante se corrió en mi boca. No hubo más. Le hice de nuevo la misma pregunta: ¿y esto, se lo hacen a tus amigos sus novias? A la noche siguiente lo mismo; Marcos que va y me dice que aquello también lo tenían sus amigos. Esto ya se ha convertido en ya venía yo deseando, y me bombea como si estuviera sacando petróleo, entre gritos y gemidos de ambos, hasta que al final nos fundimos en un orgasmo brutal que nos deja agotados como si hubiéramos subido una montaña. “¿También esto lo hacen tus amigos y sus novias mi vida?” y Marcos me contesta: No abuela, ni tampoco todo lo demás. Me engañó solo para conseguir follar conmigo, pero yo no me enfadé porque a mi también me satisfizo. Hemos estado follando juntos todo el año.”

Ese fue el relato de Rocío. No me enojé con ella porque sé que hizo feliz a mi hijo y además dejó claro que en el aspecto en el que nos parecíamos él y yo era en el sexual. Así que después de haberme contado aquello, yo tenía la polla tiesa y quería follarmela, solo que allí al lado estaba Petra y podía despertarse. Continuará

Ya sabéis, vuestros comentarios a

Autor: ratsss

ratsss ( arroba ) hotmail.com

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.