NUNCA PENSE QUE PODRIA PASAR

¡Comparte!

Hola amigos, nunca me he atrevido a contar mi relato por miedo pero desde que conozco vuestra página y después de leer muchos relatos me atrevido a contar el mío.

Me voy a presentar y definir como persona, me llamo Cristian y tengo 27 años, español, con trabajo estable y soltero, mido alrededor de 1´85 y peso 90 kilos, he sido futbolista hasta los 21 años que me lo dejé pero sigo intentando mantenerme en forma por lo que me mantengo bien físicamente.

Les voy a empezar a contar mi relato totalmente verídico aunque nunca pensé que podría pasar ya pasado los años ya que esto ocurrió hace tres años. Los protagonistas de la historia somos mi tía Sofía y yo.

Mi tía Sofía es una mujer de lo más normal del mundo, mide alrededor de 1`70, con un peso muy normal para esa estatura, con vestimentas normales, no le gusta ir provocativa, con unos pechos muy apetecibles yo calculo que entre la talla 95 a 100, con un culo nada del otro mundo pero sobre todo es que de cara es muy guapa, por lo menos para mi. Ella tiene un negocio montado en su propia casa y mi tío por su trabajo tiene que desplazarse todos los días a 65 Kilómetros de distancia, sale por la mañana y vuelve por la noche.

Yo he sido una persona que ha estado muy ligado a mis tíos durante mi etapa de infancia ya que ellos una vez casados tardaron 6 años para tener hijos (actualmente tienen 2) y siempre he estado con ellos desde que amanecía hasta que anochecía, he sido como un hijo para ellos. Comía en su casa, cenaba en su casa, me iba con ellos de viaje, a la playa, de fiesta……..todas esas cosas que hacen los matrimonios.

¿Cómo empecé a ver a mi tía de otra manera?, pues en verdad a partir de los 14 años pues ya vas empezando a ver a las mujeres de otra manera y mi tía como he dicho antes pues es de lo más normal, pero todo empezó en un verano que mis tíos fueron invitados por una pareja amigos suyos a una casa que tenían en la playa y como no pues me llevaron con ellos, estuvimos una semana, yo dormía con el hijo de los dueños de la casa y las parejas en sus habitaciones respectivas de matrimonio.

Yo en verano me cuesta conciliar el sueño y me levanto mucho al baño y en esos momentos estaba así, mi compañero de habitación no se enteraba de nada mientras yo luchaba por quedarme dormido. En esas veces que me levantaba pues empecé a escuchar ruidos en las habitaciones de matrimonio, tanto en la de Carlos y Carmen (dueños de la casa) como en la de mis tíos y yo por ser tan inocente en esos momentos no pensaba que podrían estar haciendo más que hablar de sus cosas.

En la siguiente noche me picaba la curiosidad de saber lo que se hablaba en esas habitaciones y de las veces que me levantaba pude oír nuevamente ruidos en la habitación de mis tíos y me fui directamente a la puerta y puse la oreja y ahí pude comprobar que de hablar poco lo que estaban haciendo era el amor a toda regla.

Una de esas noches que estaba espiando a mis tíos me di cuenta que iban a llegar los dos al orgasmo, mi tía dio un pequeño grito y mi tío le decía que intentara no hacer ruido para que nadie se despertara y fue cuando mi tía le comentó a mi tío que iba a salir al baño a limpiarse un poco, en esos momentos mi corazón latía a mil, mi tía me podía pillar in fraganti al lado de la puerta y tampoco era plan, fue cuando me metí detrás de un sofá a oscuras a esperar que ella terminara para yo irme a mi habitación y fue en esos momentos cuando salió ella totalmente desnuda y ahí fue pese a la oscuridad del salón cuando vi a mi tía desnuda por primera vez y cuando mi pene empezó a despertar de verdad, solo pude ver por el resplandor de la luz sus preciosas tetas y su culo.

A partir de ese momento la figura de mi tía Sofía quedo grabada en mi cabeza para los restos de los días y dedicando todas mis masturbaciones a ella. Como he dicho antes no es una mujer provocativa pero cada vez que íbamos

a la playa más me fijaba en ella y sobre todo en sus tetas y vez en cuando en sus pezones marcados por el agua como así también sus aureolas que eran espectaculares y yo a cien todo el día.

Mi tía para mi era un monumento y también era como una diosa, cada día, mes y año que pasaba me gustaba más y también me masturbaba más, quería pasar todo el día con ella.

Ese verano acabo y volvimos a la rutina del año, yo estudiando y mis tíos trabajando y deseando que llegara el fin de semana cuando yo no tenia que jugar para poder verla y estar con ella todo el tiempo.

Los años pasaron y cuando yo tenia 19 años, ella tuvo a su primer hija y a partir de ese momento las cosas cambiaron, ellos por la niña dejaron de salir en un tiempo y yo pasaba menos tiempo con ellos, pero yo tenia que seguir viendo a mi tía Sofía y mi cabeza empezó a pensar la manera de poder estar al lado de ella y poder verla y la manera mas fácil fue ofrecerme como niñero de mi prima y así liberarla a ella y a su madre (que vivía a escasos metros de su casa) de cuando estaban trabajando, al principio mi tía me dijo que no, que como iba yo a quedarme con la niña cuando podía estar con mis amigos y aparte estaba con el fútbol, yo le dije que no se preocupara que cuando no tuviera entrenamientos yo me quedaba con mi prima y a la misma vez aprovechaba para dedicarle más a los estudios por que los estaba dejando de lado, ella se convenció a mi tío también le pareció una buena idea e igual que a mis padres.

Pues ahí estaba yo solo con mi prima, la niña todo el día durmiendo yo cuando no estaba viendo la tele estaba con los estudios y mi tía en el otro lado de la casa con su negocio, mi tía entraba cuando podía para preguntarme como estaba la niña y si me aburría mucho y yo le decía que estuviera tranquila que todo estaba bien. Cuando a la niña le tocaba el pecho pues mi tía se lo daba en una habitación aparte (quien podía ser en esos momentos mi prima para chuparle las tetas a mi tía) y volvía al trabajo yo de vez en cuando intentaba espiarla para ver si podía verle las tetas a mi tía, pero poco se podía ver.

Había tardes que me aburría mucho y la cabeza me daba vueltas en hacer algo y empecé a registrar los armarios y habitaciones para ver si encontraba algo, y lo encontré, encontré películas porno en unos de los armarios del salón, películas que me ponía de vez en cuando y me hacia dos o tres pajas pensando que estaba yo con mi tía Sofía haciendo todo lo de la película, registraba sus propios armarios buscando su ropa interior, bragas, tangas, sujetadores, conjuntos………… no paraba de pajearme con todas las prendas más intimas de ella, buscaba la ropa sucia para coger alguna prenda, las olía, me ponía malo y sin parar de pajearme.

El tiempo pasaba y yo me estaba enamorando de mi tía locamente, pero no me decidía a hacer nada, cuando mi prima tenia 4 años nació mi primo y coincidió que me fui a jugar fuera de mi ciudad, me salió una oportunidad y ni quise desaprovecharla y a partir de ese momento perdí el contacto con mis tíos y sobre todo con mi amada, de vez en cuando las llamaba para ver como estaban los niños y ella.

A partir de ahí estuve tres años fuera de mi casa, compaginando los estudios con el fútbol, ahí fue cuando tuve mis primeras relaciones con mujeres y sobre todo perdí la virginidad, al año me eché una novia que es con la que actualmente estoy y me va de maravilla.

A los 23 años me tuve que dejar el fútbol, volví a casa y me dediqué a trabajar en lo que estudié, contabilidad de empresas, puesto de trabajo que ostento actualmente y sobre todo pese a tener mi novia volver a retomar el contacto con mi tía. Ese contacto no esperó mucho, al mismo día que volví fui a la casa de mis tíos con mi novia para poder presentársela y ahí estaba ella, impresionante, cuando me vio, se fue directamente a saludarme con un abrazo fuerte y con dos besos enormes, cuando me di cuenta estaba con una erección espectacular y creo que ella se dio cuenta cuando me abrazó, le presenté a mi novia Sonia y estuvimos hablando un buen rato, de como me fue, que tal los estudios, el trabajo y demás cosas.

Yo notaba algo raro en mi tía pero no me atrevía a decírselo en publico quería esperar a hacer

lo en otro momento que estuviéramos solos ya que yo con ella tenia mucha confianza. Ese día no tardó mucho, cuando estábamos solos empezamos otra vez a hablar y fue cuando se lo comenté.

¿Oye tía Sofía, la otra tarde cuando llegue te note algo seria, te ocurre algo?, y ella bajo la cabeza y ahí note que pasaba algo, en esos momentos me levanto del sofá donde estaba y me fui al lado de ella y le dije: -¡tía tenemos confianza para contarnos las cosas, dime que te pasa y no me asustes! -No es nada malo, solo que mi padre y tu tío se llevan a matar y no se pueden ver y aparte de esto los niños se dan cuenta.

-¿Qué pasó?.

-Fue por un problema de una tierra que tiene su padre, que tiene un carácter de la ostia, que no quiere venderla y mi tío se metió por medio y a partir de ahí se formó la guerra.

Ellos no se hablan y se llevan a matar y le dije a mi tía que estuviera tranquila que al final todo se arreglaría y lo que tenia que hacer es preocuparse de sus hijos.

Aproveché todo esto para pegarme más a mi tía y poder pasar más tiempo con ella. Todo seguía igual, yo muy ligado a mi tía más de lo que yo creía y suegro y yerno sin dirigirse la palabra. La vida entre mi tío y mi tía no era la misma que antes, me daba cuanta que había poco roce entre ellos, hablaban poco o lo justo y empecé a pensar que las relaciones sexuales entre ellos eran mínimas.

Yo no me atrevía a decirle nada a mi tía, pero deseaba estar con ella a solas y poder decirle todo lo que la deseaba pero no me atrevía, estaba como loco, quería abrazarla, besarla, tenerla en mis brazos y poder hacerle el amor que era lo que tanto deseaba.

El tiempo pasaba y un día ocurrió lo que nunca podía imaginar, estábamos los dos solos en la puerta de su casa hablando y con una temperatura que apetecía estar en la puerta tranquilamente hablando, cuando nos despedimos y me dirijo a mi coche se me escapó en voz alta, ¡¡¡lo que daría yo por echarte un polvo!!!, en esos momentos se escucha una voz que me dice, ¿que has dicho Cristian? Y me doy cuenta que es mi tía y se dirige a mi coche, yo me bajo y haciéndome el loco le digo, ¿me decías algo tía?, en esos momentos yo me puse súper nervioso, ella me dijo ¿Qué es lo que has dicho?, yo le comenté nada, hablaba solo, ella me dijo, mira Cristian no soy tonta, te he oído decir lo que tu darías por echarme un polvo, ¿has dicho eso verdad?

Yo no sabia donde meterme pero me armé de valor y le contesté que si, que le dije eso, pero que me perdonara que había sido una estupidez, ella me contesta que cuando quiera, yo me quedé helado, sorprendido de la contestación que me había dado y le digo que si era verdad lo que estaba escuchando y ella me dice que si, me dijo, Cristian, yo se desde hace años que vas detrás mío, te he visto espiarme, te he visto que has cogido mi ropa interior y aparte de todo eso el roce que he tenido contigo me ha hecho que te vea de otra manera.

Yo en esos momentos no sabia lo que hacer, si tirarme a ella para besarla o montarme en el coche y largarme, entonces le dije que si, que ella era mi musa, mi reina y que siempre ha estado en mis pensamientos y que quería tenerla en mis brazos y poder hacer lo que quisiera con ella, mi tía Sofía me dijo que cuando yo quisiera y le dije que me dijera día, lugar y hora para poder vernos, ella me dijo que mañana por la mañana a las 11 en su casa, ya que mi tío estaba trabajando y mis primos estaban en el colé y a la misma vez yo pediría un par de horas libres en el trabajo.

Antes de irme a casa le dije que se viniera conmigo, la llevé detrás de su casa y ella accedió, y le dije que quería besarla y poder tocarla un poco, ella acercó sus labios a los míos y movimos nuestras lenguas con una pasión increíble y un beso que duró dos minutos, a la misma vez que nuestros labios se separaron le comenté si me dejaba tocarle las tetas, ella muy hábilmente se desabrochó el sujetador y dejó sus tetas sueltas para que yo las tocara, le metí las manos por debajo de la camiseta y poder tocar esas tetas que tanto había deseado, esos pezones grandes y duros que tenia y a la misma vez podía sentir como a ella le gustaba, ella me dijo de dejarlo por si nos pillaban, volvimos a quedar para el día siguiente a las 11 en su casa nos despedimos con otro beso y me fui. Esa noche tuve que hacerme dos pajas por

que estaba súper caliente, no me creía lo que había pasado, tantos años esperando esto y al final me iba a follar a mi tía, la mujer de mis sueños.

Al día siguiente no me hice de esperar y a las 11 estaba tocando el timbre de la casa, no me contestaba nadie y vi que la puerta estaba abierta, entré y grite ¡tía Sofía, estas por ahí! Y al momento me contestó mi tía, si Cristian, estoy en el piso de arriba, cierra la puerta con llave y sube, cerré la puerta y subí las escaleras como un rayo, mi erección empezó, se palpaba, y aún no había visto a mi tía, en esos momentos vuelvo a escuchar, Cristian, estoy en la habitación, me dirijo hacia la habitación y me encuentro la puerta entre abierta, cuando la abro me encuentro a mi tía encima de la cama con un camisón transparente que se le notaba el sujetador y un tanga negro a juego, mi erección era súper, mi polla pedía a gritos el poder salir, en eso mi tía me dice que me quite la ropa, no tardé ni 10 segundos en quitármela y solo me dejé el slip.

Cuando estábamos en la cama antes nada me confesó lo siguiente:

-Cristian te tengo que confesar una cosa y quiero que esto quede entre nosotros, lo que vamos a hacer es una locura pero yo lo necesito y veo que tú también, tu tío hace 5 meses que no me toca, necesito esto por que soy mujer por lo que esto no debe enterarse nadie y yo estaré aquí para cuando tú me necesites.

Decirme esto y me tiré a por ella, empecé a besarla como nunca, a tocarle las tetas, bajaba a tocarle los muslos y no aguanté más y le toqué el monte de Venus, le dije que se quitara la poca ropa que le quedaba y eso fue lo que hizo y por fin puede ver a mi tía desnuda por completo

Unas tetas espectaculares, con unos pezones grandes y unas aureolas que quitaban el hambre, su parte más íntima la tenia arreglada con una mata de pelo pequeña y todo era para mi, empecé a chuparle las tetas y a la misma vez le tocaba el coño con mucha suavidad y empezando a meter un dedo, ella estaba súper excitada, gemía y gemía de gusto y me pedía mas, ¡Cristian hazme tuya, quiero más! No paraba de repetirme eso, a la misma vez que le estaba chupando las tetas noto su mano por encima de mi slip y empieza a tocar mi polla, al momento se separa de mi me baja el slip y agarra mi verga y se la lleva a su boca haciéndome la mejor mamada de mi vida, que manera de chupar, al rato yo estaba a punto de estallar y le digo a mi tía que me iba a correr, ella no lo dudó y me dijo que me corriera cuando quisiera que quería lamerme toda la leche que tirara, y así lo hizo, yo no pude más y me corrí dentro de su boca, ella no dejó ni una gota y me lamió toda mi polla sin dejar gota.

Cuando terminó la acosté en la cama y le abrí las piernas para poder saborear su coño y sus jugos, ella se retorcía de gusto y al momento tuvo un orgasmo espectacular y yo seguía lamiéndoselo y ella me decía ¡¡¡sigue, sigue por favor, siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii! y al rato me pedía que no podía aguantar más que se la metiera, ¡Cristian por favor no me hagas esperar más, metémela ya!

Diciéndome eso en reiteradas veces, no hice de rogar, me saqué del bolsillo un preservativo y al momento ella me dice que no, que se lo haga sin preservativo que no iba a pasar nada, la puse a cuatro patas y se la metí toda en el coño hasta los huevos, ella estaba desquiciada y me pedía más, la bombeaba a un ritmo fuerte ella ya había tenido otro orgasmo y yo estaba apunto de correrme otra vez, le sobaba las tetas, los pezones no paraba de tocarle hasta que le dije tía me voy a correr y me dijo correte dentro por favor, eso fue lo que hice, terminamos muy cansados, nos dejamos caer en la cama, nos dimos una ducha y quedamos para otro día.

Seguimos manteniendo relaciones sexuales muy a menudo.

Ella sigue su vida con su marido e hijos y yo con mi novia, ninguno sospecha de que estamos juntos y cuando podemos quedamos y seguimos teniendo relaciones, cuando los visito y podemos nos tocamos lo que podemos, nos besamos y hasta un día estando mi tío en casa me hizo una mamada espectacular en el servicio.

Autor: CRISTIAN

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.