Paty mi cuñada

¡Comparte!

Comencé a bombearla en la posición del misionero, para después echarme sus piernas a mis hombres, ella gemía y tuvo su primer orgasmo, yo no aguantaba, pero resistí un poco para pedirle que se volteara y comencé a darle de a perrito, vaya espectáculo al ver esas enormes nalgas moviéndose, mientras ella tenía un segundo orgasmo, saqué mi verga y le eché mi leche en sus nalgotas.

Esta es una historia real que comienza en la ciudad de México donde vivo, cuando que conocí a Paty la hermana de mi novia por la cual siempre he tenido una atracción.

Ella es una mujer de 35 años con tres hijos, separada y actualmente tiene pareja, mi fascinación por ella comenzó cierto día en que fuimos mi novia y yo junto con ella a una reunión social, ese día yo llegué temprano a la casa de mi novia que vive en el mismo edificio que Paty, ya que gran parte del tiempo la pasamos en su casa pues hay gran confianza además de que su casa me servía para tener unas buenas cogidas con mi novia cuando Paty no estaba en casa o estaba en su recámara.

Ese día de la reunión fue la primera vez que noté lo buena que estaba mi cuñada quien a pesar de sus tres hijos tiene un cuerpo que muchos cabrones del barrio desean, pero ese día ella salió con un vestido bastante entallado, color marrón, que dejaba ver unas enormes nalgas que se veían muy duras adornadas por un bikini que se transparentaba completamente, recuerdo bien que mi novia le dijo que se le veían todos los calzones por lo que ella optó por quitárselos y lucir el vestido sin calzones situación que aumentó mi morbo, además de que lucía unas enormes chiches más grandes que las de mi novia que es 36b, mi excitación fue tal que mi verga se puso durísima al verla.

Ese día en dicha reunión Paty fue objeto de las miradas lujuriosas de varios de los esposos de sus amigas, los cuales aprovechaban cualquier momento en que ella se parara para observar tan enormes nalgas, inclusive mi novia me advirtió sobre esa situación; la reunión terminó y regresamos a casa donde aproveché una vez más para ver como se movían sus enormes nalgas cuando íbamos subiendo las escaleras.

Esa misma noche después de que Paty se fue a su recámara mi novia aprovechó para darme una suculenta mamada momento en el cual imaginaba el enorme culo de Paty el cual me había dejado impresionado. Desde ese entones yo aprovechaba cualquier momento para deleitarme con el culo y las enormes chiches de Paty y ocasiones no faltaron pues éramos asiduos visitantes a su departamento, por lo que en ocasiones la llegábamos a encontrar en ropa muy ligera, recuerdo haberla visto con pijamas que traslucían sus tangas, cosas que me excitaba demasiado, mi excitación por ella pronto se iba convirtiendo en voyerismo obsesivo, pues cada día quería ver más y la oportunidad se presentó, estando en su casa, ella se metió a bañar y por azares del destino mi novia tenía una llamada de larga distancia de otra de sus hermanas, por lo que tuvo que ir al otro departamento a contestar, dejándome sólo en el departamento de Paty.

Mi sangre y mi adrenalina fluyeron rápidamente, era mi oportunidad, pues su pequeño hijo estaba en la recámara por lo que me acerqué al baño al cual le faltaba un pequeño cristal que cubrían con una toalla, misma que hice a un lado con mucho cuidado y ohhhh pude ver aquel hermoso e inolvidable espectáculo. ahí estaba Paty con unas hermosas y bien torneadas piernas, mi corazón comenzó a latir rápidamente, y aún más cuando Paty dio un pequeño giro y pude apreciar aquel hermoso y grande culo, en ese momento comenzó a escurrir mi verga, la cual se endureció aún más cuando observé esas chichotas llenas de espuma, pero el éxtasis llegó cuando Paty miró hacia mí y me mostró una panocha cubierta por un abundante vello color castaño, cosa que me enloqueció por lo que tuve que sacar mi herramienta y sacudirla rápidamente.  Mi leche cayó al suelo mientras veía como frotaba sus dos hermosos melones.

Una nueva oportunidad se presentó, mientras mi novia y yo estábamos en su sala, Paty y su novio Raúl, un hombre diez años más grande que ella, estaban en su recámara en donde siempre se cogía a Paty, pero esa ocasión olvidaron, cerrar la puerta y mientras Raúl le metía una cogida mi novia y yo escuchamos los gemidos de placer de Paty, situación que me excitó sobre manera, mientras que mi novia sonrió y optó porque saliéramos del departamento.

El tercer encuentro que tuve con Paty fue más fetichista pues un día yo me quede sólo en el departamento mientras ellas iban de compras al centro de la ciudad, por lo que tuve la oportunidad de husmear entre sus prendas íntimas, donde encontré varias tanguitas que me excitaron demasiado, en especial una tanga negra extremadamente pequeña con sólo un hilito, pero que gran sorpresa me llevé al seguir buscando entre sus cajones, me topé con una cajita con un rollo fotográfico y un sobre con varias fotos, wuaaoo era ella en Acapulco con un traje de baño de dos piezas, que dejaba ver sus enormes caderas, y una foto, la más especial, donde estaba ella en el cuarto de hotel luciendo la tanga negra, no me contuve más y me masturbé con la tanga y la foto, inclusive me puse la tanga y froté mi verga con ella, la tanga quedó manchada, pero no me importó, robé la foto y la utilizo para seguir masturbándome.  Me imaginó que tendrá el otro rollo.

Pero todo no termina ahí, Paty poco a poco se dio cuenta de como la observaba, por lo que en ocasiones era más discreta, pero yo seguía con esa obsesión por ella, una vez tomamos unas copas juntos los cuatro Paty, Raúl su novio, mi novia y yo; aprovechando que estaba sola su casa pues los niños se habían ido con el papá, el cual por cierto aún busca a Paty para tirársela. Esa noche estuvo formidable, Paty vestía un pantalón de mezclilla muy pegado con el cual lucía su enorme culo de aproximadamente 100 cm, el cual Raúl de vez en cuando acariciaba, situación que me excitaba, las copas y la plática acabó, además de que Raúl ya tenía ganas de cogerse a Paty por lo que decidieron retirarse a su recámara y nos dijeron irónicamente: “se portan bien, no hagan cosas malas”, “buenas noches”. Mi novia y yo comenzamos a besarnos y acariciarnos, mientras ella me la chupaba deliciosamente, se escuchaban los gemidos de Paty, auhhhhh, auhhhhh, así, así, cosa que noté que lo hacía con la intención de que escucháramos.

Me aparté de mi novia y le dije que iba al baño, momento que aproveché para mirar en la recámara de Paty que tenía la luz encendida y donde pude observarla montada sobre Raúl y mostrándome el movimiento de su enorme culo, observé por unos segundos y regresé con mi novia a la cual le metí una enorme cogida imaginando que era Paty. La noche fue una constante de gemidos de las dos hermanas.

El momento cumbre se daría, y fue recientemente y todo a raíz de que Paty estaba atravesando una situación económica seria. Ella me pidió un préstamo económico el cual se lo otorgué, el plazo para pagarme llegó, pero no puedo hacerlo, le dije que no se preocupara que no había problema que inclusive si necesitaba más dinero yo se lo facilitaba, ella muy apenada y debido a su situación aceptó otro préstamo; y terminó por confesarme que Raúl no la apoya económicamente y que sólo se aprovechaba de ella de otras formas. Mi relación con Paty se volvió de más confianza. Y el día indicado para pagarme llegó, pero una vez más no tenía dinero, muy apenada me dijo que no podía pagarme y yo entre broma le dije que si tenía una forma de pagarme, me dijo como, y le contesté con cuerpomático, ella rió y dijo aceptarías ese tipo de pago y yo contesté que si, la situación se fue tornando más seria, ella me dijo que como sería ese pago a lo que yo le respondí que pasando una noche con ella.

Me preguntó ¿y mi hermana?, yo le confesé que estaba obsesionado con ella, le dije que lo pensara y me dijera. Pasaron varios días y me dijo que aceptaba, en ese instante imaginé mil cosas por lo que mi verga se puso dura. Habló a mi casa y quedamos de vernos un lunes, día que trabajo de noche, así mi novia no sospecharía, el lunes llegó y pasé por Paty a una estación del metro, le pregunté que como estaba, me dijo que nerviosa, le dije que si quería tomar un café, contestó que no, que fuéramos al grano, por lo que nos fuimos a un hotel.

Miles de cosas me pasaban por la cabeza, al entrar al cuarto le confesé lo mucho que me atraía, conversamos por unos instantes y comenzamos a besarnos, pronto la despojé de su blusa negra y como pude saqué sus chichotas de su brassier negro, mientras yo le besaba y succionaba sus pezones, ella me agarraba mi verga que ya estaba dura, nos caímos a la cama y me despojé de mi ropa, quedando en calzón y me pidió quitármelo, lo hizo y se sorprendió con mi verga, que mide unos 19 cm, y me dijo: lo que se come mi hermanita.

La tomó con sus manos y comenzó a chupármela, que chupada. Procedí a quitarle aquel pantalón ajustado negro y para mi sorpresa traía puesta la tanga negra, le pedí que me posara y me meneara su enorme culo, cosa que hizo felizmente y que aproveché para olerlo y chuparlo desde su vagina hasta su ano, mismo que me dijo que nunca se lo habían chupado.

No se contuvo y comenzó a derramar mielecita, misma que probé, después de chupársela, mi verga y ella estaban listas para recibirla, metémela ya, me decía, rocé la cabeza de mi verga con su vagina, no aguantaba más y Paty lo guió a su vagina, comencé a bombearla en la posición del misionero, para después echarme sus piernas a mis hombros…

Ella gemía exquisitamente y tuvo su primer orgasmo, yo también ya no aguantaba, pero resistí un poco para pedirle que se volteara y comencé a darle de a perrito, vaya espectáculo al ver esas enormes nalgas moviéndose, mientras ella tenía un segundo orgasmo, saqué mi verga y le eché mi leche en sus nalgotas.

Wuaaoo que noche cogimos de mil formas y mi fantasía por fin se cumplía, Paty y yo quedamos como amantes ojalá y nunca se entere mi novia.

Autor: Cuñado calentón

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *