Perversion eclesiastica (IV)

¡Comparte!

Como les conté en la última entrega, sodomicé con ayuda del cura, a la ex – amor de mi vida y pude comprobar que era un grandísima puta come verga. En realidad me encantó lo que le hice pero yo quería más.

Como les conté en la última entrega, sodomicé con ayuda del cura, a la ex – amor de mi vida y pude comprobar que era un grandísima puta come verga. En realidad me encantó lo que le hice pero yo quería más.

De antemano agradezco los buenos comentarios de mis historias, espero que manden mas para que podamos intercambiar opiniones, como les dije mis relatos no los hago con el afán de molestar las creencias de alguien sino para mostrar parte de mi vida sexual la cual no fue llevada de lo mas normal.

Aquí va la cuarta parte de Perversión Eclesiástica.

Pasó como una semana del encuentro sexual violento y depravado que tuve con Norma y que por cierto fue filmado con lujo de detalles por el padre de la parroquia. (para mas detalles lee perversión eclesiástica III).Yo estuve bien de ánimo y en ocasiones pude encontrarme en la bodega de mi casa con Elizabeth en la cual descubrí otras excitantes posiciones, en las cuales yo le daba sexo en forma cariñosa y sutil, pero con fuerza, yo desde luego por ganarle al cura la apuesta que hicimos, pude hacerle el amor a Elizabeth todas la veces que quería sin la maldita supervisión y control que hacía el cura. Ella se iba enamorando más de mí, y yo también de ella.

Pasaban los días y pude descubrir el famoso 69, la verdad me gustó tanto que en una ocasión en la bodega, pasamos haciendo el 69 como dos horas en las cuales Elizabeth tubo cerca de 6 orgasmos y yo tres Era sensacional yo estaba enamorándome perdidamente de mi prima, ella me entregaba su cuerpo sin límites, le perforaba el ano y me corría en él, pero yo quería saber que era eyacular en la vulva de una mujer, pero por el miedo a embarazarla no lo hacía.

Por otro lado los días que podía me cogía a Norma con toda la fuerza de un poseso, la sodomizaba, la puteaba, la golpeaba, pero a ella le encantaba.

Así pasé cerca de 5 meses, cogiéndome a las que fueron mujeres de un cabrón carnudo que me caía mal. Pero pasaba algo en mí, tal como me lo dijo el cura, sentí la necesidad de experimentar algo nuevo ¿Qué se siente cogerse a dos mujeres al mismo tiempo?. Entendía que eso era lo que quería el cura, para poder hacerme la “terapia energética”, yo dije en mis adentros, nooooooooo mejor sigo así, pero con el pasar de los días mi deseo subía, ya no me complacía, hacer el amor tan lindamente con Elizabeth, y cogerme y sodomizar a la puta de Norma, sino que deseaba hacer una orgía con ellas. En estos días el cura salió unos días del país, fue a Honduras a una “convención ” y me dijo que mientras el estaba fuera me portara bien, entonces yo decidí practicar un plan maestro mientras él estaba fuera.

Le dije que necesitaba dinero para pagar el colegio y que como había tenido gastos fuertes no podía pagármelo mi madre. El accedió y me firmó un cheque, el cual antes de firmarlo lo cortó de su chequera y firmó sobre un papel que yo había puesto, el cual tenía papel carbón abajo(no se cómo se le llama en otros países), y bajo, estaba un acta que yo había redactado conteniendo algo muy fuerte.

En ella decía (resimiendo) que Norma y Elizabeth me obedecieran en todo.

El cura salió, lo fui a despedir el día viernes al aeropuerto.

Ese mismo día llamé a Norma y a Elizabeth, les dije lo que el cura ordenaba y que estaba su firma de autorización.

Elizabeth fue la primera en saltar con furia…

-¿Qué grandísimo cabrón?, ¿acaso crees que podrás cogerme junto a esta puta, ramera?, yo pensé que yo era la única en tu vida. Pude ver las lágrimas empezar a correr de su rostro.

-¿Así que también estas cogiendo con tu prima cabrón?, contestó Norma. Mira (dijo dirigiendose a mi prima), la única puta eres tú por coger con tu primo, eso es pecado grandísima pendeja.

Elizabeth contestó ya en forma airada.

-¿Acaso crees que no sé que estás cogiendo con mi marido pendeja? De repente se empezaron a insultar muy fuerte, sacando a relucir sus madres, y de repente estaban peleando, agarr&aacut

e;ndose de los pelos, cacheteándose, arañándose. Yo no sabía que hacer, me metí en medio de ellas y las separé.

Elizabeth me escupió el rostro y me dijo:

-Maldito cabrón, yo creí que eras diferente, hasta había enviado a comer mierda al cabrón de Carlos por estar contigo.

-Yo también maldito pendejo (replicó Norma), pero me doy cuenta que eres igual o peror que él, maldito mal parido Entonces las dos se me tiraron encima y me empezaron a morder, golpear y decirme de todo, yo sólo podía poner las manos para taparme la cara, al final se fueron llorando y maldiciéndose sin antes decirme que esta barbaridad la iba a saber el padre.

Yo me preocupé, había utilizado el fraude, falsifiqué la firma prácticamente por lo que le padre me podía joder bien.

Cuando el padre regresó yo no me atreví a ir a buscarlo hasta el siguiente día. Cuando llegué a su oficina ya estaban las dos cabronas con él y ya le habían contado todo. El por supuesto las había callado para poder decidir que hacer con migo, les dijo que salieran de la oficina y empezó mi calvario…

-Eres un maldito falsificador, como te atreviste a hacer semejante cosa, yo nunca pensé que me harías esto a mi, a tu padre que ha hecho que te cojas a esas putas arriesgándome a que me jodan?

-Padre, yo quería estar con las dos (dije reaccionando), y quería probar que soy tan buen conquistador como tu, no quería ofenderte, solo quiero ser tan bueno conquistando mujeres como tu.

Esas palabras le tocaron el ego y bajó un poco su coraje, entonces me acarició el cabello y se echó a reír.

-A grandísimo cabrón, eres muy listo, bien dicen los proverbios “la blanda respuesta quita la ira mas la áspera hace encender el furor.” Yo medio me tranquilicé, pero no sabía lo que el tenían entre manos.

-Yo puedo hacer que esas putas cojan con tigo al mismo tiempo, pero luego harás lo que yo quiera ¿aceptas? La propuesta me dejó en que pensar, pero era mas grande mí deseo, entonces me dijo:

-Mira hijo mio, lo que yo hago con tigo no es porque sea maricón, yo lo hago para que seas tan bueno conquistando como lo es tu padre, y a demás ¿no te gusta que te chupen la verga?

-Si papa peroooo, No me dejó contestar

-¿No te encanta perforar culos?

-Si padre.

-Entonces que importa de quien sea, tu eres hombres, eres una máquina del placer, que importa quien use tu instrumento, lo que importa es que satisfagas a las pobres almas atormentadas de este mundo. Además ya firmaste y no puedes borrar lo que has firmado con tu sangre y por lo tanto obedece y te irá de lo mejor.

-Bueno (contesté), en realidad no pierdo nada, sólo puedo ganar.

-Bien dicho hijo, por ahora te voy a hacer la terapia, desnúdate y yo hago el resto, solo cierra los ojos y déjate hacer.

No voy a detallar lo que pasó, sólo que me la chupó como nunca y se sentó en mi verga, yo por supuesto estaba con los ojos cerrados y aguantando el deseo de vomitar.

Al rato sentí que algo caliente me chorreaba mi pene, creo que el cura se corrió por el culo, cosa que yo no sabía que le pasaba a los homosexuales.

-Bueno hijo, ¿estás preparado para una verdadera cogida de dos malditas putas, come verga adictas al sexo?.

-Si padre estoy listo, contesté, mientras me lavaba mi pene todo cagado con agua bendita que el padre tenía en una tinaja.

El padre salió por unos minutos y yo me quedé desnudo, secando mi miembro con una sotana, cuando entraron desnudas Elizabeth y Norma, yo no lo podía creer, ellas habían aceptado coger con migo, era un ¡milagro!!!.

Elizabeth se hacercó y me dijo al oido.

-Esto no te lo perdonaré jamás maldito, yo que creí que me amabas, pero eres igual o pero que Carlos.

Esto me lo decía mientras Norma se había lanzado a mi verga a chuparla como poseída, y yo por supuesto ya estaba tomándola del cabello con fuerza, ya estaba maltratándola.

Elizabeth me dijo luego: -Hoy vas a conocer algo que no conocías de mí, y vas a ver que no soy la mansita mujer que he sido con tigo, hoy será puro sexo.

Ella se dirigió a mi pene, las dos me estaban dando una chupada de película, ambas lo hacían de una forma estupenda y bien coordinada, parecía que ya lo habían hecho juntas, ya que mientras una succionaba la cabeza, la otr

a chupaba y daba pequeños mordiscos al tallo o chupaba los huevos.

Mientras eso sucedía, el cura ya tenía la cámara de video encendida y su cara de lascivia y perversión estaba presente.

Yo estaba dejándome hacer por las dos putas, pero el cura me hizo señales que tenía que tomar el control.

Entonces yo les dije

-Creen que ustedes mandan aquí pendejas, hoy sabrán quien soy yó y las haré chillar de placer.

De inmediato agarré a mi prima del cabello, ella se resistió pero yo le di una fuerte cachetada en el rostro, y cambó su aptitud y se mostró mas exitada y me dijo:

-Esta bien cabrón, seré tu esclava pero será la única vez.

-Serás siempre mi esclava al igual que esta puta que está mamando sumisamente (dije señalando a Norma que mamaba con el ritmo que yo le imponía al halarle los cabellos.

Siguieron mamando durante unos 5 minutos mas, era sabroso, pero era mejor tenerlas dominadas y que ellas siguieran mi ritmo. Les ordené ya basta, pero norma quizá no escuchó y siguió, por lo cual yo le metí un fuerte cachetada en una de sus nalgas, que me dolió hasta la mano. El cura gozaba con esto y no se perdía ni un detalle.

Ellas pararon y yo le dije a Elizabeth

-Quiero que hagas un 69 con esta puta

-¿Qué? Yo no soy lesbiana maldito degenerado

-No te estoy preguntando, obedece.

-No lo haré.

Entonces tomé el cincho de cuero que tenía el cura para estos menesteres y le metí dos riendazas en la espalda, acto seguido Norma que ya sabía que yo no bromeaba, se tiró en el suelo y le dijo:

-Dale que puedes perder ramera, al final somos choleras (siervientas, esclavas) este degenerado.

Norma se tiró en el suelo y yo le empecé a meter unos dedos en su concha, ella como automáticamente se movió y empezó a llorar, yo le pregunté a Elizabeth si quería meterle unos dedos a la puta de Norma, a lo cual ella accedió y me dijo:

-Es increíble como puedes provocarnos un orgasmo

-Si pero quiero que no sólo la masturbes, haras el 69 con ella, pero yá Ella se resistió un poco, pero yo la tomé del cabello y dirigí su lengua a la de ella, y las puse a chuparse sus cucas, al principio no lo hacían con buena cara, pero al rato estaban gozando de su primera (supongo yo) experiencia lésbica. Ellas chillaban de gusto, disfrutaban y yo me pajeaba mientras.

El cura gozaba filmando el evento, pude notar parte de su miembro exitazo bajo la sotana, por lo cual decidí incrementar el morbo de la escena.

Me puse tras de Elizabeth que estaba arriba de Norma, y le ensarté de una sola vez en su cuca mi pene en que estaba duro como piedra. Ella jadeó lloró y empecé a hacerle el amor de una forma rica y fuerte que ella no tardó en correrse bañando la cara de normita que me estaba chupando los huevos en ese momento. Elizabeth rompió en llanto por el orgasmo diciendo: -hayyy que rico dame sor tuyaaaaaaaaaaaaaa hayyyyyyyyyyyyyyy que ricoooo Norma que estaba siendo chupada por Elizabeth sufrió un orgasmo brutal, diciendo:

-Hay putaaaaaaaaa me jodes mi cuca, que ricooooooooooo, dame mas lenguaaaaaaaaa

Abandonamos esa posición y yo me recosté en el sofá de la oficina y le ordené a Norma que me empezara a cabalgar mientras halé Elizabeth hacia mi cara para saborearle los ricos chorros de su néctar que fluía de su rica cuca.

Yo saboreaba y pasaba mi lengua en su deliciosa parte y ya estaba metiendo mis dedos en su rico ano, mientras con la otra mano daba apretones a los pechos ricos y ya no tan duros de Norma que estaba con los ojos en blanco, cabalgándome de arriba abajo como loca.

Yo chupaba la rica concha de Elizabeth con fuerza, llegué hasta morder su clítoris que lo tenía rojito de tanto placer, ella se corrió en mi boca gritando, así papi, así, soy tuyaaaaaaaaaaaaaaa y yo tome parte de su corrida pero sin tragarla sólo la conservé en mi boca, luego se corrió Norma en una forma desconmunal que cayó sobre mí gritando con los ojos en blanco apretando mi miembro con su cuca de una forma que me dolió la cabeza de mi verga y la besé y le hice tragar los jugos de Elizabeth los cuales tenía en mi boca.

Yo sabía que con ese ritmo, dejando que ellas hicieran lo que quisieran con migo, no duraría mucho, entonces decidí tomar las rienda de el trabajo.

Tomé a Elizabeth de los cabellos y la tiré al suelo, luego pu

se a Norma sobre ella y les ordené seguir con el 69, a esta altura a ellas ya no les importaba lo que pasaba, entonces empecé a meter mi pene en el ano rico y socado de Norma, no tardó ella mas de 3 minutos en acabar y chorrearle la boca a Elizabeth que chupaba la raja de Norma como poseída.

Yo por mi parte las puteaba, insultaba, mordía y de vez en cuando tomaba el cincho y golpeaba a Norma que ya tenía su espalda rojita de tanto golpe que le producía placer.

Seguí en esta posición por cerca de 15 minutos, ya habían pasado 45 desde que iniciamos la batalla, ellas al menos habían tenido 3 orgasmos.

Era riquísimo escuchar como chillaban y gozaban las dos putitas que me estaba cogiendo.

Luego cambié de posición, agarré a Norma del cabello y le saqué mi verga que estaba jugosa, tomé a norma del pelo y la tiré al sofá, entonces la puse en una posición que yo supe después que se le llamaba “armas al hombro” y le ensarté mi verga en su culo con una fuerza que ella quizo soltarse pero le pellizqué los pechos y no tubo mas remedio que aceptar la postura, gracias a que su cuerpo en ese tiempo era ágil pudo soportar esa postura. La putita de Norma se había quedado viendo el espectáculo y empezó a volarse la cuca (masturbarse) de una forma tan rápida que tubo otro orgasmo como al minuto diciendo:

-Hayyyyyyyyyy, dale con todo, rómpele el culo a esa puta, que ricos se ven que están cogiendo.

Era una locura, yo empujpaba con fuerza el ano de Elizabeth haciendo que ella me mordiera con el culo el pene.

De repente ella le pidió a Norma que se sentara en su boca, diciéndole: Ven grandísima puta que te voy ha hacer mierda la vulva.

Yo no podía creer esas fraces, Norma se sentó en la boca ce Elizabeth y ella la chupó de manera terrible, mientras yo le mamaba los pechos a Norma y como ustedes recordaran en otros relatos eso le gustaba mucho. Elizabeth le metía dos dedos en el ano a Norma y yo le chupaba los pecho y se los mordía al grado de dejárselos rojos casi para sangrar, el orgasmo de Norma no se hizo esperar. Ella gritó y casi se cae del sofá por lo fuerte del orgasmo y se tiró al suelo para recuperarse, yo por mi parte puse en cuatro a Elizabeth que no aguantó más y terminó en un orgasmo que me baño mi herramienta y mis huevos e ingles El cura estaba complacido, filmaba el video que estaba en un trípoli pero el se había despojado de su sotana quedando en calzoncillos y se estaba metiendo por el ano un pepino, ¿era un pepino?, si era un pepino que tenía un globo (condón) sobre el.

Yo no aguanté más y les ordené que se pusieran de rodillas y esperaran mi corrida, yo empecé a soltar chorros de leche ellas chupaban y luchaban por comer la mayor cantidad que podían yo no aguanté y caí al sofá.

Fue cuando el cura me ordenó desde lejos que las azotara un poco para que se metieran una en el culo de la otra unos pepinos que ya tenía listos.

Al principio Elizabeth y Norma se resistieron pero yo les pegué y accedieron. Ellas chillaban como locas al sentir las fuertes penetradas que se estaban haciendo en sus culitos, esto me exitó de nuevo, para esta altura ya teníamos cerca de 1:15 de estar cogiendo y empecé a chuparle la rajita a norma que se puso como loquita al sentir mi lengua en su parte que estaba tan mojada que entraba mi lengua con facilidad.

Les quité los pepinos y puse a Norma en 4 la penetré por la cuca y Norma empezó a chupara Elizabeth que estaba acostada en el sofá.

De repente pasó algo que no me esperaba

El cura puso en ángulo la cámara de forma que el ingresó a la escena pero no se podía ver su rostro.

Y se puso justo a la altura de la boca de Elizabeth que estaba con los ojos en blanco disfrutando de la chupada de Norma. Elizabeth empezó a realizar el famoso “beso Negro” al principio con asco (nauseas) pero ella fue sintiéndole el gusto y lo hizo bien.

Estuvimos cerca de 25 minutos en esta posición, yo ya no podía contaner mi orgasmo y decidí sacar la verga de rico orificio de Norma y me senté a ver ese sucio espectáculo. El cura tubo quizá un orgasmo y abandonó la escena.

Yo me lancé sobre Elizabeth a besarle los pechos, mordérselos con furia y tomé un pepino y se lo metí en su cuquita, ella chilló pero le gustó, norma por su parte le metí dos dedos en el dilatado ano de Elizabeth que ya estaba a punto de de

smayarse, ante tanta cogida.

Eran ya como dos horas de esta orgía sodomizante cuando decidí terminar de nuevo y le ordené a Elizabeth ponerse en cuatro y le metí hasta el fondo, luego puse a Norma en 4 y le metía unos dedos

Estube alternando la dosis a ellas, mientras a una le metía mi verga en el culo, a la otra le metía dos dedos en su ano y otros dos en su cuca, esto lo hacía por ratitos como de un minuto a cada una.

El cura entró de nuevo a la escena y hacía lo mismo, mientras yo le metía la verga a una el le pasaba el culo por la cara a la otra y viceversa, eso estuvimos haciendo por cerca de 10 minutos cuando sentí espasmos entonces derramé parte de mi corrida en Norma que era a la que estaba culpando en ese momento y luego le metí la verga a Elizabeth para que sintiera mi leche caliente dentro de ella.

Ellas cuando sintieron mi leche dentro chillaron y tubieron un orgasmo casi al mismo tiempo y gritaban

-Asiiiiiiiiiiii quero tu leche de decía Norma

-Cabrón bañame con tu néctar me decía Elizabeth

Yo quedé exhausto y me senté en el mojado sofá, mientras ellas se devoraban el culo del cura que empezaba a dar jadeos. Ellas le metían dedos y le acariciaban las nalgas, el empezó a respirar fuerte y creo que les cagó la cara.

A mi me dio ganas de vomitar pero me contube ellas empezaron a besarse entre sí mientras el cura tomaba el cincho y les daba en las nalgas diciendoles.

-Son unas pecadoras, putas de mierda, aquí está su penitencia para que no se bayan al infierno.

Ellas ya estaban llorando y se les miraba que esta era la mas feroz y fuerte cogida que les habían dado.

Descanzaron un poco y empezaron a bestirse Cuando estaban vestidas yo me levanté y les dije:

-¿Quién les dijo que ya se podían ir putas?

-Pensé que ya estaba satisfecho señor, dijo Elizabeth

-Yo les agarré los pechos y le apreté los pezones, ellas sólo sollozaron y les ordené que se quitaran los calzones pero no la ropa.

Me senté en el centro del sofá y puse a una en 4 a un lado y a la otra también a modo de que me chuparan la verga y yo les hacía pedazos su cuca y ano.

Ellas estaban chillando de nuevo.

La primer en acabar fue Norma, pero lo hizo llorando, Yaaaaaaaa no carbónnnnnnnnnn que me haces dañoooooooooo me arde el mico (vulva),

-Seguí mamando pendeja, que yo sé que te encanta.

-No ya nooooooooooooo, eres un animallllllllllllllll.

Mis dedos estaban mojados de nuevo, y ellas seguían chupando.

Como a los 8 o 10 minutos Elizabeth soltó un chorro de su néctar que me mojó toda la mano y dejó de mamar y empezó a maldecidme

-Maldito cabrón eres un animallllllllllllllll ojalaaaaaaaaa te murieras pero no me ahoraaaa hoy me estas matandoooooooooooooooooo, dame con todo, y me abrazó.

El cura me dio nuevamente los pepinos, mientras ellas mamaban mi pene.

Se los metí nuevamente en el culo, al mismo tiempo, mientras ellas seguían saboreando mi pene que estaba a punto de reventar.

Estuvimos así por cerca de 15 minutos pero ellas ya no aguantaban y decidí considerarlas, así que les saqué el pepino y solo me dediqué a disfrutar la gran chupada de pene, huevos, estómago, pecho, piernas e ingles que me estaban propinando.

Yo no soporte y me corrí, pero la puta de Elizabeth logró tragarse casi todo el néctar y lo logró, solo le dejó parte a Norma que se dedicó a sacarme lo último que quedaba en el tubo.

Yo me levante y les dije que se pusieran los calzones que se mojaron con los jugos de ellas y con los restos de mi segunda corrida que había quedado todavía en su culo.

Entonces el cura me dio un gran baso no sé con que cosa, creo que era una especie de agua que sabía un poco raro (creo que era bendita), me la tomé y me dieron ganas de orinar.

Me indicó que las meara a las dos y yo lo hice, les lance todo mi orina que salía blanca y cristalina como que esa bebida me había limpiado anteriormente las vías urinarias Ellas por su parte , solo cerraron los ojos y yo las bañé que quedaron mas mojadas ya que con su sudor, mi sudor y mi orina quedaron bien mojadas.

Luego el cura nos ordenó que nos fuéramos a nuestras casas y que hicieramos las oraciones que ya les mencioné el número de veces que ustedes ya saben.

Yo lo hice y a al rato

regresamos a la hora de misa y nos saludamos Pero en mis adentros yo pensaba ¿Qué hacía el padre con los videos?

Luego les mando la reveladora historia de lo que él hacía con esos videos y mi presentación en el círculo religioso de mi región. Esto será: Perversión Eclesiástica V. No se la pierdan.

Hacer solo buenos comentarios a mi e-mail

Autor: Dominique

dominique_saltre ( arroba ) hotmail.com

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.