PLAYA PLATEADA

playa plateada

Hola amigos, me llamo Javier y tengo 18 años, mi novia Lisa y mi amigo Alberto son de la misma edad, y desde críos hemos ido siempre al mismo colegio, así que nuestra amistad viene de muy atrás, vivimos en el mismo barrio y nos vemos a diario, incluso muchas veces salimos los tres juntos. La historia que voy a contaros, ocurrió esta primavera. Los padres de Alberto le habían comprado un coche, y para estrenarlo nos propuso ir a pasar un fin de semana a la playa, así que emocionados preparamos una tienda de campaña y todo el equipo necesario.

El lugar elegido esta entre Cartagena y Cabo de Palos, un parque natural que se llama Calblanque en la región de Murcia. Alberto que ya lo conocía nos dijo que era una zona privilegiada, con unas playas solitarias y preciosas. Cuando llegamos, después de cruzar el parque por caminos para vehículos todo terreno, a la vista de las playas nos quedamos maravillados, aquello era lo más parecido a un paraíso, ni una casa ni signos de civilización por ningún sitio, y la mar acariciando largas franjas de arena dorada.

Bajamos y elegimos un sitio adecuado para montar el campamento lo más próximo posible al agua, tuvimos que darnos prisa porque ya empezaba a caer la tarde y no queríamos quedar sin luz, y al terminar nos tumbamos en la arena a fumar un cigarrillo y contemplar la maravilla del paisaje. El sol se estaba poniendo y los matices dorados que imponía daban a todo cuanto nos rodeaba un aspecto mágico, tan solo se escuchaba el rumor de las olas, que incansables, terminaban lamiendo la orilla.

Estuvimos extasiados en la contemplación hasta que la penumbra del anochecer nos sorprendió, y empezamos a prepararnos la cena, unos bocadillos que ya traíamos, fruta y unos brikcs de vino. También recogimos alguna leña para encender una hoguera cuando oscureciera del todo.

Cuando terminamos, encendimos el fuego y nos preparamos unos botellones con abundancia de ginebra mientras hablábamos y recordábamos viejas aventuras del cole. Así nos dio la media noche, la mar estaba en calma chicha y la luna nos obsequiaba con una luz plateada tan intensa que no hacían falta linternas. Habíamos tomado tanto alcohol que los efectos ya eran más que notorios, sin embargo abrimos otra botella de ginebra y empezamos a dar gritos rompiendo el denso silencio que nos envolvía.

Estábamos en plena fase de euforia y mirando al agua, Lisa propuso que nos diéramos un baño y fue ella la primera en quitarse la ropa. Hacía calor, y la quietud del agua, ciertamente invitaban a ello, así que Alberto y yo no lo pensamos dos veces, nos desnudamos y corrimos tras de Lisa que ya se estaba mojando los pies en la orilla. Se me ocurrió que entre Alberto y yo le hiciéramos, cruzando nuestros brazos la sillita de la reina para que mi novia se sentara y así los tres entramos corriendo en el agua, hasta que no se como nos caímos y nos dimos un tremendo chap dándose la lengua y frotándose la pelvis con lascivia. Me quedé boquiabierto y sin saber como reaccionar, vi los hermosos cuerpos mojados que adquirían un brillo plateado por la luz de luna y como el empuje del macho depositó con delicadeza el cuerpo de la mujer en la arena y montado sobre ella iniciaba el ritual del amor.

Yo no salía de mi estupor y seguía sin reaccionar, pero la visión de los cuerpos desnudos en plena batalla de sexo, empezó a ponerme caliente y mi mano corrió presta a masturbarme. Casi a la par que ellos alcanzaban el clímax yo empecé a correrme y a disparar chorros de semen por la arena. Vi como Alberto desmontaba y venía hacia mí sonriendo. – Dame esa botella macho, que necesito un trago – Esa noche dormimos los tres juntos, Lisa entre los dos.

Espero que os haya gustado mi historia. Podéis hacerme comentarios.

Autor: Zulú7 aaig ( arroba ) ozu.es

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

-2 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *