PRIMA MODOSA

¡Comparte!

El siguiente relato sucedió en Madrid, durante dos meses estuve allí haciendo un curso, compartía piso con mi prima Teresa, la cual estaba estudiando arquitectura en la Universidad Camilo José Cela, para los gastos cooperábamos ambos. La relación era bastante cordial, nos llevábamos muy bien y no había ningún tipo de problema. Teresa tenía veinte años, era morena, pelo por los hombros, ojos marrones, guapa, delgada, estatura media, con poco pecho, un culo decente, daba bastante morbo. Pasados algunas semanas, un día cuando llegué a casa sorprendí a Teresa fisgoneando en mi armario, con mi ropa interior, me quedé observándola un tiempo y después hice como si entrase en casa haciendo ruido, no dije nada, pero a partir de aquel momento empecé a fijarme más en ella. El tiempo pasaba, todas las noches nos sentábamos frente a la televisión para charlar de nuestras cosas, y de vez en cuando algunas intimidades poco profundas.

Un día, estaba desnudo en el cuarto de baño, terminándome de secar, con la música puesta, cuando miré al espejo y a través de este me di cuenta que la puerta comenzaba a abrirse, era mi prima, me miraba disimuladamente, pasaban los minutos y permanecía allí, incluso pude observar como empezaba a tocarse los pechos, la situación me excitaba y segundos después empecé a tocarme mi pene, para después pasar a masturbarme, sabía que a ella le gustaba, así que lo hacía dedicado a Teresa, seguí a mi ritmo hasta que empecé a masturbarme cada vez mas frenéticamente, hasta que al rato salió mi semen, en ese momento ella dio con la mano en la puerta sin querer, dirigí mi mirada hacia allí, la miré, ella se sintió cortada y salió corriendo. Pasaron los días y no me dijo nada, fue superando su vergüenza por lo sucedido.

Una noche estábamos hablando y viendo la televisión como siempre cuando de repente mi prima me dijo que le había gustado mi pene, me dijo que el día del cuarto de baño la puse a cien y que no dejaba de pensar en mi polla, sonreí y enseguida cambiamos de tema de conversación. Cuando nos fuimos a dormir, no podía pegar ojo, por lo que decidí jugármela y actuar, salí de mi habitación solamente con mi slip y procurando no hacer ruido me dirigí hacia su habitación, entré muy sigilosamente, no estaba en la cama, se encontraba al lado del armario cambiándose de ropa, pude observa su espalda y su culito desnudos, después se puso un diminuto tanga rojo, y un camisón negro. Segundos después me fui hacia ella, empecé a despojarle de su camisón, ella sin oponer mucha resistencia me pedía que no lo hiciera, mi deseo era enorme, le subí el camisón y le quité el tanguita, dejando al aire su rasurado coño, me excitaba ver como me pedía que la dejara, ya que estaba deseando de tener sexo conmigo, introduje uno de mis dedos dentro de su coñito, moviéndolo en un fuerte balanceo, la hizo estremecerse, empecé a jugar con mis dedos en su vagina, la notaba cada vez más húmeda, sent&i alcanzaba su orgasmo, sus labios apresaban mi polla, estaba enloquecida. Tras esto le puse sus piernas en mis hombros y fui embistiéndola más fuertes y más profundamente, en su cara se podía ver el sufrimiento y el placer de cada penetración, me empezó a pedir por favor que me corriese, y unos minutos después descargué todo mi semen dentro de su vagina, tras esto la abracé y quedamos así un tiempo.

Descansamos unos minutos y pasado este periodo mi mano empezó a jugar con su clítoris, pronto ella empezó a enloquecer, no hizo falta mucho, se movía como una loca, gemía bastante, me rogaba que siguiera, que no parase, empezó a coger mi polla y a jugar con ella muy bruscamente.

Empecé a lubricar mi dedo con sus flujos de la vagina, y después se lo metía en su culito, así estuve un rato para después introducirle otro más, se quejó un poco, pero a la vez se retorcía de placer, así que continué follándome su culito con mis dos dedos, por sus gemidos y movimientos le excitaba mucho, incluso me pedía que la follase otra vez, que me quería dentro de ella, me encantaba follarme el culito de mi prima con mis deditos. Teresa estaba boca arriba, nuevamente penetré su coñito, a un ritmo moderado iba

taladrando su vagina, acariciaba sus pechos, la besaba, mi prima levantaba su cuerpo para poder sentirme más adentro, a cada movimiento le acompañaba su gemido.

Minutos después saqué mi verga de su coñito y se la metí en su culito, lentamente, estaba muy bien lubricado su ano y mi polla, entró la mitad sin problemas, y después entera, ella soltó un quejido, yo empecé a follarme su culito, ella levantaba las caderas, le encantaba el sexo anal, no podía creer que mi prima la cual era muy modosita fuera tan perra, me pedía más, que siguiera, que no acabase nunca, deseaba que estuviera dentro siempre, con mi mano acariciaba su rajita y su clítoris, hasta que me dijo que se corría de nuevo, aceleré y yo también llegué al orgasmo, le llené su culo de leche, ya tenía ambos agujeros inundados, saqué mi polla y pude ver como le había dilatado su culo.

Tras esto quedamos tendidos durante bastante tiempo sin movernos, con nuestros abrazados, húmedos, esa noche la pasamos juntos, acostados en la misma cama, mi prima y yo éramos felices.

Autor: FARY pabloeresmas ( arroba ) hotmail.com

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Escrito por Marqueze

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.