Mi Primera Vez Siendo Infiel

¡Comparte!

Infidelidad. Hace mas de 3 años inicié una amistad con un varón 17 años mayor que yo al que llamaremos “Pietro”,   yo soy casada, por lo que nuestras platicas eran muy dentro del respeto por ser una mujer casada, a pesar de que teníamos platicas subidas de tono nunca me pidió directamente nada, una mañana recibí una serie de mensajes que me alteraron, donde se me acusaba de ser amante de una persona, por la confianza que tenia con Pietro, le envié un mensaje donde le decía que necesitaba salir de la ciudad, que quería alejarme por unas horas al menos de aquí, que tenia algo que platicarle, pedí permiso en mi trabajo y pasó por mi, subí a su coche y me preguntó que a donde quería ir, por lo que le dije q a donde fuera, que lo que quería era irme en ese momento del lugar, salimos a carretera y en el camino le platique lo que había pasado, a lo lejos vimos un motel y me pregunto si quería entrar, que allí podríamos platicar mas a gusto, acepté, si había ido a lugares como esos pero con mi esposo, por que nos gusta escaparnos de vez en cuando, pero se me hizo algo raro entrar con alguien que no fuera el, estaba nerviosa, muy en el fondo sabia que algo podría pasar y pasó…

Entramos a la habitación, el me preguntó si quería algo de tomar,le dije que no, me abrazó y me dijo que me tranquilizara, que mi problema se iba a solucionar, que si no era verdad que yo tenia algo que ver con esa otra persona, aunque le fueran a decir a mi esposo nada iba a pasar, digamoslo así, me terapió y muy bien… conforme me hablaba, se acercaba a mi, empezó a acariciarme, diciéndome que me relajara, posó sus labios en mis mejillas, mi cuello, mi boca, sus manos empezaron a tocar partes mas intimas, notó mi nerviosismo y preguntó si quería que siguiera a lo que solo atiné a mover la cabeza afirmativamente, desabotonó mi blusa y la retiró por encima de mi cabeza, tocó mis senos aún con el brasier puesto, yo desabotoné torpemente su camisa y el se retiró para colgarla, volvió a donde estaba yo y procedió a despojarme de mi pantalón, me dejó en ropa interior, el aun tenia su pantalón puesto, pero ya se veía que tenia una enorme erección, yo estaba nerviosa pues entre mis piernas y mi boca, solo había tenido un miembro, el de mi esposo, pero esa sensación de peligro, de adrenalina de estar haciendo algo prohibido pudo mas en mi, Pietro llevó mi mano hacia su paquete y empece a acariciarlo, sentía como palpitaba, no pude mas y le desabotoné el pantalón, el lo quitó por completo, metí mi mano dentro de su boxer y pude sentir su miembro caliente y palpitante en mi mano, lo acaricié torpemente, el se dio cuenta de mi nerviosismo y volvió a preguntar si estaba segura de esto, le dije que si, entonces me llevó hacia la cama, me acostó y me beso mientras se subia en mi, hizo a un lado mi tanga y mi brasier y me penetró muy despacio, cuando sintió que estaba totalmente dentro me acarició, besó y lamió mis senos, cosa que me pone a mil, sus movimientos de pelvis se sentían muy ricos, me tocaba por dentro como nunca lo habia hecho mi marido, me preguntó si me gustaba, era obvio que si, pues ya había empezado a gemir, aceleró el ritmo de sus embestidas mientras me decía lo rica que estaba, que tenia muchas ganas de estar así conmigo, dejé que me hiciera y me pusiera como el quisiera, terminamos casi al mismo tiempo, no recuerdo si en esa ocasión se la mamé en lo que soy muy buena por cierto, lo que si recuerdo es que no dejé que me diera por el culito, por que ese solo es de mi marido….

Han habido muchísimos encuentros mas, los cuales les contaré después …

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?