que calor… y son las 4

¡Comparte!

Eran las 4 de la tarde en un día caluroso de verano de esos días de viento seco y polvo en el aire, el negocio estaba desierto así como el resto de la ciudad tenía ganas de cerrar e irme a la casa a tomar una ducha refrescante.
-Un refresco dijo una voz al otro lado del mostrador
– buenas tardes, con gusto ¿de cuál quiere?
– Perdón, buenas tardes un agua mineral
– Con hielo
– Si con mucho por favor
Tome un vaso de vidrio y serví el refresco lo puse sobre la barra del mostrador y lo tomaste, te lo bebías de un sorbo escurriendo por las comisuras de los labios chorros de agua sin importarte que tu blusa se mojara.
-Mucha sed, dije
-Sí parece un infierno
-Se te mojo la blusa
– con este calor a quien le importa hasta me refresca, páseme otro refresco por favor
– Con gusto
Serví el otro refresco igual que el anterior y lo puse sobre la barra, pero al momento que ella lo tomo cayó al suelo
Inmediatamente se agachó a recoger los vidrios
– Lo siento
– No te apures yo limpio
– Auuch, me corte
– A ver , no es nada una astilla en el dedo , al fondo está el baño para que te laves y en el botiquín hay banditas
– Como te lo agradezco
– Te acompaño.Tome el recogedor y la escoba y a limpiar, regrese al baño a dejar la escoba y ahí estabas con cara de no puedo hacer esto sola y tome tu mano te ayude a ponerte la bandita y en eso paso por mi mente un pensamiento veloz pero constante –es una zorrita, es una zorrita-
Puse mi mano en tu culo redondo y abultado y empecé a mamar tus tetas por arriba de la blusa tenía ese sabor a agua mineral, aun un poco fría, y a sudor. con pericia empecé a desabrochar la blusa, que espectáculo que par de tetas salían de ahí apenas sostenidas por ese brassiere azul trasparente que cubrían tus pezones grandes y morenos contrastando con tu piel blanca, te empecé a comer las tetas –que delicia- creo que podría seguir así todo el día ya empezaba a suspirar y a gemir suave como pidiendo que siguiera levante la vista y te dije
-ahora te vas a comer mi verga.
Estaba como piedra, de inmediato te hincaste y la sacaste de esa prisión que la tenía asfixiada te la metiste a la boca y la empezó a devorar a gozar como niña con chupete hacías que tocara tu campanilla y empezabas a salivar . La tenía empapada que mamada ya no resistía te tenía que penetrar que romper esa panocha sin rasurar que estaba toda mojada. te agache en escuadra levante tu falda y te puse la punta de la verga en tu cuevita empezaste a metértela lentamente y yo arremetí contra ti. La metí de un golpe, solo gemiste un poco, pero no te quejaste, metía, sacaba, metía, sacaba y solo podía oír quejidos sordos arremetía con furia te tome de las tetas y te levante te recargue contra la pared y seguí cogiéndote que gusto que cuerpo estabas totalmente mojada tus piernas gruesas parecían de fuego tenían un color rojizo quizás por tanto manoseo, por tanta fricción o porque hacían hasta lo imposible para irrigar jugos a tu concha
-Tú sigues zorrita
Y así sin más me senté en una silla y tú te montaste de frente tenía ese par de tetas jugosas y sabrosas mis manos se posaron en tu culo redondo y tu empezaste a cabalgar que cogida no te metías toda la verga solamente hasta la mitad sintiendo cada acometida en la parte superior de tu concha tu cuerpo se balanceaba de manera rítmica 1,2,3,y te volvías a salir 1,2,3 entrabas pero solo hasta la mitad podía sentir tus jugos escurriendo por mis huevos estabas toda chorreada y en eso solo gritaste- bésame- empezaste a temblar y arquear tu espalda tu concha empezaba a realizar espasmos sin control apretaba como queriendo arrancarme la verga, que cogida, te seguías mojando y metiendo sin control ya había abandonado la fuerza de tus piernas te tome por la cintura, te levante y te di la vuelta puse mi verga en tu culo y me empecé a venir sobre tu ano chorros y chorros de leche caliente
Lo demás no importa acababa de tener la cogida del siglo al salir solo me pediste otra agua mineral y dijiste gracias

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.